InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Defender la fe

1.11.16

Los santos del Cielo; el Cielo de los santos (+ Reproducción libro)

 Resultado de imagen de Todos los santos

Cuando llega el 1 de noviembre, a los católicos se nos pone el corazón en un puño. Y es que nos acordamos, de una forma muy especial, de aquellos hermanos nuestros que han sido de tal forma fieles a Dios que no ha habido más remedio que considerarlos santos. Es decir, a pesar de que es posible que también pecaran en alguna ocasión de su vida (de hecho nacieron, como todos a excepción de Cristo y María, la Madre) con el pecado original y, al menos, en eso, eran como todos los demás. Aunque con toda seguridad no son sólo santos tales sino que otros muchos, como veremos abajo, también lo son aunque no tengan una consideración propia como tales o, por decirlo pronto, no estén en el santoral y en los calendarios.

Lo bien cierto es que aquellos que están incluidos en el Libro de los Santos tuvieron, a lo largo de su vida, una merecida fama de santidad. Por eso cuando la correspondiente comisión vaticana determina, tras el necesario proceso, que una persona merece, ha merecido, alcanzar el Cielo, seguramente mucho tiempo antes ya era así considerado por muchos y bien se podría aplicar eso de “eso ya lo sabía yo”.

Pues bien, esos muchos “ya lo sabía yo” es lo que se denomina, más seriamente, “fama de santidad”. Y es que a veces popularmente decimos las cosas de una forma si bien sencilla, bien cierta y no equivocada. Por eso cuando los Santos Padres, véase Papas, han determinado los dogmas de los que gozamos ahora mismo como, por ejemplo, el de la Inmaculada Concepción de María, mucho tiempo hacia ya que el pueblo católico consideraba que la Madre de Dios sólo podía haber sido concebida sin pecado.  Y no sólo el pueblo común sino pensadores menos comunes y con más conocimientos espirituales. Pero, como las cosas de palacio van despacio… 

Leer más... »

28.10.16

Halloween y las obras de Satanás

 

Resultado de imagen de  halloween es satánico

El Padre de la mentira, el Príncipe de este mundo o, simplemente, Satanás, el Diablo, sabe cómo embaucar a los hombres. Siempre hace uso de las técnicas, más o menos refinadas pero tendentes a hacer caer en su trampa a los que, a lo mejor, están ya casi preparados (por las cosas del mundo o/y  la simple ignorancia) para caer en ella. 

Esta cosa que se celebra allende de nuestras fronteras llamada Halloween es una de las obras de las que Satanás se vale para engañar dulcemente a los hijos de Dios. De todas formas, no importa que sea una fiesta extranjera sino lo que la misma significa. Eso sí; lo otro importa bien poco. 

Sin embargo, hay muchos que, al parecer, no acaban de comprender que se trate de eso sino que se sostiene que no es más que una fiesta en la que los niños se disfrazan y piden o dan caramelos… 

Sin duda que se trata de caramelos pero los mismos están envenenados porque se fundamentan en una celebración exacta y puramente satánica. 

¿Puede ser cierto eso que, al parecer, es inocente?

Leer más... »

12.10.16

La Virgen de la Hispanidad: Guadalupe y Pilar

 Resultado de imagen de Virgen de la Hispanidad

 

Como suele pasar en las cosas de los hombres, tampoco iba a evitar cierta polémica si se trata de la Virgen de Guadalupe (Cáceres, España) o la Virgen del Pilar (Zaragoza, España) sobre la que debe recaer, digamos, el patronazgo de ser la Virgen de la Hispanidad. 

Digamos que, según está establecido, corresponde a la segunda, que tiene su sede, como decimos arriba, en Zaragoza (España). Sin embargo eso, a nosotros, debe importarnos bien poco porque se trata de la Madre Dios y, sea como sea y lo que sea, es lo que es: Madre nuestra. Importa, sí, el echo de la evangelización de  América, lo que ha supuesto para la humanidad que un territorio hermano tan vasto recibiera la imagen de María y se acogiera a ella con todo gozo y amor. 

Leer más... »

8.09.16

La Madre que nace

 Natividad de Bamberg

 (Natividad de Bamberg, Alemania)

Independiente del día que se fijó como el del nacimiento de la Virgen María, el lugar de nacimiento o, en fin, el momento en el que la Iglesia católica decidió celebrar su natividad, el caso es que, en un momento determinado nació una niña de Joaquín y Ana. Aquella niña iba a ser muy especial para la historia de la salvación que, no podemos negarlo eso, era esperada por el pueblo judío desde hacía muchos siglos. Es más, seguramente, desde el mismo momento en el que Abrahám aceptó el mandato de Dios, desde entonces, aquel grupo de seres humanos supo que la salvación empezada a caminar con ellos.                   

Pues bien, cuando nace aquella niña nadie, salvo Dios, sabía qué era lo que iba a pasar. No es que el Creador supiera que, en un determinado momento, iba a forzar a María a aceptar lo que le dijera su Ángel. No. De lo que estaba seguro el Todopoderoso era que aquella recién nacida iba a ser fiel a su Padre del Cielo porque era lo que su Padre del Cielo quería de ella. Era, por así decirlo, una convicción mutua, una forma de saber que lo que debía pasar… iba a pasar. 

Leer más... »

15.08.16

Cuando María fue asunta al Cielo

 

“Por tanto, después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces e invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para acrecentar la gloria de esta misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, por la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y por la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma de revelación divina que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste (44)”.

Así, digamos, finaliza el análisis que hace Pío XII en su Constitución Apostólica de título “Munificentissimus Deus” dada a la luz pública el 1 de noviembre de 1950. A partir de entonces, pues, la Asunción de María en cuerpo y alma al Cielo es considerada dogma de la fe católica. No podemos, pues, dudar nada de nada acerca del mismo y de lo que eso supone. 

María, pues, fue “llevada” a los cielos por Dios mismo o por los ángeles. Y eso, digamos, establece una clara diferencia con Jesús, su hijo, que “ascendió” a la Casa del Padre por sí solo. 

Antes de seguir, digamos que los protestan hace su papel (es decir, protestar, poner objeciones a la Verdad) al respecto de esto. Es decir, entienden que la asunción de María a los cielos no está reflejada en la Biblia. Sin embargo, sí lo están otros casos como, por ejemplo, los de Enoc (Gn 5, 24) o el de Elías (2 Re 2, 11-12). 

Estas personas fueron llevadas al cielo por su especial fe y confianza en Dios Todopoderoso: de Enoc dice el propio Génesis (2, 22) que “Anduvo con Dios” pero San Pablo escribe, en la Epístola a los Hebreos (11, 5-6), esto que sigue: 

Así lo dice, de Enoc, San Pablo:

“Por su fe también Henoc fue trasladado al cielo en vez de morir, y los hombres no volvieron a verlo, porque Dios se lo había llevado. Antes de que fuera arrebatado al cielo, se nos dice que había agradado a Dios; pero sin la fe es imposible agradarle, pues nadie se acerca a Dios si antes no cree que existe y que recompensa a los que lo buscan.”

Y si esto pasó con aquellos grandes en la fe ¿es posible que no pudiese pasar con María, la Madre de Dios?

Leer más... »