InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Un amigo de Lolo

8.07.20

Beato Manuel Lozano Garrido – Amar el sufrimiento (XI)

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (XI)

 

“Ya, Señor, puedo concluir, pero antes desearía pedirte que esta idea de tu encarnación en el dolor me la dejes quieta, inmóvil, imborrable, como en esos cortes de las películas rancias en que un hombre se nos queda con el vaso en el aire, a dos dedos de los labios. 

Y ya que mi miseria se resiste a este trasplante glorioso de tu carne, inyecta en mi cerebro tu chispita divina para que yo vea en la mano crispada de Sebastián -en mi propia mano deforme- aquellos otros dedos que se aupaban sobre las muchedumbres para luego, dulce, pausada, armoniosamente, ir descendiendo sobre cada frente como una caricia, como un aliento, como un beso.” (El sillón de ruedas, p. 315)

 

Ya en otro artículo trajimos a colación o, mejor, apuntamos en el mismo, que el “Sebastián” del que hablaba Lolo entonces era una persona, seguramente con discapacidad intelectual, que iba en el mismo tren en el que nuestro Beato y su hermana Lucy viajaron a Lourdes en el único viaje que hiciera el linarense a tan recomendaba lugar mariano. Y es que ahora lo vuelve a nombrar porque, seguramente, dejó una huella indeleble en su corazón que es lo que suele pasar cuando el mismo es de carne y no de piedra…

El Beato de Linares (Jaén, España) está a punto de terminar el capítulo XXIV de su libro El sillón de ruedas” que lleva por título “Quiero amar el sufrimiento”, así, expresando no algo de pasada sino, al contrario, voluntad y más que clara voluntad: Lolo, quiere amar su sufrimiento lo que nos indica, primero, que a lo mejor cree él que no ha llegado a amarlo del todo (por expreso nos dice que quiere) y, luego, que, en efecto, es lo que ansía en el fondo de su corazón y por eso lo dice, siquiera, por escrito por más que Dios ya lo sepa desde el corazón de quien tanto sufre.

Pues bien, Lolo, que habla con Dios directamente (y en este capítulo lo muestra, una vez más) se atreve a pedir. Y lo hace con un humildad, con la verdadera humildad que mana de su ansia de amar al Todopoderoso. Por eso quiere que lo que comprende del dolor y del sufrimiento se quede ahí, parado, seguramente para que no se diluya en su realidad y pensamiento. Quiere, por eso nos lo dice, que se quede puesta en su vida como si la misma se hubiera quedado parada en el justo momento de haber comprendido al sufrimiento y amado al dolor.

Quiere, por eso mismo, que nunca se borre de su corazón aquella “personificación” en el dolor que representa el Hijo de Dios;, que su amor, su entrega por él mismo, por Lolo, en aquel dolor insufrible que debió sufrir en su Pasión, nunca la olvide aquel español que, en su Linares natal, sufre y pasa malos momentos aunque de los mismos obtenga fruto abundante.

De todas formas, podemos estar seguros de que algo de lo que pide Lolo en este apartado de su libro, lo ha obtenido de parte de Dios. Y eso lo decimos porque, en un momento determinado le dice Lolo al Señor algo así como que le inyecte en su cerebro “tu chispita divina”. Y lo hace porque quiere ver la intervención de Dios en un, a modo, de caricia como aliento, como un beso, tal como nos dice Lolo.

Y eso, como todos comprendemos, lo obtuvo sobradamente nuestro Beato. ¿O no?

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

 

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

1.07.20

Beato Manuel Lozano Garrido – Amar el sufrimiento (X) – El consuelo de Cristo

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (X) – El consuelo de Cristo

 

“Todo, Cristo, es fruto de amor; amor que Tú pones en el cuenco de tus manos, bien abarquilladas, y luego las relajas sobre el niño, la flor, el aire, la nobleza, del revés, la herida para que todo susurre tu voz, tu amor, tu aliento y tu figura.” (El sillón de ruedas, p. 314)

 

Este texto, que corresponde a lo que hemos dado en llamar “Amar el sufrimiento”, podemos decir que roza lo sublime (porque es “bello y produce una gran emoción”, como se define tal adjetivo) sino lo toca de pleno. Y sí, lo bien cierto es que admiramos y mucho a quien esto escribe pero es que esto es, sencillamente, miel sobre hojuelas, como dirían en la Sagrada Escritura. Léanlo, pues, muy despacio… y varias veces, como regalo para su corazón.

Bien. Una vez expresado esto, es más que conveniente ir al grano de lo que creemos nos quiere decir el Beato de Linares (Jaén, España) cuando dice lo que aquí dice.

El Amor de Dios, y aquí el de Cristo (lo mismo es) tiene una finalidad bien definida y no sale del corazón divino sin intención alguna. Vamos, que no se pierde en el vacío sino que encuentra destino claro y bien definido.

Todo, claro está, como nos dice Lolo, “es fruto de amor”. Y lo es porque el Hijo de Dios sólo quiere lo mejor para sus hermanos los hombres y, en cuanto Creador, sólo quiere lo mejor para su descendencia.

Cualquiera puede decir que sí, que como es fruto del Amor de Dios… pues ya está, poco más podemos decir: todo lo que se deriva del mismo es bueno y mejor. Y es así, sin duda alguna.

Leer más... »

24.06.20

Beato Manuel Lozano Garrido – Amar el sufrimiento (IX) – En el sufrimiento, con Cristo

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (IX) – En el sufrimiento, con Cristo

 

“Ahora está claro que un hombre se enajene por una calentura, el cilicio, la fatiga, su cáncer, la ‘polio’, porque detrás está Getsemaní, el látigo de huesos, la Vía Dolorosa, el taladro de los miembros y la frondosa inmovilidad de veinte siglos.” (El sillón de ruedas, p. 314)

 

El Beato Manuel Lozano Garrido da, con este texto, un paso en su comprensión del sufrimiento. Y la cosa no es nada fácil, como se puede entender…

Todo se puede soportar con fe. Eso lo sabemos pero, a la hora de la verdad, nos resulta mucho, y más, difícil hacer eso porque nuestra creencia no suele correr a la par de lo que eso supone y solemos flaquear o, simplemente, ser tibios en tal aspecto.

Pero Lolo, él no, como ni es tibio ni flaquea, puede manifestar lo que sabe, ¡sabe!, sobre el sufrimiento y la relación que tiene el mismo, primero, con nosotros mismos pero, sobre todo, con Aquel que sufrió no lo indecible, porque se dijo y se dice, sino lo insoportable.

Y, claro, teniendo un mártir como fue el Beato de Linares (Jaén, España) porque mártir es quien es testigo del Amor de Dios y lo es, en efecto, nuestro hermano en la fe: testigo en dolor y testigo en respeto a la Voluntad de Dios. Mártir, pues, no de sangre como se entiende son los mártires, los que dan su vida por la fe pero… ¿es que no la dio Lolo por la suya y nuestra?

Bueno. Nosotros creemos que sí. Y, sin embargo, aquel hombre sufriente comprendía muy bien su sufrimiento. Y lo comprendía porque sabía que no estaba solo sino que tenía, junto a sí, a Quien todo lo había dado, como hemos dicho arriba.

Leer más... »

17.06.20

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - Amar el sufrimiento (VIII) – Ser loco de la Cruz

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (VIII) - Ser loco de la Cruz

“Y es que ya sé que el dolor sin más, aséptico, desnudo, con la arista como fin, no tiene cabida en el dulce paraíso del Amor.

Ser santo, y paciente, y amante, y loco de Cruz es vivir la magia de las adivinaciones, el milagro de las transmutaciones.” (El sillón de ruedas, p. 313)

“Con la arista como fin”. Esto que nos dice el Beato Manuel Lozano Garrido establece una clara diferencia entre lo que supone entender o no entender el sufrimiento.

Tener como fin el propio sufrimiento, la arista, lo malo, o, en fin, aquello que no podemos soportar y no queremos soportar, supone no haber entendido muy bien que el mismo puede no ser sólo, y exclusivamente, una mala realidad o un mal augurio.

Lolo nos habla de una forma tan clara que no resulta excesivamente difícil entenderlo aunque, ciertamente, no es lo mismo de fácil atenderlo y llevarlo a la práctica.

En realidad, como nos dice El Beato de Linares (Jaén, España) sabe que el dolor puede tener una relación más que gozosa con el amor pero no todas las formas de tener en cuenta el sufrimiento pueden llegar a tenerla.

Digamos que el dolor, así, sin más es aquel que es así, seco, sin medida espiritual, sin sobrenaturalizar.

Digamos que el dolor aséptico no expresa sentimiento alguno y, por tanto, dista mucho de tener una buena relación con un espíritu que acepta, que reconoce lo que le pasa.

Leer más... »

10.06.20

Sinaí, una obra de Lolo

 

Lolo y Sinaí | Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo

El que esto escribe lleva algunos años haciéndolo sobre el Beato Manuel Lozano Garrido, conocido mejor por Lolo. Por eso han sido muchos los temas que se han ido tratando, teniendo muy en cuenta, todo en cuenta, lo dejado dicho y escrito por el Beato de Linares (Jaén, España)

No podemos negar que el gozo de hacer una cosa así ha de ser agradecido a quien, gracias a su vida, le ha dado, al que esto escribe, un motivo más que bueno para juntar unas cuantas letras que, eso sí, al lado de lo escrito por Lolo, no son más que poca cosa, nada al fin y al cabo.

Sin embargo, a lo mejor a algún lector de lo aquí dejado dicho le ha podido hacer reflexionar sobre esto o lo otro y, como diría San Pablo, si al menos he convencido a alguno para que crea… es más que suficiente.

Por cierto, pasado mañana, 12 de junio, se cumplirán 10 años de la Beatificación de Lolo en Linares. Aquel día llovía, lágrimas del Cielo podríamos decir.

Sin embargo, hay algo que nunca se ha tocado aquí y que ha llegado el momento de traerlo a estas internáuticas páginas.

En el año 1958, Manuel Lozano Garrido, acompañado por su hermana Lucy a modo de enfermera, cumpliendo tal menester, visitó Lourdes, su santuario y a la Virgen. A la vuelta de tal viaje, en la estación de Atocha de Madrid se encontró con una serie de periodistas (entre ellos, el P. José Luis Martín Descalzo) que salieron a saludarlo.

Leer más... »