19.10.14

(286-3) El matrimonio y el adulterio

Sagrada Familia–¿Un texto largo y sin imágenes? ¿Desde cuándo…?

–Es que tenía prisa en poner el artículo… Ya, tranquilo. Ya he puesto una imagen.

Jesucristo es el Salvador único del matrimonio. El Hijo eterno de Dios «propter nos homines et propter nostram salutem descendit de cælis. Et incarnatus est». Se hizo hombre para introducir en la raza humana unas fuerzas sobrehumanas de salvación, absolutamente necesarias para levantar al hombre, caído en un mundo miserable de pecado. Es Cristo quien salva todo lo humano, y quien concretamente salva al matrimonio, revelando su verdad maravillosa, lo que era «en el principio»: un vínculo conyugal de amor único, indisoluble y fecundo (Mt 19,3-9; Gén 1,27-28), y dándonos su gracia para poder vivirlo.

Leer más... »

14.10.14

8.10.14

(286) Liturgia –22. La adoración eucarística, 3. Historia (b)

La adoración eucarística

–Y dale con la historia…

–Pruebe a pensar un poco, que no le va a pasar nada. Y se dará cuenta de que apenas entendemos nada del presente si no conocemos su historia.

Las Cofradías eucarísticas

Con el fin de que nunca cese el culto de fe, amor y agradecimiento a Cristo, presente en la Eucaristía, nacen las Cofradías del Santísimo Sacramento, que «se desarrollan antes, incluso, que la festividad del Corpus Christi. La de los Penitentes grises, en Avignon se inicia en 1226, con el fin de reparar los sacrilegios de los albigenses; y sin duda no es la primera» (Bertaud, Dévotion eucharistique: «Dict. Spir.», pg. 1632). Con unos u otros nombres y modalidades, las Cofradías Eucarísticas se extienden ya a fin del siglo XIII por la mayor parte de Europa.

Leer más... »

28.09.14

(285) Liturgia –21. La adoración eucarística, 2. Historia (a)

–Esta vez nos cuenta cosas que yo no conocía.

–Le hará mucho bien conocerlas.

Centralidad de la Eucaristía

Desde el principio del cristianismo, a la luz de la fe, se entiende la Eucaristía como la fuente, el centro y el culmen de toda la vida de la Iglesia: como el memorial de la pasión y de la resurrección de Cristo Salvador, como el sacrificio de la Nueva Alianza, como la cena que anticipa y prepara el banquete celestial, como el signo y la causa de la unidad de la Iglesia, como la actualización perenne del Misterio pascual, como el Pan de vida eterna y el Cáliz de salvación. Normalmente, la Misa al principio se celebra sólo el domingo, pero ya en los siglos III y IV se generaliza la Misa diaria.

Leer más... »

22.09.14

(284) Liturgia –20. La adoración eucarística, 1. Presencia real de Cristo en la Eucaristía

–Mi abuelo era de la Adoración Nocturna.

–Gran obra de Dios. Y hoy, por designio de la Providencia, se van multiplicando las capillas de Adoración Perpetua.

En los anteriores artículos fui explicando los diferentes momentos de la Misa, el Mysterium fidei por excelencia. Y al tratar de la consagración, del acto máximo de la Eucaristía (275), no me detuve en considerar con amplitud el misterio de la transubstanciación, para contemplarlo ahora más detenidamente, pues él es el fundamento de la adoración eucarística.

Leer más... »