InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Defender la fe

15.08.22

Y fue asunta a los Cielos

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María - ACI Prensa

Hoy María Virgen subió
a los cielos: alegraos
porque con Cristo reina
para siempre

 

Era lógico que ella, que había mantenido íntegra su virginidad en el parto, debe tener su propio cuerpo libre de toda corrupción, incluso después de la muerte. Era lógico que ella, que había llevado al Creador como un niño en su seno, deberían vivir juntos en los tabernáculos divinos. Era conveniente que el cónyuge, a quien el Padre le había tomado para sí, debe vivir en las mansiones divinas. Era lógico que ella, que había visto a su Hijo en la cruz y que habían recibido por lo tanto en su corazón la espada de la tristeza que se había escapado en el acto de dar a luz, debe buscar en él como él se sienta con el Padre. Convenía que la Madre de Dios debe poseer lo que pertenece a su Hijo, y que debe ser respetado por todas las criaturas como la Madre y como sierva de Dios.”.

Estas palabras, de San Juan Damasceno, en concreto de su Encomino Dormitionem Dei Genetricis semperque Virginis Mariae (Hom. II. N. 14) vienen a manifestar que no otra cosa podía acaecer al respecto de la Virgen María que no fuera su Asunción, a los cielos, en cuerpo y alma.

Así, otro santo, Roberto Belarmino, en sus Canciones habitae Lovanii (n. 40, De la Asunción B. Mariae Virginis) dice que “¿Y quién, pregunto yo, podía creer que el arca de la santidad, la morada de la Palabra de Dios, el templo del Espíritu Santo, podría ser reducido a la ruina? Mi alma está llena de horror ante la idea de que esta carne virginal que había engendrado a Dios, le había traído al mundo, había alimentado y se lo llevó, podría haber sido convertidos en cenizas o entregado como alimento para los gusanos“.

María, por lo tanto, ascendió a los cielos en cuerpo y alma, realidad espiritual y material que tenemos como dogma desde que el Venerable Pío XII así lo declarara en la Constitución Apostólica (de 1 de noviembre de 1950) “Munificentissimus  Deus”.

En realidad, los católicos tenemos como verdad de la que no podemos dudar (así lo dice el número 45 del citado documento cuando indica que “Por lo tanto, si alguien, Dios no lo quiera, se atreva a negar o voluntariamente poner en duda lo que hemos definido, le hizo saber que se ha alejado por completo de la fe divina y católica” que María tenía los méritos suficientes como para ser, digamos, rescatada por Dios de la muerte física y llevarla a su definitivo Reino pues, no obstante, tampoco estaba afectada por la mancha del pecado original por haber sido concebida Inmaculada.

Además, compartimos la creencia según la cual la Asunción de la Santísima Virgen supone, por decirlo así, una participación singular en la Resurrección de Jesucristo (en concreto, en palabras de San Juan Pablo II en su Catequesis de 21 de mayo de 1997: “el carácter único y especial de la presencia de la Virgen en el Calvario y su perfecta unión con su Hijo en el sufrimiento de la cruz, parecen postular su participación particularísima en el misterio de la Resurrección” y, por si esto no fuera ya suficiente, la anticipación de la resurrección del resto de los cristianos.

Por otra parte, tenemos por realidad de fe y de creencia que el hecho de que la Virgen María ascendiera en cuerpo y alma a los cielos lo tenía previsto Dios desde la eternidad no sin ello, atendiendo a lo dicho por San Ambrosio al respecto de que “Dios no obra en sus elegidos, como el artífice en la materia insensible e inerte; sino que requiere nuestro consentimiento”, demandar, mediando el Ángel del Señor, el asentimiento de María a ser Madre de Dios.

Y, por eso y por mucho de lo aquí no hemos traído, dice el texto que es “Dogma de Revelación Divina que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

A lo que añadimos, en palabras del Prefacio de esta Solemnidad Mariana, que

 

Con razón no quisiste, Señor, que conociera la corrupción del sepulcro la Mujer que, por obra del Espíritu Santo concibió en su seno al autor de la vida“.

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Panecillos de meditación


Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Y subió en cuerpo y alma; y es que lo hizo. 

18.07.22

Homenaje a los caídos por Dios y por España

Memoria de la destrucción contra la destrucción de la memoria - La Gaceta  de la Iberosfera

Es más que seguro que este artículo va a molestar a más de uno. Pero, con franqueza digo, que al que esto escribe le importa un pito, un bledo y, en fin, todo lo que aquí pueda ponerse. Y es que no vamos a callar nada cuando hay tanto rojo que no deja de predicar sus malas ideas y sus maldades por doquier. Y es que, además, pretenden cambiar lo que pasó entonces porque no es de su gusto el resultado de aquella Cruzada. 

¡Sí, aquello es que fue una Cruzada! 

Tenemos que decir, sin embargo, que aquel 18 de julio de 1936 no fue una fecha que no tuviera antecedentes ni nada por el estilo. Y es que el General Franco no dijo aquel día algo así como “¡Hala!, a levantarnos contra la República, que hoy me he levantado farruco!” No. Las cosas tenían muchos y demasiados antecedentes que son más que conocidos por todos pero que la malhadada y mal llamada “memoria histórica” parece no recordar porque bien sabemos que es totalmente selectiva, manipuladora y, en fin, dictatorial, impositiva… vamos, una pura excrecencia humana. 

El caso es que antes de aquel 18 de julio de 1936 había mucho malo hecho. Ya tenían en el saco más de muchos muertos y más de muchos templos quemados. Y sí, nos referimos a los mandamases hijos de Satanás que habían procurado la desaparición de la Santa Madre Iglesia pero de la forma más bárbara y antigua: con la desaparición física de sus ministros y, luego (seguramente antes también) de muchos de sus simples fieles laicos. Pero es lo que tienen los hijos de Satanás… que gustan decir eso de “Arderéis como en el 36”. Pues como en el 36, un 18 de julio, recordamos ahora el bien tan grande que se hizo (pero no sólo a España sino a la humanidad toda) que hubiera un grupo de militares (y otros los siguieran en beneficio de la patria) que dijeran que hasta ahí habíamos llegado y que era momento de dar un puñetazo encima de la mesa. Y es que es más que conocido que quien calla otorga… 

Fueron muchos los que cayeron por España: por su fe o, simplemente, por no militar en las filas del imperio del mal (ahora llamado lado oscuro por eso del cine y demás) que tanto daño había hecho a España y a los españoles que no eran de su cuerda. 

Pues bien, desde aquí queremos hacer un humilde pero sentido homenaje a los caídos por Dios y por España y que, ahora, ahora mismo, quieren ser borrados de la faz de nuestra patria con la eliminación de las cruces que los honran y representan. Y es que, como entonces, los mismos que quisieron terminar con la fe católica quieren que nada se sepa de aquello que pergeñaron en sus oscuras mentes y en sus escasos caletres. 

España: beatificados en Madrid 60 mártires de la Guerra Civil - La Stampa

¡Son tantos los mártires que hemos llorado! ¡Son tantos los fieles católicos que dieron su vida por el terrible delito de serlo!, que no nos queda más remedio que decir (y, en verdad, no podemos hacer otra cosa) : ¡Arriba España! ¡Viva Franco y la madre que lo parió! ¿O es que los otros no dicen lo que les pasa por la sesera y es bien recibido por una sociedad dormida, muerta? Aunque ahora sabemos que los que (des)gobiernan quieren preparar una ley para que nada se pueda decir ni de Franco ni nada por el estilo (algo ya han hecho pero quieren más pues su voracidad mentirosa es insaciable) y sólo se podrá hablar de las bondades de comunismo, de las excelencias del socialismo y, por supuesto, nada que se escuche del daño que ha hecho, y hace, tan perversa y maligna ideología, al mundo. Vamos, que tendremos que decir obligatoriamente que nada de malo han hecho nunca y que es lo mejor que la humanidad ha creado desde que Adán fue Adán y Eva fue Eva… ¡Ah!, y todo esto de forma plenamente democrática y, verdaderamente, olvidadiza… 

Y es que a uno, de vez en cuando, le gusta desahogarse. No vaya luego a decirse que somos moñas, venidos a menos o conformistas con la basura intelectual (¿?) que, por desgracia, anda a sus anchas. 

¡Ah!, seguro que hay más de uno que dirá que esto está dicho con brocha gorda pero, ¡qué le vamos a hacer!, casi mejor esto que ir por ahí dando brochazos o, como otros hicieron, pegando tiros. ¿A que se entiende todo?

Por cierto, este artículo lo publiqué hace cuatro años pero, en realidad, los muertos siguen muertos y hoy también es 18 de julio.

¡Ah!, por cierto, ¡Viva Cristo Rey!, pues es expresión más que merecida aunque no estemos en noviembre…

 Reflexiones Cristianas: Sacerdotes y religiosas asesinados

Eleuterio Fernández Guzmán


……………………

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Morir por Dios y por España fue algo más que un anhelo.

20.04.22

Prime Video, de Amazon e hirientes blasfemias

Respeta mi fe +” Éste es el título de una campaña que acabamos de recibir  por e-mail, y a la que desde “Noticias Cofrades del SUR” nos unimos. -  Portada - SevillaPress

Realmente, y en honor a la verdad, no me extraña nada de nada esto que me ha pasado. Y es que según están las cosas en este mundo sin Dios tampoco es cosa ilógica que pase esto. Sin embargo, es seguro que no conviene callarse porque, de otra forma, podrían hablar las piedras.

Resulta que tengo por costumbre, porque me gusta más que mucho el cine, ver todas las noches una película de las muchas que están a mi alcance en las diversas plataformas que, a tal efecto, el mercado pone en la mano de cualquiera.

Pues bien, como llevaba varios días viendo una serie (de título Mr. Robot) dedicada al mundo de esos individuos que se dedican a ir por la parte más negra de la web para cumplir algún tipo de misión o para hacer daño, me pareció adecuado ver una película referida a tal tema.

Bien. El caso es que acudí a Prime Video, de Amazon, para ver una de  título “Dark Web” cuyo contenido ya podemos imaginar. Y, sin embargo, no sin sorpresa vi u oí (o al revés) lo que sigue.

En un momento determinado (entre los segundos del minuto 8 que van desde el 28 al 31) escuché esto que sigue.

Leer más... »

18.04.22

Burri King y la falta de vergüenza, el desahogo, la mala sombra y la cobardía

El cartel de la discordia

Estamos seguros de que el Beato Manuel Lozano Garrido, conocido por Lolo (de Linares, Jaén, España) se enfadará lo justo porque le haya quitado el día en el que, habitualmente, escribimos sobre sus escritos, para tocar un tema que es, como poco, sangrante.

Decimos eso de que se “enfadará lo justo” porque estamos, también, más que seguros de que él, este tema, lo habría encarado con mucho amor y mucha comprensión. Sin embargo, nosotros no vamos a hacer eso mal que nos pese (porque sabemos que es lo que debe hacer un discípulo de Cristo pero…)

Bueno, vayamos con la cosa.

El caso es que hay una empresa dedicada al mundo de la hamburguesa que es más que conocida por todos. Y vamos a decir su nombre para que se sepa a quién nos referimos: Burger King.

No. No hemos equivocado el titular del artículo-varapalo de hoy lunes. Y es que creemos, de verdad, que aquellas personas que se han encargado de esto lo han hecho (con perdón para tan abnegadas bestias) como verdaderos burros, zopencos, asnos, etc. Por eso lo de “Burri” y sentimos, la verdad que lo sentimos, que parezca un diminutivo algo así como cariñoso porque es todo lo contrario.

Esto está hecho, verdaderamente, con mala idea. Es decir, se trata de una campaña que, a lo mejor y dada su praxis burra y zopenca, la podían haber hecho en cualquier momento del año. Sin embargo, a alguna lumbrera que buscaba notoriedad (negra la misma) y oportunismo, ha tenido la (mala)idea de prepararla para Semana Santa pues la cosa trata de eso: de inmiscuirse en la fe de millones de españoles para hacer mofa de determinada verdad de nuestra fe católica.

La imagen que ensucia este artículo la vio el que esto escribe en alguna red social de las que tanto abundan ahora. Y es seguro que debió correr como la pólvora pues las cosas, hoy día, son así.

(Esperen un momento que la voy a poner en el móvil para que el texto sea el apropiado)

Pues bien. Aunque estamos seguros de que, a la altura en la que estamos de día y de hora todo el mundo sabe de qué hablamos, ponemos aquí el texto del anuncio que, al parecer, ha sido puesto en una marquesina de esas que hay en las paradas de autobús. Dice lo que dice:

“Tomad y comed todos de él. Que no lleva carne.”

Y estas letras tan mal puestas así, de tal forma y en tal contexto, vienen acompañadas con una hamburguesa que, al parecer, es 100% vegetariana que es, como sabemos, la antítesis de la verdadera hamburguesa aunque esto se lo podemos achacar a la modernidad de la cosa, a la voluntad de ser un borrego más en la masa de borregos adocenados y adoctrinados por el Nuevo Orden Mundial y sus simplezas e idioteces particulares. Y en eso no podemos hincar mucho el diente porque son lo que son y no les conviene, para nada, salirse del redil en el que pastan o, mejor, en la cochinera donde se refocilan en su basura.

¿Qué decir ante esto?

Hay quien sostiene, en redes sociales, que son muy “listos” porque no han utilizado palabras como “Cristo”, “Eucaristía”, etc. que, a lo mejor, los podría haber llevado ante los tribunales por hacer uso tan blasfemo de una frase dicha así y en su tiempo cuando fue dicha. Pero nosotros pensamos que es, justamente, lo contrario: ha habido una maquinación tal como para no hacer uso de tales palabras por si acaso…

A nosotros nos parece muy mal que se haga uso de una expresión así (“Tomad y comed todos de él”) en una situación que tan lejos está, precisamente, de lo que la misma significa. En realidad, no se trata más que de una ocasión más (más, más y más) en las que se ha preferido mofarse de una verdad grande como las palabras dichas así y en tal momento dichas y no usar el caletre y exprimirse las neuronas para hacer algo mejor y, además, en Semana Santa. Y, aunque, seguramente, es que no dan para más… en fin, como que a uno le molesta que se haga eso.

La verdad… al que esto escribe le importa un rábano que a la hora de publicar esto se haya quitado tal anuncio o que, debido a presiones del gentío se quite pronto de donde está puesto porque, además, la campaña debía estar pensada a tan corto plazo (la Semana Santa y ya está pues después deja de tener sentido la misma en su verdadera intención) como corto es el cerebro que la ha planteado.

Esto de arriba lo decimos porque hubo un personaje que dicho esto cuando le dijeron que hiciera el favor de quitar determinado cartel puesto en determinada Cruz en la que colgó quien dijo la frase que han utilizado aquí para zaherir y malmeter: Pilato. Sí, aquel que dijo, sobre el cartel puesto sobre la Cruz en la que murió Cristo, que “lo que está escrito, escrito está”. Y es que ¿saben ustedes que cuando se mancha algo con aceite resulta muy difícil hacer como si nada hubiera pasado?

Por cierto, en redes sociales siempre sale, ahora también, que eso no se atreverían a hacerlo con las personas de fe musulmana o con alguna de sus verdades y que por eso podríamos decir que son cobardes. Y al que esto escribe eso le parecería tan mal como esto que ahora denunciamos pues sería lo mismo pero con otra fe en Dios y eso, se diga lo que se diga, sería igual de impresentable, ruin, asqueroso e indecoroso…

Quede, pues, para manifestación de hasta dónde se puede llegar siendo necio y mala persona, lo que aquí ha pasado y para que nadie olvide en manos de quien ponen el estómago de sus hijos…

“Tomad y comed todos de él” lo dijo Aquel que había venido al mundo a entregar su cuerpo para la salvación del mundo y, como sabemos, para la que es de “muchos” pero no de “todos” pues eso hay que ganárselo y algunos, como es fácil ver por este ejemplo, tienen bastante ganada la fosa de la que tanto habla el salmista porque Dios tiene una memoria más que grande y por eso, esto, en verdad, lo dejamos en sus sabias y justas manos.

De todas formas, tampoco se preocupen mucho los que han pergeñado esta campaña porque eso, en España, sale casi siempre o siempre gratis. Ya pueden ir pensando en la otra porque seguro que han tenido la atención que han querido buscar con esta de la que pronto se dejará hablar. De todas formas, como decimos arriba, a nosotros nos basta con la justicia de Dios. A ustedes, a lo que se ve, no. 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

    

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay cabezas que, en fin, lo justo para peinarse les de la cosa.

Para leer Fe y Obras. 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

16.04.22

Triduo Pascual: Sábado Santo

Semana Santa 2022: Sábado Santo - ACI Prensa

El tercer paso que damos nos acerca mucho, ya, al domingo en el que se demuestra que Cristo venció a la muerte. En este sábado, Santo a más señas, parece como si reinase el silencio: han quedado lejos los ecos de las palabras de Cristo en la Última Cena, también apartados de nuestro corazón, los sufrimientos del Maestro en su Santa Pasión y, sobre todo, como olvidada aquella muerte en la cruz, su Cruz.

Pero las cosas no son tan fáciles como podemos imaginar. Y es que hoy tampoco podemos dejar de aprender lo que vale la pena de este día, en apariencia, tan neutro por ser de espera. Nosotros, como la Madre y los discípulos que estaban escondidos por miedo a los judíos, debieron orar mucho aquel día, especialmente aquel día en el que todo parecía quedar muy lejos.

Debemos, pues, orar. Y debemos hacerlo con perseverancia porque Dios espera de sus hijos que le pidan lo que necesitan y lo hagan así, insistiendo y siendo, así, “cabezones” espirituales. Y es que la blandenguería de nada nos sirve de cara al Todopoderoso. Vale, pues, la santa cabezonería como entendió, por ejemplo, San Josemaría a la que bien puede ser tenida por virtud.

Esperaban, pues, todos. Seguramente con más miedo que vergüenza la gran mayoría de ellos por la actitud espiritual que habían mostrado en los momentos más difíciles de la Pasión de su/nuestro Señor Jesucristo. Y, aunque el miedo es muy libre y humano, no podemos negar que aquellos hombres (también habría mujeres, suponemos, además de la Santísima Virgen María) no podían creer lo que había pasado. ¡Aun no podían creerlo después de las veces que el Maestro les había dicho que iba a pasar!

Pero también llorarían. Aquellos que estaban escondidos debieron llorar mucho por la muerte de Jesús. Lo harían por la propia persona del Maestro pero también, seguramente, como decimos, por la forma particular de proceder de cada uno de ellos. Es más, uno en especial, Pedro, lloraría más que el resto porque se había cumplido lo dicho por Cristo mientras cenaban: lo iba a negar tres veces, ¡tres! Y fue lo que pasó. Tan sólo luego sería capaz de limpiar aquella terrible mancha manifestando al mismo Cristo, tras su resurrección, que bien sabía que lo amaba y decírselo tres veces, las mismas que lo había negado.

Debemos, pues, nosotros, hacer lo mismo: llorar. Y hacerlo por nuestros pecados, por las veces que colaboramos en que  a Jesús lo vuelvan a crucificar y vuelva a ser sábado santo en nuestras vidas. Y es que con cada pecado volvemos a cargar el corazón del Hijo de Dios con un peso que no merece. Por eso debemos llorar, tan amargamente como graves sean nuestros pecados.

Por otra parte, por nuestra fe y su símbolo, el Credo, sabemos que Cristo ha bajado a los infiernos a liberar a las almas que en el libro de Abrahám se encontraban. Y que entonces, en aquella primera Semana Santa de la historia, muchas iban a subir al Cielo que había sido abierto con la muerte del Hijo y la benevolencia y misericordia del Padre.

Santa María, Reina de los Apóstoles: La Señora que alienta en la Espera del  Espíritu Santo - Santoral - COPE

Este, por tanto, es un tiempo de vigilia. Por eso la Vigilia Pascual abunda en lo que supone tener esperanza, en que nunca la pierda quien se considera hermano de Cristo e hijo de Dios. Y se fomenta una virtud teologal que es la que permite que nuestro corazón no se arrugue ante lo que nos acaece, que no nos vengamos abajo del todo cuando nos trastabillamos al caminar y nos salimos del camino que lleva al definitivo Reino de Dios. Entonces, la esperanza nos sirve y más que bien.

Ellos esperaban. Seguramente muy pocos de los que estaban escondidos creían que Cristo volvería a la vida a hablar con ellos. María, su Madre, que había guardado todo en su corazón, tenía la esperanza intacta; a lo mejor Juan, el llamado discípulo amado, también la tenía. Pero el resto… el resto no había caído en la cuenta de que todo se estaba cumpliendo, exactamente, como lo había dicho Jesús en más de una ocasión. ¡Es que, además, lo había dicho muchas veces!

Este sábado, también, bien puede ser tenido por uno que lo es de meditación y silencio: lo primero porque debemos tener muy en cuenta todo lo que ha pasado en estos últimos días; lo segundo por evitar el descrédito excesivo de nuestras malas acciones, para que no hablen mal de unos discípulos de Cristo que, año tras año, recuerdan esto mismo ¡porque no han sido capaces de comprenderla verdad del amor de Cristo por ellos! Y se hace necesario tal recuerdo.

Esperamos, pues, una victoria, la victoria Pascual que nos salve para siempre. Y mientras, en este tiempo de espera, podemos pedir a Dios para que su Hijo vuelva de su descenso a los infiernos. Es cierto, claro, que volvió porque es lo que pasó pero no es menos cierto que pedir eso a Dios es seguir teniendo confianza en su Amor y en su Misericordia. Entonces, ahora y ya para siempre, siempre, siempre. 

Eleuterio Fernández Guzmán

    

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Una Semana verdaderamente crucial en la historia de la salvación.

Para leer Fe y Obras. 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.