25.04.18

“Sueldo” de obispos argentinos

Hace unas semanas que, en la Argentina, se viene debatiendo el tema del aborto. Con el ánimo de amedrentar a ciertos obispos, el gobierno de Macri sacó a relucir el tema del dinero que, mensualmente, un obispo argentino recibe de parte del Estado Nacional.

Dado que hay una enorme ignorancia sobre el origen de este monto (incluso entre los católicos y hasta en algunos obispos), venga esta aclaración de Mons. Antonio Baseotto, ex-obispo de Añatuya y obispo castrense (emérito) para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

“Sueldo” de obispos argentinos

Ante declaraciones y publicaciones sobre un “sueldo” que el Estado argentino asigna a los obispos, creo necesarias algunas aclaraciones. 1) No es un sueldo, es una restitución del Estado por los bienes de la Iglesia Católica de los que se incautara en tiempos del ministro Bernardino Rivadavia en 1823. 2) No es un sueldo “para” el obispo, sino para que este pueda mantener la diócesis. Y aclaro: en 1823, Rivadavia, cuando la jerarquía católica estaba en una etapa de transición (por la independencia, etc.), se apoderó de las propiedades y los bienes de la Iglesia Católica y se comprometió en nombre del Estado a administrarlos y hacerse cargo del mantenimiento de aquella. Los “bienes” de la Iglesia de entonces, y teniendo en cuenta solo los de ahora en la Capital y alrededores, se cotizan (la superficie de los terrenos) en unos 6000 millones de dólares. Esto según un estudio reciente de una inmobiliaria. Cuando fuera presidente Avellaneda se revisó la situación, con la intención de pagar el costo de los bienes incautados, e hizo el comentario de que tal medida traería una fuerte sacudida al Tesoro nacional. Algunos de los inmuebles son: toda la zona de la Recoleta (que perteneciera a los franciscanos recoletos); la Chacarita (la chacrita que fuera de los jesuitas, que tuvieron para mantener sus obras); terrenos de San Telmo, propiedad de los betlemitas, que tenían el hospital para gente pobre y las quintas (chacras) servían para el sustento del hospital, y unas cuarenta propiedades más (Parque de Agronomía, parque Las Catonas, hoy parte de Campo de Mayo, etc.). Son solo unos ejemplos. Y dejamos constancia de que el Estado argentino ha seguido aportando los fondos, solo interrumpidos durante las etapas de enfrentamiento con la Iglesia (1955, por ejemplo). Lo que significa que reconoce la deuda contraída. Cosa totalmente distinta es el “sostenimiento del culto católico” de la Constitución. Sostener no es, en este contexto, en lo económico, sino en los principios que regulan e inspiran las instituciones del Estado: educación, costumbres, legislación, etc. Aquí cabe el tema del aborto? En cuanto a la asignación económica (recalco) la pone el Estado en manos del obispo naturalmente para su manutención, pero también para las obras de la diócesis.

Estuve 27 años en la diócesis de Añatuya (la más pobre del país en aquel entonces). El dinero que recibíamos iba a la caja común para el mantenimiento del obispo, el personal que trabaja con él, las obras (hogares de ancianos, niños, discapacitados, escuelas, etc.). En las demás diócesis la situación es similar y, consiguientemente, el destino de la asignación al obispo. Cada una tiene sus propias características, como es natural.

Espero que estas líneas ayuden a clarificar algo la confusión.

Antonio Baseotto

 

Fuente: http://prisioneroenargentina.com/index.php/2018/03/31/30749/


PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

“Sueldo” de obispos argentinos

Hace unas semanas que, en la Argentina, se viene debatiendo el tema del aborto. Con el ánimo de amedrentar a ciertos obispos, el gobierno de Macri sacó a relucir el tema del dinero que, mensualmente, un obispo argentino recibe de parte del Estado Nacional.

Dado que hay una enorme ignorancia sobre el origen de este monto (incluso entre los católicos y hasta en algunos obispos), venga esta aclaración de Mons. Antonio Baseotto, ex-obispo de Añatuya y obispo castrense (emérito) para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

“Sueldo” de obispos argentinos

Ante declaraciones y publicaciones sobre un “sueldo” que el Estado argentino asigna a los obispos, creo necesarias algunas aclaraciones. 1) No es un sueldo, es una restitución del Estado por los bienes de la Iglesia Católica de los que se incautara en tiempos del ministro Bernardino Rivadavia en 1823. 2) No es un sueldo “para” el obispo, sino para que este pueda mantener la diócesis. Y aclaro: en 1823, Rivadavia, cuando la jerarquía católica estaba en una etapa de transición (por la independencia, etc.), se apoderó de las propiedades y los bienes de la Iglesia Católica y se comprometió en nombre del Estado a administrarlos y hacerse cargo del mantenimiento de aquella. Los “bienes” de la Iglesia de entonces, y teniendo en cuenta solo los de ahora en la Capital y alrededores, se cotizan (la superficie de los terrenos) en unos 6000 millones de dólares. Esto según un estudio reciente de una inmobiliaria. Cuando fuera presidente Avellaneda se revisó la situación, con la intención de pagar el costo de los bienes incautados, e hizo el comentario de que tal medida traería una fuerte sacudida al Tesoro nacional. Algunos de los inmuebles son: toda la zona de la Recoleta (que perteneciera a los franciscanos recoletos); la Chacarita (la chacrita que fuera de los jesuitas, que tuvieron para mantener sus obras); terrenos de San Telmo, propiedad de los betlemitas, que tenían el hospital para gente pobre y las quintas (chacras) servían para el sustento del hospital, y unas cuarenta propiedades más (Parque de Agronomía, parque Las Catonas, hoy parte de Campo de Mayo, etc.). Son solo unos ejemplos. Y dejamos constancia de que el Estado argentino ha seguido aportando los fondos, solo interrumpidos durante las etapas de enfrentamiento con la Iglesia (1955, por ejemplo). Lo que significa que reconoce la deuda contraída. Cosa totalmente distinta es el “sostenimiento del culto católico” de la Constitución. Sostener no es, en este contexto, en lo económico, sino en los principios que regulan e inspiran las instituciones del Estado: educación, costumbres, legislación, etc. Aquí cabe el tema del aborto? En cuanto a la asignación económica (recalco) la pone el Estado en manos del obispo naturalmente para su manutención, pero también para las obras de la diócesis.

Estuve 27 años en la diócesis de Añatuya (la más pobre del país en aquel entonces). El dinero que recibíamos iba a la caja común para el mantenimiento del obispo, el personal que trabaja con él, las obras (hogares de ancianos, niños, discapacitados, escuelas, etc.). En las demás diócesis la situación es similar y, consiguientemente, el destino de la asignación al obispo. Cada una tiene sus propias características, como es natural.

Espero que estas líneas ayuden a clarificar algo la confusión.

Antonio Baseotto

 

Fuente: http://prisioneroenargentina.com/index.php/2018/03/31/30749/

22.04.18

En Bolivia. "Paraíso pre-colombino" y "pueblos originarios". Hablando en una universidad

Como habíamos dicho hace unas semanas, fuimos invitados por la Facultad de Teología de la Universidad Católica Boliviana a dar una serie de conferencias sobre las “leyendas negras".

Presentamos ahora la desmitologización del paraíso terrenal pre-colombino y de sus “pueblos originarios".

En cuanto pasemos en limpio la disertación, trataremos de publicarla para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

20.04.18

Diaconisas = Ginacólitas. Lo que se viene

En el año 2016, ante ciertos rumores que corrían por entonces, publicábamos AQUÍ un artículo titulado “Perón y las diaconisas” donde intentábamos explicar cómo el ministerio del diaconado fue siempre en la Iglesia un privilegio masculino. Pensábamos que los rumores de “diaconisas” se habían calmado pero, hace unos días, nos enteramos de lo contrario.

¿Cómo?

Pues sí, como lo leen. Parece que se vienen nomás las diaconisas, pero sin llamarse diaconisas, claro. 

Uno de los frutos del Concilio Vaticano II ha sido sin duda la creación del sínodo de los obispos como una institución permanente. La idea en sí retomaba la tradición de los sínodos, tanto de la Iglesia Oriental como de la Occidental, pero con un riesgo: la posibilidad de manipularlos conforme a diversos “espíritus”. Basta recordar el sínodo de 1974 que dio como fruto el documento Evangelii nuntiandi de Pablo VI en el que se estuvo a punto de discutir seriamente el sacerdocio femenino alentando, al mismo tiempo, la teología de la liberación. Fue el joven cardenal Karol Wojtyla quien frenó la cosa.

Leer más... »

19.04.18

¿Qué piensa en realidad un jesuita? Entrevista al P. Horacio Bojorge, SJ. Invitación

Hace tiempo circulaba un chascarrillo que decía así. Hay tres misterios para Dios:

  1. Cuántas congregaciones religiosas femeninas existen.
  2. De dónde sacan dinero los salesianos. 
  3. Qué piensa en realidad un jesuita…

 

Intentando responder al tercer interrogante, el jueves 26 de Abril, a las 19 hs., el padre Horacio Bojorge, SJ, nos brindará una entrevista pública sobre temas varios: desde la actual situación de la Iglesia, pasando por las crisis matrimoniales hasta los modos de rezar…, parece que se animará a todo. Es que la vejez da, como dice Platón, un don cuasi-profético.

Intentaremos filmarla.

Están invitados.

Lugar: Barrio “San Benito” – Complejo Villanueva, Ingeniero Maschwitz. Ubicación en Google maps, AQUÍ Coordenadas: -34.373500, -58.710254 (al ingresar al barrio, decir que se va a la Capilla)

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

 


PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.