InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Febrero 2020

28.02.20

J.R.R. Tolkien – Una ventana a la Tierra Media – Carta a Tolkien

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Es más que conocido que nuestro autor, J.R.R. Tolkien o, simplemente, conocido como Tolkien, escribió muchas cartas a lo largo de su vida. Su lectura es verdaderamente crucial para quien quiere conocer más de cerca muchos de los acontecimientos de su vida, el devenir exacto y circunstancial de lo que estaba escribiendo y, en fin, muchos de sus pensamientos más íntimos.

El que esto escribe ha creído que también se le puede enviar una carta a nuestro querido profesor de Oxford. Y sabemos que la recibirá porque allí donde esté (nosotros creemos que en Cielo, si Dios ha querido que así sea) todo puede verse.

Y eso es, pues, lo que hacemos ahora mismo.

Muy estimado profesor Tolkien,

El que esto escribe ha recibido sus Cartas o, al menos, ha podido leerlas que, en un sentido más que cierto, puede considerarse la misma cosa. Y espera que reciba estas cuatro letras con gozo porque sabe, a ciencia y corazón ciertos, que hay muchas personas que pueden pensar, a lo mejor, lo mismo.

No puedo negar que cuando uno se acerca a su obra lo hace con cierta precaución. Y no se trata de que sea algo imposible de llevarse al corazón sino que supone acercarse a lo que es considerado como lo mejor en el tipo de literatura de que se trata que se haya escrito. Y bien sabemos que imitadores de su obra hay más que muchos e, incluso, los hay que se han visto beneficiados con pingües beneficios por la adaptación de otros libros que, en cierta forma, vienen a decir cosas muy similares a las que usted dejó dichas y siendo, así y por tanto, el primero en decirlas también ha de ser el primero en ser felicitado.

Muy querido profesor Tolkien. Debo darle las gracias por haber hecho posible que la imaginación de millones de seres humanos haya dado un salto más que grande hacia un mundo o, mejor, una Tierra, la Media, en la que toda virtud tiene su asiento y donde, ¡Ay!, toda maldad se arremolina alrededor del Bien para causar daño porque eso ha sido, es y será, el papel que desempeña todo lo malo que hay en el mundo y, también, en su/nuestra Tierra Media.

Muy querido profesor Tolkien. También debo agradecer que su obra haya sido escrita de tal forma que puede unir, en ella misma, a personas de muy distinta índole. Y quiero decir con esto que no hay acepción de religión, pensamiento o idea que, en sí mismas, puedan alejar de apreciar en mucho lo bueno que tienen las páginas escritas por usted. Y eso, es cierto, es algo más que bueno y mejor y es algo que le apuntamos en su haber porque supone la conformación de un grupo muy heterogéneo de personas unidas por un vínculo común de ríos, paisajes, personajes, acciones, batallas, perdones y demás realidades que usted supo construir.

Muy querido profesor Tolkien. No pueden menos que agradecerle, también, que haya ensanchado el corazón para que quepa en él todo lo que es posible cuando se quiere que lo sea. Y eso es una verdad que no deberíamos olvidar nunca. Y es que ¿No es posible la existencia de una Tierra, llamada por usted Media, donde pueda triunfar el Bien sobre el Mal y donde lo virtuoso prevalezca sobre lo corrupto y corrompido?

A esto, me gustaría responder que sí aunque enseguida sería rebatido por la realidad en la que vivimos ahora y, seguramente, en la que usted mismo vivió en aquellos años en los que concibió, escribió y dio a luz su nunca demasiado bien ponderada obra literaria.

Muy estimado profesor Tolkien. Aunque es más que posible que pudiera decir más cosas sobre usted, también es seguro que podría ser calificado de pedante o de pesado y eso, que son adjetivos muy alejados, alejadísimos, de su obra, no puede caber aquí.

Es por eso por lo que se despide quien tanto tiene que agradecer a quien tanto le ha dado y le deseo una vida eterna donde, algún día, podamos encontrarnos,

 

Eleuterio Fernández Guzmán Erkenbrand de Edhellond

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay mundos que, sin duda alguna, nos llevan más lejos del que vivimos, nos movemos y existimos.

…………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

26.02.20

Beato Manuel Lozano Garrido - “Lolo, libro a libro”- Ser, hacer, es deber nuestro

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Ser, hacer, es deber nuestro

 

“Fijándose bien, lo de acá es una aportación menuda, pero necesaria, como el sudor del obrero en la obra de ingeniería.” (El sillón de ruedas, p. 158)

 

En las cosas de Dios y, claro, en las nuestras, hay un poder y un querer. Y con eso queremos decir que podemos escoger y elegir el qué pero, sobre todo, el cómo. Y el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo nos lo dice, sí, de forma sencilla pero, ¡Ay!, también de forma que nos obliga más que mucho.

Vamos a ver. Nosotros estamos en el mundo, primero, porque Dios ha querido que estemos. Eso es una verdad espiritual que debemos tener más que bien entendida porque, de ser lo contrario, estamos más que seguros que nada de lo que siga, en materia del espíritu, va a servir ni valer para nada.

Aquí, de todas formas o, mejor, en esto de nada vale otra forma de pensar. Y a ella, pues, no atenemos.

Lo que nos quiere decir el Beato de Linares (Jaén, España) es algo bien sencillo: sí, nosotros podemos aportar a la Creación y no está fuera de nuestro alcance.

Así dicho, a primera vista, eso podría parecer un pensar demasiado optimista porque, bien mirados, ¿qué somos nosotros?

Leer más... »

24.02.20

Venerable Marta Robin – Apoyarse en El Señor dejándonos hacer por Él

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Apoyarse en El Señor dejándonos hacer por Él

 

“Sola, no soy capaz de nada, pero “lo puedo todo” si tengo en cuenta todo lo que se refiere al Señor, a Quien dejo toda la responsabilidad de su misteriosa conducta, conformándome con alegría a su admirable voluntad.” (Diario íntimo, 12 de enero de 1930)

 

Saber qué somos, en la vida, siempre nos ha de venir bien. Pero saber eso en materia espiritual es algo más que tener un conocimiento de nuestras posibilidades, hablando de eso. Y lo es porque nos da el sentido exacto de qué podemos hacer con nuestra vida del alma y del corazón.

La Venerable Marta Robin sabe muy bien, sabía y en vida y sabe, ahora, en sus escritos, decirnos, qué es lo sobre eso debemos saber y tener en cuenta. Y, en general, podemos decir, que es más que válido lo que nos dice.

A veces podemos creernos que nos bastamos a nosotros mismos. Es decir, si no tenemos muy en cuenta a Quien los ha creado y Quien nos mantiene en el mundo, estamos como mirándonos siempre el ombligo y, desde ahí, todo lo podemos no en Aquel que nos conforta sino… en nosotros mismos.

Nuestra hermana en la fe, dadas las circunstancias físicas por las que pasó, bien dice que no es capaz, ella sola, de hacer nada. Y, sin embargo, estaríamos en un grave error si pensásemos o creyésemos que nosotros, en caso de no estar postrados en una cama o en una silla de ruedas, vamos a ser más capaces que ella en hacer según qué cosas…

Leer más... »

23.02.20

La Palabra del Domingo - 23 de febrero de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Mt 5, 38-48

 

 “38 ‘Habéis oído que se dijo: = Ojo por ojo y diente por diente. = 39 Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: 40 al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; 41 y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. 42 A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda. 43 «Habéis oído que se dijo: = Amarás a tu prójimo = y odiarás a tu enemigo. 44    Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, 45 para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? 47 Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles? 48 Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial.’”

 

COMENTARIO

 

Entender la Ley de Dios

 

No es que Jesús hubiera venido a que se cumpliese la Ley de Dios, que sí, sino que había venido a que, en efecto, todo aquello que el Creador había establecido como bueno y mejor, se llevara a cabo. 

No podemos negar que en este texto del evangelio de san Mateo el Hijo de Dios pone le listón muy alto porque la voluntad de Dios no es simple ni es poca cosa sino, al contrario, completa y llena de lo que es recomendable para nosotros, creación y semejanza suya. 

Que Jesús vino a cumplir lo que estaba escrito lo vemos, por ejemplo, justamente en lo que pudiera parecer una humorada del Maestro. Esto lo decimos porque al final del este texto nos dice que seamos perfectos como Dios es perfecto. Y decimos que parece una humorada porque bien sabemos que eso, a nosotros, nos va a resultar, simplemente, imposible. 

Pero bueno… Jesús sabe qué es lo mejor para nosotros y nos lo dice, como sabría que estaba escrito en el Levítico (19, 1-2) cuando el autor inspirado por Dios escribió esto: “Habló Yahveh a Moisés, diciendo: Habla a toda la comunidad de los israelitas y diles: Sed santos, porque yo, Yahveh, vuestro Dios, soy santo”. 

Es decir, Dios, que es Todopoderoso y todo lo creó y mantiene es, además, santo, el único Santo. Y nos pide que seamos como Él. 

Leer más... »

21.02.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien – Microrrelatos V

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

 

Como es bueno ser perseverante  en lo que consideramos bueno y mejor, estamos aquí de nuevo para aportar una nueva serie de microrrelatos después de que, como es fácil deducir del número del título del artículo, lo hayamos hecho en cuatro ocasiones. Y es que la cosa da para esto y para mucho más.

De nuevo, rogamos sepan disculpar los amables lectores los fallos que pudiera haber en ellos porque, al fin y al cabo, cada cual da lo que puede y sabe…

 

Eru estaba al Principio. Y lo creó todo porque quería una continuación de aquella primera forma de ser las cosas. Y todo lo hizo como quiso hacerlo.

Resultado de imagen de Melkor

Hubo quien, entonces, quiso hacer disonancia a través de la música. Y es que el Mal había empezado a dar dolores de cabeza al Subcreador.

 

Melko era, en definitiva, un pobre Valar. Quiso destruir todo lo bueno y quiso imponer su negrura de corazón a sus hermanos y hermanas subcreados. Y ya sabemos como todo terminó, luego, mucho después.

 

Fëanor creó y Fëanor perdió su creación. Hubo, entonces, mucha ira y mucha rabia encendida en su corazón. Incluso los cuentos dicen que huyó para no tener que volver a hacer lo que hizo.

Leer más... »