10.08.20

Venerable Marta Robin – Así es Dios

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Así es Dios

“Hay en Dios tanto amor, tanta bondad, tanta caridad con la suficiente fuerza como para mantener plenamente, superabundantemente todas las necesidades humanas.” (Diario íntimo, 22 de enero de 1930)

 

Sí, nosotros sabemos que Dios es Todopoderoso. De hecho así lo llamamos, Todopoderoso, para indicar que, en efecto, tiene todo el poder. Y no nos equivocamos en nada ni exageramos tampoco como sostenemos, como creyentes o, simplemente (en caso de no serlo) como personas con sentido común.

Ese principio básico, esencial y de raíz, de nuestra fe católica, lo sostiene la Venerable Marta Robin cada vez que escribe algo. Y es que ella, por su especial cercanía con su Creador, puede decir lo que dice y, simplemente, lo dice. Y a nosotros nos viene la mar de bien que creyentes como Marta nos digan las cosas de forma que las podemos aprender y las llevemos a nuestro corazón para que, desde él, al mundo salga nuestra forma de ser con tan contenido.

Pues bien, eso de que Dios es Todopoderoso a lo mejor se puede entender (antiguas, muy antiguas concepciones así lo entendían) como que sus ejércitos van a arrasar el mundo increyente y lo van a transformar en uno que tenga a bien aceptarlo como el Único Dios existente, Padre de todo lo existente y, en fin, mantenedor ahora mismo de todo lo existente.

Pues no, las cosas, en materia de fe no son ni pueden ser así.

Es cierto, como decimos, que el poder de Dios es ilimitado. Pero nuestra Venerable hermana va por otro camino que es, exactamente, el mismo que siguió Jesucristo cuando fue enviado al mundo. Y no se trata, como muchos creían y querían, el de la espada en mano y la sangre en el suelo de los enemigos de Dios. No. Ni era así ni podía ser así.

Leer más... »

9.08.20

La Palabra del domingo – 9 de agosto de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Mt 14, 22-33

“22 Inmediatamente obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de él a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. 23 Después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí. 24 La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. 25 Y a la cuarta vigilia de la noche vino él hacia ellos, caminando sobre el mar. 26 Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían: ‘Es un fantasma’, y de miedo se pusieron a gritar. 27 Pero al instante les habló Jesús diciendo: ‘¡Animo!, que soy yo; no temáis.’ 28 Pedro le respondió: ‘Señor, si eres tú, mándame ir donde ti sobre las aguas.’ 29 ‘¡Ven!’, le dijo. Bajó Pedro de la barca y se puso a caminar sobre las aguas, yendo hacia Jesús. 30 Pero, viendo la violencia del viento, le entró miedo y, como comenzara a hundirse, gritó: ‘¡Señor, sálvame!’ 31 Al punto Jesús, tendiendo la mano, le agarró y le dice: ‘Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?’ 32 Subieron a la barca y amainó el viento. 33 Y los que estaban en la barca se postraron ante él diciendo: ‘Verdaderamente eres Hijo de Dios.’”

 

COMENTARIO

Confiar en Cristo

Tener fe es, en esencia, confiar en Aquel en quien creemos. Por eso mismo si se nos pide algo por parte de Quien nos creó sólo podemos asentir a lo que sea y hacer, eso sí, lo que buenamente podamos con los talentos que, por cierto, también nos donó.

La barca de la Iglesia es zarandeada por muchos vientos de mala doctrina o, simplemente, por el mundo con sus añadidas mundanidades. Seguir, entonces, en el seno de la Esposa de Cristo sólo puede hacerse si es que se tiene confianza en Quien la fundó que no es otro que Jesucristo, Hijo de Dios y hermano nuestro.

Algo así les pasaba a los discípulos que, aún conociendo a Jesús demostraban no llegar, aún, a tener en sus corazones al Maestro. Creen, al ver a aquella persona que no conocían, en principio, que se trataba de un fantasma o, lo que es lo mismo, de un ser que no tenía vida sino que se aparecía, a su antojo, a quien quería. Tuvieron miedo aquellos rudos pescadores de lo que no conocían.

Cristo, sin embargo, como tantas veces haría (incluso tras la resurrección cuando los encontró escondidos por miedo a los judíos) los anima a darse cuenta de que no había razón para pasar aquel mal rato. Por eso dice “Soy yo”, yo soy el que soy que es mención del nombre que Dios dio de sí mismo y que recoge el Antiguo Testamento.

Pero, incluso aquellos entre aquellos miedosos había uno, Pedro, que confiaba en Jesús bastante. Por eso le dice que le mande ir hacia Él y que, en tal caso, estará seguro de que no habrá problema alguno. Y va hacia Él porque confía en la palabra de Cristo.

Leer más... »

7.08.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Una fantástica subcreación épica

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Se sabe, porque lo dijo él mismo, que siempre había querido que su nación, Inglaterra, tuviera, digamos, mitos como los tenían otros lugares, teniendo como ejemplo los del norte de Europa con los que tanto gozaba J.R.R. Tolkien. El que esto escribe desconoce totalmente si es que Inglaterra no los tiene o no eran del gusto del maestro pero, en verdad, querer, eso, quería el profesor de Oxford. Y es que lo épico  y mítico gustaba más que mucho a Tolkien padre.

Y, entonces, creó… bueno, subcreó porque ¿quería Tolkien padre dar a Inglaterra lo que no tenía?

Responder a esto, seguramente, no tenga sentido alguno pues eso era cosa, exclusivamente, suya. Sin embargo, lo bien cierto es que, a partir de eso, de querer eso, dio a la luz del mundo (primero, con el Hobbit, casi sin querer y, luego, con El Señor de los Anillos, queriendo y más que queriendo) un nuevo mundo o, mejor, una nueva Tierra, la Media.

Podríamos fantasear sosteniendo que esto es algo así como una distopía o, lo que es lo mismo, crear algo basado en la realidad con una realidad distinta pero que, en sí mismo, es algo malo, supone algo malo. Y no, eso no puede ser la Tierra Media, como podemos imaginar.

También podríamos sostener que se trata, al contrario de lo de arriba, de una utopía porque, en sí misma, la Tierra Media era un lugar bueno hasta que lo estropearon los malos empezando por el Ainur rebelde llamado Melko, luego Morgoth.

De todas formas, si hemos de decir algo a tal respecto, decimos que la Tierra Media es una distopía dentro de una utopía, es decir, algo que llega a ser malo o quieren hacerlo malo dentro de lo que, en sí mismo, es bueno… aunque, en realidad, nuestro autor quería una eutopía, algo bueno en sí mismo pero, como hemos dicho otras veces, los personajes creados quieren tener vida propia y acaba pasando lo que pasa… en fin.

Leer más... »

5.08.20

Beato Manuel Lozano Garrido - “Lolo, libro a libro”- Dios, tan cerca…

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Mesa redonda con Dios”.

Dios, tan cerca…

 

“La Palabra de Dios es dulce, limpia, eficaz y continua, como una fuente que mana un chorro infinitamente sabroso. Por eso Dios escucha y aconseja de día y de noche, sin horarios laborales ni fecha de la semana. Lo bueno Suyo es que se nos hace asequible aunque tengamos un pitillo entre los dedos, estemos amasando cemento o hayamos ido a comprar medio kilo de pescadillas.” (Mesa redonda con Dios, p. 32)

 

Muchas veces solemos decir, acerca de la unión que tenemos con Dios que, en realidad, no nos escucha porque no comprendemos cómo se acerca a nosotros. Pero, sobre todo, no somos capaces de comprender el significado de su santísima Palabra.

El Beato Manuel Lozano Garrido, que tiene un conocimiento  algo más que ordinario de todo esto, nos alienta a tener en cuenta lo que, aquí, de verdad, importa.

Se dice al principio de la Sagrada Escritura que la Palabra era Dios. Y eso ha de significar que son una misma realidad y que, a través de la primer conocemos la Voluntad del Todopoderoso y Creador nuestro.

“Sin horarios laborales ni fecha de la semana”. Con esto nos quiere decir Lolo que, de forma muy distinta a como nosotros actuamos con relación a Dios y a su Palabra (que podemos resumir en acudir a Uno y Otra cuando bien nos viene y según nuestras necesidades pero no de forma continua) nuestro Padre del Cielo no espera a horas determinadas para tenernos en cuenta sino que siempre está esperando a su descendencia.

“Sin horarios laborales” porque no debemos ser como profesionales, por decirlo así, de la oración a hora fija y, luego, nada de nada; “ni fecha de la semana” porque no podemos ser oradores sólo en un momento determinado sino que todo lo que llevamos a cabo debe estar llevado a cabo en presencia de Dios y, por tanto, sabiendo que Dios todo lo ve y todo lo sabe.

En realidad, la Palabra de Dios, a través de la cual conocemos cuál es su Voluntad, es, como dice el Beato de Linares (Jaén, España) “dulce, limpia, eficaz y continuay eso supone más que mucho porque,

 

-      es dulce y hace lo propio con nuestro corazón,

-      es limpia y hace lo propio con nuestra alma,

-      es eficaz y contribuye a que nuestra vida ordinaria esté de acuerdo con lo que Dios quiere de nosotros y, por fin,

-      es continua pues no tiene discontinuidades a conveniencia, ni siquiera, de Dios sino, en todo caso, de nosotros mismos.

 

Podemos ver, por tanto, que la Palabra del Todopoderoso es algo más que una realidad que nos recomienda hacer esto o lo otro o como una especie de recetario espiritual que podemos utilizar en el mundo y ante el mundo. No. La Palabra de Dios sana y nos sana porque emana y parte  del corazón de Aquel que todo ha creado y mantiene. Y por eso, precisamente por eso, está tan cerca de nosotros, hijos de Quien quiso que fuéramos… y fuimos.

En realidad, como nos dice nuestro hermano en la fe católica, lo bueno que tiene la Palabra de Dios (además de ser, eso Palabra de Dios) es que es fácilmente asequible o, lo que es lo mismo, que no requiere de especiales cualidades humanas o espirituales para alcanzarla.

Decir esto pudiera parecer el mejor de los mundos. Lo que pasa es que es la exacta realidad y la verdad de las cosas del alma: Dios se nos da través de su Palabra y no se hace, para nada, de rogar.

Que esto es así lo vemos en lo que Lolo nos dice acerca de cómo es de asequible la Palabra de Dios y que podemos resumir en que siempre está ahí, a nuestro lado como lo está el mismo Dios que nos ha creado. Y es que Dios está tan cerca que, a veces, nuestra ceguera, nos impide verlo.

 

   

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

 

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

3.08.20

Venerable Marta Robin – Darse, así, a Cristo

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Darse, así, a Cristo

 

“¡Oh mi Jesús, Oh mi Maestro adorado! Yo me doy, yo me vuelvo a dar, yo me abandono libremente a vuestra misericordia, a vuestro amor, a vuestra feliz intimidad, dolorosa y gloriosa… a vuestra intimidad eucarística”. (Diario íntimo, 26 de enero de 1930)

 

Si hay palabras que manifiesten entregan son éstas. Y la Venerable Marta Robin las pone aquí en el orden correcto y necesario para que se entienda lo que su corazón tiene por bueno y verdad. Y, ciertamente, a nosotros nos echa una mano bien grande al decir esto que dice en su Diario íntimo aunque ya sabemos que la intimidad es relativa porque, conocido por quien quiera conocerlo, ha tomado vuelo y ha volado más que alto en el corazón de muchos.

Sí, Jesús es “mío”. Y tal posesión no es exagerada ni nada por el estilo sino que manifiesta lo que se puede tener por excelencia. Dios y, a través de su Hijo, se hace verdaderamente de aquellos que creen en su Verdad, en la Verdad y, en fin, en todo lo que supuso Jesucristo cuando vino por primera vez al mundo y, desde su resurrección, lo que ha supuesto, supone y supondrá para sus discípulos hasta que vuelva en su Parusía.

Pudiera parecer esto egoísmo. Sin embargo, siguiendo el ejemplo de Marta Robin, también debemos hacer a Jesús “nuestro” porque, en verdad, lo es, porque Él quiere serlo y, por eso, se ha quedado en nuestro corazón el Espíritu Santo habitándolo como un templo, como Su templo. Y por eso, nuestra hermana en la fe dice lo que dice a tal respecto y lo dice con verdad, sin exageraciones ni inapropiadas apropiaciones.

Leer más... »

2.08.20

La Palabra del domingo – 2 de agosto de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Mt 14, 13-21

 

“13 Al oírlo Jesús, se retiró de allí en una barca, aparte, a un lugar solitario. En cuanto lo supieron las gentes, salieron tras él viniendo a pie de las ciudades. 14 Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos.15 Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: ‘El lugar está deshabitado, y la hora es ya pasada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida.’ 16 Mas Jesús les dijo: ‘No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer.’ 17 Dícenle ellos: ‘No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces.’ 18 Él dijo: ‘Traédmelos acá.’ 19 Y ordenó a la gente reclinarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. 20 Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos. 21 Y los que habían comido eran unos 5.000 hombres, sin contar mujeres y niños”.

 

COMENTARIO

Los panes y los peces

Aquellas miles de personas que seguían a Jesús, al parecer, no estaban preocupadas por qué iban a comer. Jesús, sin embargo, sí lo estaba y, además, quería poner a prueba a sus apóstoles.

Había muchos, seguramente de los más humildes y sencillos, que creían en aquel Maestro que enseñaba con verdadera autoridad y no como otros de los considerados sabios. Por eso lo dejaban todo y, yendo a pie o como mejor podían, iban allí donde sabían que estaba.

Y en aquella ocasión se reunieron muchos.

Digamos que la forma de escribir este texto denota el sentido exacto que se tenía, entonces, de la familia y de la relación entre sus miembros. Por eso dice que eran unos 5.000 “hombres” pero, en efecto, no cuentan a mujeres y niños pues siempre se tenía más en consideración a los cabezas de familia que eran los hombres. Pero Jesús los tiene en cuenta a todos y no hace acepción de personas ni por sexo ni por edad y circunstancia. Es más, seguramente sentía un aprecio profundo por los considerados menos.

Podemos imaginar el cuadro histórico: miles de personas (de las cuales Jesús ya había curado a unas cuantas de diversos males) sentadas escuchando a Jesús. Pero ha llegado la hora de comer. ¿Qué hacer?

Leer más... »

31.07.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Microrrelatos VI

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

 

Como es bueno ser perseverante  en lo que consideramos bueno y mejor, estamos aquí de nuevo para aportar una nueva serie de microrrelatos después de que, como es fácil deducir del número del título del artículo, lo hayamos hecho en cinco ocasiones. Y es que la cosa da para esto y para mucho más.

De nuevo, rogamos sepan disculpar los amables lectores los fallos que pudiera haber en ellos porque, al fin y al cabo, cada cual da lo que puede y sabe…

 

  • Adán Corneta, Adelardo Tuk, Adaldrida Brandigamo, nombres de hobbits comarcanos que comparten, con todos nosotros, una y justa tierra, cuna de los mejores seres que conozcamos.

 

  • Vivían, quizá, demasiado tranquilos, libres, acomodados, más pendientes de recibir en cumpleaños regalos, poco amigos de aventuras a excepción del bueno de Bilbo, por dos veces ausentado… que sepamos.

 

  • Aquellos agujeros donde se establecen los Hobbits, dicen las buenas historias que muy bien milimetrados, no son aptos para aquellos que busquen enmarañarlos.

 

  • Entre desayunos, meriendas y cenas, no hay Hobbit que se precie que no haga varios y varias. Y es que para mantenerse bien formados ¡qué menos que hacerlos bien condimentados!

 Tolkien. The awakening of the elves in Cuiviénen. - YouTube

  • En Cuiviénen despertaron los Primeros, aquellos que, mirando a las estrellas, descubriéronse Elfos, raza para perdurar.

    Leer más... »

29.07.20

Recensión: : Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad, de Eleuterio Fernández Guzmán

 

Título: Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad

Autor: Eleuterio Fernández Guzmán.

Editorial: Create Space (Amazon)

Páginas: 432

Precio aprox.:  10,03 € en papel – 1 € formato electrónico.

ISBN: 979-8640981841

Año edición: 2020

 

Los puedes adquirir en Amazon .

 

“Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad” - de Eleuterio Fernández Guzmán

Sin duda alguna, hay fechas determinadas que, en la vida de una persona, son de las que se llaman “redondas”. Así, cuando uno cumple 10 años, 20, 30 o, en fin, 90. Y lo mismo pasa con el caso del libro que hoy traemos aquí.

Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica, cumple este año 2020, en concreto el próximo 9 de agosto, 100 años. Bueno, en realidad, los cumpliría de no haber sido llamado a su Casa por Dios un 3 de noviembre de 1971, como vemos, hace ya unas cuantas décadas. De todas formas, estamos seguros de que en el Cielo habrá gran fiesta cuando llegue ese día y Lolo, ya liberado de dolores y sufrimientos físicos, se dedicará a hacer lo que mejor supo hacer siempre: estar alegre y ser un hombre, ahora alma inmortal, valiente como él solo.

Pues bien, el que esto escribe conoció a Lolo hace ya unos años. No son muchos porque, lo ideal hubiera sido conocerlo en vida pero no siempre las cosas son como queremos que sean. Por eso hay conformación en esto, en la circunstancia de haberlo conocido a través de sus escritos (libros, artículos en prensa, etc.) pero, sobre todo, a través de su vida espiritual que era, y es, de las grandes y más.

A lo largo de estos años, he ido escribiendo algunas cosas sobre el Beato de Linares (Jaén, España) Las mismas se han ido transformando en libros publicados acerca de este gran espíritu y gran alma.

Pues bien, el libro que presento hoy es el fruto de todo eso. Es decir, se trata de una recopilación de casi todo lo escrito para Lolo y por Lolo, que de todo hay.

Alguien podría decir que esto no es más que un refrito y ya está. Y no lo puedo negar pero… a falta de producción nueva que poder ofrecer a posibles y presuntos lectores, quien quiera conocer algo a Lolo o, al menos, lo que nuestro Beato ha podido influenciar espiritual en quien esto escribe tendrá que atenerse a lo que aquí se presenta hoy.

Como abajo se puede ver, en el Índice, hay un poco de todo: obras de las llamadas de piedad popular (trecena, vía crucis), otras para acercarse a lo que escribió Lolo, un repaso anual, día a día, con su santoral, con citas de nuestro amigo Manuel o, en fin, un ensayo acerca de algo que tan intrínsecamente unido está a Lolo: el sufrimiento. Incluso alguna oración que bien merece estar aquí puesta.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que este pequeño homenaje que hago, personalmente, a Lolo, es poca cosa y que si lo pusiéramos en una balanza en la que, en la otra parte de la misma, dejamos caer un solo pensamiento de Lolo… en fin, la parte de esta balanza con lo que Lolo podría decir pesaría infinitamente más que todo lo que el que esto escribe haya podido decir acerca de un amigo como Lolo. Y no es, esto, falsa humildad sino simple reconocimiento de las cosas.

De todas formas, esto lo ofrezco, el esfuerzo de todos estos años y lo que tenga que venir, lo ofrezco, digo, por todos aquellos que aún no conocen a Lolo. Dios quiera remediar esto, es lo que pido.

Y como todo esto se trata de lo que se trata, nada mejor que terminar con una oración. Está en el libro y, sin duda, vale la pena:

 

ACCIÓN DE GRACIAS POR MANUEL LOZANO GARRIDO, LOLO

“Padre, te damos gracias por encontrarnos con tu Amor extremo a través de la vida de ‘Lolo’.

Te damos gracias porque por tu Espíritu imprimiste en él la imagen de tu Hijo Jesús.

Te damos gracias por su fe firme, por su amor a la Eucaristía, por su celo apostólico, por la valentía en sus escritos, por su paciencia y testimonio en la enfermedad, por su alegría permanente.

Te pedimos que, imitando sus pasos de cristiano, te hagamos presente en nuestros ambientes y que, con él, nunca dudemos que contamos siempre con la mano suave y firme de nuestra Madre la Virgen María.

 

Fundación “Lolo”

Y yo, después de esto nada más tengo que decir que sea mejor. 

Bueno,  algo sí les digo más. Y es que Les pongo el Índice del libro: 

Presentación                                                                                                

Linares, agosto de 1920                     

 

Piedad popular                                              

 

       Via Crucis                                                     

 

       Trecena                                                        

 

Acercarse a Lolo – 1

                                              

Acercarse a Lolo – 2                                              

 

Día a Día con Lolo                                   

 

Obra y gracia de la evangelización              

desde el sufrimiento

 

Acción de gracias por el                                   

Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

 

Acerca del autor

NOTA: como aquí de lo que se trata es de lo que se trata, quien quiera tener el libro, aunque sea en formato pdf, sólo tiene que decírmelo y, muy gustosamente, se lo envío. Que nadie se avergüence de pedirlo, por favor porque conocer un poco mejor a Lolo vale esa vergüenza que, en este caso, sobra y más que sobra. Y es que ya dijo Jesucristo que es mejor atesorar para el Cielo que para la tierra… y lo otro sobre dar gratis lo que hemos recibido gratis…     

  

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

 

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

27.07.20

Venerable Marta Robin – Efectos de la gracia

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Efectos de la gracia

 

“No hay pecado que con la gracia no se pueda evitar; ninguna tentación sobre la que no se pueda triunfar; ningunas indispensables luces que no se puedan obtener; ningunos dolores que no puedan ser consolados.” (Diario íntimo, 22 enero de 1930)

 

Cuando un creyente habla de la Gracia de Dios, no hay duda alguna de que cree y sabe que es muy importante. En realidad, también es fácil que no acabe de comprender, en el fondo, qué es la misma ni cómo se sabe que se ha alcanzado. Sin embargo, hay algo que no duda nadie que crea en Dios Todopoderoso: su Gracia es indispensable para nuestra vida espiritual.

De todas formas, como una de las, digamos, generales de la ley espiritual nuestra, está la que nos dice que sin gracia de Dios, en fin, es difícil llevar a cabo casi nada, nada, que pueda resultar en beneficio nuestro.

La Venerable Marta Robin, como podemos leer aquí, tiene muy claro la importancia de la gracia. Y al parecer, no es poca ni menguada sino, al contrario, mucha y grande.

Leer más... »

26.07.20

La Palabra del Domingo - 26 de julio de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia  

Mt 13, 44-52

“44 ‘El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel’.45 ‘También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, 46 y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra’. 47 ‘También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases; 48 y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos. 49 Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos 50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. 51 ‘Habéis entendido todo esto?’ Dícenle: ‘Sí’. 52 Y él les dijo: ‘Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.” 

 

COMENTARIO

 

Importa el Reino de Dios; lo demás, no

 

Para un cristiano, aquí católico, hay verdades que tiene en cuenta en su vida y que le deben llevar por el camino recto hacia el definitivo Reino de Dios. Lo que, por lo tanto, le debe importar es, precisamente, el Reino de Dios y no otra cosa mundana y dada, más, a hacerle perder tal camino y llevarle hasta la fosa de la que tanto habla el salmista.

 

El tesoro y las perlas finas

 

Dice Jesús que cuando alguien encuentra un tesoro deja todo lo que tiene y, lógicamente, va a hacerse con el mismo porque le parece muy importante para su vida. 

El Reino de Dios, el Amor del Creador y lo que supone para cada creyente, ha de ser muy importante para el mismo. Por eso cuando lo encuentra, bien por haberlo buscado, bien porque Dios se le acercó y lo llamó al oído del corazón, lo ha dejar todo (todo lo antiguo que ha quedado viejo) y no ha de abandonar, nunca, tal camino. Ha de ser lo más importante, lo que le conduzca en su vida y, por eso mismo, se queda para sí tal gozo y tal amor de parte de Dios dados. 

Pero también, el Reino de Dios es, en efecto, como lo que es de gran valor que, habiéndolo encontrado no puede ser abandonado porque supondría gran pérdida para quien se ha hecho con ello. Es de tal importancia para su existencia que ya no lo deja jamás.

Leer más... »