12.10.20

Hispanidad y Virgen del Pilar

Orgullosos de la Hispanidad

 

Cuando llega esta fecha,

en el calendario señalada,

en el décimo mes del año,

12 es Ella nombrada

y recordamos a la América

llamada por eso Hispana.

 

Seguros estamos, seguros,

que de las bocas de los rojos

y de traidores taimados

saldrá la palabra facha,

carca, ya pasado.

 

Nosotros, sin embargo,

sin vergüenza alguna

y por decir alago,

cumplir con la verdad

y no venirnos abajo,

creemos que este día,

desde entonces señalado,

América entera se alegra

por la cuenta que le trajo,

terminar con sacrificios,

sí, los humanos,

al llegar los españoles…

¡Aquel sí que fue buen año!

 

Luego dirán que si guerras,

que matanzas, e incluso sanguinarios,

nos llamarán por molestarnos

cuando hoy mismo en los medios,

estos y los más lejanos,

miles de indios descendientes

de aquellos que no mataron

los taimados españoles,

que ayuntar… sí se ayuntaron

y esto lo entienden muy

las mulatas y mulatos

suponemos que contentos

de haberlos sabido ayuntados.

Nuestra Señora del Pilar. Patrona de la Hispanidad

Virgen del Pilar, llamada

en las Españas,

Pilar de la nuestra fe

y allá más que aceptada,

Madre del Salvador

que a la misma Hispania salvara,

en tiempos donde el martirio

era moneda pagada

por todo aquel que dijera así serlo,

cristiano, de fe entregada.

 

Hispania, llamada España,

América, la deseada,

anhelo de una nación,

orgullo de toda una raza

que no lamenta su historia

sino que en volandas bien la alza,

Hispania, llamada también España,

aunque hay quien la boca

debiera limpiarse para nombrarla.

 

Hispania y Virgen Santa,

todo en un mismo día,

y luego dirán algunos

que somos viejos y carcas,

teniendo sólo la envidia

saliendo de sus gargantas.

 

Virgen del Pilar, ruega e intercede por América y por España.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay días especiales donde importa creer y tener fe.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.   

10.10.20

La Palabra para el Domingo - 11 de octubre de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 

Mt 22, 1-14

 

“1 Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo:

2 ‘El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo.3  Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir.4 Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: ‘Mirad, mi banquete está preparado, se han  matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda."’ 5 Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio; 6 y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron. 7 Se airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad.8 Entonces dice a sus siervos: ‘La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos. 9 Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda. 10 Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales. 11 ‘Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda, 12    le dice: ’Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?’ Él se quedó callado. 13 Entonces el rey dijo a los sirvientes: ‘Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el  llanto y el rechinar de dientes.’14 Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.’”

       

Como es obvio, hoy no es domingo 11 sino sábado, 10 de octubre de 2020. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana, el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del domingo siguiente. 

Esto lo hacemos por haber surgido esta necesidad pero no porque el que esto escribe creyera que un sacerdote podía tener interés, alguno siquiera, en lo que humildemente pueda yo escribir. Y por eso le estoy muy agradecido pues me ha sorprendido muy mucho saber esto.

 

NOTA PREVIA SOBRE EL EVANGELIO DEL 11 DE OCTUBRE

 

El texto del Evangelio para este domingo, 11 de octubre, es el que el Calendario Litúrgico ha escogido, a saber, Mt 22, 1-10. Sin embargo, nos permitimos la licencia de alargar, por así decirlo, el mismo, hasta el versículo 14 de tal capítulo por humildemente entender que de otra forma,parte del mensaje de Cristo se pierde. 

Y, ahora sí, el

  

COMENTARIO

 

Dios nos llama para que acudamos

 

Es bien sabido que el Creador, que mantiene su Creación, quiere que estemos junto a Él. Nos llama, por tanto, cuando quiere llamarnos porque otra no puede ser la voluntad del Padre Eterno. 

También Jesús utiliza la parábola para referirse a Dios, a su definitivo Reino. Y nos habla de un banquete como expresión de la vida en el Cielo, como lo mejor que puede ser y suceder donde reina, en su definitivo Reino, el Todopoderoso. 

El banquete por excelencia es al que querríamos asistir en el Cielo. Allí, donde no hay dolor ni padecimiento alguno y donde la tristeza desaparece para siempre jamás, Dios está sentado a la mesa y espera nuestra llegada. Nos invita. Poco a poco va llamando a los que quiere que estén a su lado. Y envía a quien tiene por oportuno para llamarnos. 

El Creador no hace acepción de personas porque nos quiere a todos y a todos nos llama. Por eso, a lo largo de nuestra vida podemos optar por seguirlo o no seguirlo. Dios nos da libertad para hacer eso, incluso arriesgándose a que lo olvidemos y no queramos saber nada de Quien nos creó. 

Todo está preparado en el Cielo. Es más, está preparado siempre y para siempre porque a todos nos llega la hora de acudir ante el Padre y, de ser aceptados por nuestra limpieza de alma, pasar a su definitivo Reino. O, alternativamente, ir al Purgatorio hasta que estemos tan limpios de alma como Dios merece. 

Leer más... »

8.10.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – De nosotros y Tolkien: nos toca escoger y retratarse

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Los lectores de la obra de J.R.R. Tolkien, a fuerza de haber leído todo lo posible sobre el mismo (algo así como seguidores empedernidos) es más que posible que, por “h” o por “b”, como suele decirse, tengamos preferencia por algún personaje de los que bien define y dibuja el profesor de Oxford.

Es casi seguro que quien esto lea haya tenido la ilusión (imaginación de por medio) de sentirse como alguno de ellos porque no podemos negar que eso gusta y más que gusta y, por decirlo así, la misma Tierra Media más que regusta….

Por eso, este artículo es una propuesta: a definirse cada cual como tenga por conveniente. Y no es obligatorio hacerlo pero, en fin, aclararía muchas cosas y cada cual, como suele decirse, se retrataría. Y, como es tan especial, hasta admitimos que las referencias puedan ser no sólo del Bien sino, incluso, del Mal aunque se requerirá especial definición de las razones de haber escogido lo segundo… 

Los 10 mejores personajes de El Señor de los Anillos

Lo que queremos decir es que proponemos, a los amables y pacientes lectores que se escojan un personaje de los muchos que hay en la obra de J.R.R. Tolkien para sí o, lo que es lo mismo, que nos diga cuál les gustaría ser. Así de simple. Y rogamos que, a diferencia de lo que suele ser normal, que es el retraimiento general a la hora de comentar algo de lo que aquí se escribe, se salga a la palestra porque ¡hay que definirse y retratarse! 

Leer más... »

6.10.20

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - Dios siempre está ahí

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Mesa redonda con Dios”.

Dios siempre está ahí

 

“Qué tontos somos dándole vueltas a reconocer que necesitamos pedirle a Dios ayuda a cada momento y que la humildad ni por pensar que nos hunde, sino que restaura las alas de nuestra grandeza. “ (Mesa redonda con Dios, p. 44)

 

Es cierto. Como bien dice el Beato Manuel Lozano Garrido muchas veces manifestamos nuestra tontería haciendo según qué espirituales cosas.

Es una verdad más que verdadera el hecho según el cual nosotros creemos que, por nosotros mismos, somos capaces de esto o lo otro sin acudir a nadie salvo… a nosotros mismos.

Eso, así dicho es, para empezar, bastante pelagiano (el ser humano se vale de sí mismo para hacer y deshacer) pero, en segundo lugar, es una clara manifestación de ceguera espiritual y de que, en fin, deberíamos darle más de una vuelta a esto, precisamente a esto y a nuestra relación con Dios.

El Beato de Linares (Jaén, España) que, creemos, conoce muy bien sus limitaciones (y no sólo físicas las cuales eran obvias) sabe a qué atenerse en esto. Y no es, precisamente, a valerse por sí solo.

Muchas veces, es de suponer que siempre, los hijos de Dios reconocemos que lo somos y que, por tanto, aceptamos su Voluntad. Y eso, siendo una, digamos, “general de la ley” de la relación entre nuestro Creador y nosotros no es poca verdad que nos saltamos tal general, como suele decirse, a la torera y hacemos como si no fuera más que una proposición y no una obligación grave.

Tonto, como dijo aquel, es el que hace tonterías. Y ¿podrá haber tontería más grande que olvidarse de que Dios está para echarnos una mano cuando nos haga falta?

Leer más... »

5.10.20

Venerable Marta Robin - ¡Qué gran verdad!

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

¡Qué gran verdad!

 

“Los santos saben orar porque están llenos de Dios; nosotros no sabemos orar porque estamos llenos de nosotros mismos.” (Diario íntimo, 29 de enero de 1930)

 

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la Venerable Marta Robin no sólo ha retratado una real situación sino que nos ha retratado a muchos y, seguramente, no seremos los únicos.

De todas formas, es más que importante dar las gracias a quien, conociendo el ser espiritual de sus hermanos en la fe, se atreve a decir las verdades del barquero aunque puedan doler (seguramente por egoísmo)

Aquí quedan dibujados dos tipos de creyentespor un lado, los que llama santos (porque lo son, sin duda alguna) y, por otro lado, el común de creyentes católicos que, en todo caso, buscamos la santidad. Pero, eso, sólo la buscamos y no siempre con el ansia debida…

Pues bien, el primero de los grupos que identifica nuestra hermana en la fe, es, como decimos, en de los santos.

Sabemos que, para creer hay que creer. Es decir, que diga Marta Robin que los santos están llenos de Dios no ha de querer decir que sí, que lo están pero por ellos mismos. No. Para estar lleno de Dios, primero, hay que creer en Dios y, luego, aceptar lo que Dios dice y, para terminar, llevarlo a la vida ordinaria de cada cual.

Aquí vemos, por este triple itinerario que señalamos, que los santos están llenos de Dios porque lo han aceptado como tal, porque han tenido por buena la santa Voluntad de su Creador y, para finalizar, han hecho lo que buenamente han podido con la misma que, al parecer y según el resultado de sus vidas, se debe haber acercado al 100% de rendimiento espiritual, por así decirlo.

Es decir, los santos saben orar porque están llenos de Dios y no están llenos de Dios porque saben orar. Y es que ya dijo Cristo aquello de “convertíos y creer en el Evangelio”. Es decir, primero, la conversión, llenarse de Dios y, luego, el orar…

Leer más... »

3.10.20

La Palabra para el Domingo - 3 de octubre de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 

Mt 21, 33-43

 

“33 ‘Escuchad otra parábola. Era un propietario que plantó una viña, la rodeó de una cerca, cavó en ella un lagar y edificó una torre; la arrendó a unos labradores y se ausentó. 34 Cuando llegó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos. 35 Pero los labradores agarraron a los siervos, y a uno le golpearon, a otro le mataron, a otro le apedrearon.36  De nuevo envió otros siervos en mayor número que los primeros; pero los trataron de la misma manera. 37 Finalmente les envió a su hijo, diciendo: ‘A mi hijo le respetarán.’ 38 Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron entre sí: ‘Este es el heredero. Vamos, matémosle y quedémonos con su herencia.’ 39 Y agarrándole, le echaron fuera de la viña y le mataron. 40 Cuando venga, pues, el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?’ 41 Dícenle: ‘A esos miserables les dará una muerte miserable arrendará la viña a otros labradores, que le paguen los  frutos a su tiempo.’ 42 Y Jesús les dice: ‘¿No habéis leído nunca en las Escrituras: = La piedra que los constructores desecharon, en piedra angular se ha convertido; fue el Señor quien hizo esto y es maravilloso a nuestros ojos? = 43 Por eso os digo: Se os quitará el Reino de Dios para dárselo a un pueblo que rinda sus frutos.’”

 

NOTA PREVIA

 

Como es obvio, hoy no es domingo sino sábado, 3 de octubre de 2020. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana, el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del domingo siguiente. 

Esto lo hacemos por haber surgido esta necesidad pero no porque el que esto escribe creyera que un sacerdote podía tener interés, alguno siquiera, en lo que humildemente pueda yo escribir. Y por eso le estoy muy agradecido pues me ha sorprendido muy mucho saber esto. 

Y, ahora sí, vayamos con el      

 

COMENTARIO

 

Y Dios envío a su Hijo a la viña y ya sabemos lo que pasó

 

Jesús, como es más que conocido y verdad, hablaba de forma que aquellos que le escuchaban entendieran lo que quería que conociesen. De no haberlo hecho así y llegar al mundo con algún estímulo sobrenatural estricto sensu seguramente nadie habría entendido nada de lo que dijera y tal no era la misión que debía cumplir. 

Leer más... »

2.10.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Mirando un mapa de la Tierra Media

Resultado de imagen de JRR TOLKIEN

Antes de empezar, debemos ser bien nacidos y agradecer a quien ha pensado, dibujado y hecho el mapa que traemos hoy aquí. Y aunque, ciertamente, ya agradecimos a Juan Manuel Villa en su día (cuando lo utilizamos por primera vez) la labor llevada a cabo, a nosotros nos da la santa gana volverle a dar las gracias por haber hecho posible que, los que no tenemos el inglés ni como segunda ni como tercera ni nada por el estilo lengua seamos capaces de pasearnos por los límites de la Tierra Media entendiendo por dónde vamos pues el castellano no es, ni mucho menos, una lengua muerta como, en ese aspecto, podía parecer.

 

Bien. Pues una vez hecho eso, vayamos al asunto del día.

Cualquiera sabe que cuando se mira un mapa surgen multitud de preguntas acerca del mismo. Y es que, como es lógico, nosotros lo miramos, digamos, “desde arriba” y no tocamos el suelo que el mismo contiene o representa. Y sólo cuando podemos tocar, con nuestros pies, lo que refiere tal mapa podemos decir que sí, que conocemos de verdad la tierra que ahí se expresa. Y eso es lo que hacemos cuando habiendo preparado, seguramente, durante mucho tiempo un viaje anhelado y mirado y remirado el mapa del sitio al que vamos, nos damos cuenta de que nuestras ansias han quedado colmadas cuando vemos que sí, que la tierra que podíamos mirar existe y es verdadera (y no es que antes no lo fuera pero, para nosotros, estaba en “expectativa de ser de verdad”) Y, entonces, podemos decir que somos verdaderamente felices cuando se han unido anhelo, sueños con realidad. 

Leer más... »

30.09.20

Beato Manuel Lozano Garrido - “Lolo, libro a libro”- Ante una hogaza de pan

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Mesa redonda con Dios”.

Ante una hogaza de pan

 

“De cara a una hogaza de pan, te hago el propósito, Dios mío, de ahondar en esta lección del silencio y la alegría del pan. Como él oculta cuando está sobre el mantel el dolor de la germinación y la molienda, yo quiero que los demás nunca vean mis lágrimas ni mi sangre, sino sólo el perfil de los momentos felices. “ (Mesa redonda con Dios, p. 42)

 

Debemos reconocer que el Beato Manuel Lozano Garrido siempre acaba sorprendiéndonos cuando leemos algo de lo que dejó escrito. Y la prueba de que tuvo que estar inspirado por el Espíritu Santo (la ayuda de Dios, pues, la damos por supuesta) es que leamos las veces que leamos un texto siempre nos acaba sugiriendo algo nuevo.

Esto lo decimos porque para el día de hoy habíamos escogido una parte de un capítulo de su libro “Mesa redonda con Dios” de título “Ante una hogaza de pan” y, ¡miren ustedes!, creemos que debemos ponerles el capítulo entero porque, sólo así, se explica el final del mismo que era el texto puesto arriba, como para comentar aquí.

Y ahí va todo el dicho capítulo:

 

“-’Quiero pan’.

 

Ha tomado una hogaza, limpia y sin partir, y con el cuchillo ha hecho una cruz por en revés. La corteza tiene un color de oro puro y viejo y un aroma tibio y ancho se derrama por las palmas y se cuela hasta la hondura del corazón. El hombre apenas si cae en que las manos se le han puesto blandas, como cuando va a acariciar, pero está seguro de que nunca podrá gritar con ira mientras tenga una hogaza de pan entre las manos. Parte un trozo y se lo da a un niño; luego, a otro y a otro, mientras los pensamientos le van fluyendo en una oración:

 

-’Hay que ver lo que es el pan, lo que con nosotros hace en pan. No sabe a caviar, sobrasada o helado de vainilla, pero a todos nos gusta el pan, nos maravilla el pan, nos enriquece el pan. Y es que el pan es como una imagen de la limpia y dura sencillez del cariño de Dios que a todos nos llega y a todos satisface. Como el amor sincero, el pan siempre viene hasta nosotros bajo un signo de alegría: alegría musical de la corteza al quebrarse, que devuelve el daño que le hacen con un chasquido que es como un repique de campanas; alegría de la miga, que se da mansamente con un roce que es como el beso en la frente de un niño; alegría de su cara siempre dorada, reverberando el sol. 

De cara a una hogaza de pan…

 

Hemos visto como a Lolo se hace la boca agua con el pan. Pero no se trata, como podríamos pensar, por lo que de alimento tiene (que suponemos también pero dadas sus circunstancias físicas…) sino por lo que tiene de simbólico el mismo.

Leer más... »

28.09.20

Venerable Marta Robin – Orar y orar

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Orar y orar

 

“¡Porque debemos orar, porque hace falta orar… oremos! Oremos antes de hablar, antes de trabajar; oremos en la acción, oremos en el descanso, oremos en medio de la locura, oremos en la soledad, oremos siempre, oremos sin interrupción. Orar es una potencia de apostolado puesta a nuestra disposición. Si hubiera algo mejor que la oración, Nuestro Señor nos lo hubiera enseñado; pero Él ha enseñado y recomendado sobre todo velar y orar… hacer penitencia.” (Diario íntimo, 29 de enero de 1930)

 

En este texto de su Diario íntimo vemos a una Marta Robin, Venerable de la Iglesia católica, en pura acción espiritual diciendo qué es de lo más importante que debe hacer un católico y, también, la razón de eso.

Nosotros sabemos que tenemos muchos instrumentos espirituales que nos podemos llevar al corazón para hacer frente a lo que nos pasa a nosotros y a nuestro prójimo. Pero, sin duda, uno de ellos es, precisamente, la oración.

Marta Robin sabía muy bien la importancia que tiene orar. Y por eso nos dice, primero, eso y, luego, el porqué de eso.

En primer lugar, es cierto que nosotros sabemos que orar es muy importante y que eso nos diferencia de aquellos que no tienen la más mínima intención de ponerlo en práctica. Pero eso es la teoría porque, a la hora de la verdad, lo que nos dice nuestra hermana en la fe va más allá de lo que solemos pensar. 

En realidad, no es poco lo que aporta Marta Robin. Y es que, por si alguien tenía duda o no tenía muy claro el dónde de la oración, lo indica más que bien. Y es que debemos orar:

Leer más... »

27.09.20

La Palabra del domingo - 27 de septiembre de 2020

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 Mt 21, 28-32

  

“28 ‘Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le dijo: ’Hijo, vete hoy a trabajar en la viña.’ 29   Y él respondió: ‘No quiero’, pero después se arrepintió y fue.30 Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él respondió: ‘Voy, Señor’, y no fue. 31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?’ – ‘El primero’ - le dicen. Díceles Jesús: ‘En verdad os digo que los publicanos y las rameras llegan antes que vosotros al Reino de Dios.32 Porque vino Juan a vosotros por camino de justicia, y no creísteis en él, mientras que los publicanos y las rameras  creyeron en él. Y vosotros, ni viéndolo, os arrepentisteis después, para creer en él.’”

      

 

COMENTARIO

 

Cumplir la voluntad de Dios que conoce nuestro corazón 

 

Cuando Jesús hace sabedores a los que le escuchan de algo que quiere que aprendan lo hace de forma que sea, en efecto, fácil de aprender. No dice cosas enrevesadas y que puedan ser difíciles de entender sino que enseña como el Maestro que lo hacía bien y no como otros de su tiempo (a tenor de lo dicho por aquellos que le escuchaban) 

Aquello de los dos hijos tenía su miga. Los dos le habían mentido a su padre pero sólo uno de ellos hace lo que su padre le había dicho que hiciera. No es que Jesús quisiera decir que estaba bien mentir si el fin era bueno pero, había que reconocer que aquel caso era muy especial. 

En realidad, sólo el primero actúa bien. No es que estuviera bien que mintiera pero, al menos, se arrepiente de lo que hace. Seguramente sabía que debía hacer lo que su padre le había dicho que hiciera y que no podía hacerle aquel feo. Aunque no podemos dejar de reconocer que su progenitor debió preocuparse cuando vio que aquel que era su hijo le manifestaba que no quería ir a trabajar a la viña familiar. 

Al contrario, el segundo queda muy bien con su padre. Se alejaría éste muy contento porque, al menos uno de sus dos hijos le había hecho caso.  

El corazón de aquel padre se veía contrariado en un caso y gozoso en el otro, en el segundo. Sin embargo, cuando debió conocer lo que al final había pasado no dejaría de pensar que, muchas veces, las apariencias engañan. Y a él le habían engañado mucho. 

Aquellos dos habían mentido y se manifestaban, de tal forma, como pecadores. Por eso, como ejemplo de lo que había llegado a ser muchos del pueblo que Dios había elegido se encontrarían con la sorpresa de que aquellos que sí se sabían pecadores llegarían antes al Cielo, destino anhelado y definitivo del alma humana. 

Leer más... »