InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Abril 2019

30.04.19

San José, obrero y maestro de Cristo

Resultado de imagen de San José Obrero

  

Nos dirigimos a ti, Oh bendito San José, nuestro protector en la tierra, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos. 

Por la promesa de realizar dignamente nuestras tareas diarias, líbranos de caer en el pecado, de la avaricia, de un corazón corrupto. Se tú el solícito guardián de nuestro trabajo, nuestro defensor y fortaleza contra la injusticia y el error. 

Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo. Amén.”

(Oración tradicional dedicada a San José)

 

 

A San José se le reconocen muchos patronazgos. Sin embargo, uno de los que más destaca es el de ser el patrono del trabajo. Y es que San José, como es más que sabido, además de ejercer de padre adoptivo de Jesús tenía una profesión con la que se ganaba la vida. De su labor de carpintero que, seguramente, enseñó a Jesús, ha devenido un patronazgo sobre el trabajo que es digno de tener en cuenta y de hacer mención de él. Y, claro, podemos creer que también fue, en cierta manera, el maestro de Jesucristo.

 

Al respecto de lo del patronazgo sobre el trabajo, Pío XII instituyó la festividad de San José Obrero, aunque podemos imaginar que, al menos, el pueblo creyente católico tenía al padre adoptivo de Jesucristo por muy importante en el mundo del trabajo desde hacía muchos siglos (pues así suelen ser las cosas cuando se declara que alguien es importante… el pueblo ya sabía y nada surge de la nada, claro está). Y lo hizo para que, a partir del 1 de mayo de 1955 se celebrara, con especial énfasis, a la figura de aquel hombre que supo mantenerse fiel a Dios en sus convicciones espirituales pero, también, que supo transmitir un amor por el trabajo del que hoy día aún vivimos. En aquel entonces dijo a los trabajadores reunidos en la Plaza de San Pedro (más de 200.000) que “el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias”.

Resultado de imagen de San José Obrero

Destacó, entonces, la humildad y la dignidad de quien trabaja  con sus manos. En cuanto a la primera, virtud importante para el cristiano, José la representó a la perfección al manifestarla en cada una de sus acciones a lo largo de su vida; en cuanto a la segunda, la labor llevada a cabo manifestó lo que cada cual, con su propio trabajo, puede llegar a transformar su vida y llenarla con el amor de Dios. 

José, obrero, representa, también, la preocupación que la Iglesia católica ha tenido y tiene por el mundo del trabajo. Así, por ejemplo, desde que en 1898 León XIII abordara el tema del trabajo en su Encíclica Rerum Novarum han sido muchos los documentos que han tratado tan importante realidad como Quadragesimo Anno, de Pío XII, Mater  et magistra, de San Juan XXIII, Gaudium et spes, del Concilio Vaticano II, Populorum Progressio, de San Pablo VI, y la Laborem exercens, de San Juan Pablo II en la que, además, profundizó el Papa polaco en la espiritualidad del trabajo.

 

Por otra parte, San Juan XXIII, de grata memoria, terminó su alocución el día de la fiesta de San José Obrero del año 1959 con una oración que nos dice mucho acerca de la figura de tan importante persona en la historia de la salvación. Decía lo siguiente:

 

¡Oh glorioso San José, que velaste tu incomparable y real dignidad de guardián de Jesús y de la Virgen María bajo la humilde apariencia de artesano, y con tu trabajo sustentaste sus vidas, protege con amable poder a los hijos que te están especialmente confiados!

 

Tú conoces sus angustias y sus sufrimientos porque tú mismo los probaste al lado de Jesús y de su Madre. No permitas que, oprimidos por tantas preocupaciones, olviden el fin para el que fueron creados por Dios; no dejes que los gérmenes de la desconfianza se adueñen de sus almas inmortales. Recuerda a todos los trabajadores que en los campos, en las oficinas, en las minas, en los laboratorios de la ciencia no están solos para trabajar, gozar y servir, sino que junto a ellos está Jesús con María, Madre suya y nuestra, para sostenerlos, para enjugar el sudor, para mitigar sus fatigas. Enséñales a hacer del trabajo, como hiciste tú, un instrumento altísimo de santificación“.

Resultado de imagen de San José Obrero

En tal oración se nos impele a no dejarnos avasallar por las circunstancias que nos han tocado vivir y que nos reconozcamos hijos de Dios. Pero, además, se nos recuerda algo que es muy importante para un cristiano, aquí católico: nunca está, estamos, solos en nuestra labor diaria sino que, muy al contrario de lo que puedan pensar los adalides del ateísmo, Jesús y su Madre, María, siempre nos acompañan y, junto a ellos, José, esposo amante y cuidador de Madre e Hijo. En ellos podemos apoyarnos. 

Pues bien, nosotros podemos imaginar a Jesucristo meditar sobre la figura de José. Quizá pudo pensar esto que sigue:

 

Nuestra casa era pobre y no demasiado grande. Sin embargo, era suficiente para que vivieran tres personas que tanto se querían como mi madre, José y yo mismo. 

La verdad es que José siempre fue un hombre trabajador. Ser carpintero requería paciencia porque, poco a poco tenía que modelar, casi de la nada, algo que pudiera ser útil. Casi, diría yo, como hace mi Padre con los corazones duros que, con paciencia y perseverancia convierte en suaves y tiernos.

José tuvo una vida sencilla pero, sin duda, nada fácil. Trabajador humilde y piadoso creo que era un fiel cumplidor de la voluntad de Dios y que se entregó al cuidado de mi madre y de mí porque era lo que tenía que hacer. Por eso nunca preguntó más de lo que necesitaba saber y en su diaria labor pienso yo que trataría de descifrar, exactamente, lo que se esperaba de él para cumplirlo.

Puedo decir, ahora que ha transcurrido un tiempo desde que se fue a la casa de mi Padre, donde nos espera, que muchas de las cosas que digo a los que me siguen las he tomado de ver a José trabajando y del comportamiento ordinario, común, que tuvo en su vida. No puedo negar, ni quiero negarlo, que en lo humano José fue mi maestro.

Aquel silencio mientras trabajaba; aquella forma de esforzarse sin pedir nada a cambio, tan sólo por el amor que nos tenía; aquella entrega muestra de tantos pensamientos profundos…

Pero no sólo recuerdo su trabajo manual, que nos permitía salir adelante. Algo había más importante en su vida que lo hacía humano y tierno, amoroso y cercano: cuidaba de mi Madre y de mí de una forma tan dulce…

Sin embargo, sabía a la perfección cuándo debía permanecer en un segundo plano adoptando la posición de reconocer quién era yo.

Recuerdo, ahora, como aquella vez que me quedé en el Templo hablando con los doctores de la ley. Cuando, al fin (tres días buscándome debió ser terrible para José y mi madre) dieron conmigo (es que aún no sabían que yo debía andar en las cosas de mi Padre) fue mi madre la que mostró su enfado conmigo. ¡Cómo se puso aquel día!, no sin algo de razón, claro.

Mientras, José miraba y callaba y, aunque mi madre siempre decía que guardaba ciertos momentos en su corazón, como para gozar con ellos o, quien sabe, para entristecerse con ellos, yo siempre he creído que también José gozaba de tan buen depósito de amor.

Bueno, ¡Cómo pasa el tiempo!, Juan está teniendo mucho trabajo hoy en el Jordán. Parece que ya me toca entrar en el agua”.

 

Ciertamente, esto ya fue publicado en su día pero, ¡Qué le vamos a hacer!, hay que cosas que vale la pena recordar.

 

San José Obrero, ruega por nosotros.

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

28.04.19

Serie Venerable Marta Robin – Sacrificios de perfección

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

De los Consejos para avanzar en la vida de perfección, nos dice la Venerable Marta Robin esto que sigue:

 

Sacrificios de perfección

“Nuestra perfección sólo es posible en razón de nuestros sacrificios: la oración, el silencio, la paciencia, la renuncia, la mortificación interior y exterior son los grandes actos por los cuales, con la confianza en Nuestro Señor Jesucristo y la divina protección de la Santa Virgen, podemos llegar a nuestro último fin: el Amor divino.” (Consejo 22)

 

Todo lo que es bueno y mejor para nuestra existencia de hijos de Dios, digamos, no es fácil de alcanzar porque aquí, entre nosotros, el Cielo no es gratis. Y tal es un principio que nunca deberíamos olvidar o tenerlo como cosa de poca importancia.

La Venerable Marta Robin, en este especial y concreto apartado de su, por decirlo así, listado de consejos para la perfección espiritual, pone el listón muy alto. Bueno, muy alto según somos de tibios muchos que nos decimos católicos…

Digamos, además, que no es que diga, por ejemplo, “bueno, a lo mejor podemos alcanzar la perfección espiritual haciendo más o menos algo de esto”. No. Lo que dice no deja lugar a dudas: “Nuestra perfección sólo es posible”. Y aunque hoy día se haya quitado el acento de la palabra “Solo” (como si no tuviera importancia en castellano poner o no el acento en tal palabra…), nosotros aún lo utilizamos porque, cuando lleva, como es el caso, quiere decir “solamente”. Es decir que solamente alcanzaremos la perfección espiritual según hagamos lo que ella nos dice. Solamente, pues.

Leer más... »

27.04.19

La Palabra del domingo - 28 de abril de 2019

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 

Jn 20 19-31

 

“19 Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar  donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: ‘La paz con vosotros.’ 20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. 21    Jesús les dijo otra vez: ‘La paz con vosotros. Como el Padre me envió,  también yo os envío.’ 22      Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: ‘Recibid el Espíritu Santo. 23    A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados;          a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.’ 

 

24 Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: ‘Hemos visto al Señor.’ 25  Pero él les contestó: ‘Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.’

 

26 Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: ‘La paz con vosotros.’ 27 Luego dice a Tomás: ‘Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.’ 28 Tomás le contestó: ‘Señor mío y Dios mío.’ 29 Dícele Jesús: ‘Porque me has visto has creído.  Dichosos los que no han visto y han creído.’ 30   Jesús realizó en presencia de los discípulos otras muchas señales que no están escritas en este libro.

31   Estas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.” 

 

COMENTARIO                                                                 

 

Y tuvo que aparecerse para que creyeran 

 

El creyente, al parecer, necesita pruebas más que innecesarias para creer. Y eso es lo que les pasa a los que están escondidos por miedo a los judíos. 

Y es que para que todo lo que hizo tuviera sentido tuvo que aparecerse, Jesús, a sus discípulos que, con miedo, estaban escondidos. Sólo así comprendieron todos los, para ellos, extraños mensajes  que habían recibido de Él y que, en su tiempo, no entendieron. 

Y se presentó ante ellos con la paz por delante, como deseándoles lo mejor, la tranquilidad del alma, la mejor forma de manifestarse, la expresión pura y simple de su ser. 

Para que acabaran de creer, les enseñó las marcas de su Pasión. Así, todo se cumplía, la comprensión de sus seguidores fue total.

Pero no bastó con esto. Era fundamental que, sobre ellos, exhalara el Espíritu Santo; que, como prometió, fuera conveniente, para ellos que Él se fuera, se marchara al Padre, porque enviaría otro paráclito, otro defensor, ese Espíritu que les iba a guiar, dirigir, marcar el camino hacia Dios. 

Y también llevó a cabo el primer envío después de darles a aquel. Una misión: predicar el Evangelio, esa buena noticia que debían de llevar a todos,  con el poder de perdonar pecados, y de retener los que creyeran que debían ser retenidos. Todo un poder legítimo, significativo, creador de un nuevo mundo basado en su ejemplo, en su amor, en la Verdad que Él trajo, otros brazos para Dios. 

Y como era esencial llevar a cabo una definición, el establecimiento de un concepto claro y diáfano de Fe, lo hace en cuanto Tomás, llamémosle el incrédulo, duda de su presencia ocho días antes, ante sus apóstoles, allí, entre ellos, ante sus hermanos de fe.

Leer más... »

25.04.19

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – La labor impagable de Christopher Tolkien

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

Es bien cierto que J.R.R. Tolkien, por diversas circunstancias (entre las cuales no fue de poca importancia la perfección que quería imprimir a sus obras) no publicó, en vida, muchas obras de ficción o, digamos, de subcreación.

Sin embargo, no es poco cierto que escribió mucho y más que mucho. Era de esperar que alguien que había colaborado mucho en su trabajo desde bien pequeño (en cada edad, lo suyo, claro está) como es su hijo Christopher   se encargara de continuar con la labor de publicación a que su padre no pudo hacer frente.

Leer más... »

23.04.19

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Pecar; el pecado

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Pecar; el pecado

 

“El pecado, el mal, el dolor, tienen una humana y tremenda raíz de injusticia que pone en las esquinas el dedo que acusa a todos y cada uno de los hombres. Si redondeáramos nuestro sentido de responsabilidad, todas las lágrimas del mundo no bastarían para borrar ese grito concorde, masivo, alucinante, que sonorizan las gargantas de todos los inútiles del mundo.”

 

A lo mejor Dios nos castiga por los pecados cometidos. Y es que para el ser humano creyente que forma parte de la Esposa de Cristo (llamada Iglesia católica) no puede haber duda alguna acerca del castigo que, por nuestros pecados, nos merecemos.

Y no vaya a creerse que esto lo decimos a la manera judía de tiempos de Cristo en el sentido de que una persona, cuando padecía un mal era porque había pecado. No. Lo que queremos decir es que podemos ser castigados aunque Dios perdone mucho de lo malo que hacemos.

Pues bien, el Beato Manuel Lozano Garrido, en este texto de “El sillón de ruedas” sabe más bien y tiene más que claro que las cosas son como son y que, además, hace mucho y más tiempo que son como son.

Todos estamos acusados de ser pecadores: unos, porque nos damos cuenta; otros, porque se dan cuenta otros de nuestras caídas y visitas a la fosa de la que tanto habla el salmista.

Leer más... »