InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: General

13.12.21

En mitad del Adviento

Adviento 2021 - ACI Prensa

Apenas hace unos días, por así decirlo, que comenzó el tiempo de Adviento y apenas faltan otros pocos días para que, de nuevo, la imagen amorosa de un niño nacido del Amor de Dios y de la voluntad de entrega de una joven, vuelva a nuestras vidas.

Por tanto, ahora, en la mitad del Adviento ha de convenir echar una mirada atrás y una hacia el inmediato futuro, para reconocernos en lo que pasó y, más que nada, en lo que hemos de tener en cuenta para nuestra vida porque, siendo el Adviento un tiempo de espera, no podemos olvidar que se hace necesario velar.

En realidad, como dice el evangelista Marcos (13,35) hemos de velar “pues no sabéis cuando vendrá el dueño de la casa”. Por eso siempre hemos de estar en perpetuo estado de revista porque, de no ser así, es muy posible que, cuando regrese Cristo nos encuentre algo alejados de la situación que, en espíritu, hemos de de gozar y disfrutar.

No podemos olvidar, por parta parte, que la labor de Juan, el Bautista, era, por así decirlo, una introducción de la persona de Cristo porque así estaba escrito cuando el naví Isaías dijo “Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino”. Así, el camino que nos prepara es el que lleva al definitivo reino de Dios. No salirse de la senda recta, cumpliendo la voluntad de Dios es, exactamente, lo que Juan venía, vino, a hacer y que hoy día se ha repetir en nuestros corazones.

Por otra parte, nos recuerda San Pablo (en la Primera Epístola a los Tesalonicenses) que nos conviene orar. Tanto en el tiempo que resta para la Navidad como en el que, hasta la eternidad, nos queda por recorrer, no podemos dejar enfriar la relación que, mediante la oración, establecemos con Dios.

Oración familiar para la Tercera Semana de Adviento - La Luz de Maria

Por eso, porque nos reconocemos discípulos no podemos, ni debemos, olvidar lo dicho por Juan en el Jordán: no ser digno ni de desatar la correa de las sandalias del Señor.

Tampoco, por lo tanto, hemos de pretender hacer, de nuestra voluntad, la que lo es de Dios sino, más bien al contrario porque no tener, siquiera, el derecho a desatar las sandalias de Cristo es tener, exactamente, muchas cosas que hacer antes de llevar a cabo tan gran servicio.

Pero si hay una figura, una persona, que nos traza la forma de actuar que tenemos que llevar a cabo, es, sin duda, María, Madre de Dios y Madre nuestra.

¿Cómo nos sirve de ejemplo la Madre del que viene?

Cuando aquella joven, ante la proposición de Gabriel (enviado por Dios) responde, con fe profunda, con su Fiat, nos dijo, en aquel entonces de nuestra historia, que nuestra forma de actuar debía ser, exactamente, aquella.

Es bien cierto que la voluntad de María podría haber sido muy otra porque Dios, en su misericordia, también le concedió a ella que eligiese entre una opción y otra.

Sin embargo, María dijo sí y con aquella respuesta afirmativa dada a Gabriel hizo posible, entre otras cosas, que ahora volvamos a celebrar aquellas divinas fechas.

Ahora, por tanto, nos encontramos en mitad del Adviento.

Catequesis de Galicia

Por eso, ahora que estamos tan cerca del nacimiento de Cristo, tal realidad espiritual nos ha de hacer, sobre todo, despertar. Y, recordando lo que dejó escrito San Pablo, en la Epístola a los Romanos (13,11-12) sobre que

“Ya es hora de despertar de nuestro letargo, pues estamos más cerca de nuestra salud que cuando recibimos la fe. La noche avanza y va a llegar el día. Dejemos, pues, las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz”.

 

Y esto, más que nada, es un aviso para todos aquellos discípulos que ven, en el Adviento y en su lógico final, tan sólo unas fechas a recordar pero, en realidad, no sienten, sobre su espíritu, la llamada de Cristo para que no olviden (ni olvidemos) que su venida fue, sobre todo, por el bien de la humanidad.

Por eso resulta tan gozoso saber que estamos, precisamente, en mitad del Adviento.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

    

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

 

Panecillo de hoy:

Cristo, que está aquí, vuelve a venir…

Para leer Fe y Obras. 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

27.06.21

¿Indultará Dios a los traidores?

Entendiendo la Justicia de Dios | salvos-por-gracia

Hace tiempo que el que esto escribe no lo hace de temas, digamos, “institucionales”, sea de la institución que sea. Por tanto, también hace tiempo que no ha mostrado indignación alguna como ante muchas de las cosas que salen del Vaticano o de España mismo. Sin embargo, llega un momento en el que a uno se le hinchan las narices y ha de saltar por alguna parte.

Tengo que decir, que no siento para nada que esto que voy a escribir pueda molestar a alguien pues sólo faltaría que además de ser … tengamos que poner la cama.

Y sí, también sé seguro que se me va a decir que aquí no hay caridad cristiana en lo que voy a decir y que hay que tener cuidado con las palabras y todo eso pero, qué le vamos a hacer, al fin al cabo, el que esto escribe es escritor, como se dice, de brocha gorda aunque la mayoría de las veces coja la fina para escribir y me dedique a cosas, digamos, más espirituales. Pero es que a veces, las terrenas también nos afectan a los creyentes católicos a no ser que queramos mirar para otro lado o esconder la cabeza cual avestruz.

A mí todo esto que ha pasado y está pasando con el tema de los indultos a los condenados, por delincuentes de varios delitos, me parece, si hablamos a nivel de Iglesia católica, una pura vergüenza, un asco grande y unas ganas terribles de mandar a esparragar a más de uno o, si es mejor, a dedicar sus vidas a cosas para las que, al parecer, no tienen lo que deben de tener para dedicarse a las suyas.

Con franqueza tengo que decir que era más que sabida la situación de la Iglesia católica en Cataluña: prácticamente perdida toda ella y vendida al separatismo pues han de tener la ilusión de tener, en su día, algo así como una Conferencia Episcopal Catalana en su sueño independentista sueño que, por cierto, no es más que una pesadilla surgida de haber empinado el codo demasiadas veces a base de cava.

No me dirán ustedes que ponerse a favor de unos indultos tan desvergonzados y tan poco oportunos como los que han puesto en la calle sin arrepentimiento alguno y sin propósito de enmienda a una serie de malcarados individuos es poca cosa. No. Es más y más que mucha cosa.

No me dirán ustedes que ponerse a favor de unos indultos que causan separación en la sociedad es cosa a no tener en cuenta y que no podemos considerar cómplices de lo cometido a quien a favor se pone de los que cometieron los delitos.

No me dirán ustedes que hacer uso de la prostituida palabra “diálogo” para arrimar el ascua a su sardina con unas personas que dicen y mantienen que van a volver a cometer los delitos por los que fueron “condenados” no es, hacer uso de tal palabra, tomar a todo el mundo por imbécil y no tomarse a sí mismo por verdaderos necios por colaborar de tal manera con el Mal.

No me dirán ustedes que presentar un espíritu de santurrón para vender una posición impresentable no convierte a tales personas en verdaderos tontos útiles de unos partidos de izquierdas e izquierdistas partidarios del “arderéis como en el 36” y que tardarían  menos que en lo que se chupa un espárrago en volver a hacer lo mismo.

Bueno… a lo mejor la cosa va teniendo explicación si tenemos en cuenta que los mismos que ahora apoyan a los obispos de Cataluña, cobardes y vendidos del todo a lo que ya sabemos, no hicieron mucho cuando el Ejecutivo (nunca mejor nombre) de España acabó profanando la tumba de Francisco Franco Bahamonde que fue el mismo que permitió, con su cruzada, que ahora haya señores que puedan hacer lo que hacen y quedarse tan tranquilos.

La cosa es que, como hemos dicho arriba, da verdadero asco y no estamos seguros si quienes han apoyado eso lo han hecho tapándose la nariz para no oler el nauseabundo olor que debió salir de la habitación donde el Maligno había plantado la semilla de la discordia.

De todas formas, y con ser esto un desahogo que se queda más que corto, el que esto escribe sabe perfectamente que aquí no va a pasar nada. Bueno, no va a pasar nada hasta que pase y, entonces, a más de uno se le va caer la cara de vergüenza.

Y otro de todas formas: vean que no he citado a nadie en concreto ni he arremetido contra personas que deben creerse honorables por el cargo que ocupan porque no deben darse cuenta de que el honor no va aparejado al sillón sino, en todo caso, a la persona y, en fin, vamos, como que no es el caso en todas las personas que ocupan ciertos sillones eclesiales…

Pero ¿saben ustedes lo mejor de todo? Pues lo mejor es que hacemos la pregunta que titula este artículo en la seguridad de que Dios será bueno pero, ¡Ay!, justo. ¿Creen aún en eso?

Por cierto, deberían tener en cuenta las ruedas de molino: primero, para no obligarnos a comulgar con algunas de ellas y, segundo, para no tener que colgárselas al cuello por el escándalo causado…

Amén. 

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos. 

Panecillo de hoy: 

Agradar al mundo nunca ha sido cosa de los hijos de Dios.

Para leer Fe y Obras. 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.  

28.12.20

Santos e inocentes y bromas menos

Santos Inocentes Martires

Seguramente habrá a quien todo esto parezca un tema menor y a quien echar unas risas, a costa de lo que sea, le vendrá hasta bien en la vida tan achuchada que lleva la humanidad en este año que pronto termina. Sin embargo, al que esto escribe, le repatea y molesta que se hagan gracias a costa de un tema así.

¿Quién no se ha reído cuando le han gastado una broma o ha visto cómo se la han gastado a otro? Es más, incluso hay un programa de televisión que hacen mofa y escarnio de la cosa aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el Manzanares por Madrid, el Sena por París o póngase el río que se quiera poner allí por dónde pase.

Que sí, que sí, que hacer un chascarrillo no siempre es mala cosa. Sin embargo, hay en el año más de trescientos sesenta días para hacer eso y tiene que ser el 28 de diciembre cuando esté establecido que el asesinato sea recordado como cosa graciosa porque, es que, además, no le cambian el nombre al susodicho día y las bromas se gastan a “inocentes”…

El caso es que esto sólo podíamos pensar que se hace por ignorancia (ya saben, tener un desconocimiento total de lo que se recuerda tal día) Pero es que, en verdad, nos resulta muy difícil que a esta altura del siglo en el que estamos (el XXI) haya quien ignore lo que pasó un día como aquel en el que un sátrapa y un malnacido decidió terminar, por su poder, miedo y egoísmo, con la vida de los niños que tuvieran algo así como dos años o menos.

Los santos inocentes | Reliquiosamente

Se suele decir que es el “Día de los inocentes” pero, al parecer, no se quiere comprender que los tales “inocentes” no eran tontos, bobos o personas a las que se podía tomar el pelo sino “inocentes” en el más puro de la expresión: los que no tienen, tenían, culpa de nada y, a pesar de eso, acabaron muriendo a manos de los esbirros del poder establecido en aquella tierra sagrada.

Nosotros preferimos recordar a los niños que murieron por “causa” del Hijo de Dios porque, sólo por eso, ya tenían ganado el Cielo de forma inmediata (y eso que aún no se había abierto para toda alma limpia) pues es lo que diría, algunos años después, cuando proclamó las Bienaventuranzas. ¿Y puede haber alguien que pueda morir más directamente por causa del Mesías cuando se pasa al otro mundo “en lugar” de Quien buscaba Herodes? Y es que creemos que aquellos niños fueron, en sentido estricto, Otros Cristos, el mismo Cristo, como suele decirse de lo que debemos ser cada uno de sus discípulos.

No lo podemos negar. Lo mismo que no nos gusta, para nada, celebraciones paganas como las que celebran el 1 de noviembre (y ya saben ustedes a qué nos referimos que es lo que aquí ni siquiera se va a nombrar) haciendo lo propio con el, digamos, cumpleaños de Satanás, tampoco nos gusta lo más mínimo que haya risas y no oraciones, algarabías y no llantos por aquellos niños, santos, que vieron a Dios antes de tiempo, por así decirlo.

Por tanto, nos gustaría mostrar, y mostramos, nuestro desagrado más absoluto con aquellas bromas, chanzas, risotadas o lo que se le pueda asemejar cuando se hace a costa de aquellos Santos Inocentes que dieron su sangre como verdaderos mártires, pues lo fueron.

Santos Inocentes, rogad por nosotros y perdonad tales afrentas.

Eleuterio Fernández Guzmán 

  

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

 

Panecillo de hoy:

 

Debería dar vergüenza hacer según qué cosas.

 

Para leer Fe y Obras.

 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

30.10.19

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - La Cruz en nosotros

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

La Cruz en nosotros

 

“Se me ocurre, y escribo, que la Cruz bien puede ser la huella dactilar del alma.“ (El sillón de ruedas, p. 109)

 

Pudiera parecer, según las mismas palabras del Beato Manuel Lozano Garrido, que lo que ahora escribe y aquí traemos que se trata de una ocurrencia o algo así como lo que le pueda parecer en un momento determinado. Vamos, como una cosa que no tiene importancia.

Sin embargo, no es el caso.

El Beato de Linares (Jaén, España) nos tiene que decir algo que es muy importante y que tiene que ver, como tantas veces, con nuestra salvación eterna.

El caso es que lo escribe, Lolo lo escribe, para que aquellos que pudiera leer lo escrito, lo tengan en cuenta. Y es que era sabedor que realidades espirituales como las que ahora ponía sobre el papel, podían hacer mucho bien a quien llegara a tener conocimiento de ellas. Y por eso, cuando se le ocurre esto, lo escribe.

Digamos que lo que nos dice Lolo tiene mucho que ver con lo que decimos que creemos. Y decimos (valga la redundancia) “decimos” porque una cosa es lo que sostenemos acerca de nuestra fe católica y otra, ¡Ay, por desgracia!, lo que muchas veces mostramos.

Leer más... »

13.10.19

La Palabra del Domingo - 13 de octubre de 2019

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Lc 17, 11-19

 

 

“11 Y sucedió que, de camino a Jerusalén, pasaba por los confines entre Samaría y Galilea, 12 y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia 13 y, levantando la voz, dijeron: ‘¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!’ 14 Al  verlos, les dijo: ‘Id y presentaos a los sacerdotes.’ Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios.15 Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; 16 y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano. 17 Tomó la palabra Jesús y dijo: ‘¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? 18 ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?’ 19  Y le dijo: ‘Levántate y vete; tu fe te ha salvado.’”

      

COMENTARIO

 

Dar, siempre, gracias a Dios

 

Es más que cierto que muchas veces tomamos las gracias que Dios nos entrega y luego nos olvidamos, precisamente, de Quién nos la entregado. Y eso es lo que pasa con muchos de los leprosos que curó el Hijo de Dios en la ocasión que nos trae el Evangelio de San Lucas. 

Todo, sin embargo, no puede ser objeto de crítica. 

Decimos esto porque aquellas personas, que tenían una enfermedad gravísima y que no tenía cura, tenían fe. Y es que sabían que Jesús, el Maestro, podía curarles de su grave dolencia. 

Aquellos hombres, que eran leprosos, sabían que médicamente nada se podía hacer por ellos. Debían, pues, vivir fuera de los pueblos y, además, vestir de una forma determinada con el objeto de que se supiera que eran leprosos y nadie se les acercara por miedo al contagio. 

Vivían, por decirlo pronto, de forma miserable porque no tenían los medios de vida ordinarios. Ni siquiera, por ejemplo, podían pedir limosna entre quienes no fueran leprosos y eso hacía de sus vidas una realidad insoportable. 

Leer más... »