InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Serie El rincón del hermano Rafael

19.07.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - Esto sí es libertad

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” –  Esto sí es libertad

 

“No busco consuelo…, no busco descanso…, sólo quiero amar la Cruz…, sentir la Cruz, saborear la Cruz…” (Punto 208)

 

En realidad, no hay nada más importante que, en materia de fe católica, saber a qué atenernos y, en fin, tenerlo todo bien claro. Y eso es lo que hace el hermano Rafael.

Lo que queremos los hijos de Dios, en este tipo de importantes materias, es…

El caso es que no siempre tenemos claro qué es lo que queremos aunque la teoría la sabemos muy bien: amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos, estar cerca de nuestro Creador y, en fin, alcanzar la vida eterna.

Esto, pues, lo sabemos muy bien. Pero, para alcanzar todos estos bienes espirituales, hace falta mantener una actitud en la que no cabe tibieza alguna.

Leer más... »

12.07.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - Sólo Dios

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” –  Sólo Dios

 

“¡Sólo Dios! ¡El tiempo y el hombre pasan…, sólo Dios!”

 

A lo largo de la historia de la salvación ha habido hermanos nuestros en la fe que, dentro de la expresión cristiana verdadera, la católica, ha pasado a la misma por alguna expresión, alguna frase que ha dado sentido a toda una vida de fe y de confianza en Dios Padre Todopoderoso.

Así, por ejemplo, Santa Teresa de Jesús es más que conocida por su “Sólo Dios basta” y otras muchas formas de expresar lo que creía. Pero eso, tal expresión, la define bastante bien sin tener que acudir a ningún tipo de elucubración teológica elevada. Aquí, sobre todo en lo que más importa, lo mejor es lo sencillo, lo que llega al corazón del creyente y allí se queda para ser semilla fructífera.

Seguramente podríamos poner muchos ejemplos de casos como el de la santa andariega. Sin embargo, baste el suyo (por ser más que importante) para que entendamos que queremos decir que aunque sean pocas palabras las dichas  por quien las diga (y eso marque toda una vida) son más que suficientes como para entender mejor qué fue de su hacer y merecer en el mundo.

Leer más... »

5.07.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - Lo que debe interesarnos

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” –  Lo que debe interesarnos

 

“Cuando el alma pena de no ver a Dios, ¿qué le puede interesar el mundo?”

 

Está claro que el hermano Rafael parte de una premisa, de algo que es anterior al análisis que hace en estas pocas palabras. Y queremos decir que hay algo antes de decir esto.

Habla San Rafael Arnáiz Barón de algo que es muy básico en lo referido a nuestra fe católica. En primer lugar, tenemos un alma que, sin duda, pasa por momentos que no podemos considerarlos buenos. Es más, hay algunos de ellos que son más que negros.

Con esto queremos decir que no sólo el cuerpo sufre, sí físicamente, sino que el alma también lo puede hacer y, de hecho, pasa por ahí.

A tal respecto, es necesario que se sepa que el alma puede caer en eso. Y es que, de lo contrario, pudiera parecer que todo resbala y se pierde, por ahí, por algún rincón del corazón o, peor, de la falta del mismo.

Leer más... »

28.06.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - Ansiar a Dios mismo

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” – Ansiar a Dios mismo

 

“¡Señor, Señor!, como el ciervo desea las fuentes así está mi alma.”

 

Hay expresiones que, a lo largo de la historia de la catolicidad, han tenido una difusión muy grande porque las mismas tenían un sentido muy profundo y han calado en el corazón de los fieles hijos de Dios que, en el seno de la Esposa de Cristo, han ido formando parte de la historia de la salvación.

Cuando alguien, especialmente dotado para lo espiritual, ha sostenido, por ejemplo, que espera una vida tan alta que muere porque no muere… en fin, bien podemos decir que poco se puede decir, en tan pocas palabras, que signifique tanto.

Debemos agradecer, por tanto, a nuestros hermanos en la fe que han sido capaces, primero, de sentirse, de verdad, hijos de Dios (y han sido consecuentes con lo que eso significa) y, luego, han sabido expresar, con palabras, lo que sólo los grandes sabe expresar en beneficio del resto.

Leer más... »

21.06.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - Lo que es el mundo

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

Lo que es el mundo

 

“En la tierra hace frío, es el frío de la vida mortal…, es el frío del peregrino sin casa ni hogar, en una ‘tierra desierta e intransitable’.”

 

Es bien cierto que Dios, cuando nos creó a cada uno de sus hijos, nos puso en el mundo. Es decir, estamos aquí y vivimos, nos movemos y existimos en un determinado lugar donde convivimos con otras personas y, en fin, donde nos formamos como  personas, esperamos, de bien. Y eso ha de querer decir que no podemos olvidar que el mundo es “nuestro” mundo. Pero hay más, claro está.

El hermano Rafael que, como cada uno de nosotros, también vivía en el mundo y bien que lo sabía, reconoce, de todas formas, la verdad.

Que el mundo puede ser bueno no es falso ni mentira. Sin embargo, tampoco lo es que, también, puede ser negro y más que negro.

Leer más... »