21.10.18

Ocurrencias de la parroquia virtual respecto a San José. Necesito opiniones

Lo mejor y más peculiar de este blog consiste en el hecho de que se va constituyendo en algo así como parroquia virtual, de modo que los lectores no solo leen y comentan, que es su función principal, sino que, especialmente desde que comencé mi ministerio pastoral en estos tres pueblitos de la sierra madrileña, se han convertido en feligreses a distancia que conocen, sienten y aman las tres parroquias, participan de su vida espiritual desde una entrañable comunión de los santos a la que aportan sus oraciones y sacrificios, y hasta de cuando en cuando se pasan por los pueblos para vivir en vivo y en directo la fe con estas buenas gentes.

Este blog hoy es mucho más que un conjunto de reflexiones de un cura de aldea que leen unos cuantos desocupados nostálgicos de tiempos distintos. Si mejores o peores, los tiempos, otros lo digan.

Leer más... »

20.10.18

Acaba de llegar San José

Cada cual es dueño de tener sus devociones especiales. Mis debilidades dentro de la corte celestial se las llevan San Isidro y San José. 

San José ha sido siempre un santo muy de la familia. Mi padre era José, un hermano José y todos tenemos algo que celebrar ese día. Yo, por ejemplo, los ministerios de acólito y lector recibidos un 19 de marzo, y hasta la sobrina religiosa entró en el convento un día de San José. A San José rezaban mis padres todas las noches para que les concediera una buena muerte y San José se portó. Los dos murieron en su cama y con su hijo sacerdote a la cabecera. Dicho esto, ahora voy con la historia. 

Leer más... »

18.10.18

¿Qué haces por la mañana en tus pueblos?

Es pregunta que me hacen de vez en cuando, entre otros, algunos compañeros sacerdotes. Viene, yo creo, esta pregunta, porque estamos contagiados de una mentalidad mundana según la cual todo se valora en clave de eficacia, y de una mentalidad eclesiástica inclinada a valorar el trabajo del sacerdote en clave de misas, confesiones, reuniones, papeles, asambleas, coordinaciones y mucha puesta en común. Con estas claves, evidentemente no es fácil comprender el trabajo pastoral en pueblos de pocos habitantes.

Leer más... »

16.10.18

Celebrar "ad orientem" en los impresionantes retablos de Braojos

Estando en la parroquia de la Beata Mogas, en Tres Olivos, en Madrid, teníamos la costumbre de celebrar la primera misa del domingo “ad orientem”. En su momento expliqué en el blog el sentido de celebrar así y, posteriormente, ofrecí una crónica de lo que fue la primera misa “ad orientem” en la parroquia. En Braojos, y en el resto de mis pueblos, celebramos la misa con el sacerdote mirando a la asamblea.

El caso es que en la iglesia parroquial de Braojos tenemos unos retablos en el transepto de esos que realmente quitan el hipo. Destaco en el lado del evangelio el que alberga a la Virgen del Rosario, barroco, de mediados del XVII, y en el lado de la epístola el grandioso retablo barroco obra de Gregorio Fernández y completado con pinturas de Vicente Carducho. Evidentemente, dos retablos con sus altares adosados.

Leer más... »

15.10.18

Mañana de domingo: tres pueblos, tres misas

Ayer, un domingo más en la vida de mis tres parroquias. Mantengo el horario de misas que tienen desde “siempre”. Es decir, a las 11 celebro en Gascones, a las 12 en La Serna y a las 13 en Braojos. Justito de tiempo, pero bien, ya que la distancia entre pueblo y pueblo es de apenas dos kilómetros.

Hemos entrado en la dinámica de invierno. Se han ido marchando los veraneantes y nos quedamos los de siempre. Suelo acudir a Gascones una media hora antes de la celebración para que dé tiempo a preparar todo sin prisas, incluyendo el toque de campanas que, aunque se hace a través de un dispositivo electrónico, no siempre funciona correctamente. Diez o doce personas, un monaguillo casi siempre, y una parroquia que celebra la eucaristía. Y lo hacemos con toda decencia, porque no nos falta algún lector, ni el canto apropiado ni una campanilla avisando de que el Señor, en ese preciso instante, ha venido a hacerse pan y vino por y para nosotros.

Leer más... »