InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Muy personal

25.01.22

Cuando Martín Descalzo escribió a Dios: 3- Gestos de cariño de Dios que muchos no entienden

Guillermo Luca de Tena nombra al sacerdote José Luis Martín Descalzo nuevo  Director de la revista BLANCO Y NEGRO - La Hemeroteca del Buitre

Introducción:

José Luis Martín Descalzo o, mejor, el P. José Luis Martín Descalzo (Madridejos, 1930 – Madrid, 1991) fue, como vemos, sacerdote. Pero también fue escritor. Dirigió revistas como “Vida nueva” y “Blanco y Negro”.

Como escritor, es autor, entre otros, de libros como “La frontera de Dios”, a la sazón premio Nadal de 1956, “Lobos, perros y corderos”, de 1978, o ensayos como “Un periodista en el Concilio, 1962-1965” y, por citar una última obra suya, su impagable “Vida y misterio de Jesús de Nazaret” ante la cual cabe descubrirse el sombrero si es que se lleva tal prenda… 

Pero Martín Descalzo también tuvo relación con el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, a quien mantuvo al punto de la noticia de lo que sucedía en el Concilio Vaticano II porque le enviaba, por decirlo así, un boletín con lo que estaba acaeciendo en Roma (fue, Martín, enviado especial de La Gaceta del Norte) y ante lo cual Lolo reaccionaba más que emocionado. 

El caso es que el P. Martín Descalzo llegó a decir Misa en casa de Manuel Lozano Garrido (pues, dadas sus especiales circunstancias física le fue autorizado algo tan excepcional como eso) y quedó vivamente impresionado al ver el aplomo que tenía Lolo y cómo se comportaba teniendo en cuenta la situación por la que estaba pasando desde hacía muchos años. 

Pues bien, este hombre, el P. Martín Descalzo escribió una carta a Dios pocos años antes de ser llamado por el Padre a su Casa (cinco años más o menos). Y a ella nos vamos a dedicar las semanas que Dios quiera.

 

3- Gestos de cariño de Dios que muchos no entienden

 

Me diste primero el ser. Esta maravilla de ser hombre. El gozo de respirar la belleza del mundo. El de encontrarme a gusto en la familia humana. El de saber que, a fin de cuentas, si pongo en una balanza todos esos arañazos y zancadillas recibidos serán siempre muchísimo menores que el gran amor que esos mismos hombres pusieron en el otro platino de la balanza de mi vida. ¿He sido acaso un hombre afortunado y fuera de lo normal? Probablemente. Pero ¿en nombre de qué podría yo ahora fingirme un mártir de la condición humana si sé que, en definitiva, he tenido más ayudas y comprensión que dificultades? Y, además, tú acompañaste el don de ser con el de la fe. En mi infancia yo palpé tu presencia a todas horas. Para mí, tu imagen fue la de un Dios sencillo. Jamás me aterrorizaron con tu nombre. Y me sembraron en el alma esa fabulosa capacidad: la de saberme amado, la de experimentar tu presencia cotidiana en el correr de las horas. 

Hay entre los hombres -lo sé- quienes maldicen el día de su nacimiento, quienes te gritan que ellos no pidieron nacer. Tampoco yo lo pedí, porque antes no existía. Pero de haber sabido lo que sería mi vida, con qué gritos te habría implorado la existencia, y esta, precisamente, que de hecho me diste.

 

Continuamos con la carta que el P. José Luis Martín Descalzo dirige a Dios una vez conocida la enfermedad, cáncer, que padecía. 

En el artículo anterior dijimos que íbamos a tratar de dar explicación a lo que nos dice el P. Martín acerca de que cree que su enfermedad es un don de Dios hacia sí…

Evidentemente, nosotros no estamos en la piel de una persona que, a tan joven edad se siente atrapado por una enfermedad como la que padeció Martín Descalzo. Sin embargo, tenemos sus palabras para tratar de comprender, al menos, lo que pasaba por su corazón en tales momentos. Y si en un principio de esto dijimos que la palabra “gracias” era la que le salía expresar al bueno de Descalzo, el texto de hoy certifica y confirma eso y, a lo mejor, nos ayuda a entender mejor el sentido que, de la enfermedad, tienen algunos creyentes como, por ejemplo (y por traer el ascua a nuestra sardina) el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. 

Como nos dice el P. Martín, pone en una balanza lo que ha sufrido en el mundo, por un lado y, por otro, en la otra parte que equilibra (si se puede…) los bienes recibidos y, en fin, cree que la cosa le ha ido bastante bien a pesar de los sufrimientos (según dijimos en otro artículo, el segundo de los presentes) que le habían causado otras personas. Y, sin embargo, lo que tiene muy claro es que siempre supo que Dios estaba a su lado. Desde la infancia, como nos dice, comprendió que su Creador no le abandonaba sino que, al contrario, lo amaba y que lo tenía presente siempre, “en el correr de las horas” que es lo mismo que decir a toda hora. 

Es seguro que Martín Descalzo sufría físicamente por su enfermedad. Sin embargo, eso no lo achacaba, por supuesto, a Dios como hacían otras personas que, al parecer, le gritaban a Dios que no le habían pedido nacer. Y eso ha de ser terrible porque es el Todopoderoso Quien insta el ser de sus hijos y no podemos negar que puede llegar a doler al Creador que haya persona que entiendan que el sentido de lo que hace desde el Cielo, en realidad, no tienen sentido para ellas…

Nuestro amigo, sin embargo (gran escritor y, seguro, mejor hombre y sacerdote) tiene las cosas muy claras y no va a arremeter contra Dios por haberlo traído al mundo y, sobre todo, mantenerlo en el mismo a pesar de todos los pesares que pudieran recaer en su vida de hombre. Y es que no va a maldecir el día de su nacimiento (como, al parecer, hay quien sí maldecía) porque las cosas no le hayan ido bien “del todo” como si todo tuviera que ser de color de rosa en la existencia de un ser humano cuando, bien sabemos, que eso nunca es así. 

El P. Martín Descalzo, podemos decir sin temor a equivocarnos, era plenamente feliz, su vida lo había sido y eso lo expresaba en una carta a Dios como la que aquí estamos trayendo. Y es que agradecer al Padre Eterno su propia existencia no es algo que se pueda tomar por baladí o de poca importancia sino, justamente, al contrario. Y casi podemos imaginarlo implorando a “gritos” (como dice en la carta) a Dios su existencia. Y no es nada extraño esto ni nada por el estilo pues sabemos, por fe y creencia, que Dios nos tiene en su corazón desde toda la eternidad y, por tanto, mucho antes de que vengamos al mundo. Y es en tal realidad, pensamos nosotros, en la que Martín Descalzo hubiera gritado a Dios que lo hiciera nacer, que lo creara. 

En realidad, seguramente el P. Martín pensaba que por muchas gracias que diera a Dios nunca serían suficientes… 

 

Continuará…

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Dar gracias a Dios siempre es bueno. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

18.01.22

Cuando Martín Descalzo escribió a Dios: 2- La verdad íntima de las cosas que nos pasan

Guillermo Luca de Tena nombra al sacerdote José Luis Martín Descalzo nuevo  Director de la revista BLANCO Y NEGRO - La Hemeroteca del Buitre

Introducción:

José Luis Martín Descalzo o, mejor, el P. José Luis Martín Descalzo (Madridejos, 1930 – Madrid, 1991) fue, como vemos, sacerdote. Pero también fue escritor. Dirigió revistas como “Vida nueva” y “Blanco y Negro”.

Como escritor, es autor, entre otros, de libros como “La frontera de Dios”, a la sazón premio Nadal de 1956, “Lobos, perros y corderos”, de 1978, o ensayos como “Un periodista en el Concilio, 1962-1965” y, por citar una última obra suya, su impagable “Vida y misterio de Jesús de Nazaret” ante la cual cabe descubrirse el sombrero si es que se lleva tal prenda… 

Pero Martín Descalzo también tuvo relación con el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, a quien mantuvo al punto de la noticia de lo que sucedía en el Concilio Vaticano II porque le enviaba, por decirlo así, un boletín con lo que estaba acaeciendo en Roma (fue, Martín, enviado especial de La Gaceta del Norte) y ante lo cual Lolo reaccionaba más que emocionado. 

El caso es que el P. Martín Descalzo llegó a decir Misa en casa de Manuel Lozano Garrido (pues, dadas sus especiales circunstancias física le fue autorizado algo tan excepcional como eso) y quedó vivamente impresionado al ver el aplomo que tenía Lolo y cómo se comportaba teniendo en cuenta la situación por la que estaba pasando desde hacía muchos años. 

Pues bien, este hombre, el P. Martín Descalzo escribió una carta a Dios pocos años antes de ser llamado por el Padre a su Casa (cinco años más o menos). Y a ella nos vamos a dedicar las semanas que Dios quiera.

 

2- La verdad íntima de las cosas que nos pasan

 

Ayer mismo recibía la carta de una amiga que acaba de enterarse de mis problemas de salud, y me escribe furiosa: ‘Una gran carga de rabia invade todo mi ser y me rebelo una vez y otra vez contra ese Dios que permite que personas como tú sufran.’ ¡Pobrecita! Su cariño no le deja ver la verdad. Porque -aparte de que yo no soy más importante que nadie- toda mi vida es testimonio de dos cosas: en mis cincuenta años he sufrido no pocas veces de manos de los hombres. De ellos he recibido arañazos y desagradecimientos, soledad e incomprensiones. Pero de ti nada he recibido sino una interminable siembra de gestos de cariño. Mi última enfermedad es uno de ellos.”

  

Continuamos con la carta que el P. José Luis Martín Descalzo dirige a Dios. Y es que, como veremos a continuación no todos vemos las cosas de igual manera sino, muchas veces, de manera más que distinta. 

En efecto, en estas líneas nos damos cuenta de que lo que para una persona puede ser una gran desgracia el sufrimiento para otra, que seguro lo comprende mejor, es algo así como una gracia…. 

 En esto último, es cierto, puede haber opiniones bien distintas pues es seguro que algún lector pensará que no es sino masoquismo creer que es un donde de Dios el sufrimiento por el que se esté pasando. Pero es que, como podemos comprender, hay espíritus muy especiales que son capaces de alcanzar un nivel superior de sobrenaturalidad que es algo así como cuando no entendemos lo que un poeta ha querido decir porque ha sido capaz de profundizar mucho en determinada realidad… Pues algo así nos pasa con Martín Descalzo en esto que nos dice o, al menos, puede haber quien eso crea. 

Cosa común entonces, en su tiempo: recibir una carta (suponemos y estamos seguros de que es “por escrito”, en papel, vamos) Y lo que dice tal persona, una amiga como nos dice Martín, es que no comprende las razones de su sufrimiento, es decir, el del sacerdote a quien le ha enviado tal carta. Y es que le resulta insoportable la idea de que una persona tan buena (en el buen sentido de la palabra, como diría el poeta Antonio Machado)

Leer más... »

11.01.22

Cuando Martín Descalzo escribió a Dios: 1- Un simple gracias

Guillermo Luca de Tena nombra al sacerdote José Luis Martín Descalzo nuevo  Director de la revista BLANCO Y NEGRO - La Hemeroteca del Buitre

Introducción:

José Luis Martín Descalzo o, mejor, el P. José Luis Martín Descalzo (Madridejos, 1930 – Madrid, 1991) fue, como vemos, sacerdote. Pero también fue escritor. Dirigió revistas como “Vida nueva” y “Blanco y Negro”.

Como escritor, es autor, entre otros, de libros como “La frontera de Dios”, a la sazón premio Nadal de 1956, “Lobos, perros y corderos”, de 1978, o ensayos como “Un periodista en el Concilio, 1962-1965” y, por citar una última obra suya, su impagable “Vida y misterio de Jesús de Nazaret” ante la cual cabe descubrirse el sombrero si es que se lleva tal prenda… 

Pero Martín Descalzo también tuvo relación con el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, a quien mantuvo al punto de la noticia de lo que sucedía en el Concilio Vaticano II porque le enviaba, por decirlo así, un boletín con lo que estaba acaeciendo en Roma (fue, Martín, enviado especial de La Gaceta del Norte) y ante lo cual Lolo reaccionaba más que emocionado. 

El caso es que el P. Martín Descalzo llegó a decir Misa en casa de Manuel Lozano Garrido (pues, dadas sus especiales circunstancias física le fue autorizado algo tan excepcional como eso) y quedó vivamente impresionado al ver el aplomo que tenía Lolo y cómo se comportaba teniendo en cuenta la situación por la que estaba pasando desde hacía muchos años. 

Pues bien, este hombre, el P. Martín Descalzo escribió una carta a Dios pocos años antes de ser llamado por el Padre a su Casa (cinco años más o menos). Y a ella nos vamos a dedicar las semanas que Dios quiera.

 

1- Un simple gracias

 

Gracias. Con esta palabra podría concluir esta carta, Dios mío, Amor mío. Porque eso es todo lo que tengo que decirte: gracias, gracias. Si, desde la altura de mis cincuenta y cinco años, vuelvo mi vista atrás, ¿qué encuentro sino la interminable cordillera de tu amor? No hay rincón en mi historia en el que no fulgiera tu misericordia sobre mí. No ha existido una hora en que no haya experimentado tu presencia amorosa y paternal acariciando mi alma.

 

Seguramente nada hay mejor que ser agradecido y, así, bien nacido. Y eso es lo que hace para empezar, José Luis Martín Descalzo. 

Su primera palabra, en esta especial y gozosa carta, es “Gracias". 

Sin duda alguna, dar las gracias supone que se ha reconocido, digamos, un beneficio por parte de quien se haya recibido. Y el P. Martín Descalzo, a pocos días de ser llamado a la Casa del Padre, sabe que Quién eso ha hecho con él no ha sido otro que Dios mismo

El caso es que Martín Descalzo sabe que eso viene de lejos. Es decir, que se siente agraciado por Dios, literalmente, desde siempre. Toda la misericordia del Todopoderoso la ha volcado con este hombre que, como podemos imaginar, debía sentirse el hombre más afortunado del mundo sabiendo que su Padre del Cielo se fijaba tanto en él (seguro que pensaba que como en cada uno de sus hijos) que no había rincón de su existencia en el que no pudiera encontrar una huella tan gozosa como la de Dios

Por otra parte, podemos decir que el P. Martín era más que afortunado en cuanto a las cosas del alma. Y es que experimentaba la presencia de Dios en su corazón. Además, que la misma era amorosa y era paternal lo cual, por cierto, no debía extrañar nada a quien eso recibía pues conocía muy bien la bondad y misericordia de su Padre del Cielo. Creyente, pues; confiado, pues; agradecido, pues, hasta decirlo algunas veces en tan pocas palabras. Es decir, que sus “gracias” tenían pleno sentido al crecer sobre la Roca firme que era Cristo (sacerdote suyo era) y, entonces, estar más que seguro de ser, digamos, “mimado” por Dios y, por tanto, capaz de lo mejor en su vida para el Creador y su prójimo. 

Leer más... »

27.06.21

¿Indultará Dios a los traidores?

Entendiendo la Justicia de Dios | salvos-por-gracia

Hace tiempo que el que esto escribe no lo hace de temas, digamos, “institucionales”, sea de la institución que sea. Por tanto, también hace tiempo que no ha mostrado indignación alguna como ante muchas de las cosas que salen del Vaticano o de España mismo. Sin embargo, llega un momento en el que a uno se le hinchan las narices y ha de saltar por alguna parte.

Tengo que decir, que no siento para nada que esto que voy a escribir pueda molestar a alguien pues sólo faltaría que además de ser … tengamos que poner la cama.

Y sí, también sé seguro que se me va a decir que aquí no hay caridad cristiana en lo que voy a decir y que hay que tener cuidado con las palabras y todo eso pero, qué le vamos a hacer, al fin al cabo, el que esto escribe es escritor, como se dice, de brocha gorda aunque la mayoría de las veces coja la fina para escribir y me dedique a cosas, digamos, más espirituales. Pero es que a veces, las terrenas también nos afectan a los creyentes católicos a no ser que queramos mirar para otro lado o esconder la cabeza cual avestruz.

A mí todo esto que ha pasado y está pasando con el tema de los indultos a los condenados, por delincuentes de varios delitos, me parece, si hablamos a nivel de Iglesia católica, una pura vergüenza, un asco grande y unas ganas terribles de mandar a esparragar a más de uno o, si es mejor, a dedicar sus vidas a cosas para las que, al parecer, no tienen lo que deben de tener para dedicarse a las suyas.

Con franqueza tengo que decir que era más que sabida la situación de la Iglesia católica en Cataluña: prácticamente perdida toda ella y vendida al separatismo pues han de tener la ilusión de tener, en su día, algo así como una Conferencia Episcopal Catalana en su sueño independentista sueño que, por cierto, no es más que una pesadilla surgida de haber empinado el codo demasiadas veces a base de cava.

No me dirán ustedes que ponerse a favor de unos indultos tan desvergonzados y tan poco oportunos como los que han puesto en la calle sin arrepentimiento alguno y sin propósito de enmienda a una serie de malcarados individuos es poca cosa. No. Es más y más que mucha cosa.

No me dirán ustedes que ponerse a favor de unos indultos que causan separación en la sociedad es cosa a no tener en cuenta y que no podemos considerar cómplices de lo cometido a quien a favor se pone de los que cometieron los delitos.

No me dirán ustedes que hacer uso de la prostituida palabra “diálogo” para arrimar el ascua a su sardina con unas personas que dicen y mantienen que van a volver a cometer los delitos por los que fueron “condenados” no es, hacer uso de tal palabra, tomar a todo el mundo por imbécil y no tomarse a sí mismo por verdaderos necios por colaborar de tal manera con el Mal.

No me dirán ustedes que presentar un espíritu de santurrón para vender una posición impresentable no convierte a tales personas en verdaderos tontos útiles de unos partidos de izquierdas e izquierdistas partidarios del “arderéis como en el 36” y que tardarían  menos que en lo que se chupa un espárrago en volver a hacer lo mismo.

Bueno… a lo mejor la cosa va teniendo explicación si tenemos en cuenta que los mismos que ahora apoyan a los obispos de Cataluña, cobardes y vendidos del todo a lo que ya sabemos, no hicieron mucho cuando el Ejecutivo (nunca mejor nombre) de España acabó profanando la tumba de Francisco Franco Bahamonde que fue el mismo que permitió, con su cruzada, que ahora haya señores que puedan hacer lo que hacen y quedarse tan tranquilos.

La cosa es que, como hemos dicho arriba, da verdadero asco y no estamos seguros si quienes han apoyado eso lo han hecho tapándose la nariz para no oler el nauseabundo olor que debió salir de la habitación donde el Maligno había plantado la semilla de la discordia.

De todas formas, y con ser esto un desahogo que se queda más que corto, el que esto escribe sabe perfectamente que aquí no va a pasar nada. Bueno, no va a pasar nada hasta que pase y, entonces, a más de uno se le va caer la cara de vergüenza.

Y otro de todas formas: vean que no he citado a nadie en concreto ni he arremetido contra personas que deben creerse honorables por el cargo que ocupan porque no deben darse cuenta de que el honor no va aparejado al sillón sino, en todo caso, a la persona y, en fin, vamos, como que no es el caso en todas las personas que ocupan ciertos sillones eclesiales…

Pero ¿saben ustedes lo mejor de todo? Pues lo mejor es que hacemos la pregunta que titula este artículo en la seguridad de que Dios será bueno pero, ¡Ay!, justo. ¿Creen aún en eso?

Por cierto, deberían tener en cuenta las ruedas de molino: primero, para no obligarnos a comulgar con algunas de ellas y, segundo, para no tener que colgárselas al cuello por el escándalo causado…

Amén. 

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos. 

Panecillo de hoy: 

Agradar al mundo nunca ha sido cosa de los hijos de Dios.

Para leer Fe y Obras. 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.  

21.09.20

InfoCatólica: las cosas cuestan lo que valen

InfoCatólica

-¿Y estos qué quieren ahora?

-¿Que qué quieren? ¿No sabe usted eso que dice que no sólo de la Palabra de Dios vive el hombre sino del pan?

-Pues yo creo que es al revés.

-¿Y, entonces, el pan?

-Bueno, visto así…

 

Breve historia de uno mismo

 

El recorrido, digamos, literario, del que esto escribe es común de algunas personas que escribimos en esta casa: en primer lugar, anduvimos por Religión Digital (casa francamente mejorable), luego pasamos por Religión en Libertad (casa francamente prometedora) y, luego, al tener que emigrar de RL, el bueno de Juanjo Romero (ahora Director de la cosa) fue capaz, creo recordar que en una semana, de preparar una página que se dio en llamar InfoCatólica. Y hasta aquí lo mío.

 

Muchas cosas han pasado

 

Es bien cierto y verdad que a lo largo de estos más de 10 años que InfoCatólica lleva en la red muchas personas han pasado por sus páginas. Es decir, ha habido algunas que han llegado y, luego, se han marchado por los más diversos motivos; otras seguimos aquí desde el primer día y, a pesar de las asechanzas del Mal en algunas ocasiones (causando la caída de la página y cosas parecidas) hemos aguantado todo este tiempo porque creemos que esto vale la pena.

 

Cada cual escribe en su rincón lo mejor que puede pero, es cierto y verdad, que estamos seguros de que muchos lectores se han beneficiado espiritualmente de lo que aquí se ha escrito. Y no me refiero a mí mismo sino, sobre todo, a lo que las personas bien formadas espiritualmente (y otros mentes más) están aportando a InfoCatólica. Y esto lo digo no de oídas sino que yo mismo he salido, y salgo, muy beneficiado de lo que aquí puedo leer.

 

No tengo la menor duda que muchos lectores se han dirigido a los aquí escribimos para manifestar alguna duda o, simplemente, dar las gracias por haber leído algo que les ha llegado al corazón, y, seguro, que les ha ayudado en determinado momento. Y eso lo digo porque a mí mismo me ha pasado y siendo, como soy, de los últimos en preparación espiritual, me puedo imaginar lo que habrán recibido otros blogueros…

 

El caso es que, en no pocas ocasiones, InfoCatólica ha servido, y servirá si Dios quiere, de, casi, un consultorio espiritual y no pocas veces, seguro, de correo de la esperanza (y, a lo mejor, algunas veces, hasta de teléfono) porque a muchas personas les debe haber sacado de alguna mala situación escribir aquí lo que pasaba por su corazón.

 

El que esto escribe cree que lectores y blogueros estamos en el mismo barco: el de la defensa de la santa fe católica y, junto con los lectores de esta casa, no podemos permitir que zozobre y se vaya a pique. Por eso, el apartado siguiente es más que importante.

 

Hay que arrimar el hombro (y la cartera)

 

El caso es que se hace más necesario que nunca (que nunca) la colaboración con esta santificadora casa. Por eso nos dirigimos a los amables lectores (y, muchas veces, más que pacientes con el que esto escribe) para que, además de arrimar el hombro (leyendo lo que aquí se escribe y, si es el caso, recomendando que se lea), arrimen la cartera y se colabore económicamente con InfoCatólica. Ya sabemos que no son estos buenos tiempos (pandemia y, en general, lo que siempre pasa con las circunstancias personales de cada cual) pero, si es posible, pedimos humildemente que se visite el enlace  o/y se mire a la derecha del blog donde están las indicaciones para colaborar económicamente si no se colabora todavía o se quiere ampliar la colaboración.

 

¡InfoCatólica te necesita, y tú lo sabes!

   

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Echar una mano siempre es cosa de hijos de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.