29.08.14

(281) Liturgia –17. Eucaristía, 12. La comunión (c), frecuencia conveniente y efectos

A las 12:02 PM, por José María Iraburu
Categorías : Sin categorías

–Este tema es sin duda más gordo que los otros que ha tratado sobre la comunión.

–Bueno, casi mejor digamos que es más importante, más grave y transcendente.

–La frecuencia de la comunión, actitudes diversas durante siglos

En la antigüedad cristiana, sobre todo en los siglos III y IV, hay numerosas huellas documentales que hacen pensar en la normalidad de la comunión diaria. Los fieles cristianos más piadosos, respondiendo sencillamente a la voluntad expresada por Cristo, «tomad y comed, tomad y bebed», veían en la comunión sacramental el modo normal de consumar su participación en el sacrificio eucarístico. Sólo los catecúmenos o los pecadores sujetos a disciplina penitencial se veían privados de ella. Pronto, sin embargo, incluso en el monacato naciente, este criterio tradicional se debilita en la práctica o se pone en duda por diversas causas. La doctrina de San Agustín y de Santo Tomás podrán mostrarnos autorizadamente esta diversidad de prácticas.

Leer más... »

20.08.14

(280) Liturgia –16. Eucaristía, 11. La comunión (b), en la boca o en la mano

A las 6:19 PM, por José María Iraburu
Categorías : Sin categorías

–¿Y usted qué recomienda?

–No incordie y lea lo que sigue.

–Historia. El rito de la comunión de los fieles se ha ido desarrollando en formas diversas, que conviene conocer, al menos a grandes rasgos. Ciertas posiciones actuales, duramente contrapuestas en esta cuestión, reflejan en ocasiones una ideologización del asunto y una notable ignorancia de la historia de los formas litúrgicas. Resumo a grandes rasgos la evolución de este rito litúrgico ateniéndome a los documentados datos que da el P. Joseph Jungmann, S. J. en su clásica obra Missarum sollemnia (orig. 1949; El Sacrificio de la Misa, BAC 68, Madrid 1959, pgs. 942-960).

Leer más... »

12.08.14

(279) Liturgia –15. Eucaristía, 10. Paz, fracción del pan, Cordero de Dios, Comunión (a)

A las 10:50 AM, por José María Iraburu
Categorías : Sin categorías

–¿Falta mucho?

–Menos que cuando comenzamos a comentar la Misa; pero todavía un poco.

Para participar bien, interior y exteriormente, en la santa Misa conviene conocerla bien, y seguir con plena atención e intención todo lo que en la celebración eucarística se va diciendo y  haciendo. Veamos ahora lo que va del Padrenuestro a la Comunión.

–La paz

Sabemos que Cristo resucitado, cuando se aparecía a los apóstoles, les saludaba dándoles la paz: «La paz con vosotros» (Jn 20,19.26). En realidad, la herencia que el Señor deja a sus discípulos en la última Cena es precisamente la paz: «La paz os dejo, mi paz os doy; pero no como la da el mundo» (14,27).

Leer más... »

31.07.14

(278) Liturgia –14. Eucaristía, 9. El Padrenuestro (y b)

A las 10:58 AM, por José María Iraburu
Categorías : Sin categorías

–¿De verdad hace falta explicar el Padrenuestro?

–Sí, hombre, sí. Era la base de la catequesis primitiva. Muchos Padres escribieron comentarios al Padrenuestro. Y el Catecismo actual le dedica la segunda sección de su IV Parte [2759-2865], para explicarlo, claro.

Siete peticiones. Enseña el Catecismo: «El primer grupo de peticiones nos lleva hacia Él: ¡tu Nombre, tu Reino, tu Voluntad!… Santificado sea, venga, hágase… El segundo grupo de peticiones atrae la mirada del Padre de las misericordias: danos, perdónanos, no nos dejes, líbranos» [2804-5; citaré entre corchetes los números del Catecismo]. Y ese grupo primero  de peticiones es el que hace posible el segundo:  los cristianos, solamente después de haber alabado, bendecido y adorado al Padre nuestro celestial, «nos atrevemos» a pedirle pan, perdón, protección, liberación del pecado y del demonio.

Leer más... »

22.07.14

(277) Liturgia –13. Eucaristía, 8. El Padrenuestro (a)

A las 11:09 AM, por José María Iraburu
Categorías : Sin categorías

–¿Y tantos numeritos en el título del artículo no lo marean? 

–Un poco sí, pero me aguanto. Todo tiene un precio, y el orden también.

El culmen de la Plegaria eucarística, en cuanto oración magna de la Iglesia, es el Padrenuestro, que al mismo tiempo inicia el rito de la comunión. Comienza reiterando el Santo del prefacio –«santificado sea tu Nombre»–, asimila la actitud filial de Cristo, la Víctima pascual ofrecida –«hágase tu voluntad»–, y continúa pidiendo para la Iglesia la santidad y la unidad –«venga a nosotros tu reino»–.

Leer más... »

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 66 >>

José María Iraburu

José María Iraburu

(Pamplona, 1935-), estudié en Salamanca y fuí ordenado sacerdote (Pamplona, 1963). Primeros ministerios pastorales en Talca, Chile (1964-1969). Doctorado en Roma (1972), enseñé Teología Espiritual en Burgos, en la Facultad de Teología (1973-2003), alternando la docencia con la predicación de retiros y ejercicios en España y en Hispanoamérica, sobre todo en Chile, México y Argentina. Con el sacerdote José Rivera (+1991) escribí Espiritualidad católica, la actual Síntesis de espiritualidad católica. Con él y otros establecimos la Fundación GRATIS DATE (1988-). He colaborado con RADIO MARIA con los programas Liturgia de la semana, Dame de beber y Luz y tinieblas (2004-2009). Y aquí me tienen ahora con ustedes en este blog, Reforma o apostasía.

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso