19.04.09

La Palabra del Domingo - 19 de abril de 2009- "A los ochos días, llegó Jesús"

biblia

Jn 20,19-31. A los ocho días, llegó Jesús

19 Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz con vosotros.”
20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor.
21 Jesús les dijo otra vez: “La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.”
22 Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo.
23 A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.”
24 Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor.”
25 Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.”
26 Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: “La paz con vosotros.”
27 Luego dice a Tomás: “Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.”
28 Tomás le contestó: “Señor mío y Dios mío.”
29 Dícele Jesús: “Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.”
30 Jesús realizó en presencia de los discípulos otras muchas señales que no están escritas en este libro.
31 Estas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

COMENTARIO

Volvió, Jesús, cumpliendo lo que dijo

1.-Para que todo lo que hizo tuviera sentido tuvo que aparecerse, Jesús, a sus discípulos que, con miedo, estaban escondidos. Sólo así comprendieron todos los, para ellos, extraños mensajes que habían recibido de Él y que, en su tiempo, no entendieron.

Leer más... »

18.04.09

Juan Pablo II Magno - Pecado

Serie “Juan Pablo II Magno

JPIIM

El pecado, la ruptura voluntaria de la relación que mantenemos por Dios, es, como parece, posibilidad intrínseca a nuestra naturaleza humana.

Por eso dice Juan Pablo II Magno, en la Exhortación apostólica Reconciliatio et paenitentia, de 1984, “exclusión de Dios, ruptura con Dios, desobediencia a Dios; a lo largo de la historia humana eso ha sido, y es, bajo formas diversas, el pecado, que puede llegar hasta la negación de Dios y de su existencia; es el fenómeno llamado ateísmo” (RP 4)

Para continuar diciendo que “En cuanto a ruptura con Dios, el pecado es el acto de desobediencia de una criatura que, al menos implícitamente, rechaza a Aquel de quien salió y que la mantiene en vida; es, por consiguiente, un acto suicida” (RP 15)

Además, “La pérdida del sentido del pecado es una forma o fruto de la negación de Dios. (…) Pecar no es solamente negar a Dios; pecar es también vivir como si Él no existiera, es borrado de la propia existencia diaria”( RP 18)

Pero, no sólo supone, el pecado, una, digamos, actuación externa del ser humano. También se ve afectado su estado interior, espiritual: “Puesto que con el pecado el hombre se niega a someterse a Dios, también su equilibrio interior se rompe, y se desatan dentro de sí contradicciones y conflictos. Desgarrado de esa forma, el hombre provoca casi inevitablemente una ruptura en sus relaciones con los otros hombre y con el mundo creado” (RP 15)

Leer más... »

17.04.09

'El País', de nuevo, contra Benedicto XVI

Es más que conocido que existe, desde hace tiempo, demasiado (cualquier tiempo sería demasiado en este caso) un ánimo perseguidor e inquisitorial contra el Santo Padre, Benedicto XVI.

Es más que sabido que los sectores más retrógrados de la sociedad española (véase la izquierda, sus allegados por conveniencia y el progrerío eclesial) tienen, entre ceja y ceja, al que fuera Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (precisamente, y además, por esto)

Reconocidos son todos aquellos que, vez tras vez, con una enfermiza perseverancia, tratan de zaherir al antes conocido como Joseph Ratzinger (como si ahora hubiera cambiado el nombre)

Y eso ha de preocupar, como poco, a todos aquellos que sienten un fuerte apego espiritual por la Iglesia católica y que, además, aman al Vicario de Cristo en la tierra que es, precisamente, Benedicto XVI.

Pues siguiendo con la línea (torcida), que desde siempre ha caracterizado al diario laicista “El País”, ha dado en publicar, tal medio maléfico y nefasto (en el exacto sentido) un artículo de un individuo llamado Juan Arias.

El título del dizque artículo es “¿Para qué quiso ser Papa?” y se refiere, claro, a quien se refiere.

Algunas frases, dentro del contexto del espurio artículo citado, determinan, con claridad, la ruindad que, en su persona, caracteriza a quien tales cosas escribe.

Leer más... »

16.04.09

Opus Dei, Gobierno de Cantabria y educación diferenciada

Cualquiera que tenga hijos (e, incluso, sin tenerlos) sabe que el desarrollo emocional e intelectual es distinto según se trate de un niño o de una niña.

Cualquiera que esté implicado en la instrucción escolar de niños y niñas sabe que, por decirlo pronto, el desarrollo emocional de las niñas va, siempre, unos años por delante. Que también pasa esto en cuanto a la inteligencia.

Seguramente, cualquiera ha leído estudios o trabajos en los que se demuestra esto que digo.

Esto, sin embargo, suele ser algo general porque, por supuesto, puede haber excepciones a esta regla.

Sin embargo, no podemos engañarnos para ser políticamente correctos: existe diferencia entre sexos que permiten sostener, a la perfección, la necesidad de una educación diferenciada.

Pero esto a los progres no les gusta nada de nada.

Publicaba, el pasado 15 del presente mes de abril, Religión en Libertad una noticia que no puede dejarse pasar como si no tuviera importancia.

Dice la misma: “El Gobierno de Cantabria retira el concierto al colegio Torrevelo del Opus Dei”.

Leer más... »

15.04.09

Tamayo se sube al sicómoro y no ve nada

Sabemos que a Zaqueo le vino muy bien subirse al sicómoro para ver venir a Jesús. Era el día de su salvación y, aunque eso no lo sabía el rico aquel, algo debió decirle que aquel gesto suyo era, entonces, necesario.

Hubo, pues, conversión y ganancia espiritual.

Sin embargo, no a todas las personas les produce la misma impresión quedarse mirando para ver quién viene o, también, ver lo que a su alrededor pasa.

Por ejemplo, al Director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid, llamado Juan José Tamayo, más que conocido por estos lares, le ha pasado, justo, al revés que a aquel jefe de publicanos que, un buen día, supo que el resto de su vida sería distinto.

El artículo que, ahora, ha publicado en “El Periódico” lleva por título, ¡cómo no!, La Iglesia, en crisis y le sirve para volver a traer a la actualidad una serie de manías personales que, tratándose de la Iglesia católica a la que pertenece, no dejan de ser, sino, manifestación de que no a todas las personas mirar desde una atalaya les sienta bien.

Leer más... »

14.04.09

COPE: a lo mejor el Mal se sale con la suya

Ciertamente, a la hora en la que estoy escribiendo este artículo nada sé sobre la decisión que va a tomar Federico Jiménez Losantos sobre su continuidad (o no) en la Cadena de Ondas Populares Españolas, más conocida como COPE, desde donde se predica el lema “Somos libres”.

Siempre que he escuchado tal lema (y ha sido muchas veces), el de la libertad atribuida por sí mismos a tal cadena de radio, me he preguntado, indefectiblemente, hasta cuándo iba a ser verdad tal cosa dicha porque los tiempos que corren no son, precisamente, para que siempre se cumpla tal voluntad de afirmación.

La libertad es, por eso mismo, un don de Dios al que no se le puede hacer ascos porque, de hacerlo, se le está haciendo al mismo Creador que, si bien, nos la da para que hagamos uso de ella no ha de querer que el uso sea malo o negativo.

Digo, antes que nada, que a estas horas del día nada sé de lo que mañana vaya a decir Jiménez Losantos.

Sin embargo, algunas posibilidades hay que procurar conocer.

Leer más... »

13.04.09

La Última Cena según Juan Masiá, jesuita, aunque parezca imposible

El pasado jueves, Santo, 9 de abril, el jesuita Juan Masiá Clavel volvió a perpetrar un atentado contra la fe (que, sin duda, no tiene) y contra la doctrina que, seguro, suple con poca gracia y contra todo lo que un cristiano entiende que es su creencia.

Fue la Última Cena según Juan Masiá Clavel, el jesuita del cual se ignora la razón por la cual aún está dentro de la Iglesia católica a la cual insulta, zahiere y pone en mal lugar con sus maléficos escritos llevados, sin duda, por la mano de Satanás y haciendo méritos para ser el sobrino del diablo al que CS. Lewis hacía enviar cartas.

En el Blog en el que en Juan Masiá tiene en Religión Digital (que es un sitio ideal para tenerlo según lo que dice) publicó un dizque artículo-basura (muy típico de una mente enferma y preocupada por perdurar expeliendo heces) en el que ponía, en boca de personajes bíblicos, algunas palabras que, llevadas por su ego distorsionador (el de Masiá) dejan en el lugar que le pertenece a tan poco insigne jesuita.

Lo peor que se puede decir de un creyente es que abjure, con tanta facilidad, de la fe que se dice que tiene. Es, así, un hipócrita, un falso y un sepulcro blanqueado.

Leer más... »

12.04.09

La Palabra del Domingo - 12 de abril de 2009 - Le reconocieron al partir el pan

biblia

Aunque también puede ser utilizado, para este día, el texto de Jn 20:1-9, he preferido escoger el texto del evangelio de san Lucas relativo al episodio de los discípulos de Emaús porque representa, en verdad, el después de la Resurrección de Nuestro Señor o, lo que es lo mismo, la situación en la que deberían estar sus antiguos, y, al parecer, lejanos, discípulos.

Lc 24,13-35. Le reconocieron al partir el pan.

13 Y le impuso las manos. Y al instante se enderezó, y glorificaba a Dios.
14 Pero el jefe de la sinagoga, indignado de que Jesús hubiese hecho una curación en sábado, decía a la gente: “Hay seis días en que se puede trabajar; venid, pues, esos días a curaros, y no en día de sábado.”
15 Replicóle el Señor: “¡Hipócritas! ¿No desatáis del pesebre todos vosotros en sábado a vuestro buey o vuestro asno para llevarlos a abrevar?
16 Y a ésta, que es hija de Abraham, a la que ató Satanás hace ya dieciocho años, ¿no estaba bien desatarla de esta ligadura en día de sábado?”
17 Y cuando decía estas cosas, sus adversarios quedaban confundidos, mientras que toda la gente se alegraba con las maravillas que hacía.
18 Decía, pues: “¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé?
19 Es semejante a un grano de mostaza, que tomó un hombre y lo puso en su jardín, y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas.”
20 Dijo también: “¿A qué compararé el Reino de Dios?

Leer más... »

11.04.09

Juan Pablo II Magno: sobre el dolor y la vida

Serie Juan Pablo II Magno

Juan Pablo Magno. 3

Todos recordamos y, seguramente, es una imagen que se nos ha quedado impresa en la memoria, como Juan Pablo II Magno caía desplomado en el coche que atravesaba la Plaza de San Pedro aquel 13 de mayo de 1981.

Cuando Alí Agca le disparó a quemarropa, con una pistola marca Browning de nueve milímetros, el Papa polaco se dirigía a celebrar la audiencia que todos miércoles celebraba. Le hirió en el abdomen (de gravedad)

Sin embargo fue la prueba más palpable de que lo que el dolor puede suponer para un cristiano si sabe entender el significado del mismo y si sabe, por así decirlo, obtener fruto bueno del sufrimiento.
Por muy extraño que pueda parecer, también para el Santo Padre, venido de más allá del telón de acero comunista, “El sufrimiento, más que cualquier otra cosa, es el que abre el camino a la gracia que transforma las almas”. Esto lo dice en el número 27 de su Carta apostólica Salvifici doloris (SD) que, en el año 1984 (3 años después del intento de magnicidio) mostró el sentido cristiano del sufrimiento humano al mundo.

Pero el sufrimiento, el dolor, también puede entenderse como unallamada a manifestar la grandeza moral del hombre, su madurez espiritual” (SD 22) porque, como en su caso, grande es aquella persona que es capaz de perdonar a quien ha intentado acabar con su vida terrena. Y eso es lo que hizo, precisamente, Juan Pablo II Magno, que perdonó, seguramente muy pronto, a aquel al que preguntó (en una carta que nunca envió pero de la que se tuvo noticia al poco tiempo de pasar a la Casa del Padre) que por qué le disparaba si ambos creían en un único Dios.

Leer más... »

10.04.09

El penúltimo rebuzno de Bernat Soria

Hay personas que, por sus comportamientos cerriles, se definen a la perfección.

Bernat Soria, ahora ex ministro de Sanidad, es una de ellas.

No sólo ha actuado, dentro de su ministerio, de la peor forma posible para que la vida humana venga a menos y, si es posible, venga a nada, sino que ha tenido un final de mandato ciertamente sintomático de ser, en verdad, un puro asno.

Y digo esto con el máximo respeto, por ejemplo, a Platero.

Se recoge, por ejemplo, en Libertad Digital la extraña forma de despedirse que tuvo el, hasta hace poco, ministro de la cosa sanitaria.

Si se dice que las comparaciones son odiosas, en este particular caso no sólo es odiosa sino que, además, es ridícula.

Bernat Soria, al que, merecidamente, le escribí un Hip-Hop cuando tuvo la idea de promocionar el uso del preservativo entre la juventud en vez de promover una actitud, digamos, más acorde con la castidad, se comparó con Jesucristo.

Leer más... »