20.11.14

Polémicas matrimoniales (XVIII): Mons. Santiago Agrelo

Monseñor Santiago AgreloEn los últimos artículos de esta serie, hemos analizado varias propuestas recientes contrarias a la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, su indisolubilidad, etc. Algunas eran ingeniosas, otras muy sencillas; unas eran conclusiones que procedían de premisas ocultas, otras pretendían prescindir de la lógica.

Hoy vamos a tratar una propuesta completamente nueva, no sólo como argumentación, sino como enfoque. En este caso, en lugar de intentar introducir el divorcio y el adulterio de manera más o menos forzada en el conjunto de la doctrina de la Iglesia, obviando o disimulando los puntos de contradicción, lo que se hace es diluir completamente la doctrina de la Iglesia en general, hasta que ya no pueda haber contradicción, porque no hay nada sólido que pueda crear esa contradicción.

El autor de la propuesta es Mons. Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger, en una entrevista concedida hace unos días en Huesca:

Leer más... »

17.11.14

Polémicas matrimoniales (XVII): la ley mosaica

Monseñor Agustí Cortés SorianoHace unos días, en el portal Germinans Germinabit se citaron unas declaraciones de Mons. Agustí Cortés Soriano, obispo de Sant Feliú de Llobregat, en las que el prelado parecía posicionarse a favor de la posibilidad de que los divorciados pudieran volver a casarse. Según Germinans, Mons. Cortés había dicho que “Así pues, somos muchos los pastores y teólogos que pensamos que, dado el endurecimiento de corazón de nuestros contemporáneos, que desconocen la ley de Dios y la moral, podría permitirse entonces el divorcio mosaico”. Ante esas afirmaciones, D. Agustí envió a InfoCatólica una aclaración de lo que había dicho, por medio de su secretario.

En primer lugar, creo que conviene elogiar la actuación de Mons. Agustí Cortés Soriano al precisar públicamente su postura en este asunto. Con ello muestra una sensibilidad poco común para con los laicos, que a veces quedamos extrañados por afirmaciones o actuaciones algo ambiguas de nuestros obispos y estamos muy necesitados de claridad en estos tiempos revueltos.

Dicho eso, también hay que reconocer que uno siente un cierto escalofrío al leer la aclaración de Mons. Cortés, en particular su penúltimo párrafo:

Leer más... »

14.11.14

Los ateos pueden ser buena gente, pero…

Ateo bueno

Traduzco hoy para Espada de doble filo unos párrafos curiosos sobre el ateísmo que he leído en un blog norteamericano (Creative Minority Report). Aunque breves y con un lenguaje algo vago, resultan provocativos y creo que podrían ser un buen punto de partida para una interesante discusión sobre el ateísmo y la moralidad.

A mi entender, el punto más débil del pensamiento de los ateos modernos está en que su propio materialismo les lleva a posiciones contradictorias con todo aquello que hace humano al ser humano, tanto en general como en su caso particular, incluida la moral. Esta contradicción interna entre teoría y práctica, entre posturas intelectuales y vida concreta, entre ateos-que-no-creen-en-el-bien y ateos-que-se-comportan-bien (casi me atrevería a decir entre fe ateo-materialista y realidad) produce una curiosa tensión que, al menos desde fuera, resulta fascinante.

Yo no plantearía la cuestión como los párrafos traducidos, pero me parece muy curioso que precisamente lo que le llama la atención al bloguero norteamericano, hasta ahora, siempre se haya cumplido en este blog. Creo que sería interesante reflexionar sobre eso.

Leer más... »

10.11.14

Polémicas matrimoniales (XVI): negar la comunión

AlemaniaEs sabido que la iniciativa de dar la comunión a los católicos divorciados en una nueva unión es una iniciativa fundamentalmente alemana. Su principal promotor es el Cardenal Kasper y otros obispos alemanes, como el Card. Marx, presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Mons. Gebhard Fürst de Stuttgart o Mons. Zollitsch de Friburgo, se han mostrado plenamente de acuerdo con ella. Resalto lo de alemanes porque su nacionalidad tiene bastante que ver con el tema de negar a alguien la comunión.

En Alemania, la Iglesia se financia a través de un sistema peculiar. Los ciudadanos se inscriben públicamente en un registro oficial como pertenecientes a una religión particular o a ninguna y, a la hora de hacer la declaración de Hacienda, tienen que pagar un impuesto religioso especial y bastante cuantioso (casi un 10% de los impuestos totales), el llamado Kirchensteuer o “dinero de la Iglesia”, en beneficio de ese grupo religioso. Si uno se declara oficialmente luterano, por ejemplo, paga el impuesto para financiar a la comunión luterana. Lo mismo sucede con los inscritos como católicos, que deben pagar el Kirchensteuer para la financiación de la Iglesia Católica.

Leer más... »

6.11.14