InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Agosto 2018, 20

20.08.18

Serie Venerable Marta Robin – Así es el perdón que quiere Dios de parte de nosotros

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Así es el perdón que quiere Dios de parte de nosotros

 

“Cuando la monstruosa ingratitud de todos envuelva nuestro ser, pensemos en el Perdón y la Misericordia infinita de Jesús sobre su Cruz y perdonemos a todos en el fondo del corazón.”

 

Es bien cierto que sabemos que podemos hacer lo que, cuando suceda lo que nos dice la Venerable Marta Robin, debemos hacer. Ella, seguramente, lo hizo muchas veces porque, además de su enfermedad, debió sufrir muchas incomprensiones.

Nosotros no podemos compararnos con una persona como Marta Robin. Queremos decir que no pasamos por una situación como la suya, como ella sufrió físicamente. Sin  embargo no podemos negar que también es posible que haya personas ingratas y que, en fin, no correspondan con su amor al que pueda ser nuestro.

No estamos, por tanto, libres de situaciones tales que podamos decir que sí, que somos zaheridos y que, sobre nosotros, se dejan caer las más insolentes situaciones perjudiciales que nos hacen sufrir.

La Venerable francesa y universal nos habla de lo que ella denomina “monstruosa ingratitud”. Y es que es posible que sea tan grande la afrenta que se ponga en nuestra contra que, en efecto, sea algo monstruoso por la falta de correspondencia entre el amor entregado y el mal recibido…

Leer más... »