InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Enero 2020

31.01.20

Don Bosco, tal día como hoy

Resultado de imagen de san juan bosco

El 31 de enero de 1888, tras una vida en defensa del futuro más necesitado, subió a la Casa del Padre Juan Bosco, más conocido como Don Bosco, pronunciando unas palabras que definían, a la perfección, su vida, peregrina hacia el definitivo Reino de Dios: “Quereos como hermanos. Haced el bien a todos, el mal a nadie… Decid a mis muchachos que los espero a todos en el Paraíso”.

Así, podemos decir que fueron 3 los ejes a través de los cuales pasó la vida del que sería nombrado, en 1998 (a los 100 años de su muerte), por San Juan Pablo II, “Padre y Maestro de la Juventud”: el Amor, la Bondad y la Juventud.

El Amor

Resultado de imagen de san juan bosco

Si el Amor, la Caridad, es la primera Ley del Reino de Dios, Don Bosco fue un representante digno de su cumplimiento. Cuando trata de que la vida de los jóvenes de Turín mejore, siempre llama su atención haciéndoles ver que, a pesar de ser pobre como ellos, compartiría su escaso pan con aquella juventud necesitada de tantas cosas materiales y, sobre todo, de tantas maravillas espirituales desconocidas por ella.

El Amor lo refleja Don Bosco cuando, en una ocasión, tras pedirle a los jóvenes que manifiesten, escribiendo, cuál es el regalo que desean, les ofrece (a ellos y a nosotros, también) una llamada “receta de santidad”:

1.-Alegría
2.-Hacer bien los deberes, los del colegio y los del buen cristiano
3.-Hacer bien a los demás.

Mediante la alegría, Don Bosco, se relaciona con aquellos jóvenes desfavorecidos de la sociedad italiana y mediante la alegría, manifiesta que la Iglesia católica puede ser punto de unión entre ellos y Dios.

Por otra parte, llevar a cabo lo que a cada cristiano corresponde, y hacerlo de forma adecuada y correcta, es buen índice de comportamiento querido por Dios.

Por último, el hacer bien a los demás, era, exactamente, la respuesta del amor del cristiano que Don Bosco recomendó a sus jóvenes pero que, por extensión, a todos nosotros nos llega.

Leer más... »

29.01.20

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - Consejo para ser santo

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Consejo para ser santo

 

“La grandeza de la perfección está, precisamente, en ir superando día a día estos matices negativos, contando con los consiguientes retrocesos y con el trabajo íntimo de lo sobrenatural.” (El sillón de ruedas, p. 151)

 

Cuando un santo dice algo o, mejor, cuando alguien al que se ha considerado santo dijo algo en su día y lo dejó, de tal forma, indicado que es posible atenderlo hoy día, no podemos hacer otra cosa que tenerlo en cuenta porque, de lo contrario, es más que seguro que nos perdamos algo importante.

Eso es lo que pasa, precisamente y no por casualidad, con el Beato Manuel Lozano Garrido, del que este año, como hemos dicho otro día, se cumplen 100 años de su nacimiento.

Pudiera parecer, así a primera vista, que ser santo es, primero, muy difícil y, luego, que por eso mismo sólo está reservado a unos pocos que rezan mucho y son muy buenos… 

Tal forma de ver las cosas no tiene nada que ver ni con la Voluntad de Dios ni con el Amor que el Todopoderoso tiene por sus hijos.

Leer más... »

27.01.20

Serie Venerable Marta Robin – Confiar en Dios; tengamos fe

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Confiar en Dios; tengamos fe

 

“Confiémonos a Dios y a Él sólo: es más fuerte que los más fuertes, que todos los fuertes; Él ve claro en las tinieblas, en las conciencias y sabe el exacto momento donde hace falta intervenir.” (Cuaderno íntimo, 12 de enero de 1930)

 

No hay nada más claro, en materia de nuestra fe católica, que saber a qué debemos atenernos y, es más, saber a Quién debemos atenernos.

Nosotros lo tenemos muy claro. Es decir, sabemos que Dios es nuestro Creador y que no sólo nos creó sino que nos mantiene, ahora mismo y mañana y los próximo días o años, porque es su santísima Voluntad hacerlo. Y eso debería darnos una seguridad tal como para exclamar, con el salmista, que si Dios es mi Creador, ¿a quién puedo temer?…

La cosa, así, dicha, es bien sencilla. Sin embargo, puede que cambie cuando lo llevamos a la práctica diaria y nos hacemos, por decirlo así, los despistados. Es decir: ¿hasta dónde llega la confianza que tenemos en Dios?

Está bien, porque siempre lo está, como hemos dicho otras muchas veces, atenernos a lo que los santos nos dicen. Y la Venerable Marta Robin lo dice esto, a lo que ahora nos referimos, con una claridad no exenta de certeza y verdad. Y sí, debemos confiar en Dios Todopoderoso porque es Dios y porque es Todopoderoso. Así de sencillo.

Leer más... »

26.01.20

La Palabra del Domingo - 26 de enero de 2019

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Mt 4, 12-23

12 Cuando oyó que Juan había sido entregado, se retiró a Galilea. 13 Y dejando Nazará, vino a residir en Cafarnaúm junto al mar, en el término de Zabulón y Neftalí; 14 para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: 15 ¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí, camino del mar, allende el Jordán, Galilea de los gentiles! 16 El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz; a los que habitaban en paraje de sombras de muerte una luz les ha amanecido. 17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: ‘Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado.’

18 Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, 19 y les dice: ‘Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres.’20 Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron. 21 Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. 22 Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron.
23 Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.



COMENTARIO

Convertirse y creer

La regla matemática dice que, en determinadas operaciones, el orden de los factores no altera el producto. Por eso el resultado de multiplicar, por ejemplo, 4 por 5 es el mismo que hacerlo 5 por 4.

En el reino de Dios y con su Ley, sin embargo, no pasa lo mismo. Como suele suceder, el Creador nos sorprende con una lógica que, claro, no es la nuestra.

Ejemplo de esto tenemos cuando sabemos que mientras que en el mundo, también llamado siglo, la confesión de lo mal hecho acarrea la imposición de una pena, en el reino de Dios lleva aparejada el perdón. Y esto muestra, en efecto, dos realidades muy distintas.

Algo parecido pasa con el mismo hecho de creer.

En otra ocasión ya dice Jesús “Convertíos y creed en el Evangelio”. Ahora dice Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado”.

Aquí sí que hay alteración del resultado si cambiamos los factores de esta especial cuenta espiritual.

Así, primero se nos pide la conversión y luego, la creencia en el Evangelio y no al revés.

Vemos, por lo tanto, que cambiar el corazón (de uno de piedra a uno de carne) es fundamental para considerarse discípulo de Jesucristo. Luego se creerá, se pondrá la confianza en el Evangelio pero lo primero es venir a ser un hombre nuevo.

Actuar así no era, digamos, voluntad exclusiva de Jesús, aunque también, sino que venía a cumplir la que lo era de Dios cuando, como recoge el profeta Ezequiel (11, 19-20) escribe que dijo el Creador “yo les daré un solo corazón y pondré en ellos un espíritu nuevo: quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que caminen según mis preceptos, observen mis normas y las pongan en práctica, y así sean mi pueblo y yo sea su Dios.

Leer más... »

24.01.20

J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – Saruman no tiene quien le escriba

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Seguimos con la, digamos, “serie dentro de la serie”. Y esto lo decimos porque, desde el artículo anterior (de título “El amor en los tiempos de Aragorn”) estamos “aprovechándonos” (con buena intención) de títulos de obras de Gabriel García Márquez a las que hemos dado el toque particular que corresponde a todo lo que tenga que ver con la Tierra Media.

Vayamos, pues, con el de esta semana que tiene relación directa con aquel “El coronel no tiene quien le escriba” del citado autor colombiano. Nosotros, sin embargo, lo hemos titulado,

Saruman no tiene quien le escriba

Resultado de imagen de Saruman

El Mal, por decirlo bien y pronto, tiene las cosas que tiene. Y es que, a lo mejor, pocos quieren acercarse al mismo aunque, claro está, siempre hay quien lo acepta, a lo mejor, como un mal menor o, a lo mejor, como vía para prosperar en la vida. Y eso pasa aquí, en la Tierra llamada Media, a saber obra subcreadora del profesor de Oxford, Tolkien padre. Pero, decimos, el Mal es como es…

Nuestro protagonista, Saruman, no era malo del todo o, mejor, se encontraba entre los que habían sido enviados a la Tierra Media para ayudar a los que estaban luchando y habían luchado contra el Mal supremo, el padre de todos los males, el Mal sobre el Mal o, lo que es lo mismo, Morgoth, antes Melko, en los tiempos antiguos. Entre sus compañeros estaba, por nombrar sólo a uno, un tal Gandalf, conocido también como Mithrandir, Olórin, Jinete Blanco, etc., etc. y etc.

Hay, sin embargo, una diferencia esencial entre uno y otro personaje: el primero de ellos era en exceso ambicioso mientras que el segundo supo contener lo que podía haber sido su ambición. Y eso es más que conocido y no vamos a abundar en tal cosa…

Sin embargo, sí que nos vale lo que hemos dicho arriba para decir que, precisamente, por haber escogido el camino equivocado (una especie de Breaking Bad a lo mago o, por decirlo de otra forma, como romper con la realidad no por la buena cosa sino, justamente, por la contraria o, así: romper mal) Saruman estaba solo y más que solo.

Leer más... »