InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Octubre 2018

16.10.18

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Gracias a Dios, también, por esto

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Durante unas semanas, si Dios quiere, vamos a dedicar el comentario de los textos de Lolo a un apartado particular del libro citado arriba de título “Recuento de beneficios” donde hace indicación de los beneficios de la relación del Beato con el Todopoderoso.

Gracias a Dios, también, por esto

 

Al cristianismo, uno lo mira y por todos los puntos le ve un algo de sabiduría que nunca ultima nuestra capacidad de asombro y la gratitud que le corresponde.”

 

A Dios podemos darle gracias por muchas cosas. En primer lugar, por habernos creado a nosotros mismos y ponernos en un mundo que, también, hizo para nosotros, sus hijos.

Miremos por donde miremos hemos de encontrar motivos, causas y razones para agradecer a Dios ser como ha sido, como y, también, como será con su semejanza. Y es que nada malo quiera para quien ha creado a su imagen como, por otra parte, es de esperar en un Padre como éste.

El Beato Manuel Lozano Garrido, tan apropiado para dar gracias a Dios por una vida espiritual plena y gozosa, sabe que, en efecto, debe agradecer. Pero ahora no lo hace por sí o para sí mismo sino, digamos, acudiendo a una general de la Ley del hijo de Dios que se sabe en el seno de una Iglesia.

A tal respecto, cuando el Hijo de Dios fundó la Iglesia que, con el tiempo, sería llamada “católica”  (por universal) sabía más que bien que iba a pasar por malos momentos. Y es que, si a Él, siendo el Mesías y el Ungido de Dios, lo habían perseguido ¿qué no harían con sus hermanos los hombres y, también, con su Iglesia?

Leer más... »

15.10.18

Serie Venerable Marta Robin – Gozar de Dios y cómo hacerlo

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Sobre la pasión en sí misma vivida – Gozar de Dios y cómo hacerlo

 

Marta Robin vivió la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo desde 1930. Y es que entre desde el jueves por la noche (21 horas) hasta el mediodía del domingo, pasó por los estados físicos que sufrió el Mesías.

Pues bien, nuestra Venerable francesa describe la íntima comunión con Jesucristo que le permite, como dice el autor del libro aquí traído, “sobrepasar el sufrimiento para encontrar el Corazón de Cristo”:

 

Gozar de Dios y cómo hacerlo

 

“Estoy en Dios, le hablo, lo entiendo, le escucho. En mi corazón, lo adoro y lo amo (…) ¡Oh dulce, muy dulce Trinidad! Alegría de mi corazón, cielo y delicias de mi alma!” (Diario íntimo, 9 de enero de 1930)

 

Que sí, que no todos somos iguales (en materia espiritual), aunque debiéramos. Y queremos decir con esto que, una cosa es que tengamos por muy bueno y mejor lo que puedan decir aquellos que, siendo hermanos nuestros en la fe, han podido alcanzar en tales tipos de materias… en fin, no por eso vamos a estar seguros de alcanzar ciertas metas.

De todas formas, eso no quiere decir que, al menos, no lo debamos intentar.

Al respecto de esto, la Venerable Marta Robin nos ofrece su propia experiencia y nosotros hacemos de ellas un instrumento espiritual de vital importancia.

Marta nos muestra, en este texto, que es posible gozar de Dios. Y aunque, es verdad, ella pasaba uno momentos físicos no demasiado bueno, no por eso a nosotros nos está vedado hacer lo propio.

Es bien cierto que lo que escribe la Venerable francesa en su diario tiene que ver con su ser más íntimo, aquel que tiene relación directa con Dios, en lo que a ella le sucede que tan personal es. Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos obtener fruto aquellos hermanos suyos que leemos sus palabras Y a eso vamos.

Leer más... »

14.10.18

La Palabra del domingo - 14 de octubre de 2018

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 

Mc 10, 17-30

 

“17 Se ponía ya en camino cuando uno corrió a su encuentro y arrodillándose ante él, le preguntó: ’Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?’ 18 Jesús le dijo: ‘¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. 19 Ya sabes los mandamientos: = No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, = no seas injusto, = honra a tu padre y a tu madre.’= 20 El, entonces, le dijo: ‘Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.’ 21 Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: ‘Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los  pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.’ 22 Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. 23 Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: ‘¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el  Reino de Dios!’ 24 Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: ‘¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios! 25 Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios.’ 26 Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: ‘Y ¿quién se podrá salvar?’ 27 Jesús, mirándolos fijamente, dice: ‘Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para  Dios.’ 28 Pedro se puso a decirle: ‘Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.’ 29Jesús dijo: ‘Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio,   30 quedará sin recibir el ciento por uno: ahora al presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna.’”

 

COMENTARIO

            

Seguir de camino hacia el otro lado del Reino de Dios

                                   

1.- Como seres humanos, sabedores como somos que hay algo más después de esta vida, anhelamos encontrarnos allí algún día, en el definitivo Reino de Dios llamado Cielo. 

Por eso, la pregunta que aquel joven rico hace al Maestro Jesús no deja de tener sentido pues, según él, o eso creía, había cumplido todo lo que la ley decía. Así, cuando Jesús le nombra los mandamientos, tan conocidos, del no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, etc., él es consciente, y así lo dice, que esa parte, la de la relación del hombre con Dios, en aras a ese cumplimiento, ya la lleva a cabo. Está, por eso, orgulloso. Y esto, francamente, es así. 

2.- Pero, como tantas veces pasa con Jesús, le tenía preparada una sorpresa que le iba a bajar, en aquel momento, de su pedestal de hombre de bien y de su contentura natural. 

Otras veces le preguntaron al Maestro que cuáles eran los mandamientos de la Ley de Dios. Él, resumiendo, los reduce a dos: amarás a Dios sobre todas las cosas, el más importante  y, por otra parte, amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y aquí, en este segundo mandato, digamos que, general, radicaba la cuestión a debatir. 

¿Cómo se ama al prójimo? Puede hacerse, seguramente, de muchas formas. Pero para Jesús había una que era esencial: repartir, con el necesitado, lo que tenía, dejar de ser como era. También diría Jesús que a los pobres siempre los tendríamos con nosotros, consciente de esa realidad que es la pobreza y que, por eso, de Él había que aprender eso, dar al que no tiene, ofrecer al que no tiene. 

3.- El joven rico, como era eso, joven y rico, encuentra aquí un gran problema. Cuando se trata de una relación, digamos, teórica, con Dios: el no matar, el no robar…algo, digamos, de espíritu (aunque eso tenga su objeto en el otro), parece que está dispuesto. Ahora bien, cuando hay que bajar a la realidad misma de la entrega, al prójimo, desprenderse de lo propio, aquí, ahora, eso ya no parece ser de su gusto. En el joven rico ha privado su calidad de hombre, que vive en el siglo, antes que su calidad de hijo de Dios. Por eso se entristece, porque ha vencido el tener sobre el ser. 

De ahí que Jesús manifieste eso:”Qué difícil para los ricos entrar en el Reino de Dios”. Pero esa dificultad no lo era por el hecho de tener, sino por el hecho de no dar, de optar por la avaricia cuando había necesidad o por ejercitar esa otra forma de avaricia que es el dar lo que le sobra a uno (recordemos el hecho de aquella  viuda que da lo que, seguramente, era lo único que tenía). 

Leer más... »

13.10.18

Serie “Al hilo de la Biblia' - Vino la Palabra y no fue escuchada

Sagrada Biblia

Dice S. Pablo, en su Epístola a los Romanos, concretamente, en los versículos 14 y 15 del capítulo 2 que, en efecto, cuando los gentiles, que no tienen ley, cumplen naturalmente las prescripciones de la ley, sin tener ley, para sí mismos son ley; como quienes muestran tener la realidad de esa ley escrita en su corazón, atestiguándolo su conciencia, y los juicios contrapuestos de condenación o alabanza. Esto, que en un principio, puede dar la impresión de ser, o tener, un sentido de lógica extensión del mensaje primero del Creador y, por eso, por el hecho mismo de que Pablo lo utilice no debería dársele la mayor importancia, teniendo en cuenta su propio apostolado. Esto, claro, en una primera impresión.

Sin embargo, esta afirmación del convertido, y convencido, Saulo, encierra una verdad que va más allá de esta mención de la Ley natural que, como tal, está en el cada ser de cada persona y que, en este tiempo de verano (o de invierno o de cuando sea) no podemos olvidar.

Lo que nos dice el apóstol es que, al menos, a los que nos consideramos herederos de ese reino de amor, nos ha de “picar” (por así decirlo) esa sana curiosidad de saber dónde podemos encontrar el culmen de la sabiduría de Dios, dónde podemos encontrar el camino, ya trazado, que nos lleve a pacer en las dulces praderas del Reino del Padre.

Aquí, ahora, como en tantas otras ocasiones, hemos de acudir a lo que nos dicen aquellos que conocieron a Jesús o aquellos que recogieron, con el paso de los años, la doctrina del Jristós o enviado, por Dios a comunicarnos, a traernos, la Buena Noticia y, claro, a todo aquello que se recoge en los textos sagrados escritos antes de su advenimiento y que en las vacaciones veraniegas se ofrece con toda su fuerza y desea ser recibido en nuestros corazones sin el agobio propio de los periodos de trabajo, digamos, obligado aunque necesario. Y también, claro está, a lo que aquellos que lo precedieron fueron sembrando la Santa Escritura de huellas de lo que tenía que venir, del Mesías allí anunciado.

Por otra parte, Pedro, aquel que sería el primer Papa de la Iglesia fundada por Cristo, sabía que los discípulos del Mesías debían estar

“siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza” (1 Pe 3, 15)

Y la tal razón la encontramos intacta en cada uno de los textos que nos ofrecen estos más de 70 libros que recogen, en la Antigua y Nueva Alianza, un quicio sobre el que apoyar el edificio de nuestra vida, una piedra angular que no pueda desechar el mundo porque es la que le da forma, la que encierra respuestas a sus dudas, la que brota para hacer sucumbir nuestra falta de esperanza, esa virtud sin la cual nuestra existencia no deja de ser sino un paso vacío por un valle yerto.

La Santa Biblia es, pues, el instrumento espiritual del que podemos valernos para afrontar aquello que nos pasa. No es, sin embargo, un recetario donde se nos indican las proporciones de estas o aquellas virtudes. Sin embargo, a tenor de lo que dice Francisco Varo en su libro “¿Sabes leer la Biblia? “ (Planeta Testimonio, 2006, p. 153)

“Un Padre de la Iglesia, san Gregorio Magno, explicaba en el siglo VI al médico Teodoro qué es verdaderamente la Biblia: un carta de Dios dirigida a su criatura”. Ciertamente, es un modo de hablar. Pero se trata de una manera de decir que expresa de modo gráfico y preciso, dentro de su sencillez, qué es la Sagrada Escritura para un cristiano: una carta de Dios”.

Pues bien, en tal “carta” podemos encontrar muchas cosas que nos pueden venir muy bien para conocer mejor, al fin y al cabo, nuestra propia historia como pueblo elegido por Dios para transmitir su Palabra y llevarla allí donde no es conocida o donde, si bien se conocida, no es apreciada en cuanto vale.

Por tanto, vamos a traer de traer, a esta serie de título “Al hilo de la Biblia”, aquello que está unido entre sí por haber sido inspirado por Dios mismo a través del Espíritu Santo y, por eso mismo, a nosotros mismos, por ser sus destinatarios últimos.

 

Meditación

Vino la Palabra y no fue escuchada

 

Resultado de imagen de En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció

 

Jn 1, 10-13

“En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios.”

 

1. Mucho anticipa san Juan en este texto de, casi, el principio de su Evangelio. Y es que contiene lo que sería, luego y, luego, lo que no sería…

Como sabemos, Juan, aquel joven discípulo que caminó con el Maestro por aquellos polvorientos caminos, estuvo muy cerca del Hijo de Dios. Y, luego, al habérsele entregado a la Madre para que la tuviera como propia, seguramente conoció más de Aquel al que, con tanto amor, había seguido.

Lo que muestra en este texto San Juan es una, digamos, “visión general” de lo que fue la vida de Jesucristo. Sí, y lo que nos dice es bueno y malo. Y nos explicamos.

Como Dios bien sabía, que había dado libertad al hombre, era posible que ser libre no lo fuera, siempre, para bien del hombre sino, muchas veces, para mal. Y, en este caso en concreto y según a qué personas se refiere, fue para mal.

Leer más... »

12.10.18

Hispanidad, Fe, gracia de Dios

 

 Resultado de imagen de Dia de la Hispanidad

 

La empresa de ir, por donde fue, a buscar las especias, no pudo ser casualidad. A lo mejor aquel marinero que pasaría a la historia, de nombre Cristóbal y apellido Colón, verían en aquel viaje el momento en el que su fortuna se iba a incrementar pero, no lo neguemos, no tenía intención de descubrir más que una nueva ruta de llegar a lo que, entonces, se consideraba un verdadero tesoro y fuente de riqueza. 

Pero Dios tiene en su corazón otras cosas que no tienen que ver con la mundanidad o los bienes materiales. E hizo que aquel marinero y los suyos llegaran a un lugar al que antes nadie, de occidente y que se sepa, había llegado. Y, miren ustedes por donde, lo que habían descubierto se acabaría llamado América por otro individuo que no era aquel que viajó financiado por los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. 

Y aquí se encierra todo: aquellos reyes eran denominados “Católicos” porque lo eran. Y tal apellido iba a tener mucha importancia en lo sucesivo. Y es que no todo ser viviente, entonces, tenía en su mente y corazón la riqueza mundana y pecuniaria. 

La fe, la católica y no otra, tuvo mucho que ver en aquella empresa: la de la Reina Isabel (Dios quiera que pronto santa), más que nada y, luego, la de aquellos que viajaron a tierras americanas para llevar la fe que iba a salvar a muchos de los que allí habitaban y se sometían a ritos paganos y muertes si cuento y sin sentido. 

La fe, por tanto, y la gracia de Dios, tuvo tanto que ver en el descubrimiento de América (cuando se supo que aquellas tierras eran “nuevas”, claro está) que dejar de lado un factor tan importante como era y fue la de creer en Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra y de todo lo visible e invisible, es algo que impensable e inmerecido, si ustedes me entienden. 

Leer más... »