10.12.18

(523) Siria cristiana (ss. I-XXI), "semper fidelis"

Siria 2018

–A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.

–Tú, el Dios leal, me librarás (Sal 30).

* * *

Una de las más antiguas y venerables Iglesias locales de toda la Iglesia Católica es Siria, situada al este y norte de Palestina. Concretamente Antioquía de Siria –hay otra en Pisidia, Asia Menor–, fue durante siglos en la Iglesia uno de los centros principales, con Jerusalén, Roma y Alejandría de Egipto. Precisamente fue en Antioquía «donde comenzaron los discípulos a ser llamados cristianos» (Hch 11,26). Camino de Damasco se produjo la conversión de San Pablo, y en Damasco fue confirmado en la fe. Por eso, cuando nos informan de las persecuciones que los cristianos de Siria actualmente sufren en forma de martirios o de exilios, hemos de ser muy conscientes de que ellos son uno de nuestros hermanos mayores principales.

Leer más... »

3.12.18

23.11.18

(521) Apocalipsis (y IV). Final grandioso: Christus vincit. Con María...

Maestro de Cesi - 1308

He de confesar que sabía yo muy poco de este libro. Ahora, al menos, sé algo.

–Por cierto: ¿cuánto tiempo lleva usted sin confesar? El Señor le llama al sacramento.

 

–La Ciudad del Diablo, Babilonia, cae vencida por Cristo

El mundo que adora maravillado a la Bestia, potenciada por el Diablo; el mundo que lleva el sello de la Bestia diabólica marcado en la frente y en la mano, es figurado en el Apocalipsis como

Leer más... »

13.11.18

9.11.18

(519) Apocalipsis (II). –7 cartas, 7 trompetas y 2 Bestias

 Iglesia en Boston, EE.UU.

–Pero bueno, todo esto serán como símbolos y parábolas ¿no?

–Craso error. «Apocalipsis de Jesucristo, que para instruir a sus siervos sobre las cosas que han de suceder pronto ha dado Dios a conocer por su ángel a su siervo Juan» (Ap 1,1).

 

–Visión inicial del Cristo glorioso, Señor del cielo y de la tierra

A los que hablan de «Jesús de Nazaret», sin mencionar apenas su divinidad; a quienes ven a Jesús como un hombre tan unido a Dios que puede decirse divino, sin que sea Dios; a los que pasan ante el Sagrario como si nada tuviera dentro; a quienes son incapaces de arrodillarse ante la Eucaristía, y por supuesto a todos los cristianos, ha de abrirles los ojos la visión del Cristo glorioso que se le presentó al apóstol San Juan en la isla de Patmos hacia el año 68. Cito extractando:

Leer más... »