Prime Video, de Amazon e hirientes blasfemias

Respeta mi fe +” Éste es el título de una campaña que acabamos de recibir  por e-mail, y a la que desde “Noticias Cofrades del SUR” nos unimos. -  Portada - SevillaPress

Realmente, y en honor a la verdad, no me extraña nada de nada esto que me ha pasado. Y es que según están las cosas en este mundo sin Dios tampoco es cosa ilógica que pase esto. Sin embargo, es seguro que no conviene callarse porque, de otra forma, podrían hablar las piedras.

Resulta que tengo por costumbre, porque me gusta más que mucho el cine, ver todas las noches una película de las muchas que están a mi alcance en las diversas plataformas que, a tal efecto, el mercado pone en la mano de cualquiera.

Pues bien, como llevaba varios días viendo una serie (de título Mr. Robot) dedicada al mundo de esos individuos que se dedican a ir por la parte más negra de la web para cumplir algún tipo de misión o para hacer daño, me pareció adecuado ver una película referida a tal tema.

Bien. El caso es que acudí a Prime Video, de Amazon, para ver una de  título “Dark Web” cuyo contenido ya podemos imaginar. Y, sin embargo, no sin sorpresa vi u oí (o al revés) lo que sigue.

En un momento determinado (entre los segundos del minuto 8 que van desde el 28 al 31) escuché esto que sigue.

Digamos que la escena es la siguiente: al protagonista le dicen en una pantalla algo así como que no puede seguir con esto que estaba haciendo porque no es lo “suficientemente inteligente”. Y, claro, dadas las circunstancias y la soberbia que acompaña al caso, el tal individuo coge un cabreo del 10 y tira todo al suelo con tan mala pata que un líquido que tenía sobre la mesa cae sobre un aparato y el mismo empieza a arder.

Entonces trata de apagar el fuego pero, al parecer, no le bastaba con eso, con intentar apagarlo y evitar el desastre informático que se le venía encima sino que acompaña a la cosa con estas palabras que también salen en los subtítulos:

“Mierda, me cago en Dios”

Así quedó la cosa. Es decir, el individuo decía que se cagaba en Dios como si el Creador tuviera culpa de su soberbia y de su ira…

Como puede imaginar cualquiera que lea esto lo primero que hice fue salirme de la película y quitarla de mi perfil para no verla más.

Sin embargo, al día siguiente se me ocurrió algo que, al final, es lo que ha sido. Resulta que pensé que decir eso, por ejemplo, en Estados Unidos y, a lo mejor, en algunos lugares piadosos donde no se pueden decir según qué cosas en una película o en el teatro no podía ser posible sin ser, inmediatamente, zaheridos cuando no denunciados por eso. Y, con toda seguridad el resultado para quien eso diga no sería nada bueno…

Y, claro, dada la técnica actual, se me ocurrió que como la cosa, en el original, no podía ser así, debía escuchar la versión, valga la redundancia, original. Y allí que fui.

El mismo minuto, el 8, y los mismos segundos, desde el 28 al 31. Es decir, se trataba del mismo instante en el que el individuo dijo, en castellano y escrito en los subtítulos (porque también quería ver si ponían lo mismo en ellos pues no siempre eso pasa en su totalidad exacta…) Entonces, pude comprobar que decía, exactamente, esto:

“God… dammit”.

Eso quería decir: “Dios… maldita sea” pues yo, que tengo un conocimiento muy limitado de tal lengua, entendí muy bien tales palabras…

Si haber escuchado eso, así dicho en castellano, me produjo no poco enfado, escuchar la versión original y ver que no decía eso de “Me cago en Dios” sino que se hacía todo lo contrario: primero, referirse a Dios, digamos, como a Alguien a quien se acude en una mala situación y, luego, maldecir tal situación pero nada de nada lo que se había escuchado y leído en la traducción de tan pocas palabras.

Como he dicho arriba que a mí me extrañaba que eso se pudiera decir en una película de América del Norte, he acudido a una página que trata estos temas del cine (en concreto https://www.filmaffinity.com/) y he comprobado que, en efecto, era de tal nación por la bandera que acompaña a la misma, que tal película es del año pasado, el 2021 y alguna que otra crítica que la ponen más o menos bien. De lo que, claro, no he encontrado referencia alguna es de que en la misma un actor se cagara en Dios ante una mala situación por la que pasaba.

Entonces, podemos decir que hay quien ha autorizado que en el doblaje un actor, en vez de decir “Dios… maldita sea” dijera eso de “Me cago en Dios” consiguiendo: primero, tergiversar la intención de lo que dice en origen y, luego, incurriendo en una ofensa a las creencias religiosas de órdago y más que gorda.

Alguien, a lo mejor, dice que eso no es cosa de importancia. Sin embargo, a mí me parece grave de toda gravedad que se pueda proceder de una tal manera tan desvergonzada y escasa de un mínimo sentido moral y ético.

Es verdad que estoy seguro de que nadie más va a protestar por esto o ha protestado. Pero no puedo negar que a mí me ha parecido un acto vil y, además, necio pues nadie puede hacer lo que dice tal frase malsonante y que dicho en una nación musulmana acarrearía, de inmediato, el linchamiento público o unos buenos años de cárcel. Sin embargo, eso dicho así en España jamás va a tener algún tipo de sanción porque los tribunales se amparan en la “libertad de expresión” para tapar tales palabras obscenas. Y eso es así pues ya, en una ocasión, fue denunciada una obra de teatro de título, precisamente, “Me cago en Dios” y que era vomitada en un teatro de Madrid con la anuencia del entonces Alcalde, Ruíz Gallardón que es otra persona a la que habría que darle de comer aparte por eso y otras cosas a las que ahora no vamos a referir y que, por cierto, son causa de la situación política que ahora pervive en España por haber dejado que los zarrapastrosos del 11M se quedaran en la Puerta del Sol de Madrid, al menos, 6 meses dando lugar a que un basuriento partido político como Podemos saliera, o algo así, de aquel lodazal intelectual y aquella pocilga pública.

Pero eso, como diría aquel, es harina de otro costal…

En fin… con esto queremos decir que Prime Video, de Amazon, ha permitido y permite que en una película el doblaje, por arte de birlibirloque, diga “Me cago en Dios” en vez de “Dios… maldita sea”. Y es que lo hace, por eso, por saber de antemano, que nada va a pasar. Y es que aquí no ha habido autocensura sino autoánimo, por decirlo así.

Por cierto, antes de escribir esto tenía intención de ponerme en contacto con Amazon para hacerles saber este sin Dios. Pero luego pensé que, a lo mejor, “subsanaban” la cosa como si eso no hubiera pasado. Y pensé, de inmediato, de que de eso nada y que, al menos, algunas personas se iban a enterar de esto.

Y sobre esto último, tengo que decir que este artículo lo escribí el pasado 4 de febrero. Sin embargo, después de esperar casi tres meses y haber comprobado que la citada expresión sigue estando en el mismo lugar, he decidido publicar este artículo. Y hoy mismo, 20 de abril y antes de publicar esto lo he vuelto a comprobar por si lo habían cambiado…

Y, otro por cierto, por si acaso se pretende decir que eso nunca ha pasado, digo que tengo grabaciones en vídeo de la escena en inglés y castellano.

Amos ya…

Eleuterio Fernández Guzmán

    

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

A veces es una pena que todo pueda salir gratis. 

Para leer Fe y Obras. 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

13 comentarios

  
Alejandro
Muchas gracias por su artículo , me enseña que hay otro motivo más para hacer desagravio; y película a evitar . A los perpetradores recordarles que : de Dios nadie se burla impunemente. Viva Cristo Rey. Que Dios le pague su fidelidad .

EFG

Sólo somos siervos inútiles (al menos yo)
20/04/22 6:20 PM
  
providence
Bien hecho Eleuterio!





Ante la blasfemia

Si eres creyente y blasfemas, piensa en el daño que produces al Señor y a la Virgen y corrígete


Por: Secretariado de Santa Columba de Segovia | Fuente: www.revistaecclesia.info



Hasta hace no mucho tiempo se podía leer en muchos bares un cartel en el que ponía que estaba prohibido blasfemar en ese establecimiento bajo multa de 100 pesetas. Eso es algo que ya ha desaparecido y sólo queda en el recuerdo, pero la mala costumbre de proferir blasfemias no.

Blasfemar es algo muy común entre la gente. En medio de una conversación con otra persona, enseguida se oye un exabrupto contra Dios. Muchos dirán que eso ya forma parte del lenguaje, que es una expresión más, que se dice sin pensarlo o sin malicia. Pero lo cierto es que sigue siendo una ofensa a Dios.

El segundo mandamiento de la ley de Dios dice: “No tomarás el nombre de Dios en vano”. Prescribe claramente respetar el nombre del Señor. Regula el uso de nuestra palabra en las cosas santas. El nombre del Señor es santo, por eso el hombre no puede usarlo mal. Sólo lo debe emplear para bendecirlo, alabarlo, glorificarlo y adorarlo.

¡Qué ejemplos más bonitos tenemos en los salmos sobre la alabanza!

Por ejemplo el salmo 96: “¡Cantad al Señor bendecid su nombre! Anunciad su salvación día tras día…”; el salmo 113: “¡Alabad servidores del Señor, alabad el nombre del Señor! ¡Bendito sea el nombre Señor, desde ahora y por siempre! ¡De la salida del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor!”, el salmo 8, tan popular y conocido: “Señor, Dios nuestro, que admirable es tu Nombre en toda la tierra”, o el salmo 148 pidiendo que alabe al Señor toda la creación: “…alaben el nombre del Señor. El único Nombre sublime; su majestad está sobre el cielo y la tierra”.

Por desgracia, ya no son muchos los sacerdotes que predican en sus homilías contra la blasfemia, pero hay ejemplos, como el apóstol Santiago en su epístola a una comunidad de cristianos, en la que reprueba “a los que blasfeman contra el hermoso nombre de Jesús” (St 2,7). Y otros muchos santos, como San Juan María Vianney, que lucharon por erradicar esa costumbre en las parroquias que les habían encomendado. Y lo lograron a base de oración, penitencia y predicación.

Durante la persecución religiosa española, fueron cientos los católicos que murieron por su fe, simplemente por vivir una vida cristiana. A muchos de ellos la única condición que les ponían para salvar su vida era que blasfemaran contra Dios. Hay testimonios impresionantes de jóvenes que se negaban a ello con firmeza y en vez de proferir los insultos que los milicianos querían que dijesen, lanzaban alabanzas y vivas a Jesús y la Virgen. Uno de ellos es el de un chico de 16 años, Santiago Mosquera y Suárez de Figueroa, de la diócesis de Toledo, al que detuvieron y obligaron a blasfemar, al negarse a ello, los golpes y palizas empezaron a caer sobre él. Después de sufrimientos indecibles le llevaron a fusilar, no murió, fue herido gravemente. Al día siguiente escucha que se acerca el sepulturero, al cual le pide ayuda, la condición que le pone éste nuevamente es que blasfeme; la respuesta de Santiago “Prefiero morir antes que ofender a Dios”. El sepulturero coge un pico y de un golpe acaba con su vida. Impresionante. Merece la pena leer lo que se ha escrito sobre él y sobre otros tantos.

Todos ellos predicaron con el ejemplo, de palabra y de obra, sobre la importancia que tenía el no blasfemar.

Alguien me decía que en su trabajo era algo continuo el escuchar esta clase de juramentos contra Dios, la Virgen o los santos y que había hecho lo imposible por convencer a sus compañeros para que no las dijesen, pero todo en vano, así que decidió que cada vez que oyese a alguien insultar a Dios, él, interiormente, decía al Señor una alabanza o una oración de bendición, como acto de reparación por la ofensa hecha a Dios.

Creo que es un buen ejemplo que puede imitar, cada uno en su lugar de trabajo o centro de estudio, en su casa o en la calle. Aunque nos parezca que no sirve de nada esa oración, claro que sirve, es un acto de amor hacia el Señor y todo lo que se hace con amor tiene su recompensa.

La Virgen en su aparición del 13 de octubre en Fátima, pidió “que no se ofenda más a Dios, que ya está muy ofendido”. Y en Pontevedra le mostró su Corazón a la Hermana Lucía diciéndola: “Mira mi Corazón, cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú al menos, procura consolarme y di que todos los que durante cinco meses seguidos en el primer sábado se confiesen, reciban la Sagrada comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme, les prometo asistir en la hora de su muerte con las gracias necesarias para su salvación.” La Virgen pide expresamente que no se la ofenda más y que se haga un acto de reparación por esos pecados.

Frente a esas expresiones de odio o reproche a Dios, la Iglesia ha recogido otras, llamadas alabanzas de reparación, que reza durante la exposición del Santísimo, pero que pueden decirse en cualquier otro momento como acto de amor a Cristo: “Bendito sea Dios”, “Bendito sea su santo Nombre”, “Bendito sea el Nombre de Jesús”, “Bendito sea el Nombre de María Virgen y Madre”…

Si eres creyente y blasfemas, piensa en el daño que produces al Señor y a la Virgen y corrígete. Si no lo haces, a lo mejor son personas de tu familia o amigos cercanos a los que si que “se les escapa” en algún momento esas palabras; quizás con la confianza que puedas tener con ellos, les puedas comentar que no las digan. Seguramente que si se lo explicas bien y te tienen aprecio, se corrijan.

Es por Cristo por quien sacas la cara y Él ya lo dijo: “El que se avergüence de Mí y de Mis palabras, de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en Su gloria” (Lc 9,6).

Ojalá salgan siempre de nuestros labios oraciones de alabanza al Señor, como la que dijo el profeta Daniel: “Bendito tu Nombre, santo y glorioso, a él gloria y alabanza por los siglos”.

fuente

https://es.catholic.net/op/articulos/18832/cat/131/ante-la-blasfemia.html#modal
20/04/22 7:29 PM
  
Elvis
Estoy totalmente de acuerdo!... Aunque algo si que me deja sorprendido: que hace usted "disfrutando" de Mr. Robot? Esa serie tiene serias faltas morales -de cabo a rabo -, en si muchas cosas perversas, y usted se fija y protesta en la profanación objeto de la traducción de alguien de por cierto mal intencionado!
Llegué a España de Latinoamérica y me queje con un sacerdote porque decían "me cagó en la ostia(?)!... El Sacerdote me explicó que no tenía que ver con la Sagrada forma, sino que es meramente una expresión coloquial!... Y tal vez el que tradujo eso que usted nombra, lo hizo por su forma coloquial, y no tanto por ofender a Dios!...

Sin embargo Le invito a buscar mejor entretenimiento, algo más sano... Si quiere saber más cosas que hacen los hackers, orientese por un documental y no por programas de las plataformas de Streaming!

Paz y Bien
20/04/22 11:13 PM
  
penc
En España hasta dicen que se cagan en diez para no decir la blasfemia, esa expresión debe venir de la guerra civil o antes y por culpa de ese rojerio de origen masónico. Mas que Amazon la responsable más inmediata es la traductora alguien de fuera confía en que se está haciendo un buen servicio y a lo sumo se hacen auditorías externas pero aún así en una auditoría no hay tiempo de verlo todo sino muestras de cosas.
20/04/22 11:59 PM
  
África Marteache
Ciertamente el mundo del cine y la televisión se está poniendo imposible de puro obsceno. Así nos encontramos todos pegando respingos cada dos por tres.
21/04/22 12:12 AM
  
Seledad
Decir malas palabras es pecado.
21/04/22 12:15 AM
  
Jorge Cantu
Eleuterio:

"Entonces, podemos decir que hay quien ha autorizado que en el doblaje un actor, en vez de decir “Dios… maldita sea” dijera eso de “Me ca... en Dios” consiguiendo: primero, tergiversar la intención de lo que dice en origen y, luego, incurriendo en una ofensa a las creencias religiosas de órdago y más que gorda".

Maldad y vileza pura y dura, desprecio y odio a Dios, eso es lo que es. Sólo una bóveda craneana llena de mier... (la del doblista y sus patrocinadores) y que se alimenta de una sociedad que nada en pensamiento y lenguaje de mier... puede escurrir espontáneamente esta clase de derrames fétidos. Reconozcamos que hoy es común y cotidiano, en todo Hispanoamérica pero especialmente en España este tipo de lenguaje soez y torpe en los diversos ambientes en especial en los productos de ciertos 'medios de comunicación' con lo cual pretenden dar realismo a sus relatos, tomándolo como algo común y hasta gracioso.

¿Dejar en "ofensa a las creencias religiosas" un insulto tan flagrante y bajo a Dios nuestro Creador y Padre amoroso? A mi parecer es quedarse demasiado corto y si me preguntan debe ser delito gravísimo de pena de muerte con tortura.

"Pero no puedo negar que a mí me ha parecido un acto vil... y que dicho en una nación musulmana acarrearía, de inmediato, el linchamiento público o unos buenos años de cárcel".

Es triste y vergonzoso que los cristianos tengamos que lamer nuestras heridas y tragarnos nuestra frustración consolándonos en la 'ejemplaridad' de los musulmanes en el combate a la blasfemia. Urge apoyar y apoyarnos en agrupaciones como 'Abogados Cristianos' para hacer valer nuestros derechos, y si esos derechos no son reconocidos, hacer presión hasta que lo sean.
21/04/22 12:17 AM
  
Adamastor
Me temo que la traducción no es tan mala, damned se traduce maldito o condenado, sí, pero mientras aquí maldito es el cuchillo que no corta y condenado el chiquillo que hace travesuras, allí conserva el significado original de condenado al infierno, y es una expresión casi blasfema.
21/04/22 2:00 AM
  
Preguntando
Que ese tipo de blasfemias son normales en España y como tal los traductores cogen la frase original y la castellanizan.

EFG

Pues creo que entre "Dios, maldita sea" y "Me cago en Dios" hay una diferencia abismal y no es posible hacer como si significaran lo mismo.
21/04/22 11:28 AM
  
Alejandra
Yo me he encontrado a menudo con esos doblajes - y también en los subtítulos, cuando veo el producto en versión original- que tergiversan el original hasta, incluso, decir lo contrario. Es habitual en series y películas, como si en España no pudiera decir alguien, de manera creíble, "maldita sea", "vaya por Dios" o cualquier otra expresión.
21/04/22 2:03 PM
  
juvenal
"Me cago en dios" ha sido de toda la vida una expresión en el hablar habitual de España. Es mas, yo diría que se escuchaba mucho mas en el franquismo.

EFG

Pues entonces sólo debemos admitirla por ser dicha muchas veces... algo así como cuando la Real Academia Española de la Lengua admite la palabra "almóndiga" porque es que el personal no lo dice del todo bien...
21/04/22 5:19 PM
  
CESAR
Es cuestión de miguitas, y miguitas, van sembrando abandonar la idea de Dios existe con sutileza, y no como hicieron los SOCIALISTAS ALEMANES, eso de Dios ha muerto, fue muy brusco, ... hay que cargarse a la iglesia poco a poco.... piensan que la fe la tendrán en ellos, como si fueran faraones egipcios, y el pobre y analfabeto pueblo, cede, y cede.

No ha sido casualidad, y también oigo las películas en versión original para ver cuantas veces dicen ... "gracias a Dios estamos vivos", o del tipo " que Dios te acompañe". América es profundamente creyente, más de lo que vemos en las películas, y cada día me da más envidia.

Cuando era pequeño, educado por socialistas españoles, al igual que los nazis, nos educaban alejando a la abusadora iglesia, y los crueles reyes.... pero ya hemos visto... tocan poder, y vemos que no los odian, lo envidian, envidian el poder, envidian su dinero.... el peor gobierno de la historia, con permiso de Godoy (el zapatero o sánchez de la época, y me perdonaran, pero los pongo en minúscula para no ofender a mis amigos de apellido Zapatero y Sánchez).
21/04/22 5:50 PM
  
Maria M.
En primer lugar, Eleuterio, Gracias por este artículo, gracias por investigar y tres veces gracias por regalar tu tiempo y esfuerzo en proteger el nombre de Dios, creo que granitos de arena hacen montañas y a partir de ahora cuando oiga esa expresión en boca de mis semejantes, algunos de los cuales escucho decir esta abominable expresión en zonas rurales del norte de España, no me quedaré callada, ahí va mi humildísima aportación, pero no quedará sin frutos.

También añadir, que no me parece justo, que el comentarista Elvis, aproveche tu trabajo en este artículo para echarte una reprimenda por ver otro tipo de películas, pues aunq no las aprobara yo tampoco, no es el momento ni la ocasión más oportuna para hablarte de esta manera....

Así que te Felicito, Eleuterio!!! Y agradezco de nuevo tu sensibilidad hacia Dios nuestro Señor y te pido que no cambies en este sentido, pues tu artículo es excelente!!!!
23/04/22 9:51 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.