InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien

7.01.21

J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – Un buen regalo de Reyes: 2 años de Tolkien, padre.

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Parece mentira que el tiempo pase así de deprisa y que, sí, ya hayan pasado dos años desde que el que esto escribe diera comienzo la aventura inesperada de escribir sobre Tolkien, padre por decirlo en lenguaje propio de la cosa literaria de la que aquí se trata con mayor o menor acierto. 

Ciertamente, hace un año se hizo aquí otro tanto. Entonces, sin embargo, habían pasado sólo doce (¡doce!) meses desde que en enero del año 2019 (y muchos más desde que se fundara la Tierra Media) y también nos parecía extraño que se hubiera podido estirar tanto el hilo que une el corazón de quien esto escribe y el autor de nuestras obras favoritas (les ofrecemos el favor gozoso de que lo sean), preferidas (las tenemos por encima de otras) o, en fin, puestas ahí por aquel profesor de Oxford (aunque no sólo lo fuera de aquella afamada Universidad, claro está, pero ya nos entendemos…) que, no sabiendo ni cómo salió de su subconsciente aquello sobre un Hobbit que vivía, nada más y nada menos, que en un agujero aunque no fuera uno cualquiera sino, precisamente, ¡Un agujero Hobbit!, con todo lo que eso implica de buen vivir… 

Es verdad, tenemos entendido, que al propio J.R.R le gustaba considerarse un Hobbit. Y no sabemos si era por haber sido el personaje sobre el que escribió para que sus hijos se fueran a dormir con el corazón bien lleno de aventuras y por eso se le hizo más cercano aún que los demás personajes o, quizá, porque anhelaba (seguramente soñaba por ser algo inalcanzable) la forma de vivir, la existencia en sí, de aquellos medianos que habían vivido siglos sin darse cuenta de lo que pasaba a su alrededor o mayor lejanía aún. 

Fantásticos mapas de la Tierra Media en alta resolución y en español – El  Anillo Único

Pero, para nosotros, en esta Tierra nuestra (que no es Media, seguro, por desgracia) han pasado ya 24 meses desde que dimos el pistoletazo de salida o, mejor, desde que tiramos la primera flecha en forma de letras que tenía como destino el corazón de los lectores que, con más paciencia que Gandalf ante las trapacerías de los primos de Frodo, han seguido semana a semana lo que aquí, humildemente, hemos dicho por escrito. 

Gracias a Dios, el carcaj no se nos ha vaciado sino que, incomprensiblemente para quien esto escribe (seguramente producto de su ignorancia) las flechas van apareciendo dentro de él como si cayeran del Cielo o, como poco, de las Tierras Imperecederas donde nos podemos imaginar a algún que otro Elfo hacendoso elaborándolas para que nunca se acaben las historias y los cuentos sean siempre contados en cualquier sala preparada a tal efecto donde los niños, y los no tan niños, sueñan con lo que pudieran haber sido si en otros tiempos hubieran vivido. 

Por cierto, hace bien poco alguien muy allegado a quien esto escribe, dada mi insistencia con los temas de Tolkien, con sus libros y todo lo que le rodea, díjome que le gustaría leerse El Señor de los Anillos, pues aún no lo había hecho… 

Y el que esto escribe pensó (y si no lo pensó entonces lo piensa ahora) que era una gran fortuna la de llevarse a los ojos y al corazón semejante obra magna por primera vez cuando aún no ha amanecido en Hobbiton y cuando aún los caminos están por andar, la escarcha por pisar, las montañas por subir y los destinos por cumplirse. Pues al resto de lectores ya avezados en tal lectura lo que nos provoca la misma, otra y otra vez, es el ansia de querer encontrar a los personajes y descubrirles facetas nuevas y, si eso es posible, levantar las copas para brindar con hidromiel por el resultado venturoso de alguna aventura cumplida o, también, pensando en lo que ha de venir con un por si acaso…

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien –  Gracias, J.R.R.

Y, dígase lo que se quiera decir a tal respecto, eso causa no poca emoción e, incluso, provoca alguna que otra lágrima pues si los Enanos, con su más brava rudeza, son capaces de mostrar un corazón tierno, no se nos va a quitar a nosotros un derecho tan legítimo… 

¡Gracias, pues, amigo Tolkien, por estos dos años, y que vengan muchos más!

Eleuterio Fernández Guzmán- Erkenbrand de Edhellond

17.12.20

J.R.R. Tolkien - Entre Bloemfontein y Bournemouth- Capítulo 3: Empieza a revelarse todo

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

“En aquel tiempo, el joven Tolkien, Ronald, acaba haciendo que el director de la escuela (a la sazón Robert Cray Gilson que era, además, inventor y especialista en filología clásica) citada arriba se fije en él. Por eso le anima a estudiar otras lenguas pero, en el fondo, a ahondar en las mismas yendo más allá del simple conocimiento superficial de una forma de comunicarse entre personas.”

Así terminamos el capítulo anterior (el 2) y tenemos a nuestro autor a punto de que todo empezara a revelársele.

También dijimos en el capítulo anterior que el P. Francis se ocupó, económica y espiritualmente, de los hermanos Tolkien. Por eso, acuerda con el matrimonio Faulkner (1908) alojar en su casa (algo así como una hospedería) a Ronald y a Hilary. Y allí fue donde el primero conoció a Edith Bratt, también huérfana y hospedada en la misma casa.

Esta circunstancia, conocer y enamorarse de Edith (se declararon su amor en 1909) no iba a ser nada fácil para nuestro autor. Y es que, no sólo por el cotilleo que abundaba en aquel tiempo (qué decir de ahora mismo…) sino por lo que, según podía entender el P. Francis, aquella situación no iba a ser buena para Ronald, tan enfrascado en sus estudios como estaba. Y entonces se lo dijo.

Leer más... »

29.10.20

J.R.R. Tolkien - Entre Bloemfontein y Bournemouth: Prólogo

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

En efecto, estas dos ciudades jugaron un papel muy importante en la vida de J.R.R. Tolkien ya que en la primera vino al mundo y en la segunda, se fue del mismo o, al menos, fue la última en la que gozó de su existencia antes de la muerte de su esposa, Edith. Es decir, que entre un momento, el 3 de enero de 1892 y el otro, 2 de septiembre de 1973 un ser humano llamado John Ronald Reuel desarrolló una vida en la que, a lo mejor, tuvo la inesperada visita de la inspiración (“En un agujero en el suelo…”) aunque ya sabemos eso que dice que no hay mejor improvisación que la que está bien y más bien preparada pues, seguramente, ya bullía en su corazón mucho de lo que luego fue.

Por qué Sudáfrica tiene tres ciudades capitales? │ elsiglocomve               How J. R. R. Tolkien escaped unwanted fame on the Bournemouth coast | Dorset

                                                                                

En realidad, este debería haber sido el primer artículo de esta larga serie sobre Tolkien padre. Sin embargo, las cosas son como son y surgen cuando surgen. Por eso, ahora mismo vamos a hacer un recorrido poco pesado por su vida. Y eso, sea cuando sea, está bien y más que bien, si ustedes nos entienden.

Leer más... »

22.10.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien – Gracias, J.R.R.

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

El que esto escribe se ha dado cuenta de que, cree, no haber escrito para dar las gracias al autor de las obras que tanto amamos y a las que tanto nos dirigimos para gozar.

En realidad, al título de este artículo no le falta nada porque es una forma de distinguir al padre del hijo Christopher o de no tener que decir que nos referimos a Tolkien padre. Así queda claro que, quien merece ahora mismo nuestra humilde y sencilla atención no es el hijo (a quien ya dedicamos un artículo agradeciéndole toda la labor que realizó con la obra de su padre) sino el mismo autor de El Hobbit, El Señor de los Anillos, Hoja de Niggle, Las aventuras de Tom Bombadil, etc., etc. y etc., pues no se limitó (hubiera sido ya bastante) a escribir las dos primeras sino que hizo más y más que mucho, si ustedes nos entienden.

Estamos seguros de que muchas personas de las que puedan leer esto ya han dado las gracias, cada cual a su manera, a J.R.R. porque les ha descubierto un mundo nuevo o por lo que sea que haya tenido que ser. Pero a nosotros nos toca, ahora mismo, dar las gracias, bien merecidas a quien, queriendo hacer bien las cosas, las cosas las hizo bien (y esto no es una adivinanza para que la acierte Gollum o Bilbo…)

Por tanto, el que esto escribe da las gracias a J.R.R. por lo que sigue:

Leer más... »

15.10.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Ver con los ojos de Tolkien

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Es cierto y verdad que cuando alguien descubre la obra de J.R.R. Tolkien difícilmente lo ha hecho sin nada o, lo que es lo mismo, no sería de lo más normal que alguien viera un libro, fuese del profesor de Oxford y nada supiera, de antemano, de qué había escrito este buen hombre.

Esto quiere decir que, de una manera o de otra, los lectores del autor de El Señor de los Anillos vamos condicionados cuando nos topamos con sus libros. Y ya podemos imaginar el condicionamiento que tiene alguien que lee todo esto después de haber visto las películas que se han hecho en los últimos años sobre la obra fantástica de quien hablamos…

Todo esto lo decimos porque una cosa es lo que cada uno de los lectores de Tolkien padre podamos ver a la hora de leer la obra de este inmortal autor y otra, a lo mejor, muy distinta, es lo que el mismo John Ronald Reuel Tolkien pudo ver, en su día, acerca de lo que podría ser un proyecto de escritura y lo que, luego, fue una obra impresa.

En realidad, también es cierto y verdad que a nosotros lo que nos importa (más que las opiniones y visiones de cada cual) es lo que vería, eso, J.R.R., cuando hizo lo que hizo.

No podemos negar que los ojos y el corazón de nuestro autor no andaba, para nada, desencaminado a la hora de imaginar un mundo como la Tierra Media. Y eso no lo decimos porque sepamos que ya lo había imaginado sino porque si no había una fuerte base fantástica en el corazón del autor de todo esto… en fin, como que resulta difícil que un día se sentara en su mesa y dijera algo así como “pues ahora creo la Tierra Media”. No. Estamos más que seguros que base, lo que se dice base, la tenía y más que fuerte en su mente y en su corazón. Y así salió lo que le salió.

También es verdad que alguien pueda decir esto y lo otro sobre la citada base porque, como ya hemos dicho otras muchas veces, nuestro conocimiento, en profundidad clara, de Tolkien padre es el que es y no se pueden pedir peras al olmo pues, aunque se pidan es seguro que no las va a dar… Al fin y al cabo, nosotros también hablamos desde el corazón y, ante eso, a lo mejor están de más citas y cifras…

Leer más... »