3.10.22

Un amigo de Lolo – “Lolo, libro a libro” – Sacrificios ofrecidos

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

Sacrificios ofrecidos

  

“Tercera noticia. ‘Hacen falta donativos de sangre. Sin las debidas reservas, se llegaría a una situación sin remedio caso de ocurrir una catástrofe’.


Moraleja: Se necesitan también muchos sacrificios generosos para asegurarle al mundo la salvación. Sin reservas espirituales, ¡ay de esta pobre naranja achatada! (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 94)

 

El 3 de junio de 1962, Lolo escribe en su diario que “Dios tiene que hablar y lo hace con proverbios, con parábolas o con lo que haga falta”. Y acto seguido pone una serie de ejemplos de noticias en las que el Beato de Linares (Jaén, España) aprecia más que bien la mano del Creador y Todopoderoso Padre Eterno. En artículos anteriores hemos traído la primera y la segunda de las noticias; ahora, les traemos la tercera que, como pueden leer arriba, dice lo que dice y que tiene que ver con los sacrificios que, bien ofrecidos a Dios, son causa de abundantes frutos espirituales siendo, además, muy necesarios para alcanzar bienes espirituales mayores… 

Quien es donante de sangre sabe muy bien la importancia que tiene dar la suya por si acaso hace falta (que suele ser que sí siempre) y alguna persona puede salvar su vida o, como poco, mejorarla. Y por eso no son pocas las campañas que se hacen para hacer un llamado a la donación de líquido tan preciado. Y, claro, si falta el mismo (suele pasar en verano cuando hay dispersión del personal y cierto olvido…) es casi seguro que puede acarrear, tal falta, más de una dificultosa situación.

Hasta ahí la noticia en sí que es, siempre lo es, importante por lo que supone la misma. Pero Lolo, como siempre hace, lo lleva al terreno espiritual que, podríamos decir, es lo suyo… Y lo hace para obtener no poca sustancia de tal jaez que, ya de paso, nos viene la mar de bien a quienes leemos esto que nos dice, ahora, como tercera noticia de las que forma este texto del Beato de Linares (Jaén, España) 

Es cierto y verdad eso que dice Lolo de los sacrificios. 

Sacrificarse, así, sin más, seguramente no tenga más sentido que el que pueda darle la persona que los hace. Pero los católicos sabemos muy bien lo que podemos hacer con los mismos: ofrecerlos. 

El ofrecimiento a Dios de nuestros sacrificios (es de suponer que con intensiones santas y sanas) tiene mucho que ver con la comprensión que tenemos de realidades espirituales como es la comunión de los santos o, en fin, de aquella unión que tenemos con el resto de creyentes. 

Ofrecer a Dios un sacrificio (y hacerlo con franqueza) es la prueba más evidente de que comprendemos lo que es el amor, la misericordia, el auxilio, etc. Y lo hacemos por la sencilla y noble razón según la cual espera nuestro Creador que sus criaturas comprendan lo que supone hacerse de menos uno mismo (en eso consiste, al fin y al cabo, sacrificarse; humillarse ¿no?) por un bien superior como puede ser el de otra persona o intención… 

Pero eso no es más que un simple apunte de lo que cualquiera que sepa algo de la fe católica que tiene comprende y, en cuanto puede, hace. Sin embargo, hay más. 

Las palabras de Lolo, como podemos comprender, son dichas y escritas (cuando lo son como es este caso) por un santo y eso, se diga lo que se diga, tiene mucha importancia. 

Esto de arriba lo decimos porque apunta el linarense universal a algo que es crucial para nuestra vida espiritual. Y es que dice que debe haber “reservas espirituales” para la salvación que el mundo ha de alcanzar. 

Esto es muy importante porque nos pone sobre la pista de que no sabemos cuándo va a ser tal salvación y, por tanto, debemos ir acumulando tales “reservas espirituales” a modo, ciertamente (y también), de sacrificios ofrecidos a Dios. Y sólo así será posible, cuando eso sea posible, que el mundo se salve. Y por eso nos dice el Hijo de Dios que es mejor que guardemos para el Cielo y que no acumulemos para la vida en el mundo donde hay ladrones y donde la polilla lo corroe todo… 

El caso es que, ciertamente, sólo existiendo tales “reservas espirituales” para cuando llegue el momento de la salvación del mundo será posible la misma. Eso, claro está, independientemente de la bondad y voluntad de Dios que podrá salvar al mundo de la forma que le parezca existan o no tales reservas. Sin embargo, no es poco cierto que nuestro Creador ha de preferir que las haya porque así habremos mostrado y demostrado que nos creemos la fe que tenemos. Así de sencillo y de simple; así nos lo dice Lolo acumulando, por su parte, muchas de tales reservas a partir de sacrificios santamente ofrecidos a Dios que es, por eso mismo, una muestra más de su santidad personal.

   

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

1.10.22

La Palabra para el Domingo - 2 de octubre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Como es obvio, hoy no es domingo 2 sino sábado, 1 de octubre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana, el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del domingo siguiente.


También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.

Lc 17, 5-10

“5 Dijeron los apóstoles al Señor; ‘Auméntanos la fe.’ 6 El Señor dijo: ‘Si tuvierais fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: “Arráncate y plántate en el mar", y os habría obedecido.’ 7 ‘¿Quién de vosotros tiene un siervo arando o pastoreando y, cuando regresa del campo, le dice: ‘Pasa al momento y ponte a la mesa?’ 8 ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame algo para cenar, y cíñete para servirme hasta que haya comido y bebido, y después comerás y beberás tú?’ 9 ¿Acaso tiene que agradecer al siervo porque hizo lo que le fue mandado? 10 De igual modo vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado, decid: Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer.’”

COMENTARIO

Saber que somos siervos inútiles

Jesús había venido a enseñar. Y lo que tenía que enseñar era lo básico de la fe en Dios Todopoderoso y el respeto a la Ley del Creador.

Jesús, por tanto, sabía que debía transmitir una serie de verdades que, simplemente, se habían olvidado o se habían dejado escondidas debajo de muchos celemines.

Pero en algunas ocasiones eran los mismos que había elegido el Mesías quienes le preguntaban. Así, por ejemplo, en una ocasión, le pidieron que les enseñar a orar. Jesús, entonces, les enseñó el Padre Nuestro que, desde entonces, es la oración con la que los hijos de Dios se acercan a su Padre.

Ahora le piden, le ruegan, que les aumente la fe. Es decir, ellos quieren estar más cerca de Dios pero como no saben cómo hacerlo. Por eso se dirigen a su Maestro porque saben que Él está muy cerca del Todopoderoso.

Jesús, para eso, parte de cómo son ellos, aquellos que le ruegan una cosa así.

El Maestro utiliza una palabra que, dicha como la dice, es verdaderamente terrible: “si”. Y es que tal “si”, condicional, supone que, para empezar, no cree que tengan mucha fe aquellos que eso le piden. Por eso utiliza tal palabra como diciendo que, de tener fe, ellos podrían decir a un sicómoro que se moviera del sitio en el que estaba plantado.

Es más, habla Jesús de un grano de mostaza. Es decir, que la fe debería ser, al menos, tan pequeña como un grano de mostaza que, como sabemos, no es muy grande.

Ellos, sin embargo, han de escuchar aquello con no poca vergüenza pero, a la vez, con ganas de aprender y comprender lo que les está diciendo el Hijo de Dios.

Pero este texto hay algo que es muy importante y que tiene que ver con la posición que cada uno de los hijos de Dios, que cada uno de los fieles católicos, tenemos: qué es lo que somos.

Nosotros somos siervos. Y eso, dicho así, puede parecer que es importante reconocerlo porque nos pone en la situación verdadera en la que estamos. Pero supone que debemos cumplir con lo que manda el Señor, nuestro Señor que es Dios mismo y ver el ejemplo que su Hijo Jesucristo vino al mundo a mostrar.

Pues bien, aquello que hacemos que está de acuerdo con la voluntad de Dios no ha de suponer mérito alguno (en el sentido de sentirlo con soberbia) para nosotros sino, en todo caso, la comprensión acerca de que es lo que debemos hacer, ni más ni menos.

“Hemos hecho lo que debíamos hacer”. Pero Cristo sabe que muchas veces no hacemos lo que debemos hacer sino, justamente, lo contrario. Y nos insta a que sepamos comprender qué es lo que nos conviene que no es, precisamente, la demostración de una falta de fe que, por desgracia, tantas veces es evidente.


PRECES


Por todos aquellos que no quieren tener fe.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que no admiten ser siervos inútiles.

Roguemos al Señor.


ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos a aumentar nuestra fe.


Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber ser humilde es el secreto de muchos bienes espirituales.

26.09.22

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” – Necesaria bondad

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

Necesaria bondad

 

”Segunda noticia. ‘En la Alemania Occidental se ha suspendido el saludo de estrechar la mano para evitar una epidemia de disentería’

Moraleja: La bondad es aún más contagiosa. Dios anida en el corazón de las criaturas que le aman y el bien se va extendiendo al roce de las palabras, los hechos y los testimonios. Hay que

asegurarse de hombres buenos y el bien será como una mancha de aceite“ (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 95)

  

El 3 de junio de 1962Lolo escribe en su diario que “Dios tiene que hablar y lo hace con proverbios, con parábolas o con lo que haga falta”. Y acto seguido pone una serie de ejemplos de noticiasen las que el Beato de Linares (Jaén, España) aprecia más que bien la mano del Creador y Todopoderoso Padre Eterno. En un artículo anterior trajimos la primera de las noticias; ahora, les traemos la segunda que, como pueden leer arriba, dice lo que dice y que tiene que ver con la bondad que es, sí, una virtud que no siempre ponemos en práctica los hijos de Dios.

Antes que nada debemos decir que nos suena mucho eso de dejar de darse la mano para no contraer determinada enfermedad… o virus pues llevamos más de dos años haciendo, en nuestra patria (y en las de las demás personas también), casi lo mismo… Y es que poco parece haber cambiado desde los tiempos de Lolo…

De todas formas, digamos que las “noticias” que trae Lolo a su libro sirven, digamos, de pie para explicar lo que eso tiene que ver con el discípulo de Cristo y, claro, con Dios mismo. Y eso es lo que pasa con esta pues es cierto y verdad que no ha de ser tan importante una que lo sea como la que habla de eso que sucedió entonces en Alemania. Lo otro, lo que refiere el linarense universal sí que es crucial para nosotros. 

El caso es que la clave de todo esto, de la importancia de la bondad, es que Dios “anida en el corazón de las criaturas”. Ahora bien, añade algo que es muy importante y que debe hacernos pensar como somos nosotros a tal respecto. Y es que añade “que le aman”. 

Decir esto ha de suponer, para empezar, que hay criaturas que no aman a Dios. Y, entonces, no es que el Creador no quiera anidar en sus corazones sino que son ellas mismas las que no le dejan anidar y, simplemente, se olvidan de Quien les ha traído al mundo y, además, les mantiene en el mismo. 

Nosotros sabemos más que bien que hay muchas criaturas que no aman al Creador. Y que muchas lo hacen, a lo mejor, por desconocimiento del mismo pero hay otras que, habiéndolo conocido lo han olvidado de forma voluntaria. Y, en tales casos, tampoco resulta extraño entender que tales criaturas, al no conocer o haber olvidado a Dios, no lo tienen en su corazón: en primer lugar, porque quien no lo ha conocido difícilmente es consciente de eso; en segundo lugar, porque quien lo ha conocido y lo ha querido olvidar… en fin, pues se sabe qué es lo que pasa en tal caso… 

De todas formas, nosotros vamos a dejar de lado a tal tipo de criaturas y a centrarnos en lo que dice Lolo sobre las criaturas que sí aman a Dios y lo tienen en su corazón o, mejor que quieren darse cuenta de que lo tienen.

 Con lo que se dice, con lo que se hace y con lo que se muestra. Así es como la bondad que Dios siembra en el corazón de sus criaturas (que le aman y en las otras también pero…) se extiende por doquier. Y eso es, verdaderamente, más “contagioso” (en el buen sentido de la expresión) que cualquier virus o epidemia. Y, seguramente, es lo que Lolo ha querido decirnos con estas palabras: basta dejar que la bondad que Dios ha sembrado en nuestros corazones para que el mundo sea mejor. Así de sencillo.

   

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

24.09.22

La Palabra para el Domingo - 25 de septiembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Como es obvio, hoy no es domingo 25 sino sábado, 24 de septiembre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana, el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del domingo siguiente.


También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.

Lc 16, 19-31



“19 ‘Era un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. 20 Y uno pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su portal, cubierto de llagas, 21 deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico… pero hasta los perros venían y le lamían las llagas. 22 Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado. 23 ‘Estando en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24 Y, gritando, dijo: ‘Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que moje en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama.’ 25 Pero Abraham le dijo: ‘"Hijo, recuerda que recibiste tus bienes durante tu vida y Lázaro, al contrario, sus males; ahora, pues, él es aquí consolado y tú atormentado. 26 Y además, entre nosotros y vosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieran pasar de aquí a vosotros, no puedan; ni de ahí puedan pasar donde nosotros.’ 27 ‘Replicó: ‘Con todo, te ruego, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos, para que les dé testimonio, y no vengan también ellos a este lugar de tormento.’ 29 Díjole Abraham: ‘Tienen a Moisés y a los profetas; que les oigan.’ 30 El dijo: ‘No, padre Abraham; sino que si alguno de entre los muertos va donde ellos, se convertirán.’ 31Le contestó: ‘Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán, aunque un muerto resucite.’”



COMENTARIO

Lázaros y Epulones; Lázaros o Epulones

Este texto evangélico del que escribió el médico San Lucas es muy conocido. En realidad, como suele suceder, ha sido leído muchas veces en la Santa Misa, ha sido escuchado otras tantas veces por aquellos hermanos en la fe que han acudido a ellas y, como es de esperar, muchas otras veces será leído y escuchado. Lo que puede pasar es que, a lo mejor, no es entendido del todo.

Aquí hay algo muy sencillo: hay un hombre rico y hay un hombre pobre, muy pobre. Y la Santa Biblia, como para dejar las cosas claras (y teniendo en cuenta la importancia que el pueblo judío da al nombre) al hombre rico ni siquiera le pone nombre. Y, teniendo en cuenta que es Cristo mismo quien da constancia de tal texto… podemos imaginar lo que quería decir con eso.

De todas formas, como el hombre quiere manejar datos palpables, se le ha dado el nombre de Epulón a tal rico porque el significado de tal palabra tiene que ver con el hombre que come mucho o disfruta comiendo y Cristo dice que era uno que todos los días daba espléndidas fiestas donde se hartaba de comer…

Pues bien, los paralelismos entre Epulón y Lázaro y nosotros mismos saltan a la vista. No obstante Cristo no habla por hablar sino que hay que sacarle toda la punta que se pueda a sus palabras porque son santas, porque son Palabra de Dios.

En el mundo siempre ha habido Lázaros y Epulones. Es decir, la riqueza y la pobreza han existido siempre y, seguramente, seguirá existiendo. Hasta ahí nada que objetar porque, como se diría popularmente, es lo que hay. Es más, Jesús ya dijo que a los pobres siempre los tendríamos con nosotros. Y, para que haya pobres… tiene que haber ricos.

Bueno. Nosotros, que podemos ser de los unos o de los otros podemos situarnos, porque ya sabemos qué pasó entonces, en un lugar privilegiado (de cara al corazón de Dios). Es decir, que como esto lo hemos leído muchas veces y escuchado otras muchas veces no podemos llegar a ser tan de corazón duro como para no darnos cuenta de lo que quiere decir el Hijo de Dios: hay ricos (o, simplemente, más pudientes que otros más pobres; no sólo muy ricos sino, por decirlo pronto, de un nivel medio pero frente a los más necesitados) y hay pobres. Si somos de los primeros… ¿qué haremos?

Parábola del rico epulón y el pobre Lázaro - Wikipedia, la enciclopedia  libre

El ejemplo lo tenemos más que puesto en primer lugar: Epulón fue al Infierno (sin medias tintas) mientras que Lázaro fue al Cielo. Pero ¿fue al Cielo sólo por ser pobre? No. Fue al Cielo porque supo soportar su pobreza y ponerse en manos de Dios. Y, por otra parte, ¿Epulón fue al Infierno por ser rico? No. Fue al Infierno por no saber ser rico y no favorecer con su riqueza a quien estaba ¡en el portal de su casa!
Pero eso podemos aplicárnoslo cada uno de nosotros. Si bien no tengamos tantos bienes como tenía Epulón, seguramente estaremos en una situación (de ser el caso, claro está; de eso se trata) mejor que otros muchos que, sabemos, están mucho peor que nosotros. Entonces… podemos hacer como hizo Epulón o hacer algo muy distinto: echar una mano, ver en el pobre a Cristo o, en fin, hacer como que creemos en lo que creemos.

El caso es que Jesús hasta nos avisa de algo terrible: ni siquiera aunque un muerto resucite se convencerán muchos de lo que, en verdad, les conviene: aplicar la ley del amor y de la misericordia. Y es que Cristo resucitó y aún hay quien no cree ni en el uno ni el otro.

Y así estamos: ciegos y más que torpes para con nuestra vida eterna; Epulones las más de las veces; Lázaros sólo en teoría.

PRECES

Por todos aquellos que abusan de sus egoísmos.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que se empeñan en no escuchar a Dios.

Roguemos al Señor.


ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos a escucharte. 

Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

 

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber lo que nos corresponde hacer es saber lo que quiere Dios de nosotros.

19.09.22

Un amigo de Lolo – “Lolo, libro a libro” – Cómo es Dios

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

Cómo es Dios

  

“Primera noticia. ‘En los Estados Unidos han condecorado a un general japonés que fue el peor de sus enemigos durante la última guerra’.

 

Moraleja: Dios es todavía más generoso. Le escupimos, le pisoteamos, un buen día le pedimos perdón y Él nos abraza y nos da a gustar la Gloria para siempre…” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 95)

 

 El 3 de junio de 1962, Lolo escribe en su diario que “Dios tiene que hablar y lo hace con proverbios, con parábolas o con lo que haga falta”. Y acto seguido pone una serie de ejemplos de noticias en las que el Beato de Linares (Jaén, España) aprecia más que bien la mano del Creador y Todopoderoso Padre Eterno. Y la primera de ellas es la que hemos traído aquí y dice, como pueden leer arriba, lo que dice.  

Es más que sabido que entre la justicia del hombre y la de Dios hay muchas diferencias. Y las hay porque no es lo mismo, precisamente, el corazón de la criatura de Dios que el del Creador. 

De todas formas, pareciera que se acercan uno y otro en este texto en el que vemos que se ha perdonado, mediando condecoración, a una persona que, según dice Lolo (y sería verdad) que era el peor de los enemigos del pueblo americano del norte. Y es que ya sabe que, a veces, el vencedor puede mostrar misericordia con el vencido que, para eso, ha sido vencido… 

La cosa, sí, supone una extensión apropiada del perdón e, incluso, de la misericordia. Sin embargo, Lolo sabe que Dios es más, que es mucho más y por mucho más que digamos siempre nos quedaremos cortos. 

Lolo entrevé generosidad en condecorar a quien ha sido enemigo. Es más, pareciera que es algo fuera de lugar pero, como decimos, el vencedor que muestra tal tipo de comportamiento podemos considerar que ha sabido ganar cosa que, por cierto, no siempre es fácil… Y ahí está la mano de Dios… ablandando los corazones.  

Sí, hay generosidad en un gesto así. Sin embargo, sabe nuestro amigo que Dios es “todavía más generoso”. Y entonces viene a decir qué es lo que solemos hacer con Aquel que nos creado y, no lo olvidemos, nos mantiene en el mundo. 

Que nosotros escupimos a veces en el rostro de Dios (pensemos a qué nos referimos con eso) es algo que no nos es desconocido. Y no lo es porque en algunas ocasiones hacemos eso cuando queremos despreciar lo que supone Dios para nosotros y, en tal manera, le escupimos como cuando hacemos tal cosa con alguien a quien queremos manifestar nuestro más absoluto desprecio… 

Que nosotros pisoteamos a Dios mismo (aunque eso, en realidad, sea imposible) es algo que no nos es desconocido porque en alguna que otra ocasión hacemos como que no lo queremos y hacemos como cuando ponemos nuestra planta del pie en algún animalillo que creemos nos molesta. Queremos acabar con el mismo y, eso, lo pisoteamos, también aquí despreciando su propia existencia. 

Pero como no somos tontos del todo (¡del todo!) es de esperar que tales acciones nuestras nos pesan en el corazón y, al fin y al cabo y por necesidad espiritual y, creemos, que por amor también, acudimos a Dios para pedirle perdón por nuestra horrible forma de ser en muchas ocasiones. 

¡Qué difícil es para el hombre perdonar lo que hemos dicho que a veces hacemos con Dios! A veces es, incluso, imposible. Pero Dios tiene un corazón mucho más grande que eso. Y, como nos dice Lolo, “nos abraza” con lo cual consigue que nos creamos y sepamos perdonados. 

Pero, siendo eso ya suficiente para nuestros contritos corazones, el Padre Eterna (que no se conforma con perdonarnos por su corazón tierno) quiere que sepamos que la Gloria, la que nos ofrece a cambio de el bien ser y el bien estar de sus hijos, nos la ofrece para siempre y, como diría Santa Teresa es para siempre, siempre, siempre. 

Ciertamente, la moraleja de los cuentos viene a ser como un tipo de lección que debemos aprender. Y eso es lo que es esto, precisamente y que Lolo llama, precisamente, así, “moraleja”: Dios siempre espera que le pidamos perdón porque el Creador es como es, así, Él mismo.

  

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

17.09.22

La Palabra para el Domingo - 18 de septiembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Como es obvio, hoy no es domingo 18 sino sábado, 17 de septiembre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana, el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del domingo siguiente.


También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.

Lc 16, 1-13


“1 Decía también a sus discípulos: ‘Era un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda; 2 le llamó y le dijo: ‘¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando.’ 3 Se dijo a sí mismo el administrador: ‘¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza. 4 Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas.’ 5 ‘Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: ‘¿Cuánto debes a mi señor?’ 6 Respondió: ‘Cien medidas de aceite.’ Él le dijo: ’Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta.’7 Después dijo a otro: ‘Tú, ¿cuánto debes?’ Contestó: ‘Cien cargas de trigo.’ Dícele: ‘Toma tu recibo y escribe ochenta.’ 8 ‘El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz. 9 ‘Yo os digo: Haceos amigos con el Dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas.10 El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho; y el que es injusto en lo mínimo, también lo es en lo mucho. 11 Si, pues, no fuisteis fieles en el Dinero injusto, ¿quién os confiará lo verdadero? 12 Y si no fuisteis fieles con lo ajeno, ¿quién os dará lo vuestro?13 ‘Ningún criado puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero.’”


COMENTARIO

Saber a Quién debemos servir

La astucia es propia del ser humano. Queremos decir que si hay algo que caracteriza al ser creado por Dios es que busca salir de las malas situaciones por las que pasa haciendo uso de la inteligencia que Dios le ha dado. En muchas ocasiones, sin embargo, se trata de uso torcido de la misma.

El administrador referido por Cristo era muy astuto. Sabía que quedando bien con los deudores de su señor ellos lo iban a tener en cuenta cuando llegara la mala situación a la que se iba a enfrentar y que no era otra quedarse sin trabajo. Por su edad y por su falta de costumbre de hacer otro sabía que tendría muchos problemas para sobrevivir. Y entonces la vertiente pícara entra en juego. Y, humanamente hablando, hace las cosas según sus intereses y según los de los deudores de quien, hasta entonces, le había tenido a su servicio.

Pero las cosas, para Cristo, no son como son para el resto de personas. No. Para el Hijo de Dios, que conoce la voluntad del Padre, son muy distintas.

Es cierto que, en apariencia, la astucia de aquel administrador, le iba a acarrear, en un futuro inmediato, un beneficio personal. Pero a la larga nada de eso le iba a ser imputado como bueno ni tenido en cuenta por Dios como si fuera expresión del proceder recto de un hijo Suyo.

El caso es que al prójimo hay que tenerlo en cuenta como Dios quiere que lo tengamos, hasta tal forma, que podamos llegar a perjudicarnos a nosotros mismos al cumplir el amor que le debemos. Y eso es muy difícil de aceptar por la gran mayoría de hijos de Dios. ¿Perjudicarnos a nosotros mismos así? ¡Impensable!
Y entonces es cuando no hacemos lo correcto. Y Jesús nos lo advierte con toda claridad: si no somos fieles en lo pequeño no podemos esperar que podamos serlo en lo grande. Y eso sí es tenido muy en cuenta por Dios Padre que no quiere que su descendencia actúe según qué forma (pongamos como ejemplo el caso de tal administrador)

Y es que no es nada extraño esto que dice Jesús. Y no lo es porque si creemos que un pecado que consideramos pequeño (seguramente no lo es) nada ha de repercutir en nuestra vida espiritual es que estamos demasiado equivocados. Todo cuenta en lo bueno pero también en lo malo.

Y luego, el mensaje importante, el que sustenta todo este texto del Evangelio de San Lucas: a quién servir.

Servir a un señor, bien sea humano o divino (Dios Todopoderoso) entra dentro de la naturaleza del ser humano. Es decir, a uno u Otro debemos servir. Pero no es posible decir que se sirve a los dos a la vez. Y, en este caso, Jesús pone el ejemplo del dinero… y Dios.

No Puedes Servir A Dos Amos: Mateo 6:24. Significado

Nadie puede negar que, desde que el dinero se convirtió en moneda de cambio por el trabajo, la compra, etc. no ha dejado de ir incrementando su importancia en la vida del hombre. ¡Qué decir de ahora mismo, de este mundo en el que vivimos acerca del dinero!

Pues bien, lo que no es posible es querer servir al mismo y a Dios. Y no es posible porque el egoísmo por el primero nos hará cometer actos, seguramente abusivos, en lo que creemos es un beneficio particular. Y entonces habremos olvidado a nuestro Creador y a toda su íntegra santa Ley. Por eso no podemos hacer como si fuera posible servir a uno y a Otro.

Debemos, pues, escoger. Y no se trata de una decisión baladí sino de una que tiene reflejo directo en nuestra vida de ahora, en el mundo pero, sobre todo, en la que ha de venir, en la eterna. Y es que despreciar a Dios por el dinero, por servir a otro señor que no sea el Señor, sólo puede tener consecuencias malas para nosotros. Y no es que Dios nos vaya a castigar por eso sino que nosotros mismos, voluntariamente, nos hemos castigado con nuestras acciones u omisiones sustentadas en un amor desmedido hacia lo que es caduco.

PRECES

Por todos aquellos que no es fiel en lo poco.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que aman en exceso el dinero y olvidan a Dios.

Roguemos al Señor.

ORACIÓN


Padre Dios; ayúdanos a amarte por sobre todas las cosas.

Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

 

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber lo que nos corresponde hacer es saber lo que quiere Dios de nosotros.

12.09.22

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” – La realidad misma de Lolo

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

La realidad misma de Lolo

 

“Nos liamos la manta a la cabeza y hemos liquidado las zapatillas. Llevaban conmigo sus diecinueve años cabales. Desde principio ya hube de utilizarlas a medio uso, sin talones. Lo pienso y sí: resulta que no he dado con ellas ni un leve pasito. Como las suelas estaban siempre inmaculadas, pues hala, a usarlas en zapatillas de verano, de invierno y de lo que se presentara. Se fueron, sin pena ni gloria, en el cubo de la basura, pero me han dicho que, en la suela, los dos números cuarenta y uno de la medida estaban intactos, casi se diría que tristes, con la tristeza de una misión no cumplida: la de ayudar a caminar.” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 90)

 

Es cierto y verdad que de Manuel Lozano Garrido, Lolo y, con el tiempo, Beato de la Iglesia Católica se sabe que mucho sufrió físicamente a lo largo de su corta vida y que pasarlo bien, digamos que a ese nivel, más bien poco o, mejor, seguro que lo hizo hasta que a principios de los años 40 del siglo pasado se le presentó aquella enfermedad que lo llevaría, con el paso de los años, directamente al Cielo. 

En sus libros podemos leer muchas veces que su sufrimiento lo tuvo más que claro y así lo manifiesta en sus páginas en abundantes ocasiones. Sin embargo, en algo que pudiera parecer accesorio como son, por ejemplo, unas zapatillas, está encerrado el sufrimiento mismo. Y Lolo lo muestra en este párrafo de su libro “Las golondrinas nunca saben la hora”. 

Antes que nada hay que hacer notar el rasgo de humor (¡Sí, humor!) que muestra aquí mismo el Beato de Linares (Jaén, España) Y es que dice que se han liado “la manta a la cabeza y hemos tirado las zapatillas”. Y es que no es mucho aquello que tiran pero que, dadas sus circunstancias, a lo mejor era importante. Sin embargo, nosotros creemos que Lolo eso lo dice en broma. 

De todas formas, hay algo que no es broma y es lo que, a raíz de aquel “tirar las zapatillas” supone eso o, vamos, lo que ha supuesto a lo largo de aquellos diecinueve años que las ha tenido en sus pies… 

El caso es que si esto lo escribe Lolo en su diario el 2 de mayo de 1962 y nos retrotraemos los 19 de los habla nos vamos al año 1943 que es, más o menos, unos cuantos meses después (a lo mejor algo más…) de que le dijeran que lo suyo no tenía arreglo. 

El ser de aquellas zapatillas de Lolo no fue el que tenía que ser. Y es que, como sabemos, la función de unas así es, simplemente, caminar, ayudar en el andar del ser humano que las lleva. Pero Manuel Lozano Garrido no era, en tal sentido, un ser humano como los demás porque su enfermedad atacó pronto a su movilidad. Y así, como bien dice él mismo, no dio “ni un leve pasito”. Y lo dice así, con ese diminutivo que da sencillez a su situación y la hace, digamos, más digerible.

No. Lolo, con aquellas zapatillas no pudo dar ni un paso y por eso no cumplieron con su función y, como dice Manuel, fueron al cubo de la basura “con la tristeza de una misión no cumplida: la de ayudar a andar”. Pero, al menos, pudo hacer uso de ellas durante todas las estaciones de los 19 años que lo acompañaron en su no andar, en su sillón de ruedas… 

Nos dice Lolo que aquellas zapatillas se fueron de su vera con la tristeza de no haber cumplido con su misión. Y, miren ustedes por dónde, a nosotros también nos produce tristeza que pasara eso con ellas porque, de haberlas guardado, ahora serían una pura y exacta reliquia y podríamos mirarlas diciendo algo así como “vosotras besasteis las plantas de los pies de Lolo y ceñisteis sus dedos, fieles compañeras del dolor y el sufrimiento”. Y, seguramente, algo se nos encogería el corazón.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

10.09.22

La Palabra para el Domingo – 11 de septiembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Como es obvio, hoy no es domingo 11 sino sábado, 10 de septiembre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana, el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del domingo siguiente.


También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.

Lc 15, 1-10

“1 Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle, 2 y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: ‘Este acoge a los pecadores y come con ellos’. 3 Entonces les dijo esta parábola. 4 ‘¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? 5 Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; 6 y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido.’ 7 Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión. 8 ‘O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? 9 Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido.’ 10 Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta’”

COMENTARIO

Cristo ha venido a por nosotros, pecadores


Ciertamente, cuando el Hijo de Dios se encontró en el tipo de personas que lo perseguían, debió creer que era una fauna humana muy extraña aquella que le había dado su Padre del Cielo para que la entrara en el redil del Todopoderoso. Sin embargo, bien sabía Jesucristo que debía hacer lo que se le había dicho que hiciera y que no era otra que convertir, hacer que amasen de verdad al Creador y, en fin, que se diesen cuenta de que lo que ellos tenían por bueno y mejor ni era tan bueno ni cosa tan mejorada…

Jesucristo predicaba. Eso lo sabemos. También sabemos que, para perseguirlo, debía ser escuchado. Y aquellos que no lo querían nada de nada también acudían cada vez que hacía un alto en su camino y procuraba enseñar a muchos de los corazones duros que allí había. Y lo escuchaban, seguramente, con más atención que otros. Y es que ellos, fariseos o doctores de la ley, creían saber por dónde coger en un renuncio a Aquel que había venido, según el parecer de ellos, a quitarles toda su clientela y eliminar, de paso, los pingües beneficios de su acción… u omisión.

Pues bien. Como decimos, el Hijo de Dios era escuchado, además de por la gente común, pobre, perseguida por lo que fuera (enfermedad, por ejemplo) por otros considerados pecadores. Y así, por ejemplo, en este texto de San Lucas se nos habla que allí había pecadores pero, sobre todo, “publicanos” considerados por muchos como, por decirlo así, pecadores de primera división, de los más en el pecado. Y es que les arrebataba su dinero para dárselo al invasor romano, con ser recaudadores de impuestos como eran…

Pues bien, había también de esos que, directamente, querían acusar a Jesucristo de lo que fuera. Y, por eso, tanto fariseos como escribas, de mente algo estrecha pero de acusación rápida, andaban por aquellos lares porque querían oír pero no escuchar.

Miradas al cielo: « HABRÁ MÁS ALEGRÍA EN EL CIELO POR UN SOLO PECADOR QUE SE  CONVIERTA »



Murmuraban. Y con esto nos quiere decir el Evangelista que no levantaban la voz acusando a Cristo. No. Ellos, en voz baja, entre ellos, acusaban al Maestro de comer, ¡vaya!, con pecadores que, además, ¡acoge!

¡Qué barbaridad!, debían pensar. Aquel Maestro, que tanto parecía saber de la Ley de los Profetas, no apreciaba que estaba reunido con muchos pecadores.

Pero Jesucristo, sin embargo, sabía más que bien con quién estaba reunido o, mejor, a quiénes estaba hablando. Y sí, eran pecadores.

Entonces viene y llega la lección que debían haber aprendido (que no fue así, claro) tanto fariseos como escribas.

El caso es que Jesucristo había venido a buscar a la oveja perdida de Israel. Y entre aquellos allí presentes había muchas que se habían perdido. Y estamos más que seguros que fariseos y escribas se encontraban entre las perdidas, ovejas que habían querido ir por un camino no trazado por Dios sino construido, a su gusto y medida, por el hombre, supuestamente, creyente. Pero ellos no se daban por aludidos sino que sólo manifestaban, aunque fuera murmurando, que aquel hombre, aquel Maestro, andaba con cierto tipo de personas no recomendables…

Jesucristo, sin embargo, sabe (y lo dice ahora mismo) que es muy importante que un pecador deje de serlo y se convierta a Dios y lo haga de verdad y de corazón. Y muchos de los allí presentes iban a salir de aquella predicación, verdaderamente, convertidos y salvados.

Había quien, al contrario, iba a continuar en su pertinaz persecución del Hijo de Dios: ciegos, ellos; sordos, ellos, y mirando para otro lado cuando era aludido, también ellos.

En fin…


PRECES

Pidamos a Dios por no quieren escuchar las palabras de Cristo.

Roguemos a Dios.

Pidamos a Dios por no estiman conveniente convertirse a Dios Padre Todopoderoso y a su Hijo Jesucristo.

Roguemos al Señor.

ORACIÓN

Padre Dios; gracias por querer que vayamos a tu amado y divino redil.


Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Conversión diaria, confesión de fe, ha de ser la nuestra.

7.09.22

Ventana a la Tierra Media – Sobre series y rigorismos extremos

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN
 
Antes que nada, aunque alguna vez dije que entonces terminaba con la serie de artículos sobre J.R.R. Tolkien es cierto y verdad que la ocasión que ahora se me pone delante la pintan calva para volver a escribir sobre nuestro autor preferido. Y, la verdad, es que ganas tenía…
 
Digamos, que es verdad que la cosa está caliente. Es decir, que desde que Amazon empezó a proyectar, por decirlo así, sus capítulos sobre Los Anillos de Poder se ha desatado una guerra incruenta (o no tanto) sobre el qué, el cuándo y el cómo del asunto.
 
El que esto escribe sólo ha visto 2 episodios de los que consta la primera temporada de tal serie. Por tanto, lo que aquí se va a decir es seguramente incompleto pero, en fin, es lo que hay…
 
Naturalmente que lo que se narra en estos episodios (y es de suponer que en otros muchos) no es lo que Tolkien escribió, así, letra por letra. Y habrá quien crea que nada tiene que ver y que está totalmente equivocada la producción, los guionistas y hasta los que llevan la imagen y el sonido. En fin…
 
Tengo que decir que yo no conozco letra a letra ni intención a intención la obra del autor de El Señor de los Anillos. Es decir, que por mucho que haya leído sus libros (más de unos cuantos) y otros que se han escrito sobre tan magnífica obra, soy incapaz, por ejemplo: 
 
- de decir si Bilbo Bolsón, según la datación de La Comarca, empezó a construir su casa en tal día y a tal hora, 
 
- de decir si Frodo Bolsón caminó muchas veces fuera de La Comarca, 
 
- de decir si Gandalf se sentó en tal o cual piedra un 4 junio de tal o cual año, 
 
- de decir si Galadriel empuñó la espada con la derecha o con la izquierda, 
 
- de decir si quien dio al mundo los Silmarils lo hizo utiizando una fragua u otra o lo que hubiera utilizado, 
 
- de decir que el 8 de agosto de tal o cual año, el sol lució más que el año anterior, 
 
- de decir que los ejércitos de la batalla famosa (aquellos cinto) lucieron sus mejores galas o se dejaron algo en sus pueblos, 
 
- de decir si, exactamente, los enanos empuñaban los martillos los días impares de la semana enana, 
 
- de decir que el plano que alguien trazó para tal o cual viaje estaba equivocado en tal o cual curva, 
 
- de decir que, en realidad, los Hobbits no comían todos los días lo mismo sino que tal o cual comida la hacían según tal o cual tradición, 
 
- de decir, en fin, cualquier otra disposición exacta según la datación hecha por tal o cual escriba… 
 
Con esto queremos decir que sí, que hay muchos detalles que seguramente se nos escapen a la mayoría de las personas que leemos a J.R.R. Tolkien, así directamente o lo que su hijo Christopher dio a la luz pública tras la muerte de su padre.
 
Sin embargo, eso no ha de querer decir que no nos gustaría saber, por ejemplo, como era Galadriel cuando era niña o cosas similares o qué pudo hacer con su vida independientemente de lo que Tolkien escribiera sobre la misma. Y es que si hay discusiones sobre si la misma fue expulsada del Reino Bendecido o se fue porque quiso… ¿porqué debe preocuparnos que se quiera, siquiera, elucubrar, con lo que pudo ser su vida, la no escrita?
 
Seguramente, habrá quien diga y crea que con lo que se está viendo en la serie de Amazon se están tergiversando muchas cosas y que así no se va a ninguna parte.
 
Sin embargo, creemos que sí se va a alguna parte: a que muchas personas, que no se han llevado a los ojos la obra de Tolkien quieran hacerlo a partir de esto y que, al fin y al cabo, pueda expandirse el conocimiento de autor tan admirable y tan digno de ser tenido en cuenta (salvo para los que otorgan el Premio Nobel de literatura que se precian de dárselo, muchas veces, a personas que las conocen en su casa a la hora de comer…)
 
Es verdad que para los más frikis de la cosa esto es algo intolerable porque se está engañando a la gente con cosas que nada tienen que ver con los libros. Sin embargo, a tales personas (conocedores al más mínimo detalle del listado de realidades puestas arriba) les tenemos que decir que a los ignorantes en tales situaciones nos importa un bledo no saber al dedillo eso dicho arriba porque gozamos con la obra, así, en general. Y que nos gusta mucho y más que mucho que la cosa se “extienda” a terrenos inexplorados por inexistentes.
 
Y sí, pueden ustedes reírse todo lo que quieran sobre lo aquí escrito pero al que esto escribe le va a importar el mismo bledo que el expresado arriba y va a seguir disfrutando con un mundo que, ahora, se ha abierto más de lo que estaba abierto. Y sí, la ventana a la Tierra Media, título que ha dado nombre a la serie sobre Tolkien aquí puesta, deja ver más Tierra, vemos más lejos y eso nos gusta.
 
Y a quien no le guste tal serie no tiene problema alguno porque puede dirigirse su interés a La Casa del Dragón (o como se llame) o a toda su parentela anterior que tanto debe a El Señor de los Anillos.
 
Por cierto, ¿hay alguien de las personas que lea esto que no le hubiera gustado saber más allá de lo escrito? Quien haya escrito y lo haya hecho con personajes, sabe muy bien que sí…
 
Amén.
 
 
Eleuterio Fernández Guzmán
 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Tierra Media: otra Tierra, esta Tierra. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

5.09.22

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - Lo consiguió Lolo; dicho y hecho

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

Lo consiguió Lolo; dicho y hecho

 

“Me gusta este brío y esta grandeza del corazón y quisiera hacer de él un noble símbolo de toda mi vida. Quiero latir con fuerza en los pensamientos, en las ansias, en los ideales, y que toda esa sustancia de amor que significa la sangre se derrame a borbotones por las acequias de la generosidad y lleve su calor, su vitalidad y su riqueza a todas las criaturas del universo. Yo sé que el mundo tiene una frontera de de almas estériles y que su vida sin fe es como costillas anquilosadas. Dame, Señor, suficiente coraje de espíritu para un continuo palpitar de aceptación y de ofrenda, tan fuerte que ellos lo noten en su vida como mi amigo Juan en el fonendoscopio.” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 89)

 

Antes de seguir debemos poner al lector en antecedentes para que se comprendan mejor las palabras de Lolo. 

Resulta que su médico, de nombre Juan, lo acaba de visitar (un 29 de abril de 1962 como refleja en este su diario) y le ha dicho que tiene un corazón grande y fuerte porque sus latidos parecen “¡el Bing-Ben!”. Y no se refiere al espiritual sino al físico pues, al parecer, era una parte del físico de nuestro amigo que tenía más que fuerte y no andaba a la par con resto de su doliente cuerpo… 

Y, sin solución de continuidad, el Beato de Linares (Jaén, España) escribe las palabras que aquí hemos traído al hilo, pues, de eso de su corazón… porque, es verdad que el corazón que bombeaba sangre era fuerte pero el otro, el que daba forma a su alma aún lo era más como podemos ver en estas sus palabras. 

Sabemos que eso de amar “al prójimo como  a uno mismo” Lolo se lo tomó más que en serio. Y no era una forma bondadosa de ser o una manifestación de algo gozoso (que también) sin expresión exacta de cómo era. Y aquí lo muestra a la perfección. 

Lolo está ansioso. Y lo está por servir. Por eso dice lo que aquí dice y que nos hace comprender la valía de aquel fuerte corazón de su alma. 

A él le gusta que su corazón sea fuerte como dice su médico. Pero tal fuerza no la quiere para otra cosa que no sea para aceptar aquello que le pasa y, ya de paso, para ofrecerlo a Dios con la sana y santa intención de que su valía sea aprovechada por su prójimo. 

El caso es que Lolo quiere que eso, aquella grandeza del corazón que Dios le he dado, sea algo así como un símbolo, como una representación de sí mismo, digamos, de cara, primero, a Dios y, luego, a su prójimo. 

Quiere Lolo darse generosamente a toda criatura que, de una manera u otra pueda conocer de él. Y es que no quiere para sí sus pensamientos, sus ansias, sus ideales o, en fin, toda “esa sustancia de amor” que de su corazón brota, como él mismo dice y quiere, a “borbotones”. 

Lolo quiere que aquellas criaturas en cuya vida y existencia la fe no tiene importancia (por no tenerla de por sí o por haberle quitado la que hubiera podido tener en otro tiempo) puedan conocer que, desde su corazón se entrega también a ellas para que puedan tomar su coraje, su perseverancia y, en fin, su amor, en beneficio propio Y es que Manuel Lozano Garrido quiere que ellos noten “en su vida” un palpitar como el suyo que, como bien sabemos, fue fuerte y fuerte sigue siendo en aquellas almas que lo han llegado a conocer y, seguro, en las que lo conocerán a lo largo de los tiempos que han de venir… 

Y sí, Lolo le pide a Dios algo que ha conseguido a la perfección: sus pensamientos, sus ansias, su ideales, etc., han calado en muchos amigos que se consideran suyos y que saben que aquel hombre que supo sufrir algo más que bien (¡con lo difícil que es eso!), sobrenaturalizando su sufrimiento, nos dejó una huella ya indeleble porque, simplemente, no queremos que se nos borre. 

Dicho y hecho: Lolo eso quiso y eso ha conseguido.

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.