12.04.21

Campaña contra el paro. Algo vamos mejorando. O empeorando

A estas alturas de la película ya saben mis lectores de qué pie cojea uno, y tienen claro que una de mis manías, acepto que se tome así, es luchar para que en todas las campañas y acciones de la Iglesia quede claro que son de la Iglesia. Ya está bien de años de renuncia vergonzosa y vergonzante de nuestra propia identidad. 

Lo de Cáritas y Manos Unidas realmente clama al cielo. Y lo he denunciado ya en demasiadas veces en este mismo blog:

Vergonzoso que nos dé vergüenza

Harto de comunicados de Iglesia sin Dios

Un cartel de Cáritas que podía haber publicado Podemos

Cáritas me desconcierta

Por qué a algunos no nos gusta la actual deriva de Cáritas

Leer más... »

11.04.21

No se olviden de su paga por leer este blog

Con el paso del tiempo perdemos las buenas costumbres. Hace poco tuve la oportunidad de encontrarme con algunos lectores del blog y hete aquí que no sabían que este blog es de pago. Inocentes de ellos que se pensaban que todo se hace gratis et amore.

Hace tiempo que comencé a exigir pago por leer las ocurrencias de un servidor. No en metálico, que a veces también llega, sino de manera especial un pago de extraordinario valor que es la oración constante por un servidor y sus tres parroquias. Tampoco mucho, apenas una avemaría cada vez que accedan al blog. Para un lector una avemaría más o menos a lo largo del día apenas le supone unos segundos. Pero claro, una avemaría multiplicada por los miles que acuden al blog es un tesoro de incalculable valor.

Nos hace mucha falta. A la gente y a mí.

Leer más... »

7.04.21

Un gen serrano para los seminaristas de Madrid

Desde este pasado domingo hasta hoy mismo ha estado en la casa parroquial de Braojos un grupo de seminaristas de tercer año del seminario conciliar de Madrid. Lo he agradecido mucho, porque para un sacerdote que va cumpliendo años es una gozada compartir con estos hermanos jóvenes un tiempo en estos días.

El lunes, rosario, misa, mesa y charla distendida. Ayer martes, un refresco antes de comer, que no pude quedarme a la comida, a la que me dicen se incorporó el rector del seminario. Por la tarde, otra vez, rosario y misa y luego visita a nuestra iglesia con ascenso al campanario.

¿Y se puede saber, D. Jorge, que ha dicho usted a los seminaristas? Muchas cosas, aunque voy a destacar algunas:

Leer más... »

5.04.21

Una muy hermosa semana santa en mis parroquias pequeñas

En mi caso, muy pequeñas.

Desde hace años acude el P. Lázaro, pasionista, a celebrar el triduo pascual en Braojos, la mayor de mis tres parroquias. Sin problemas. Se conocen todos muy bien, es un sacerdote muy querido y celebran una semana intensa.

Servidor se queda con Piñuécar y La Serna. Dos celebraciones cada día. Parroquias con escasos feligreses. La Serna apenas tiene ochenta empadronados y Piñuécar anda por ahí. En La Serna, creo que éramos catorce o quince jueves y viernes, en la vigilia y en la misa de pascua unos veinte – veinticinco. Algo más en Piñuécar, sobre todo en la vigilia pascual, donde se nos añadieron algunos feligreses de esta nuestra parroquia virtual de san José de la Sierra y amigos que se acercaron desde Madrid. En estos pueblos nuestros no hay problemas de aforo.

No cambio estas celebraciones por nada.

Leer más... »

31.03.21

Que no nos roben la semana santa

El año pasado nos la robaron por las buenas. Porque sí. El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, en su artículo 11 decía: “La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro”. Por el deseo de ser más estrictos que el propio gobierno nos dejaron sin semana santa y sin culto público durante dos meses.

Este año son posibles las celebraciones con fieles, aunque guardando algunas medidas. La Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos ofrece indicaciones para este presente año 2021, que actualizan las del 2020. Entre otras cosas, pide que en templos parroquiales se celebre el domingo de ramos únicamente con la fórmula tercera a la hora de iniciar la misa, que consiste en celebrar la misa sin más y sin bendición de ramos. Vale. En Madrid se ha permitido también la fórmula segunda. Me sorprende que Madrid vaya en contra de la Congregación.

Interesante lo del jueves santo. Desde Roma, además de suprimir el lavatorio, parece lógico, se suprime la procesión con el Santísimo al acabar la misa y simplemente se reserva en el sagrario.

Me sorprende que según la Congregación para el culto divino la celebración de la vigilia pascual solo se pueda llevar a cabo en iglesias catedrales y parroquiales. ¿En monasterios no? ¿Hay algún problema sanitario? Las normas de Madrid no hablan de la vigilia pascual, luego habría que seguir las de la congregación. Según esto, por ejemplo, ¿no se podría tener la celebración de la vigilia pascual en el Valle de los Caídos, en Silos, en Montserrat, en Samos, en la Oliva, en las Huelgas, en Tulebras?

Por supuesto, procesiones nada. Culto en el exterior, nada.

Me gusta esa idea de procesionar al revés, es decir, dejar las imágenes en los templos y que puedan pasar los fieles. El caso es inventar.

Limitaciones, normas a veces contradictorias. Vale. Ahora toca a ministros y fieles ver cómo celebrar la semana santa lo mejor posible.

A los sacerdotes, ver cómo conseguimos exprimir todas las posibilidades para conseguir celebrar estos días haciendo compatibles liturgia y sanidad. Yo no veo problema sanitario en, por ejemplo, el traslado del Santísimo al monumento y dejar los templos abiertos para la adoración. Tampoco para iniciar la vigilia pascual en el exterior, ni para que los fieles puedan encender su velita. Dicen que el problema es que luego tienen que soplar para apagarla. Toca sentido común y toca también defender los derechos de los católicos, porque no parece demasiado lógico que estén calles, bares, comercios, llenos y que luego tengamos que andar con toneladas de papel de fumar para celebrar nada menos que el triduo pascual.

Y a los fieles laicos, deciros que este año hay que estar como nunca. Toca asistir a los oficios y en multitud, que vean que los católicos existimos. Y toca aprovechar todas las posibilidades que nos dejan: visitar monumentos, acudir a los templos a venerar imágenes y pedir a los sacerdotes y obispos que se hagan las cosas bien. Ya saben que servidor, mea culpa por la desobediencia a Roma y Madrid, inició el domingo de ramos en la calle. Fueron los fieles quienes lo pidieron: “a ver, somos pocos y vamos a tener mucho cuidado, ¿dónde está el problema para hacer una pequeña procesión como siempre?”

En estos próximos días será difícil mantener el blog. Feliz triduo. Feliz Pascua.