22.08.17

"Ecumenismo del odio" y legalización del aborto

Recientemente han salido a luz declaraciones del pastor protestante Figueroa, a quien el Papa Francisco ha puesto al frente de la edición argentina del “Osservatore Romano”, en las cuales vuelve a insistir en las acusaciones que él y el sacerdote jesuita Spadaro, director de la revista “La Civiltá Cattolica”, órgano no oficial pero sí oficioso de la Santa Sede, formularon en un artículo de esa misma revista.

Spadaro Figueroa

Dichas acusaciones se dirigen contra los católicos y evangélicos estadounidenses que, al unirse para luchar en defensa de la vida humana y la familia y por tanto, contra las leyes de aborto y “matrimonio” homosexual, incurren, según estos dos cercanos colaboradores del Papa, en el “ecumenismo del odio”.

Leer más... »

5.07.17

¿Han abrazado las comunidades Reformadas la fe católica?

CalvinoEn noticia reciente se informa que la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas asume la doctrina católica de la justificación, y se explica que lo que estas Iglesias han abrazado es el consenso ecuménico alcanzado entre católicos y luteranos sobre la doctrina de la Justificación, firmado en Octubre de 1999.

Para clarificar el alcance de ese evento publicamos aquí una traducción de la Respuesta oficial de la Iglesia Católica al acuerdo Católico – Luterano en cuestión, publicada en Noviembre de 1999, donde se ve que todavía no se ha llegado a la unidad en la doctrina de fe acerca de la justificación.

Entendemos que en ese sentido se debe matizar la afirmación de Mons. Farrell según la cual “en el fondo tenemos la misma visión de esta doctrina“, refiriéndose a a doctrina de la justificación.

Como siempre, los subrayados en negrita son nuestros.

Leer más... »

14.06.17

6.06.17

El Islam : ¿religión de paz?

IslamAprovechamos las citas del Corán que aporta Raad Salam Naaman,  en su libro Desvelando el Islam, editorial Monte Riego, León, 2012, que hemos tomado de su blog en http://www.religionenlibertad.com/este-es-el-islam-no-existen-musulmanes-moderados-24411.htm

Las “Suras” son los capítulos en que se divide el Corán. Los subrayados en negrita son nuestros.

Sura 2: 191-193

“Matadles donde quiera que os encontréis con ellos y expulsadles de donde ellos os expulsaron. La idolatría es peor que matar. Y no combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada mientras ellos no os combatan allí. Pero si os combaten ¡combatidles! Esa es la recompensa de los idólatras. (191) Pero si cesan, sepan que, ciertamente, Dios es perdonador, Misericordiosísimo. (192) Combatid contra ellos hasta que no quede idolatría y la creencia sea sólo en Dios. Y si cesan su ataque que no haya más hostilidades que contra los tiranos. (193)”

Leer más... »

30.05.17

La predestinación según Mons. Víctor Fernández (II)

InfiernoContinuamos analizando la tesis de Mons. Víctor Fernández en FERNÁNDEZ, Víctor, “ROMANOS 9-11. Gracia y predestinación”, en Teología, XXXII, 65, 1995-1, pp. 5 – 49, Buenos Aires. 

1)    Dios Autor de las penas del Infierno.

Fernández niega la afirmación del Concilio de Valence según la cual Dios predestina la pena de los condenados:

“De hecho, el nuevo Catecismo de la Iglesia, habla más bien de una “autoexclusión de la comunión con Dios", y niega la predestinación al infierno: “Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra ‘infierno’ ” (CEC, 1.033). Dios no predestina a nadie a ir al infierno; para que esto suceda es necesaria una aversión voluntaria de Dios (un pecado mortal) y persistir en ella hasta el final. En la liturgia eucarística y en las plegarias diarias de los fieles la Iglesia implora la misericordia de Dios, que ‘quiere que nadie perezca y que todos lleguen a la conversión’” (CEC, 1.037; 2 Pe. 3, 9). Si la pena del infierno es fundamentalmente la “separación eterna de Dios en quien únicamente puede tener el hombre la vida y la felicidad (CEC, 1.035), entonces no parece atinado distinguir mucho la pena de la misma condena. Por eso, si hablamos de “querer” de las penas, podemos dar a entender que Dios “quiere” la condenación y la predestinó.” (pp. 31 - 32)

Leer más... »