InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Un amigo de Lolo

6.02.23

Un amigo de Lolo – Sobre títulos y motivos: “Bien venido, amor"

Presentación

HAGIOPEDIA: Beato MANUEL LOZANO GARRIDO “Lolo”. (1920-1971).

Ya son algunos años los que, el que esto escribe, lleva escribiendo sobre el Beato de Linares (Jaén, España) en esta casa de InfoCatólica. Siempre ha valido la pena hacer algo así y aportar, aunque sea, un granito de arena a la comprensión de un creyente tan fuerte y profundo como es Lolo. 

El linarense universal que tanta atracción espiritual tiene para quien lo conoce, no deja de producir interés en aquella persona que se acerca a su persona a través de su obra pues ahora mismo no resulta posible hacerlo personalmente o, digamos, en la intimidad de la conversación entre amigos, que lo somos todos aquellos que ansiamos serlo.

Lolo nos acerca a lo bueno que tiene saber que, cuando se es hijo de Dios la mejor forma de serlo es, sencillamente, siéndolo. Y él una muestra perfecta de cómo hacer algo que, algunas veces, a muchos nos resulta difícil y a algunos… imposible. 

Acerquémonos, desde ahora, a la obra misma de Lolo a su intimidad podríamos decir, con lo que vamos a ganar, seguramente, mucho y más que mucho. Y, para más abundancia de lo bueno y mejor, al final de todo esto les ponemos uno de los aforismos espirituales que publicó Lolo en su libro ”Bien venido, amor“. Vamos, miel sobre hojuelas, como se dice en la Biblia pues esto, al fin y al cabo, es cosa del alma de cada cual.  

Sobre títulos y motivos: Bien venido, amor

Bien venido Amor | Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo

Y es que, en esto también, en el título que el escritor da a sus obras, o, mejor, sobre todo en esto, hay un motivo o muchos motivos. Y es que, en el fondo, titular de una forma o de otra puede cambiar el sentido de lo escrito pero, más que nada, refleja lo que, desde el corazón mismo, sale al mundo exterior.

 

Eso pasa con el sexto libro que publicó Lolo. Corría el año 1969cuando salió a la luz pública este libro que es, de entre los publicados por el Beato de Linares (Jaén, España), digamos que el más extraño por la forma en la que está escrito. Además, el Prólogo del libro lo escribió el P. Rafael Higueras Álamo, a la sazón (ahora, antes lo fue de la de beatificación) postulador de la causa de canonización de Lolo. 

 

El libro está dividido en cinco apartados que son, a saber, Dios, Amor, Creador por Amor, El hombre, Amor, Humana sed de Dios y Proyección de Dios sobre el hombreY cada uno de ellos está dividido, a su vez, en otros apartados que se componen, también, de otros apartados donde se recogen, una a una, aquellas frases de las que habla Lolo. Frases que son acercamientos al alma de quien escribe y, por extensión, a la de cualquiera que pueda llevarse al corazón pensamientos tan importantes para el creyente. 

Digamos que se trata de aforismos. Y, por tanto, se trata de sentencias breves que, referidas a la fe católica, contienen aquello que cree quien los escribe (en este caso Manuel Lozano Garrido) y son una buena muestra de la forma de creer… 

Bien venido, amor, el título de este libro lo dice todo. Y es que, en las frases que contiene el mismo se recoge, precisamente, lo que piensa Lolo desde su mismo corazón: da la bienvenida al Amor, así con mayúscula, que Dios infunde en el mismo. 

Es este libro como una puerta abierta a un mundo donde Dios está presente y donde rebosa aquello que el Creador quiera para su criatura: la vida, la existencia llevaba por su mano hasta la misma vida eterna que tiene reservada para quien en Él cree y, creyendo, lleva tal creencia a su ser diario, a cada momento de cada instante… 

Así, por ejemplo, nos dice Lolo esto que sigue (entre paréntesis, el número de la reflexión contenida en el libro): 

“¿Qué importa el camino con los ojos vendados, si una mano me lleva y esa palma, Amor, es la tuya?” (282)

“Los más desgraciados son los analfabetos de Dios” (435)

“Dios sólo invade cuando las puertas de un corazón se le abren de par en par y en el umbral le espera la bienvenida de un ‘fiat’” (783)

“¡Preséntame a Fulano. Relacióname con Zutano! Y ¿con Dios no te apasiona?” (5)

“Fe se escribe con “f” de fuego y “e” de esperanza” (569)

“La oración es un generoso camino de devolución de la visita de Dios” (585)

“Hay cosas sin las que uno no puede vivir, como el oxígeno, el agua y el sol, pero ¿sin Dios?” (420) 

Como podemos ver, el ser de Lolo expresado aquí (y en el resto del libro que es, lógicamente, mucho más extenso) tiene todo que ver con una fe profunda, con saber en Quién cree y las razones y motivos de tal creencia, con querer expresar que sí, que si se cree y se cree de esta manera Dios ha de estar feliz y ver que su criatura hace lo que de hacer.  

Este libro, además, puede ser utilizado por quien lo lea como una verdadera guía de la fe, una guía llevada por el amor de quien, sabiendo Quién lo amaba, le correspondía. 

  

Eleuterio Fernández Guzmán



Panecillos de meditación


Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” 
(En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:


Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Aforismos de fe católica: del libro de Lolo “Bien venido, amor

“Dios es milagrosamente sencillo” (6)”

……………………………

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

30.01.23

Un amigo de Lolo – Sobre títulos y motivos: “Cartas con la señal de la Cruz“

Presentación

HAGIOPEDIA: Beato MANUEL LOZANO GARRIDO “Lolo”. (1920-1971).

Ya son algunos años los que, el que esto escribe, lleva escribiendo sobre el Beato de Linares (Jaén, España) en esta casa de InfoCatólica. Siempre ha valido la pena hacer algo así y aportar, aunque sea, un granito de arena a la comprensión de un creyente tan fuerte y profundo como es Lolo. 

El linarense universal que tanta atracción espiritual tiene para quien lo conoce, no deja de producir interés en aquella persona que se acerca a su persona a través de su obra pues ahora mismo no resulta posible hacerlo personalmente o, digamos, en la intimidad de la conversación entre amigos, que lo somos todos aquellos que ansiamos serlo.

Lolo nos acerca a lo bueno que tiene saber que, cuando se es hijo de Dios la mejor forma de serlo es, sencillamente, siéndolo. Y él una muestra perfecta de cómo hacer algo que, algunas veces, a muchos nos resulta difícil y a algunos… imposible. 

Acerquémonos, desde ahora, a la obra misma de Lolo a su intimidad podríamos decir, con lo que vamos a ganar, seguramente, mucho y más que mucho. Y, para más abundancia de lo bueno y mejor, al final de todo esto les ponemos uno de los aforismos espirituales que publicó Lolo en su libro ”Bien venido, amor“. Vamos, miel sobre hojuelas, como se dice en la Biblia pues esto, al fin y al cabo, es cosa del alma de cada cual.  

Sobre títulos y motivos: Cartas con la señal de la Cruz

Cartas con la señal de la Cruz | Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo

Y es que, en esto también, en el título que el escritor da a sus obras, o, mejor, sobre todo en esto, hay un motivo o muchos motivos. Y es que, en el fondo, titular de una forma o de otra puede cambiar el sentido de lo escrito pero, más que nada, refleja lo que, desde el corazón mismo, sale al mundo exterior. 

Eso pasa con el quinto libro que publicó Lolo. Corría el año 1967 cuando salió a la luz pública estas Cartas con la señal de la Cruz. Y tal título tiene razón de ser porque, para empezar, se trata de epístolas, de misivas, de cartas y, luego, porque todas ellas llevan inscritas, a fuego, lo que supone la cruz de cada cual, ese algo más que símbolo formado por los maderos, en cruz, del dolor y el sufrimiento. 

A este respecto, es cierto que recopilaciones de cartas las ha habido, y muchas, a lo largo de la historia de la literatura. Y es que las mismas muestran, digamos, una determinada relación entre quien las envía y quien las recibe. Sin embargo, las que recoge este libro de Lolo tienen algo que las hace especiales: tratan de situaciones, digamos, dolorosas, sufrientes. Y, lo que es más, estando dirigidas a alguien que, como Manuel Lozano Garrido también sufría en su cuerpo de diversos males… digamos que no podían tener mejor destinatario para que el mismo comprendiera a la perfección el qué y el cómo de cada caso particular… 

Este libro está dividido en tres partes. Y lo está de una forma muy curiosa porque la primera de ellas tiene como título “Cartas en horizontal” y tiene como expresión la correspondencia que mantuvo Lolo con muchas personas enfermas o sanas en las que se puede apreciar el sentido divino de mucho de lo que dice el beato de Linares; la segunda parte lleva como título “Palabras verticales” y es como una especie de Vía Crucis en el que va repasando cada uno de los momentos de dolor de Nuestro Señor desde que es condenado a muerte hasta que es sepultado; por fin, la tercera parte es una especie de conformación de la cruz con lo anteriormente escrito. Lleva como título “De la horizontal y la vertical, una cruz”. Allí dice, por ejemplo, en la página 216, que

 

“Las cosas dan una Cruz; los hombres, también; la vida está por una Cruz maravillosa. ¡Cuántas cruces y qué claros o felices sus mensajes, deletreados con ojos limpios! Porque las cosas, los sucesos y los destinos –ahí tan quietos y silenciosos- tienen una palabra, una sugerencia, un signo, que es ese tan vigoroso y definitivo que se llama LA CRUZ, la grande, la del Dios que redime”.

 

No podemos negar que este libro es verdaderamente necesario en la epopeya de edición de Lolo. Y es que su obra, una parte de la cual más que importante, está escrita cuando está ya ciego, debía tener algo así como un reflejo en lo que era la realidad misma de nuestro amigo: el dolor y el sufrimiento del prójimo al que responde alguien que sabe más que bien de lo que hablan los que se dirigen a él.  

Este libro contiene ejemplos y ejemplos de personas que lo están pasando, física o espiritualmente, bastante mal. Y se dirigen a quien sabe los puede comprender a la perfección. Y por eso es tan especial el contenido de este pues nos descubre a un Lolo que, siendo capaz de hacerse cargo de las muchas situaciones que se le plantean, sabe responder desde su misma vida y hacerlo con una razón y motivación que está a la altura de las circunstancias de quien quiere sincerarse con él.  

Cartas con la señal de la Cruz muestra a la perfección que hay, entonces y ahora es seguro que también, muchas personas que se siente atenazadas por la enfermedad y que, a lo mejor, creen no tener vía de escape. Y Lolo, en sus respuestas, les muestra que sí, que hay una que tiene que ver con la comprensión del dolor y el sufrimiento que es como él lo ha hecho a lo largo de su vida, entonces ya más de veinte años en su sillón de ruedas…

Y tal es este libro, lleno de paz aunque de dolor y sufrimiento esté lleno; lleno de esperanza aunque repleto de malos momentos y peores futuros; iluminando la existencia de quien se lo acerca a sus ojos y a su corazón aunque, en principio, su título augure instantes poco recomendables. Y Lolo nos lo ofrece con la caridad suprema de su corazón. 

  

Eleuterio Fernández Guzmán



Panecillos de meditación


Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” 
(En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:


Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Aforismos de fe católica: del libro de Lolo “Bienvenido, amor

“Dios es milagrosamente sencillo” (6)”

……………………………

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

23.01.23

Un amigo de Lolo – Sobre títulos y motivos: “Las golondrinas nunca saben la hora“

Presentación

HAGIOPEDIA: Beato MANUEL LOZANO GARRIDO “Lolo”. (1920-1971).

Ya son algunos años los que, el que esto escribe, lleva escribiendo sobre el Beato de Linares (Jaén, España) en esta casa de InfoCatólica. Siempre ha valido la pena hacer algo así y aportar, aunque sea, un granito de arena a la comprensión de un creyente tan fuerte y profundo como es Lolo. 

El linarense universal que tanta atracción espiritual tiene para quien lo conoce, no deja de producir interés en aquella persona que se acerca a su persona a través de su obra pues ahora mismo no resulta posible hacerlo personalmente o, digamos, en la intimidad de la conversación entre amigos, que lo somos todos aquellos que ansiamos serlo.

Lolo nos acerca a lo bueno que tiene saber que, cuando se es hijo de Dios la mejor forma de serlo es, sencillamente, siéndolo. Y él una muestra perfecta de cómo hacer algo que, algunas veces, a muchos nos resulta difícil y a algunos… imposible. 

Acerquémonos, desde ahora, a la obra misma de Lolo a su intimidad podríamos decir, con lo que vamos a ganar, seguramente, mucho y más que mucho. Y, para más abundancia de lo bueno y mejor, al final de todo esto les ponemos uno de los aforismos espirituales que publicó Lolo en su libro ”Bien venido, amor“. Vamos, miel sobre hojuelas, como se dice en la Biblia pues esto, al fin y al cabo, es cosa del alma de cada cual.  

Sobre títulos y motivos:  Las golondrinas nunca saben la hora

Las golondrinas nunca saben la hora | Beato Manuel Lozano Garrido, beato  Lolo

Y es que, en esto también, en el título que el escritor da a sus obras, o, mejor, sobre todo en esto, hay un motivo o muchos motivos. Y es que, en el fondo, titular de una forma o de otra puede cambiar el sentido de lo escrito pero, más que nada, refleja lo que, desde el corazón mismo, sale al mundo exterior.

Eso pasa con el cuarto libro que publicó Lolo. Corría el año 1967 cuando salió a la luz pública Las golondrinas nunca saben la hora cuyo título, si bien extraño, tiene todo su sentido en el contexto en el que está escrito.

Este libro tiene la particularidad que recoge el momento en el que Lolo pierde la vista y pasa a formar parte del mundo de los ciegos. Y queda perfectamente enmarcado en dos citas: una puesta al principio que no es suya, sino de Santa Teresa de Jesús y que dice: 

Cuando menos veo, más creo”

 Luego, al final del libro sí que expresa Lolo lo que, al haberse quedado ciego, sabe que le pasa: 

Ya es noche, siempre de noche. Que sea, en cambio, mediodía también en mi corazón”.

Vemos que sí, que para Manuel Lozano Garrido es siempre de noche. Pero eso no quiere decir que se venga abajo ni nada por el estilo. Y es que, como muchas veces hace a lo largo de su vida y deja escrito en sus libros, tiene un corazón más fuerte que el de un toro. Por eso, se sobrepone a tal circunstancia o, como diría él mismo, “sobrenada” sobre su ceguera y quiere expresa que, a pesar de no ver con los ojos de la cara, haciendo uso del sentido de la vista, a pesar de eso, decimos, quiere que sea siempre “medio día en mi corazón”. Y es que así la noche, su noche, no se iba a imponer en vida. No quería y, claro, no lo hizo. 

Este libro es un diario. Y recoge la vida de Lolo entre el 2 de junio de 1961 y el 1 de julio de 1965. Algo más, pues, de cuatro años en la existencia del Beato de Linares (Jaén, España) 

Es lógico que un periodo tan amplio de tiempo dé para mucho. Por eso, estas páginas contienen, nada más y nada menos que el “Decálogo del periodista” (p. 170) y las “Campanadas” (12) que a la hora del último día del año de 1964 escribe para recordarnos qué es lo que resulta verdaderamente importante para un momento como es el del último día de un año, en tal caso el de 1964. 

Es cierto y verdad que este libro es, verdaderamente, maravilloso. Y es que estamos ante una obra de arte que emociona por muchos momentos y hacer llorar en tantos otros… porque hay rincones de privilegio donde se escribe desde la poesía de un corazón generoso y una mano que, aún sin poder, dibuja en el tiempo que nos ha tocado vivir una luz carente de superficialidad y, al contrario, sí de profundo hacer en el alma de quien lee sus muchos iluminantes párrafos y sus muchos acercares a las cercanías de Dios. Presente, el Padre, certifica “Lolo” que quiere “latir con fuerza en los pensamientos, en las ansias, en los ideales, y que toda esa sustancia de amor que significa la sangra se derrame a borbotones por las acequias de la generosidad y lleve su calor, su vitalidad y su riqueza a todas las criaturas del universo” (p. 89). Y a fe que lo consigue no quedándose corto nunca sino llenándonos de su ilusión y de su generoso ser, santo de toda fama de la santidad que Dios da a quien quiere aceptar su presencia.

En realidad, las golondrinas, que, como dice Lolo, nunca saben la hora, sí han sabido traer a las páginas de este libro, un santo hacer y un proceder del que no se puede decir otra cosa que no sea gozosa o dar gracias, a la vez, a quien ha sabido plasmar, a lo largo de los cuatro años de su vida que se recogen en el mismo, lo que un hijo de Dios hace cuando sabe que lo es.

  

Eleuterio Fernández Guzmán



Panecillos de meditación


Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” 
(En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:


Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Aforismos de fe católica: del libro de Lolo “Bienvenido, amor

” Dios es como el rayo ‘láser’: una poderosísima y casi milagrosa concentración de luz y de fuerza, salvo que en Él se llama Amor” (4)”

……………………………

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

 

16.01.23

Un amigo de Lolo – Sobre títulos y motivos: “Mesa redonda con Dios “

Presentación

HAGIOPEDIA: Beato MANUEL LOZANO GARRIDO “Lolo”. (1920-1971).

Ya son algunos años los que, el que esto escribe, lleva escribiendo sobre el Beato de Linares (Jaén, España) en esta casa de InfoCatólica. Siempre ha valido la pena hacer algo así y aportar, aunque sea, un granito de arena a la comprensión de un creyente tan fuerte y profundo como es Lolo. 

El linarense universal que tanta atracción espiritual tiene para quien lo conoce, no deja de producir interés en aquella persona que se acerca a su persona a través de su obra pues ahora mismo no resulta posible hacerlo personalmente o, digamos, en la intimidad de la conversación entre amigos, que lo somos todos aquellos que ansiamos serlo.

Lolo nos acerca a lo bueno que tiene saber que, cuando se es hijo de Dios la mejor forma de serlo es, sencillamente, siéndolo. Y él una muestra perfecta de cómo hacer algo que, algunas veces, a muchos nos resulta difícil y a algunos… imposible. 

Acerquémonos, desde ahora, a la obra misma de Lolo a su intimidad podríamos decir, con lo que vamos a ganar, seguramente, mucho y más que mucho. Y, para más abundancia de lo bueno y mejor, al final de todo esto les ponemos uno de los aforismos espirituales que publicó Lolo en su libro ”Bien venido, amor“. Vamos, miel sobre hojuelas, como se dice en la Biblia pues esto, al fin y al cabo, es cosa del alma de cada cual.  

Sobre títulos y motivos:  Mesa redonda con Dios

 

Libros de Lolo: “Mesa redonda con Dios”

Y es que, en esto también, en el título que el escritor da a sus obras, o, mejor, sobre todo en esto, hay un motivo o muchos motivos. Y es que, en el fondo, titular de una forma o de otra puede cambiar el sentido de lo escrito pero, más que nada, refleja lo que, desde el corazón mismo, sale al mundo exterior.

Eso pasa con el tercer libro que publicó Lolo. Corría el año 1963 cuando salió a la luz pública Mesa redonda con Dios el cual, por cierto, en sí mismo, dice mucho más de lo que pudiera parecer a primera vista. 

Cualquiera que le esto puede imaginar, y seguramente es el caso, lo que es una mesa redonda o, bien, una mesa-camilla. En ella nos sentamos y es fácil que nazca conversación sencilla y, sobre todo, establezcamos una relación muy directa con la persona que está, digamos, al otro lado… Y es que la cosa da para eso. 

Algo así hace Lolo con Dios, por así decirlo. También lo sienta a su mesa redonda y allí hace que el Creador intervenga en su vida de las más diversas formas. 

¿Qué tiene que decirle el Todopoderoso a Lolo y, así, a nosotros mismos? 

Por ejemplo, en lo tocante a la oración (esa relación tan estrecha que podemos tener con Dios) que “sigue siendo la gran exploradora y descubridora del objetivo vital del corazón” (p. 26Pero, además, que es “como una segunda Encarnación, de vuelta; como una semilla de hombre que se hace raíz en la Belén de corazón y de Dios y allí se nutre de su vitalidad” (p. 27). 

Orar, así, en la mesa redonda que el Beato de Linares (Jaén, España) tiene con Dios es algo tan natural como la vida misma que el Todopoderoso le ha concedido a nuestro amigo y de la que tanto provecho espiritual está obteniendo. 

Pero es que Dios mismo inspira a Lolo algo que, dicho por Su Hijo en un momento determinado de su vida, será de gran utilidad espiritual. Y es que lo llama a eso Manuel “Ocho recetas para ser feliz” (recogidas entre las páginas 191 a 201) Y nos referimos a las Bienaventuranzas que, como sabemos, son un verdadero faro para orientarnos en nuestro camino hacia del definitivo Reino de Dios llamado Cielo.

El caso es que Lolo, al sentar a Dios en su meda redonda y tenerlo tan cerca, hace posible que todo lo que pueda salir del corazón del Creador nos llegue directamente al nuestro. E, incluso, tiene este libro un apartado en el que Dios está “al volante” (página 105 a la 129) en el que bien se nos explican muchas de las cosas que tantas veces nos suceden pero ante las cuales no sabemos reaccionar siendo, como somos, hijos de Quien con Lolo está sentado… 

Sienta Lolo a Dios en su mesa y allí, tan cerca de sí mismo, casi podemos imaginar las caricias que le hace el Todopoderoso al corazón de quien tanto había sufrido y todavía sufriría. Y nosotros, que tan sólo podemos ser testigos de eso sólo nos cabe gozar de que hubiera quien, como Lozano Garrido, fuera capaz de sentar a Dios en su mesa redonda. Y saber que, siendo sus amigos, a nosotros también nos llega el rayo de Amor del Padre.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Panecillos de meditación 


Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” 
(En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

 

Panecillo de hoy:

  

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro. 


Aforismos de fe católica: del libro de Lolo “Bienvenido, amor

 

“¿Fuerza ciega la del Autor de la vida, cuya Omnipotencia le viene precisamente del caudal del Amor? (3)”

 

……………………………

 

Para leer Fe y Obras.

 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

 

9.01.23

Un amigo de Lolo – Sobre títulos y motivos: “Dios habla todos los días“

Presentación

HAGIOPEDIA: Beato MANUEL LOZANO GARRIDO “Lolo”. (1920-1971).

Ya son algunos años los que, el que esto escribe, lleva escribiendo sobre el Beato de Linares (Jaén, España) en esta casa de InfoCatólica. Siempre ha valido la pena hacer algo así y aportar, aunque sea, un granito de arena a la comprensión de un creyente tan fuerte y profundo como es Lolo. 

El linarense universal que tanta atracción espiritual tiene para quien lo conoce, no deja de producir interés en aquella persona que se acerca a su persona a través de su obra pues ahora mismo no resulta posible hacerlo personalmente o, digamos, en la intimidad de la conversación entre amigos, que lo somos todos aquellos que ansiamos serlo.

Lolo nos acerca a lo bueno que tiene saber que, cuando se es hijo de Dios la mejor forma de serlo es, sencillamente, siéndolo. Y él una muestra perfecta de cómo hacer algo que, algunas veces, a muchos nos resulta difícil y a algunos… imposible. 

Acerquémonos, desde ahora, a la obra misma de Lolo a su intimidad podríamos decir, con lo que vamos a ganar, seguramente, mucho y más que mucho. Y, para más abundancia de lo bueno y mejor, al final de todo esto les ponemos uno de los aforismos espirituales que publicó Lolo en su libro ”Bien venido, amor“. Vamos, miel sobre hojuelas, como se dice en la Biblia pues esto, al fin y al cabo, es cosa del alma de cada cual.  

Sobre títulos y motivos: Dios habla todos los días  

Dios habla todos los días | Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo

Y es que, en esto también, en el título que el escritor da a sus obras, o, mejor, sobre todo en esto, hay un motivo o muchos motivos. Y es que, en el fondo, titular de una forma o de otra puede cambiar el sentido de lo escrito pero, más que nada, refleja lo que, desde el corazón mismo, sale al mundo exterior. 

Eso pasa con el segundo libro que publicó Lolo. Corría el año 1962 y aún no había perdido la vista. Su título es Dios habla todos los días y no podemos negar que en tales palabras hay toda una declaración de intenciones de parte del autor de este. 

Cuando alguien como Manuel Lozano Garrido que, para entonces, ya llevaba más de 20 años en su sillón de ruedas dice algo así, que Dios habla, es porque lo escucha. Y no dice que habla de vez en cuando como dejándose buscar o algo así, como escondiéndose, sino que, al contrario, habla todos los días. 

En un momento determinado de este libro dice Lolo esto que sigue (p. 219-220): 

“La inutilidad será siempre una incidencia transitoria. Sobre las manos inútiles o la muerte a fecha vista, nuestro cuerpo guarda una raíz de eternidad que no podrán derruir todas las peripecias del mundo. Si mis pies de plomo tienen en los sueños un galope de cervatillo, es porque en el nervio de todos los acontecimientos aún florece la semilla de supervivencia plantada por la propia mano del Dios infinito”. 

Es decir, que Dios, que le habla a Lolo todos los días (y sabe el linarense que también a los demás…) es Quien favorece en su persona una vida que sería imposible sin una tal ayuda y un auxilio como el que supone que el Creador hable todos los días y aliente con su Palabra santa y cercana al corazón de quien sufre (“Venid a mí los que estéis cansados y agobiados” …) 

El caso es que Dios habla todos los días en los acontecimientos que le suceden a Lolo,

habla todos los días Dios en la fidelidad que Lolo tiene hacia Quien lo ha creado y mantiene,

habla todos los días el Todopoderoso y Manuel Lozano Garrido escucha los gemidos inefables de Su Espíritu, 

habla todos los días Dios mismo y le permite a Lolo ir dando pasos (en su estado son como son, del alma) hacia un Cielo que se tenía bien ganado, 

habla todos los días el Creador en el corazón de aquel que se ha entregado todo a Su Voluntad y a al bien del prójimo, a amarlo como se ama a sí mismo Lolo. Y tanto es así que Lolo, hablando con Dios, dice (p. 77): 

Señor, ¿qué va a pasar-digo- con estos seres humildes que no ven y que Tú has puesto machaconamente en la vida para que algún día vuelvan a tu seno con un timbre de gloria?” 

Sí, Dios habla todos los días y Lolo, que sabe escuchar muy bien, nos muestra que no es imposible escucharlo. Tan sólo, “tan sólo”, hay que tener fe. Sí, de esa que puede mover montañas o hacer que un árbol que se deje caer en el mar… 

  

Eleuterio Fernández Guzmán

  

Panecillos de meditación

  

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

  

Eleuterio Fernández Guzmán

  

Panecillos de meditación

 

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

 

Panecillo de hoy:

  

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

  

Aforismos de fe católica: del libro de Lolo “Bienvenido, amor”

  

”¡Qué inmensa fuente de energías Aquella que pueda dar su poder al rayo, la ola, el viento, los átomos y el sol! ” (2)

 ……………………………

  

Para leer Fe y Obras.

  

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna