24.01.20

J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – Saruman no tiene quien le escriba

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

Seguimos con la, digamos, “serie dentro de la serie”. Y esto lo decimos porque, desde el artículo anterior (de título “El amor en los tiempos de Aragorn”) estamos “aprovechándonos” (con buena intención) de títulos de obras de Gabriel García Márquez a las que hemos dado el toque particular que corresponde a todo lo que tenga que ver con la Tierra Media.

Vayamos, pues, con el de esta semana que tiene relación directa con aquel “El coronel no tiene quien le escriba” del citado autor colombiano. Nosotros, sin embargo, lo hemos titulado,

Saruman no tiene quien le escriba

Resultado de imagen de Saruman

El Mal, por decirlo bien y pronto, tiene las cosas que tiene. Y es que, a lo mejor, pocos quieren acercarse al mismo aunque, claro está, siempre hay quien lo acepta, a lo mejor, como un mal menor o, a lo mejor, como vía para prosperar en la vida. Y eso pasa aquí, en la Tierra llamada Media, a saber obra subcreadora del profesor de Oxford, Tolkien padre. Pero, decimos, el Mal es como es…

Nuestro protagonista, Saruman, no era malo del todo o, mejor, se encontraba entre los que habían sido enviados a la Tierra Media para ayudar a los que estaban luchando y habían luchado contra el Mal supremo, el padre de todos los males, el Mal sobre el Mal o, lo que es lo mismo, Morgoth, antes Melko, en los tiempos antiguos. Entre sus compañeros estaba, por nombrar sólo a uno, un tal Gandalf, conocido también como Mithrandir, Olórin, Jinete Blanco, etc., etc. y etc.

Hay, sin embargo, una diferencia esencial entre uno y otro personaje: el primero de ellos era en exceso ambicioso mientras que el segundo supo contener lo que podía haber sido su ambición. Y eso es más que conocido y no vamos a abundar en tal cosa…

Sin embargo, sí que nos vale lo que hemos dicho arriba para decir que, precisamente, por haber escogido el camino equivocado (una especie de Breaking Bad a lo mago o, por decirlo de otra forma, como romper con la realidad no por la buena cosa sino, justamente, por la contraria o, así: romper mal) Saruman estaba solo y más que solo.

Leer más... »

22.01.20

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Pecado vs. amor

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Pecado vs. amor

 

“Al pecado capital bastaría para definirlo con ir contraponiendo sistemáticamente sus características a las del amor. Si a Dios se le ha calvado en el corazón como una garra la rebeldía del hombre, es porque nada hay tan cínico y perverso, tan contrapuesto a su generosidad y dulzura, como la injusta entronización del alma que se atrinchera.“ (El sillón de ruedas, p. 91)

 

Está claro, según nos dice el Beato Manuel Lozano Garrido, que hay dos mundos, dos realidades tan distintas que puede resultarnos difícil ponerlas de acuerdo cuando, en realidad, ni debería haber separación entre ellas ni nos está permitido que la haya muy a pesar de cómo somos…

Podemos entender, a tal respecto, que existe un pecado que es más que importante. Es más, que a partir del mismo los demás van cayendo como uva de un racimo más que maduro. Y es, como decimos arriba, la realidad que nos corresponde a los hijos de Dios y que supone nuestro alejamiento del Padre, de Quien todo lo ha hecho y mantiene.

Tal pecado es tan grave y supone un peligro tan grande para nosotros, que deberíamos pensar más de una vez caer en el mismo.

Aquí aparecen palabras terribles que definen más que bien nuestra, a menudo, forma de ser: rebeldía, cinismo, perversión… Y, al contrario, otras muestra a Quién solemos enfrentarnos: amor, generosidad, dulzura…

Leer más... »

20.01.20

Venerable Marta Robin – Esto es verdadera esperanza

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Esto es verdadera esperanza

 

“El dolor sólo tiene un tiempo corto, la felicidad tendrá la bienaventurada eternidad.” (Diario íntimo, 12 de enero de 1930)

 

No podemos negar que la Venerable Marta Robin confía de todas las formas posibles en la bondad maravillosa de nuestro Padre Dios, Todopoderoso y Creador nuestro.

Esto lo decimos porque, evidentemente, en cuanto a lo que es nuestra existencia y, sobre todo, en lo que ha de ser nuestro destino final… en fin, que hay una diferencia más que notable entre una cosa y la otra.

Podemos decir, según podemos ver en este corto texto del Diario íntimo de nuestra hermana en la fe católica, que sí, que hay dos realidades que nos son comunes o, mejor, una nos es común con toda seguridad pero la otra, la otra… como se podría decir, según y cómo.

Sobre la primera de ellas, no hay duda alguna y aquí lo escribimos semana tras semana. Y es que la realidad es así de tozuda y las cosas con como son: sufrimos.

Nuestro sufrimiento es, para cada uno de nosotros, grave y más que grave. Y es que sólo uno mismo es capaz de darse cuenta de lo que pudiera afectarle las circunstancias sufrientes por las que pasa en la vida, a lo largo de su existencia en este valle de lágrimas. Y, en efecto, esto es un valle de lágrimas… aunque también de sonrisas, podríamos decir.

Leer más... »

19.01.20

La Palabra del Domingo - 19 de enero de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 Jn 1, 29-34

“29 El día siguiente ve a Jesús venir hacia él y dice: ‘He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. 30 Este es por quien yo dije: Detrás de mí viene un hombre, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo. 31 Y yo no le conocía, pero he venido a bautizar en agua para que él sea Manifestado a Israel.’

32 Y Juan dio testimonio diciendo: ‘He visto al Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se quedaba sobre él. 33 Y yo no le conocía pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo.’ 34 Y yo le he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios.’”

 

COMENTARIO 

Quien tenía que venir como Cordero de Dios 

 

Quien lea el texto del evangelista Juan se dará cuenta que a Juan, el Bautista, se le había comunicado cuál era la finalidad de su labor y qué, sobre todo, tenía que anunciar. 

Cuando da testimonio es porque es testigo de la venida del Mesías. Él, a lo mejor el único que así aprecia tal cosa, ve al Espíritu Santo bajar sobre Jesús cuando sale de las aguas del Jordán tras el bautizo. Fue, con toda seguridad, una gracia de Dios otorgada a quien se le había dicho lo que tenía que hacer y lo había hecho. 

Había pasado un día desde que Jesús se acercó al Bautista para que le limpiara las impurezas que su alma podía tener. Bien sabemos que eso debía ser, sobre todo, para dar ejemplo, porque es bien cierto que el Hijo de Dios no tenía pecado ni podía tenerlo. Tenía, sin embargo, que cumplir la misión que le había sido encargado (“para eso he salido” diría en una ocasión) que no era otra que hacer cumplir la Ley de Dios y la conversión del corazón era uno de sus principales motivos de vida. 

Volviendo a lo dicho arriba, cuando Juan comunica, a los que le oyen, que se le había dicho lo que tenía que pasar es porque es fiel a la voluntad de Dios y que, aunque no sintiese fuerzas espirituales para desatar las sandalias a Jesús, hizo lo que tenía que hacer. 

Pero lo que más nos ha de importar es lo que dice Juan de Jesús. Dice que es el “Cordero de Dios” y, además, que “quita el pecado del mundo”. 

Como Cordero de Dios llevaría una vida mansa que, al final, determinaría una muerte también mansa; como perdonador de los pecados tenía tal facultad donada por Dios de limpiar el alma de tales manchas. 

Leer más... »

17.01.20

J.R.R. Tolkien -Ventana a la Tierra Media – El amor en los tiempos de Aragorn

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

Durante las próximas semanas, si Eru quiere, vamos a escribir a tenor de obras sobradamente conocidas. Queremos decir que nos vamos a agenciar, por decirlo así y sin mala intención, de ciertos títulos del escritor Gabriel García Márquez.

Vayamos, pues con el primero de estos artículos de título “El amor en los tiempos de Aragorn” que tiene mucho que ver, como sabe todo lector, con aquel Amor en los tiempos del cólera del escritor citado arriba. Y nos referimos, claro, al título porque en cuanto al contenido, se trata de mundos más que distantes y distintos…

El amor en los tiempos de Aragorn

Resultado de imagen de Aragorn y Arwen

 

Hacía mucho tiempo que había ocurrido aquello de Lúthien y Beren. Y queremos decir que el hecho mismo de que una elfa, además más que bella (¿No es eso, casi siempre, un abundar en la verdad?), se uniera en matrimonio con un hombre (mortal, por lo tanto) no era lo más común. Y quizá por eso el padre de la primera, a la sazón Thingol, se opuso tan tenazmente a tal unión que le impuso una grave prueba al hombre que osaba ansiar eso: quitar un silmaril de la cabeza de Morgoth. Y no podemos dejar de reconocer que era, casi, como pedirle la luna al bien intencionado hombre.

Creemos recordar que, en una primera redacción de aquel amor Beren también era un elfo pero, de haber sido así se habría perdido mucho de lo que, siendo hombre, tenía que aportar a la historia. Y decimos, por tanto, que nuestro autor el profesor de Oxford supo cambiar, para bien, el qué del hombre.

El caso es que, como es sabido, Beren (con la inestimable ayuda de su amada Lúthien) consigue llevarle al exagerado padre de la bella elfa la preciada joya producida por las manos del Fëanor y, al fin, triunfa el amor sin mayores exigencias.

Leer más... »

16.01.20

Descanse en la paz de las Tierras Imperecederas Christopher Tolkien

Hay noticias que son más tristes que otras.  Y la que hoy traemos aquí es muy, pero que muy triste. 

Esto lo decimos porque hoy, 16 de enero de 2020, apenas 13 días despues de haber recordado y celebrado el nacimiento de J.R.R. Tolkien, ha pasado a la otra vida Christopher Tolkien.

Tenía el buen hombre 95 años de edad muchos de los cuales los pasó junto al genio que era su padre, autor de El Hobbit y El Señor de los Anillos. 

La labor que este estudioso de la obra de su padre ha sido, es y será siempre, verdaderamente impagable.

Leer más... »

15.01.20

Un amigo de Lolo - 100 años ya de Lolo

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

100 años ya de Lolo

 

Hoy, como fácilmente puede comprobarse, no hemos traído aquí texto alguno de nuestro hermano y Beato Manuel Lozano Garrido, a la sazón llamado Lolo. Y no lo hemos hecho por una razón muy y más que especial.

Se suelen celebrar los 100 años de muchas cosas. No siempre con cosas buenas porque a veces trátase la cosa de recuerdos de guerras o batallas o algo por el estilo. Pero en otras ocasiones se celebra una edad así de una persona que aún se encuentra en el mundo de los vivos…

Hoy, sin embargo, queremos recordar los 100 años de alguien que no, ya no se encuentra entre nosotros desde hace algunos decenios pero que, en el Cielo, intercede por nosotros y por todos aquellos que le invocan con especial recuerdo.

A estas alturas, como suele decirse, de la película, es más que seguro que cualquiera sabe que nos estamos refiriendo al Beato Manuel Lozano Garrido, a la sazón llamado Lolo por razones obvias…

En efecto, este año 2020 se celebrarán los 100 años del nacimiento de un niño que, con el paso del tiempo, sería luz para muchos y esperanza para no pocos.

En cuanto a lo de luz, no podemos negar que Manuel Lozano Garrido supone un faro más que importante para todos aquellos que, sufriendo, quieren saber sobrenadar (como diría él mismo) sus circunstancias y, como también sostendría nuestro hermano en la fe, llegar a saber tener un dolor “con escafandra” en el sentido de que no afecte a sus próximos los padecimientos de uno.

Leer más... »

13.01.20

Serie Venerable Marta Robin – Sólo Cristo, sólo Dios

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Sólo Cristo, sólo Dios

 

“Jesús sólo, el amigo verdadero, el amigo querido, el bien amado, puede sostenernos eficazmente en todas nuestras penas y dificultades.” (Cuaderno íntimo, 12 de enero de 1930)

 

En ese texto de la Venerable Marta Robin hay un qué, unas circunstancias. Pero también hay un cómo y, sobre todo, hay un Quién. Y todo muestra, primero, que se sabe lo que se cree y, luego, que en verdad se cree.

 

Qué y sus circunstancias

 

Es bien cierto que, a lo largo de nuestra vida, pasamos por buenos momentos pero también lo es que pasamos por malos, muy malos y más allá de malos. Ciertamente, la existencia de un ser humano pasa por lo que llamamos valle de lágrimas porque, en efecto, lo es.

La Venerable Marta Robin, que de eso tuvo mucho en sus años de vida sabe más que bien y por experiencia propia que sí, que tenemos penas y que pasamos por dificultades y que son, por decirlo así, el pan nuestro de cada día. Por eso pone sobre la mesa la verdad de las cosas sin malabarismos espirituales ni delicadezas que sobran en este caso.

Leer más... »

12.01.20

La Palabra del Domingo - 12 de enero de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Mt 3,13-17

“13 Entonces aparece Jesús, que viene de Galilea al Jordán donde Juan, para ser bautizado por él. 14 Pero Juan trataba de impedírselo diciendo: ‘Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?’ 15 Jesús le respondió: ‘Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia.’» Entonces le dejó. 16 Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. 17 Y una voz que salía de los cielos decía: ‘Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.’”

 

COMENTARIO

Cumplir con la voluntad de Dios

Era ya de más de un estadio de longitud la distancia que separaba al Bautista del último de los que querían ser bautizados. Y parecía que, llevados por una fe necesaria o atraídos por una curiosidad que esa labor transmitía, peregrinos venidos desde poblados lejanos o acercándose desde las proximidades del río, esperaban su turno para pasar, tras la inmersión acuática, a formar parte del discipulado de Juan. 

Entonces, cuando parecía que el día sería largo y trabajoso el convertir, apareció, majestuosa en demanda, la figura mansa de Jesús. 

Se apoderó de Juan la sensación de que no podría llevar a cabo aquella parte tan sustancial de su labor, que ante el Mesías no sabría responder con la suficiente grandeza. Eso sin saber que éste sólo pretendía cumplir este tan importante paso, ya fijado por su Padre. 

Se resistió el Bautista, pretendiendo que su dignidad no estaba a la altura de su persona, que era él mismo quien debía ser bautizado por Jesús, que si no debería ni atarle las sandalias… y se excusaba al no sentir la fortaleza necesaria para lo que tenía que hacer. 

Pero quien esperaba el bautizo, revestido de la gracia que Dios, su Padre, le entregó, tranquilizó su alma y supo hacerse entender. Su misión había llegado a su punto culminante. 

Cuando, tras el bautizo, Jesús salió del Jordán, y pudo ver como el Espíritu Santo se posaba sobre sí, la voz de Dios confirmó a Juan que, ya desde el seno de Isabel, su camino estaba perfectamente trazado, que sus manos bendecían, tan sólo, una afirmación escrita en la voluntad del Padre.

Leer más... »

10.01.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Recensión de “El Tío Curro” - La Conexión Española de J.R.R. Tolkien

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

 

El autor del libro que traemos hoy, a la sazón José Manuel Ferrández Bru, ya fue entrevistado para esta página y, en su día, se publicó la citada entrevista en la que nuestro buen amigo Gimli (tal es su otro nombre propio de la Tierra Media) se expresaba como creía conveniente acerca de este maravilloso mundo subcreado por J.R.R.Tolkien.

Pero hace mucho tiempo que, el que esto escribe, le debía la causa y motivo del artículo de hoy, la recensión de su libro dedicado al P. Francis Morgan, que vino a ser el tutor de los Tolkien por expreso deseo de la madre de ambos cuando la misma falleció. Y él, claro está, aceptó de todo corazón. 

Y eso es lo que hacemos.

 

Resultado de imagen de el tio Curro

Título“El Tío Curro” - La Conexión Española de J.R.R. Tolkien.

Autor: José Manuel Ferrández Bru.

Editorial: Luna Press Publishing, 2018.

 

Es bien cierto que, como se nos dice en la contraportada del libro, “En esta segunda edición española se proporcionan nuevos datos que nos permiten profundizar aún más en Francis Morgan“. Y es que el autor del libro ya publicó hace años una primera edición a la que, tras un arduo y un, seguro, esforzado trabajo, ha seguido esta segunda que, sin duda, no deja a nadie insatisfecho.

Digamos que, en la misma portada, de la que ha sido autor el artista Fernando López Ayelo, se muestran los rasgos propios del personaje que ha centrado el trabajo porque se puede apreciar una cierta rigidez personal (seguramente propia de un sacerdote de la época) pero no exenta, la misma, de una calidez personal que, eso sí, la conocemos a través de lo que nos dice Ferrández Bru.

Podemos decir que el trabajo que ha hecho el autor del libro ha tenido que ser difícil, trabajoso pero, a la vez, fructífero. Y es que conocemos la vida y, por decirlo así, milagros de todos aquellos que se relacionaron con el P. Morgan, con su familia, hasta unos detalles sin los cuales, seguramente, no se entendería el cómo y el ser del sacerdote que tan bien supo dirigir la vida, sobre todo, del profesor de Oxford.

Leer más... »