InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Un amigo de Lolo

5.09.22

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - Lo consiguió Lolo; dicho y hecho

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

Lo consiguió Lolo; dicho y hecho

 

“Me gusta este brío y esta grandeza del corazón y quisiera hacer de él un noble símbolo de toda mi vida. Quiero latir con fuerza en los pensamientos, en las ansias, en los ideales, y que toda esa sustancia de amor que significa la sangre se derrame a borbotones por las acequias de la generosidad y lleve su calor, su vitalidad y su riqueza a todas las criaturas del universo. Yo sé que el mundo tiene una frontera de de almas estériles y que su vida sin fe es como costillas anquilosadas. Dame, Señor, suficiente coraje de espíritu para un continuo palpitar de aceptación y de ofrenda, tan fuerte que ellos lo noten en su vida como mi amigo Juan en el fonendoscopio.” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 89)

 

Antes de seguir debemos poner al lector en antecedentes para que se comprendan mejor las palabras de Lolo. 

Resulta que su médico, de nombre Juan, lo acaba de visitar (un 29 de abril de 1962 como refleja en este su diario) y le ha dicho que tiene un corazón grande y fuerte porque sus latidos parecen “¡el Bing-Ben!”. Y no se refiere al espiritual sino al físico pues, al parecer, era una parte del físico de nuestro amigo que tenía más que fuerte y no andaba a la par con resto de su doliente cuerpo… 

Y, sin solución de continuidad, el Beato de Linares (Jaén, España) escribe las palabras que aquí hemos traído al hilo, pues, de eso de su corazón… porque, es verdad que el corazón que bombeaba sangre era fuerte pero el otro, el que daba forma a su alma aún lo era más como podemos ver en estas sus palabras. 

Sabemos que eso de amar “al prójimo como  a uno mismo” Lolo se lo tomó más que en serio. Y no era una forma bondadosa de ser o una manifestación de algo gozoso (que también) sin expresión exacta de cómo era. Y aquí lo muestra a la perfección. 

Lolo está ansioso. Y lo está por servir. Por eso dice lo que aquí dice y que nos hace comprender la valía de aquel fuerte corazón de su alma. 

A él le gusta que su corazón sea fuerte como dice su médico. Pero tal fuerza no la quiere para otra cosa que no sea para aceptar aquello que le pasa y, ya de paso, para ofrecerlo a Dios con la sana y santa intención de que su valía sea aprovechada por su prójimo. 

El caso es que Lolo quiere que eso, aquella grandeza del corazón que Dios le he dado, sea algo así como un símbolo, como una representación de sí mismo, digamos, de cara, primero, a Dios y, luego, a su prójimo. 

Quiere Lolo darse generosamente a toda criatura que, de una manera u otra pueda conocer de él. Y es que no quiere para sí sus pensamientos, sus ansias, sus ideales o, en fin, toda “esa sustancia de amor” que de su corazón brota, como él mismo dice y quiere, a “borbotones”. 

Lolo quiere que aquellas criaturas en cuya vida y existencia la fe no tiene importancia (por no tenerla de por sí o por haberle quitado la que hubiera podido tener en otro tiempo) puedan conocer que, desde su corazón se entrega también a ellas para que puedan tomar su coraje, su perseverancia y, en fin, su amor, en beneficio propio Y es que Manuel Lozano Garrido quiere que ellos noten “en su vida” un palpitar como el suyo que, como bien sabemos, fue fuerte y fuerte sigue siendo en aquellas almas que lo han llegado a conocer y, seguro, en las que lo conocerán a lo largo de los tiempos que han de venir… 

Y sí, Lolo le pide a Dios algo que ha conseguido a la perfección: sus pensamientos, sus ansias, su ideales, etc., han calado en muchos amigos que se consideran suyos y que saben que aquel hombre que supo sufrir algo más que bien (¡con lo difícil que es eso!), sobrenaturalizando su sufrimiento, nos dejó una huella ya indeleble porque, simplemente, no queremos que se nos borre. 

Dicho y hecho: Lolo eso quiso y eso ha conseguido.

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

29.08.22

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - De verdad ofrecer sufrimientos

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

De verdad ofrecer sufrimientos

 ”Esto duele, ya lo creo; pero tienen que doler las cosas que se ofrecen, no como hasta ahora, que ya iba viviendo un poco de rutina los dolores de las articulaciones” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 71)

Se refiere Lolo, antes de estas palabras suyas, a su situación con relación a lo poco que ya ve o, directamente, nada de nada. Y es que, el sentido de la vista, dado lo mal que lo pasaba en otras partes del cuerpo, le aliviaba bastante todo lo que le pasaba. Y si ahora ya no ve… 

La verdad es que no nos extraña que el Beato de Linares (Jaén, España) diga lo que dice: que le duele su situación al respecto de lo que refiere su vista. Y es que si para una persona, digamos, ordinaria, perderla no es nada bueno ni mejor podemos imaginar para quien, como Lolo, hacía abundante uso de la suya (¡tantas lecturas..!) lo que eso suponía. 

A Lolo le duele su situación. Y, sin embargo, como tantas veces ha hecho a lo largo de su sufriente vida sabe cómo encarar la situación. Y sí, ante esto sólo cabe la sobrenaturalización de un dolor tan especial como es el de quedarse ciego. 

De todas formas, bien podemos preguntarnos cómo es posible sobrenaturalizar una ceguera para quien tanto uso hacía de sus ojos. Y ante una pregunta así, Lolo nos contesta de la única manera que sabe y que tiene todo ver con su fe, con el sentido que tiene de la misma y que es, como podemos imaginar, algo más que profunda. 

Ofrecer. Lolo nos dice que se debe ofrecer el sufrimiento y, en concreto, el que ahora padece (añadido a los demás…) 

El ofrecimiento del que habla nuestro amigo debe ser algo muy especial. Y es que, como él mismo dice, el que hacía ahora sobre sus articulaciones se había vuelto como rutinario. Y a nosotros, que alguien que padecía lo que padecía Lolo sea capaz de decir que todo aquello era una rutina y, por tanto, algo a lo que no darle mucha importancia… en fin, como que nos pone los pelos de punta y el corazón en un puño. 

Ciertamente, Lolo hace un ofrecimiento muy especial de aquel sentido, la vista, que era el que le quedaba por ofrecer y que tanto daño le hacía a su persona el haberlo perdido.

¡Qué profundo debió ser el ofrecimiento de aquel dolor por parte de Lolo que tanto había ofrecido y ofrecía en aquel mismo instante sobre lo suyo! 

Por otra parte, que tengan que doler “las cosas que se ofrecen”, como dice Manuel Lozano Garrido, es porque el sentido espiritual de eso ha de ser algo más que profundo. Y es que no vale cualquiera cosa que se quiera entregar a Dios que no sea de verdad y que de verdad, en fin, duela. 

A nosotros no se nos ocurre nada más que agradecer a Lolo que ofreciera aquel sufrimiento a Dios, el de la ceguera, y que lo hiciera como sabía hacerlo un santo.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

22.08.22

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - ¿Cómo es Dios para Lolo? (II)

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

¿Cómo es Dios para Lolo? (II)

 

“’Mas hablar de Dios, ¡qué difícil! Y ¿cómo se hace?’. Su oro hay que darlo hoy en calderilla. Las ideas de los libros no echan aquí raíces. Hay que desnudar la palabra, hasta hacerla pura, directa y elemental. Y Dios resulta que está hecho un puro símbolo en todas las cosas que nos rodean. El río que cruza por la puerta de su casa o el vaso que llena para darme de beber son dos imágenes que valen para hablar de la Gracia; el hacecillo que ella fue recogiendo en los días en que salía a espigar, sirve para decir de nuestro fruto; el padre, que trabaja y cada sábado trae para poner una hogaza encima de la mesa, es bueno para insistir en la Providencia. Siempre que hago parábola de la vida, ella se anticipa y dice que sí, que ya me entiende. Y yo, el presuntuoso hombre que escribe, bajo la cabeza, porque voy comprendiendo eso de que el hacerse como un niño es la llave del reino de los cielos.” (Las golondrinas nunca saben la hora, pp. 83-84)

A continuación de aquello sobre lo que escribimos hace dos semanas y que titulamos “¿Cómo es Dios para Lolo? (I)” en lo que descubrimos que para el Beato de Linares (Jaén, España) todo lo bueno que le pasa lo atribuye a Dios por ser Bueno, etc., nuestro amigo continua alabando al Padre Eterno por lo que supone para él.

Hablar de Dios. Eso se pregunta Lolo: ¿Cómo? 

Hay aquí, como se dice, mucha miga. Y es que Manuel Lozano Garrido ha comprendido a la perfección cómo hablar de Dios: haciéndose pequeño, humilde, nada… Pero no se trata de una falsa humildad sino de la insistencia y perseverancia que sostiene que, en efecto, no es que no seamos nada ante Dios sino que, ciertamente, nada somos. Y eso lo entiende muy bien Lolo cuando pone los ejemplos en los que se deduce a Dios y, por tanto, cómo hablar de nuestro común Creador. 

Dios acaba siendo un símbolo de todo lo que nos pasa porque todo está ordenado por el Todopoderoso en bien de sus criaturas humanas. Y por eso habla Lolo, y pone ejemplos, de cómo hablar de Dios. Y los mismo no son difíciles de entender sino que, al contrario, nos pone sobre la pista de eso.. de cómo podemos entender a Dios hablando de lo que nos pasa… sin ir mucho más lejos. 

Por ejemplo, la propia naturaleza habla de Dios y Dios habla en ella porque, sin querer caer en panteísmo alguno, es fácil darnos cuenta de que Dios la creó aunque no sea la propia naturaleza pero, en fin, Dios habla a través de ella, sí que habla. 

Por ejemplo, de la naturaleza misma se deduce el fruto que se obtiene del trabajo sobre la mies. Y eso nos habla de Dios porque siendo mucha la mies… es mies creada por el Todopoderoso. Y en ella habla Dios porque Dios habla en la semilla y, luego, en el fruto. 

Por ejemplo, cuando hablamos de la santa Providencia de Dios es que Dios habla a través de ella y, así, cuando el padre al que se refiere Lolo aporta a su casa lo necesario para que la familia salga adelante es que el Padre habla así, de esa forma tan humana pero, a la vez (por Su ser e intervención) tan divina. 

Por otra parte, arriba decimos que Lolo es humilde. Y lo es, ciertamente, que lo es. Lo es, en primer lugar, porque comprende su circunstancia y, claro, es evidente que eso le muestra que ahí habla Dios, ahí mismo. Pero es que, en segundo lugar, comprender que se ha de ser humilde es estar de acuerdo con la Voluntad de aquel que le ha creado. Y eso es lo que hace nuestro amigo Lolo que, a la hora de hablar de Dios le basta y sobra con poner sobre la mesa lo que pasa en el mundo, al mundo mismo. Y ya.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

8.08.22

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - ¿Cómo es Dios para Lolo? (I)

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

¿Cómo es Dios para Lolo? (I) 

“Si así, en pequeño, fueras tú mismo me digo ¿qué cosa  tatuarías de preferencia?

Entonces me miro, a mí mismo, con el saquito de la propia vida a cuestas y voy y, de sopetón, me respondo que ‘Dios’; un Dios bello, dulce, hermoso y limpio, tal y como Él es, que se metiera ardiendo en los sueños, el porvenir y la ilusión. Un Dios que a mí se me hace espuma de entre lo más bonito de las cosas de la vida, porque las horas nobles van estampilladas con su felicidad.”  (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 83)

Se mira a sí mismo. Lolo se pregunta y, claro, contesta desde el fondo del corazón donde, como templo, reside el Espíritu Santo. Lo que responde es lo que, en verdad, cree porque lo tiene, por así decirlo, escrito a fuego en su alma.

Cualquiera podría decir que la respuesta que el Beato de Linares (Jaén, España) da a su pregunta acerca de qué es lo que, traduciendo sus palabras a un lenguaje ordinario, sería lo más importante para él, es algo así como lo normal, como lo que cualquiera de los creyentes podríamos decir.

Sin embargo, debiendo ser esto lo más cierto y verdadero, no siempre estamos dispuestos a comprender las cosas como las comprende Lolo. Y ahí reside lo especial de sus palabras acerca de Dios.

Los adjetivos que nuestro amigo aplica a su Creador son verdaderamente verdad, por decirlo así y, además, son lo que mejor definen el amor de Lolo por el Todopoderoso.

Así, por ejemplo, Lolo sabe que Dios es bello y que es dulce porque, en su vida, lo ha experimentado cada día desde que tuvo conciencia de la existencia de Aquel que lo había creado y, sobre todo, mantenía en el mundo.

Así, por ejemplo, Lolo sabe que Dios es hermoso y limpio porque ha experimentado cada día su hermosura y su limpieza desde que comprendió que iba a estar voluntariamente unido a una hermosura y una limpieza que muy bien le servía de ejemplo para estar y, sobre todo, para ser.

En realidad, estos adjetivos que Lolo aplica a Dios, en verdad, dice que son porque así es “tal y como Él es”. Es decir, que no alberga duda alguna sobre las calificaciones que hace recaer sobre Adonai y así lo expresa.

Sobre estas consideraciones que hace Lolo sobre Dios bien podemos decir que las hace porque dadas sus circunstancias es evidente que la mano de su Creador ha tenido mucho que ver con que él pueda escribir lo que escribe por poder escribirlo, si nos sabemos explicar… Es decir, que sabe que ha de ser cosa de Dios que pueda decir lo que dice al respecto de su Padre del Cielo porque le ha permitido, éste, hacerlo.

Así, todo lo bueno que le pasa a Lolo y, eso, empezando por su propia vida y existencia se lo atribuye a Dios porque sabe que es Bello, Dulce, Hermoso y Limpio. Y eso, sin duda alguna, hace que el Beato de Linares sienta que su vida ha sido llevada de la mano, de la misma mano de Aquel que quiso que, de la nada, todo fuera.

Y así es Dios para Lolo: lo mejor en e-s-e-n-c-i-a, así dicho, letra a letra, para comprender bien despacio la profundidad de tal palabra.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

1.08.22

Un amigo de Lolo – “Lolo, libro a libro”- Lolo, maestro; el poder de sus palabras

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

Lolo, maestro; el poder de sus palabras

  

“En los huequecillos de las tardes, iniciamos su aprendizaje. Con la tabla y las oraciones, machaca que te machaca, mas cuando explico, me da escalofrío el poder que hoy tienen mis palabras, ese misterio que es un corazón de cera caliente en el que yo puedo modelar a mi gusto las imágenes que quiera”. (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 83)

 

Conviene, en este caso, poner sobre antecedentes  al lector.

El caso es que la casa de Lolo se ha quedado sin “chacha” o mujer que, en ausencia de su hermana Lucy pueda echar una mano a Manuel Lozano Garrido. Y un día acude a su casa una señora que necesita cierta ayuda para hacer un trámite administrativo. Y cuando la citada señora se marcha de la casa de Lolo pregunta si, cuando se va Lucy de la misma el hermano se queda solo

Pues bien, como ya sabemos que la respuesta sería que sí, que se queda solo, aquella señora acudió en otro momento con su hija mayor (aún con trenzas…) para que “al menos, le hará compañía a él y así no se queda sin nadie”, dijo la buena señora. 

Aquella niña, es seguro que es así, no tenía conocimientos y, por tanto, no sabía leer ni escribir. Y Lolo le pregunta si ella querría aprender a eso y a otras cosas (como, por ejemplo, “enterarte de las cosas bonitas, aprender a rezar, a coser y a bordar”) Y ella responde que sí pues, en verdad, lo que quería, al quedarse allí, era que le cortaran las trenzas porque “lo que quiero es ser una mujer”. 

Y bien, en tales afanes se encontraban tanto Lolo como aquella “chacha-niña”, como la llama el mismo Beato.

 Es verdad que Lolo debía sentirse muy a gusto enseñando pues su primera vocación era/fue ser maestro y para eso se preparó en el momento debido. Sin embargo, no pudo ser, así, digamos, de forma ordinaria pero también hacía sus pinitos en ocasiones que, como ésta, le venían de maravilla para poner en práctica todos sus muchos conocimiento. 

En realidad, Lolo podemos suponer que hizo todo lo que pudo con aquella niña que era un campo abierto y libre para sembrar muchos conocimientos. 

Sin embargo, además de hacer eso hay algo que sorprende mucho a Lolo y que tiene que ver con lo que él mismo podía incidir en la existencia de aquel inocente ser. Y, en realidad, se sorprende, como decimos de que sus palabras pudieran tener un poder tan grande como, al parecer tenían. Y es que, como él mismo dice, el corazón de aquella criatura era “de cera caliente” y, como sabemos, en tal cera resulta fácil “modelar a mi gusto” lo que hubiera menester que modelar. 

Lo que le pasa al Beato de Linares (Jaén, España) es que se da cuenta de que, en efecto, las palabras que salen de su boca habiendo salido antes de su corazón, son las de un maestro que tiene vocación de enseñar y lo hace con gozo. Y si, además, las mismas son bien recibidas… como se dice en la Sagrada Escritura, la cosa es algo así como “miel sobre hojuelas”. 

Lolo se siente maestro, se sabe en lo que quería ser y no podemos decir que haga con falta de alegría sino que, al contrario, supo sembrar en aquella niña una semilla que, seguro, debió dar buen fruto pero, como suele suceder, eso debió ser cuando Dios quiso que fuera…

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.