18.11.14

(292) El Sínodo 2014- Condiciones necesarias para el matrimonio sacramental

Philippe de Champaigne–No sé yo cómo se las arreglará usted para tratar un tema tan complejo.

–Yo tampoco lo sé. Ahora lo veremos.

Hay actualmente Iglesias locales descristianizadas que no viven con siete sacramentos, sino con seis, con cinco o con menos. La Eucaristía dominical no existe para un 80 o un 90% de sus bautizados. El sacramento más desaparecido es probablemente el sacramento de la Penitencia. La Confirmación, con su catequesis previa, es recibida en algunas diócesis por un número mínimo de adolescentes. Y el Matrimonio sacramental, del que ahora estamos tratando, está también en tales Iglesias en vías de desaparición. Se supone que en el Sínodo del 2014 habrán considerado este dato enorme, en vistas a su celebración ordinaria en octubre de 2015. Cito un caso.

Leer más... »

10.11.14

(291) Sínodo 2014- Conversión penitencial, acompañamiento pastoral y gradualidad

Familia y vida–Demasiado largo.

–Si no puede con todo, lea al menos las líneas que van en negrita. Ánimo.

Hermanos, antes de celebrar el sagrado Sínodo-2015  sobre el matrimonio y la familia, reconozcamos humildemente nuestros pecados. De otro modo no conseguiremos nada. Han sido innumerables pecados de acción o de omisión los que han arrasado el hogar cristiano.

Leer más... »

31.10.14

(290) Sínodo-2014. Silencio sobre la anticoncepción y la castidad

Murillo - Sgda. Familia y pajarito–Bueno, es que en un Sínodo no se pueden tocar todos los temas.

–Pero sí han de tratarse los principales.

Gran libertad hubo en el Sínodo para que los padres expresaran su pensamiento. Esta expresa voluntad del Papa Francisco se cumplió efectivamente. «Le riflessioni proposte, frutto del lavoro sinodale svoltosi in grande libertà e in uno stile di reciproco ascolto»… (Relatio Synodi 62).

Leer más... »

27.10.14

19.10.14

(288) Sínodo-2014. El matrimonio y el adulterio

Sagrada Familia–¿Un texto largo y sin imágenes? ¿Desde cuándo…?

–Es que tenía prisa en poner el artículo… Ya, tranquilo. Ya he puesto una imagen.

Jesucristo es el Salvador único del matrimonio. El Hijo eterno de Dios «propter nos homines et propter nostram salutem descendit de cælis. Et incarnatus est». Se hizo hombre para introducir en la raza humana unas fuerzas sobrehumanas de salvación, absolutamente necesarias para levantar al hombre, caído en un mundo miserable de pecado. Es Cristo quien salva todo lo humano, y quien concretamente salva al matrimonio, revelando su verdad maravillosa, lo que era «en el principio»: un vínculo conyugal de amor único, indisoluble y fecundo (Mt 19,3-9; Gén 1,27-28), y dándonos su gracia para poder vivirlo.

Leer más... »