4.12.22

Un amigo de Lolo - Una sonrisa que lleva al Cielo

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo

 

En algunas ocasiones, como ésta, una imagen nos hace cambiar la idea de qué es lo que teníamos pensado hacer porque hay veces en las que han de primar ciertas realidades como es ahora una sonrisa.

Es verdad que quien ha conocido al Beato Lolo, aquel que nació en Linares (Jaén, España) y allí mismo entregó su alma a Dios, dice, siempre lo dice, que era una persona muy alegre a pesar, como se dice, de los pesares que en su caso eran muchos y más que muchos.

Lolo, a este respecto, era una persona que llevaba su creencia cristiana, aquí católica, hasta el extremo de no querer, por ejemplo, que sus muchos dolores afectaran al prójimo. A eso lo llamaba Manuel tener “un dolor con escafandra” en el sentido mismo de que padeciese él solo su padecimiento…

Decimos arriba que Lolo era un ser humano muy alegre y eso debía ser, seguramente, por todo lo que conocía de su corazón y de su fe. Y eso lo muestra muy bien en la imagen que acompaña este artículo.

Lolo está con una persona (desconocemos quién, pero sería, sin duda, un amigo suyo*) y a tal persona le dedica una sonrisa que manifiesta más que bien cómo debía sentirse por dentro este buen hombre.

Se podrá decir de nosotros que eso lo decimos por la especial admiración y devoción que sentimos por Lolo. Y, francamente, seguro que es verdad pero es que no podemos dejar de decir (sería como esconder la luz debajo de algún de celemín) que cuando alguien sonríe así, de forma, no forzada (porque en otras imágenes lo vemos en la misma actitud) es que su corazón debe rebosar del Espíritu Santo.

Sí, Lolo ha sido una de las personas a las cuales la Tercera Persona de la Santísima Trinidad le ha inspirado y le ha inspirado más que bien. Y por eso, por ese “soplo de vida eterna” en el corazón se entiende que sea capaz de sonreír como pensando algo así como “¿Es posible estar mejor en el mundo sabiendo que Dios me ha puesto aquí?”

Decimos, por tanto, que la sonrisa de Lolo (que está a punto de devenir carcajada de felicidad) nos lleva al Cielo porque allí le llevó a sí mismo.

En cierto modo, más que cierto, cuando Lolo sonríe de tal manera nos invita a los demás, a sus amigos, a tener una actitud como la suya: por muy mal que puedas llegar a estar es posible considerar la vida como algo maravilloso que Dios te ha regalado y que debes aprovechar. Repetimos: por muy mal…

De todas formas, es posible que se nos diga que hay ocasiones en las que resistir y saber salir de ciertas tinieblas es… vamos, más que difícil. Y en tales ocasiones podemos acordarnos de la sonrisa de Lolo, de ésta, por ejemplo y darnos cuenta de que Dios a nadie le impide ser como fue nuestro común amigo.

Lolo, sonriendo así, provee a nuestro corazón de fuerza para rato y de esperanza para siempre.

Nosotros, por otra parte, esperamos que el Beato Lolo nos sonría desde el Cielo. Es más, este artículo es prueba de que sí, de que nos sonríe.

 

 

*Rogamos que si alguien lo sabe lo ponga aquí vía comentario.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

 

 

Panecillos de meditación

  

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

  

Panecillo de hoy:

  

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

 ……………………………

 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

3.12.22

La Palabra para el Domingo - 4 de diciembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

  

Como es obvio, hoy no es domingo 4 sino sábado, 3 de noviembre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del día siguiente, domingo.

También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.
 

Mt 3, 1-12


 
“1 Por aquellos días aparece Juan el Bautista, proclamando en el desierto de Judea: 2 ‘Convertíos porque ha llegado el Reino de los Cielos.’ 3 Este es aquél de quien habla el profeta Isaías cuando dice: = Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas. = 4 Tenía Juan su vestido hecho de pelos de camello, con un cinturón de cuero a sus lomos, y su comida eran langostas y miel silvestre. 5 Acudía entonces a él Jerusalén, toda Judea y toda la región del Jordán, 6 y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados. 7 Pero viendo él venir muchos fariseos y saduceos al bautismo, les dijo: ‘Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado  a huir de la ira inminente?  8 Dad, pues, fruto digno de conversión, 9 y no creáis que basta con decir en vuestro interior: “Tenemos por padre a Abraham"; porque os digo que puede Dios de estas piedras dar hijos a Abraham.10 Ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al  fuego. 11 Yo os bautizo en agua para conversión; pero aquel que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de  llevarle las sandalias. El os bautizará en Espíritu Santo y fuego. 12 En su mano tiene el bieldo y va a limpiar su era: recogerá su trigo en el granero, pero la paja la quemará con fuego que no se apaga.’”

 

 
COMENTARIO

Terribles  pero esperanzadoras palabras
 

No podemos negar que Juan el Bautista no era nada políticamente correcto. Como se suele decir, le importaba un comino lo que se pudiera decir de lo que él decía. Debía cumplir una misión y, como profeta, la iba a llevar a cabo pesase a quien pesase. Y por lo que sabemos de su vida y del final de la misma… fue a él a quien más le pesó. 

Pero ahora lo encontramos, podemos decir, predicando. Y lo que dice no podía gustar mucho a los aludidos que, como es bien conocido por todos, eran los mismos que iban a perseguir a Jesús hasta darle muerte.
 
El Bautista no llevaba una vida regalada. Vivía en el campo de lo que podía encontrar y no vestía con púrpura y lino sino de una forma más que pobre. Y eso era, para muchos, muestra de que no era ningún charlatán y que había que escuchar lo que decía y seguir lo que hacía. Por eso tuvo como discípulos, más que probablemente, al mismo Juan, el que fuera el menor de los Apóstoles de Jesús que siguieron al Maestro de Nazaret cuando su primo el Bautista dijo que era el Cordero de Dios. 

Pues bien, Juan no se corta un pelo ni tiene pelos en la lengua. Al contrario es la verdad: da a cada uno según lo suyo que es una antigua definición del término “derecho”. Lo que pasa es que algunos merecían todo lo que les decía aunque no les gustara.   

El caso es que Juan predica acerca de la conversión. Y lo hace porque sabe que es la única manera de alcanzar el Reino de los Cielos del que habla. Lo era entonces y lo es ahora mismo, cuando tantos se alejan de Dios porque, como pasaba con el Bautista, no gusta mucho lo que nos dice. 

Pero Juan no deja de comunicar lo que cree que es importante. Por eso bautiza para el perdón de los pecados. Y muchos lo siguen, se bautizan en el río Jordán y salen limpios. Era una primera posibilidad establecida por Dios Padre Todopoderoso para que sus hijos fueran preparando el camino hacia su definitivo Reino. 

Muchos, sin embargo, debían acudir allí para algo distinto. No querían saber nada ni de conversiones ni de perdón de los pecados (estaban seguros que sólo Dios podía perdonarlos y no un hombre… menos aún un andrajoso como aquel Bautista…) Y ellos vivía en su seguridad espiritual. 

LA VIDA EN EL ESPIRITU - La voz del Espíritu Santo

Pero Juan los ha calado y les ha tomado la matrícula, los ha identificado a la perfección llamándolos “raza de víboras”. Y eso, seguramente, no debió gustarles mucho que digamos. Pero hacía lo que debía hacer independientemente de las consecuencias que, para su vida, eso pudiera acarrearle. 

Y, al final de esa predicación suelta la bomba: ha de venir quien bautice con Espíritu Santo y fuego. Es más, tiene en su mano el instrumento para limpiar a los malos de la faz de la tierra y, además, para quemarlos en el fuego eterno. Y, por eso, él se considera nada ante tal persona. 

No podemos negar que Juan el Bautista tenía valor y que para nada le importaba la opinión de los que, con toda seguridad, estaban perdidos para siempre. 

                        
PRECES

Por todos aquellos que no creen en la venida de Cristo Rey del Universo.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que no quieren cambiar su corazón de piedra.

Roguemos al Señor.

  
ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos a convertir nuestro corazón.

 
Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

 

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.
 

Eleuterio Fernández Guzmán

  

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.


Panecillo de hoy:

 

¡Y vino el Salvador a bautizarnos con Espíritu Santo y fuego!

28.11.22

Un amigo de Lolo - "Lolo, libro a libro"- Saber Quién es importante, el más importante

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

 

Saber Quién es muy importante, el más importante

  

“En cambio, a ver quién me quita a mí la verdad de esto: ‘Yo soy el Pan vivo, que ha descendido del Cielo’. ‘Quien come mi Carne bebe mi Sangre, vive en Mí y Yo en él’. ‘Quien bebe del agua que yo le doy ya nunca tendrá sed’. ¡Ay, Cristo, qué hermoso y qué dulce es tener siempre hambre de Ti!” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 128)

  

Antes de escribir esto, Lolo lo hacía acerca de su incapacidad física para comer lo que a cualquier otra persona le resulta de lo más normal. Pero entonces se pregunta que le pasaría si pudiera comer todo de lo que no podía comer… 

El caso es que nuestro amigo Lolo se acaba diciendo que todo seria un atracón y que venga bicarbonato… lo cual no le parecía la mejor idea a pesar de los pesares. 

Esto lo decimos para que se entienda que lo que luego, ahora mismo según el texto aquí traído, dice el Beato de Linares (Jaén, España) Y es que tiene todo que ver con Quién cree él es el más importante por lo que hizo pero, también, por lo que dijo. 

Ciertamente, Lolo sabe muy bien Quién es el más importante en su vida y Quién debería serlo en la de muchos. Y no es otro que el Hijo de Dios, Aquel que dijo lo que dijo y que Lolo entiende como crucial en su vida. 

Es crucial en en su vida porque es consciente de que la Eucaristía, la Santa Misa y, en concreto, el momento de la comunión, no es algo así como un recuerdo que, de vez en cuando, traemos a nuestra realidad espiritual. No. Sabe muy bien Manuel Lozano Garrido que es el alimento que, siendo físico tiene todo de espiritual porque en el mismo está el mismo cuerpo de Cristo. 

Es crucial para su vida porque sabe muy bien Lolo que el Cuerpo de Cristo que ingiere (dificultosamente en su caso, como podemos imaginar) le viene a la perfección para nutrir su alma y para que, tras tal nutrición, tras tal aprovechamiento, se produzca una especie de traspaso de fuerza espiritual que lo hacía ser como era. Es decir, que la Santa Comunión era mucho más de lo que muchos piensan que es, y seguro, de lo que muchos entonces pensaban que era. 

Y lo mismo, porque consideramos que es lo mismo, en lo referido a la Sangre de Cristo que, tras la substanciación, ha venido a ser y dejado de ser vino, de labor humana a gracia espiritual de Dios. Y por eso Lolo considera que es crucial, también, para su vida. 

¿Y qué decir del agua a la que se refiere Cristo en las palabras aquí traídas? 

Bien podríamos preguntarle (si eso pudiera ser) a aquella samaritana que escuchó de boca de Cristo aquello del agua que ella, que no era la que buscaba, encontró, qué supuso para su existencia, nos diría que transformó su vida y que muchos de sus pecados no volvió a cometerlos, que todo fue distinto porque pudo beber del agua que lleva a la vida eterna. Y algo así nos quiere decir Lolo al referirse a tales palabras que salieron de la santa boca de Jesucristo. 

Por lo tanto, Lolo, que sabe muy bien Quién es, como decimos arriba, muy importante (el más, porque sirvió con y por Amor) para él quiere también que lo sea para nosotros porque Manuel sólo quiere lo mejor para su prójimo y, así, para sus amigos. 

Y en esas estamos… tratando de darnos cuenta. 

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

26.11.22

La Palabra para el Domingo - 27 de noviembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

  

Como es obvio, hoy no es domingo 27 sino sábado, 26 de noviembre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del día siguiente, domingo.

También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.
 
Mt 24, 37-44
 

23  ‘Como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre.38 Porque como en los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca, 39 y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrastró a todos, así será también la venida del Hijo del  hombre.40 Entonces, estarán dos en el campo: uno es tomado, el otro dejado; 41 dos mujeres moliendo en el molino: una es tomada, la otra dejada. 42  ‘Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. 43 Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no  permitiría que le horadasen su casa. 44 Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre.’”
 
 

Cuando menos pensemos vendrá Cristo

  

Velar, estar atentos, no despistarse de lo que verdaderamente importa. Esto es lo que Cristo quiere decirnos y lo hace de una forma más que convincente. 

Nos parece que el Hijo de  Dios quiere meter miedo en el cuerpo y en el alma a quien escuche esto. Y es que, en efecto, el fin buscado es el santo temor de Dios y a su Justicia.   

En tiempos de Noé, como bien nos dice Jesucristo, la vida se desarrollaba, para la gran mayoría, por caminos pecaminosos. Dios había llegado a pensar que la creación del hombre no había resultado como quería su corazón. Y decide castigar a una humanidad que se había separado demasiado de Quien la había creado. Deja, de todas formas, una luz de esperanza (Dios nos quiere demasiado como para no hacer eso) y destina a Noé y su familia a ser los nuevos Adanes y Evas (por decirlo así) del mundo. 

El ser humano, por eso mismo, iba a tener una nueva oportunidad, volver a empezar, por decirlo así. 

Sabemos que, en efecto, el ser humano volvió a repoblar la Tierra. Pero sucedió, libre albedrío en acción, que las cosas estaban volviendo por su cauce no demasiado bueno para el fin buscado por Dios acerca del hombre. Y tuvo que enviar a su Hijo para dar una nueva oportunidad, una nueva alianza, entre el Todopoderoso y su pueblo. 
 
El Periódico de México | Versión para imprimir | Columnas-VoxDei | Velad,  pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor
Y ahora, cuando el Mesías habla a los que le están escuchando, no lo hace sin sentido sino con plena conciencia de la advertencia que está haciendo a sus oyentes, discípulos o no, acerca de lo que ha de venir, de cómo ha de venir y, sobre todo, de qué hacer ante eso. 

Y les dice que velen. 

Velar supone, hablando pronto y claro, no dormirse. Es decir, permanecer en un estado espiritual de tal jaez que suponga que no se nos va a escapar nada, espiritualmente, importante. Supone, pues, oración, petición a Dios de un corazón blando y no de piedra y, en definitiva, poner todos nuestros sentidos del alma a la escucha del Espíritu Santo que quiere guiarnos por el bueno camino hasta el definitivo Reino de Dios. 

Jesús habla, en este texto de San Mateo, del ladrón que puede llegar a la casa con intención de robar. Y nosotros, en tal sentido, somos como los señores, protegiendo nuestra alma, que no quieren que el ladrón maligno robe nuestro bien espiritual. Por eso debemos permanecer atentos… velando por nuestro bien definitivo que no es otro que ocupar alguna de las mansiones que el Hijo nos está preparando y gozar para siempre, siempre, siempre, de la Visión Beatífica y de la Bienaventuranza. 

Y, para terminar, la última advertencia: no sabemos cuándo ha de venir el Hijo del hombre. Eso sólo lo sabe Dios. A nosotros lo que nos corresponde es velar, velar, velar.

 
PRECES 

Por todos aquellos que no quieren escuchar las claras advertencias de Cristo.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que quieren velar y dejan todo al amparo del Mal.

Roguemos al Señor.

ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos a velar para que no nos coja desprevenidos la llegada de tu Hijo ni seamos dominados por el Mal.

 
Gracias, Señor, por poder transmitir esto.
 

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.
 

Eleuterio Fernández Guzmán
 
Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.


Panecillo de hoy:
 
Debemos velar pues Dios está cerca.

21.11.22

Ya 59

Numero 59 | Foto Premium

Abajo, en los “Panecillos de meditación” que le debemos, como tantas cosas, al Beato Lolo, hemos escrito que cumplir años es una forma de dar gracias a Dios. Y es que lo decimos de verdad y sin pretensión que vaya más allá de lo que eso significa que, para nosotros, no es poco.

El caso es que corría el año 1963 cuando, en una andaluza ciudad de nombre Granada vino al mundo un ser humano al que, pasado el tiempo pondrían el nombre de uno de sus abuelos. Tal era una costumbre muy arraigada en la España, ya, prehistórica (quiero decir que lo es por ser la que existía antes del nacimiento de quien esto escribe; es, pues, prehistórica, antes de mi misma historia) pero que, como las buenas y tradicionales costumbres, se ha perdido.

Era, por decirlo pronto, un 21 de noviembre. Por eso, un tal día como hoy el que esto escribe cumple 59 años..

En realidad, no digo esto para ser felicitado. No. Lo digo porque tengo la intención de agradecer.

Conocido es el artículo de título “Yo acuso” que escribió Émile Zola como alegado a favor del capitán Alfred Dreyfus y que dirigió al Presidente de Francia, a la sazón M. Félix Faure. En el mismo pone a caldo a muchos de los que intervinieron en el proceso del citado Alfred Dreyfus.

Leer más... »

19.11.22

La Palabra para el Domingo - 20 de noviembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

  

Como es obvio, hoy no es domingo 20 sino sábado, 19 de noviembre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del día siguiente, domingo.

También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.
 
Lc 23, 35-43
 
“35 Estaba el pueblo mirando; los magistrados hacían muecas diciendo: ‘A otros salvó; que se salve a sí mismo si él  es el Cristo de Dios, el Elegido.’ 36 También los soldados se burlaban de él y, acercándose, le ofrecían vinagre 37 y le decían: ‘Si tú eres el Rey de los judíos, ¡sálvate!’ 38 Había encima de él una inscripción: ‘Este es el Rey de los judíos.’39 Uno de los malhechores colgados le insultaba: ‘¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!’ 40 Pero el otro le respondió diciendo: ‘¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? 41 Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho.’ 42 Y decía: ‘Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino.’ 43   Jesús le dijo: ‘Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.’”
     
COMENTARIO

Entender y comprender a Cristo
 
El momento que refleja este texto del Evangelio de San Lucas es verdaderamente terrible pero, también, ciertamente, luminoso. 

Cristo se encuentra ya clavado en la Cruz y muchos lo miran. No todos lo hacen con pena sino que hay bastantes que tienen de  aquel hombre un conocimiento escaso. En realidad, como diría bien pronto el Hijo de  Dios, no sabían lo que hacían. Y, de verdad, no lo sabían. 

Como sabemos, con Jesús había dos personas. Le acompañaban dos ladrones que si se encontraban en aquella situación era porque su vida, a diferencia de la de Cristo, no había sido muy ejemplar. Dimas y Gestas (como se ha dado en llamar a tales ladrones) se encontraban, ante aquello, de una forma muy distinta, actuaban según sus propias emociones y sentimientos. 

En realidad, uno de ellos comprendió… el otro ni siquiera entendió nada de lo que le estaba pasando. Y perdió una gran oportunidad. 

No podemos negar que algunos de los allí presentes era posible que supieran que Jesús no era un hombre cualquiera. Lo consideraban, por eso mismo, muy peligroso porque había estado llamándoles la atención sobre mucho de lo que hacían y eso le procuró una muerte de tal jaez al hijo de María y de José. 

Ellos se reían. Y es que es posible vernos entre aquellas personas que miran la Cruz donde pende un hombre muy maltratado. Los que se mofan del Maestro lo hacen porque se sienten seguros. Allí, en aquella situación, nada puede hacerles. Y es que ellos ignoran que les está procurando la salvación eterna de haber creído que era el Hijo de Dios… 

Y los otros… aquellos dos ladrones que muestran la forma en la que podemos situarnos, posicionarnos, ante el Enviado de Dios, también tiene mucho que decirnos. 
 
Rescatan al “buen ladrón”, crucificado con Jesús y primer santo de la  historia - InfobaeUno de ellos, al que llamamos Gestas, no tenía muy claro qué estaba pasando allí. Echa en cara a Cristo que no los salve. Quiere que, sí, se salve Él pero que, de paso, los salve a ellos. Sin embargo, ellos parece que nadan han hecho para ser salvados salvo estar allí, en aquel momento, acompañando a la muerte al Hijo de Dios. 

Pero el otro… el otro, llamado o dado en llamar Dimas es conocido como el buen ladrón. En realidad, no es que fuera bueno por ser ladrón sino que al ser ladrón… pudo ser bueno y lo fue. 

Comprendió, Dimas, que Jesús, aquel hombre que los acompañaba, era especial. A lo mejor había oído hablar de Él o, incluso, podía haberlo conocido en alguna ocasión. El caso es que Dimas sabe que Jesús es inocente. Ellos, también lo sabe, no lo son. Y reconoce que son pecadores y que sólo Jesús puede hacer algo por ellos. 

Y lo pide. Pide con confianza al Hijo de Dios, que le ayude, que cuando venga con su Reino se acuerde de él porque ha creído que no tiene culpa el Maestro sino que ellos dos sí la tienen. 

Jesús, como bien sabemos que hizo otras muchas veces con quien tiene fe y confía en su persona, hace lo único que puede hacer: lo salva. 

Le dice el Emmanuel que hoy mismo estaría con Él en el Paraíso. Y alguno podría preguntarse cómo eso es posible si tardaría tres días en resucitar. Sin embargo, el tiempo de Dios no es el mismo que el de los hombres. Y, además, para el Creador nada hay imposible. Tampoco eso. 
 

PRECES

Por todos aquellos que no creen poder ser salvados.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que no piden a Dios por su salvación.

Roguemos al Señor.
 

ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos a implorar por nuestra salvación.

 
Gracias, Señor, por poder transmitir esto.
 

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.
 

Eleuterio Fernández Guzmán
 
Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.


Panecillo de hoy:
 
¡Qué bien saber que Cristo es el Salvador!

 

14.11.22

Un amigo de Lolo - "Lolo, libro a libro" – No se puede definir uno mejor a sí mismo

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

No se puede definir uno mejor a sí mismo

 

“Grande o pequeña, ser luz de los hombres, iluminar siempre, aclarar un sendero, orientar a un caminante, transmitir un mensaje. Si no sol espléndido que se cimbrea desde el alba sobre las

cabezas de todos los hombres, al menos titilar humildemente en nuestro lugar y sin descanso, violentar las tinieblas, aupar el sentido de lo eterno sobre las cosas vulgares como un lucero que recuerda de continuo la raíz de eternidad de todos.” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 111)

 

Ciertamente, es fácil creer que un mismo se conoce bien a sí mismo y que no le resulta difícil definirse. Sin embargo, bien sabemos que es no es tan fácil aunque al Beato de Linares (Jaén, España) le ha salido bordada su definición. Y aquí, en el texto traído hoy a esta casa, lo podemos ver a la perfección. 

Verdaderamente, este texto de Lolo orienta muy bien a quien no lo conozca. Y es que muestra lo que él quiere ser y que, por cierto, consigue a la perfección a lo largo de su vida. Y, en realidad, correspondería un análisis muy extenso sobre este texto aunque, de todas formas, aquí hagamos tan sólo una aproximación a lo que nos quiere decir Manuel Lozano Garrido. 

Lolo quiere ser luz. Y lo consigue con la forma de ser a lo largo de su existencia. Y es que ilumina a todo aquel que lo conoce con su experiencia vital y con la forma de encarar lo que, físicamente, le pasa. Y siempre ilumina, como él quiere y dice aquí; y sus escritos nos sirven para aclarar el sendero de nuestra vida y, claro, para orientarnos como caminantes que somos hacia el definitivo Reino de Dios llamado Cielo. 

Es verdad que Lolo sabe que, de todas formas, tampoco puede llegar a ser aquel sol que todo ilumina porque conoce bien que es, como todo ser humano, limitado y que sólo Dios es capaz, tiene la capacidad, de hacer tal cosa como, por cierto, hace y viene haciendo desde siempre. 

De todas formas, quiere el Beato Lolo, poniendo su humildad por delante para que nadie se lleva a engaño en el sentido de que pudiera creerse que Manuel se siente mucho más que nadie, ser, al menos, como una lucecita que sí, que sirva para salir de las tinieblas en las que pudiéramos encontrarnos y, así, salir a la luz que nos ilumina y nos guía. 

A este respecto, como hemos dicho antes, bien sabemos que Lolo nos ilumina y que no lo hace como una “lucecita” sino, al contrario, como un gran foco, digamos, alegremente hermoso y grande. Pero él no puede pensar otra cosa que la que dice y que tiene su base en su profunda y franca humildad… 

Por otra parte, no podía dejar de decir Manuel Lozano Garrido que lo que quiere, en el fondo (y que es lo que contiene todo lo demás, como su base y su raíz) es recordar a los corazones de qué dependen los mismos y que no es otra verdad que Dios mismo y que nunca olvidemos que la eternidad nos guía y que hacia ella, hacia la vida eterna, debemos mirar, caminar y llegar.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

13.11.22

La Palabra del Domingo - 13 de noviembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 

 Lc 21, 5-19

 
“5 Como dijeran algunos, acerca del Templo, que estaba adornado de bellas piedras y ofrendas votivas, él dijo: 6  ‘Esto que veis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea derruida.’  7 Le preguntaron: ‘Maestro, ¿cuándo sucederá eso? Y ¿cuál será la señal de que todas estas cosas están para ocurrir?’ 8   Él dijo: ‘Mirad, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: ‘Yo soy’ y “el tiempo está cerca’. No les sigáis. 9 Cuando oigáis hablar de guerras y revoluciones, no os aterréis; porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato.’ 10 Entonces les dijo: ‘Se levantará nación contra nación y reino contra reino. 11  Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo. 12 ‘Pero, antes de todo esto, os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y gobernadores por mi nombre;  13 esto os sucederá para que deis testimonio. 14 Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa, 15 porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. 16 Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, 17 y seréis odiados de todos por causa de mi nombre. 18 Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. 19 Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.”

       

COMENTARIO

Perseverantes debemos ser 



En las Bienaventuranzas Jesucristo avisa acerca de las persecuciones que podrían sufrir sus discípulos. Y, sobre eso, dice “Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.” Y eso es a lo que se refiere ahora, en esta conversación con aquellos que, escuchándole, quieren salvarse. 

Cuando Cristo avisa de la destrucción del Templo, ya podemos imaginar la situación en la que quedó, Él mismo, y la Casa de Dios. A muchos, con toda seguridad, debió preocupar mucho aquellas palabras. Y preguntan acerca de eso. 

Sabemos, sin embargo, que el Hijo de Dios, más que referirse a la destrucción del Templo que acaecería en el año 70 de nuestra era, lo hacía sobre un tiempo más lejano (no sabemos cuándo) y que tiene que ver con su segunda vuelta al mundo. Aún, pues, no se había ido a la Casa del Padre pero ya ponía sobre la mesa lo que pasaría cuando volviera. 

No podemos decir que sean nada agradables las palabras de Jesucristo. No son almibaradas ni dichas para alegrar los oídos y corazones de las que las escuchan. No. Son, simplemente, lo que son, lo que ha de pasar, lo que pasará. 

La cosa, además, no va a ser de repente. Es decir, antes de que el Hijo de Dios venga en su Parusía, han de suceder muchas cosas. Algunas, según se sostiene hoy mismo, ya están sucediendo pero si lo miramos bien, también en otros momentos de la historia del hombre después de la Resurrección de Cristo ha parecido que estaban llegando los últimos tiempos que son, no lo olvidemos, a los que hace referencia el Emmanuel. 

No hace falta que las repitamos. En el texto del Evangelio de San Lucas están explicitados los tiempos, las formas y, en fin, lo que sucederá sin temor a equivocaciones ni duda alguna. Lo que sí es importancia es que Jesucristo nos dice que no debemos tener miedo. Y eso, que es fácil de decir, seguramente no será fácil de hacer. No. Y es que es comprensible que el miedo se apodere de los corazones de aquellos que vean que todo se viene abajo, que se es perseguido hasta la muerte y, en fin, que todo parece terminar porque, en efecto, terminará… 

Sin embargo, decimos, el miedo no deberá ser acogido en nuestros corazones. La esperanza y al confianza habrán de prevalecer porque Dios está con nosotros y su Santo Espíritu nos iluminará para nuestra defensa o, simplemente, para fortalecer nuestro corazón ante la adversidad y la asechanza del Maligno que, sin duda alguna, gobernará el mundo entonces, cuando vuelva Jesucristo (así está escrito y así será). 

Por eso la última esperanza es la que siembra Cristo en nuestro corazón: hemos de ser perseverantes, tanto en la persecución como en la oración. Entonces seremos salvados. Sólo así y sólo entonces. 


PRECES

Por todos aquellos que no quieren tener esperanza en su salvación.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que no confían en la venida de Cristo.

Roguemos al Señor.


ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos tener siempre presente la necesidad de perseverancia en la oración y en la esperanza.


Gracias, Señor, por poder transmitir esto.


El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

  

Panecillos de meditación


Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

 ¡Siempre es muy importante estar atento a las palabras del Hijo de Dios!

  

Eleuterio Fernández Guzmán

7.11.22

Un amigo de Lolo - "Lolo, libro a libro" – Así sí se sobrenaturaliza el sufrimiento

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de LoloManuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Las golondrinas nunca saben la hora“ libro con el que damos comienzo un año nuevo, el 2022. Y, para más información, digamos que se trata de un diario que abarca entre el 2 junio de 1961 y el 20 de agosto de 1965 o, lo que es lo mismo, contempla la vida de Manuel Lozano Garrido durante cuatro años.

Así sí se sobrenaturaliza el sufrimiento


“De pronto noto que mi hermana llega por el pasillo y pregunta: 

-¿De qué te ríes?

 Si te lo digo, vas a ser tú la que se monde de risa. ¿En qué dirás que me estaba entreteniendo? Pues en hacer planes de comidas… 

El caso es que uno, que tiene más faltas que la báscula de un carbonero, no se acusa desde hace más de veinte años de ese neroniano y pantagruélico pecado que es la gula. No es que yo sea un hombre virtuoso, sino que la tentación, por inapetencia, carece simplemente de sentido” (Las golondrinas nunca saben la hora, p. 112)

  

En una concreta ocasión (siento no recordar ahora en qué libro escribe eso Lolo) el Beato de Linares (Jaén, España) hace una relación de comidas. Es decir, escribe lo que le gustaría comer para desayunar, comer a mediodía y, luego cenar. 

No podemos negar que eso sería, es así mismo escrito y dicho, una relación más que normal para una persona, digamos, que no tenga achaques del cuerpo. Pero eso, para Lolo, no era más que un ejercicio, digamos, de “ilusión” pues nada de lo que allí había escrito podía entrar en su estómago… 

Pues bien, ahora mismo hace algo por el estilo y lo que pasa muestra hasta qué punto nuestro amigo Lolo tenía un sentido del humor que estaba muy fuera de lo normal pues, dadas sus circunstancias, era algo más que guasa lo que le dice a Lucy, su hermana-madre-cuidadora, cuando entra y lo ve “¡riendo!” 

Antes que nada, debemos tomar nota de alguna de las palabras que dice Lolo. Y es que el dice que “nota” que su hermana se le acerca. Y dice que lo nota porque, sencillamente, ya no puede ver pero, de todas formas, conoce muy bien, digamos, los pasos de Lucy y está más que seguro que es ella quien se le acerca. 

Pues bien, el caso es que la hermana ha de preguntarle la razón de que Lolo se esté riendo él solo, allí donde estuviera. Por fuerza debía tratarse de algo muy gracioso que bien hubiera recordado el bueno de Manolo o, en fin, alguna de sus ocurrencias que le llevaran a la risa. 

Y, ciertamente, como bien le contesta Lolo a Lucy, aquello que estaba haciendo (seguramente pensando mentalmente) era para mondarse de risa… 

¡Estaba haciendo Lolo planes de comida! Lo hacía quien poco podía ingerir y todo aquello no era más que un plan de ilusión, como hemos dicho arriba, como lo que le gustaría comer pero que, por su enfermedad, era imposible que comiera. Sin embargo, él sabe cómo sacarle punta a toda circunstancia que le acaece e, incluso, es capaz de hacer risa de eso… ¿Quién de nosotros sería capaz de hacer eso cuando “sólo” le duele una muela…? No, nosotros, en general, sólo rabiaríamos por lo que no podríamos comer pero Lolo estaba hecho de otra pasta que tenía mucho que ver con la fe, con su modo de entender la fe. 

A este respecto, debemos darnos cuenta de lo que supone que alguien como el Beato Lolo, dándose perfecta cuenta de sus propias circunstancias, digamos, culinarias, sea capaz de ponerse el mundo por montera y hacer risa sobre sí y sobre lo que le pasa. Y eso sólo lo puede hacer quien se da cuenta de que incluso aquello podría ser sobrenaturalizado y, por tanto, elevado muy por encima del simple comer o necesidad de tan buen proceder… 

Digamos, ya para terminar, que Lolo nos da una lección espiritual más que grande con esto y que consiste, en general, en entender que lo que nos pueda acaecer que no sea de nuestro gusto también puede ser puesto a los pies de Dios en ofrecimiento. Así se sencillo pero, claro, así de difícil.

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

5.11.22

La Palabra para el Domingo - 6 de noviembre de 2022

Resultado de imagen de SAnta Biblia

Como es obvio, hoy no es domingo 6 sino sábado, 5 de noviembre de 2022. Esto lo decimos porque hemos publicado hoy el comentario del Evangelio que siempre hemos traído aquí en día, precisamente, domingo. Sin embargo, un amable lector, sacerdote, me hizo la sugerencia de poner el comentario del Evangelio del primer día de la semana, el sábado porque, como es verdad y lamento no haberme dado cuenta, el texto del Evangelio de la Santa Misa del sábado por la tarde es el del domingo siguiente.


También lamento no haberme dado cuenta de que publicando este comentario a determinada hora de España aún es viernes en la América hispana. Por eso, y por cumplir con el horario y que las cosas sean razonables, es publicado este comentario ahora, a esta hora en España cuando ya es sábado en América. Y a lo mejor es posible que haya quien piense que decir esto no hace falta pero con franqueza digo que creo es necesario y más que necesario.

 


Lc 20, 27-38

 
“27 Acercándose algunos de los saduceos, esos que sostienen que no hay resurrección, le preguntaron: 28 ‘Maestro, Moisés nos dejó escrito que si muere el hermano de alguno, que estaba casado y no tenía hijos, que su hermano tome a la mujer para dar descendencia a su hermano. 29 Eran siete hermanos; habiendo tomado mujer el primero, murió sin hijos; 30 y la tomó el segundo, 31 luego el tercero; del mismo modo los siete murieron también sin dejar hijos. 32 Finalmente, también murió la mujer. 33  Esta, pues, ¿de cuál de ellos será mujer en la resurrección? Porque los siete la tuvieron por mujer.’ 34 Jesús les dijo: ‘Los hijos de este mundo toman mujer o marido; 35 pero los que alcancen a ser dignos de tener parte en aquel mundo y en la resurrección de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, 36   ni pueden ya morir, porque son como ángeles, y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección. 37   Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor ‘el Dios de  Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob’. 38 No es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven.’”


        
COMENTARIO

La eternidad de Dios y la vida eterna del hombre
 
En este texto del Evangelio de San Lucas el Hijo de Dios dice mucho acerca de la vida eterna, de cómo es y de qué se ha de esperar de ella. Pero antes debía manifestar mucho a los que querían tenderle una trampa. 

En realidad, aquellos hombres, saduceos, debían querer burlarse de Jesucristo. Por eso le preguntan eso que le preguntan. 

Sí, en efecto, resulta manifestación de burla preguntar acerca de la resurrección sin creer en ella. Por tanto, lo que preguntaran llevaba el marchamo de chanza y, además, intención malsana de querer coger al Maestro, como ellos lo llaman, en un renuncio espiritual. Y le preguntan esperando una respuesta que sea de su gusto… por eso aquello de la mujer que tantas veces contrajo matrimonio. 

Ciertamente, el tema era peliagudo. Y es que los saduceos no creían en la resurrección y, por lo tanto, les debía parecer de todo menos serio aquello de volver a la vida. Sin embargo, lo que no comprendían era que no se trataba de lo que ellos creían y, sobre todo, no comprendían, para nada, la naturaleza de Dios Padre Todopoderoso: es Dios de vivos. 

Ya en una ocasión, se ve Cristo obligado a decirle a los que le preguntan acerca del divorcio a través del acta de repudio que eso lo estableció Moisés por la dureza de sus corazones pero que en el principio Dios estableció que lo que había unido Él no podía separarlo el hombre. Y ahora debe pensar lo mismo el Hijo de Dios de ellos: ¡no comprenden nada de nada! 

Ellos creían tenerlo todo atado y bien atado: según Moisés, aquella mujer se había casado, uno tras otro, con siete hermanos. Entonces, cuando llegara la resurrección (en la que los saduceos que preguntan no creen) ¿qué pasará? 

Seguramente pensaban que no sabría Cristo salir de aquel trance. Pero no contaban con la Verdad. 

La Verdad, que es Dios mismo, determina que lo que ha creado, el ser humano que está hecho a su imagen y semejanza ha de resucitar si… 

Atributos de Cristo | veniracristo

Decimos eso de “si”, en modo condicional, porque Jesucristo dice, con toda claridad, que “los que alcancen a ser dignos de tener parte en aquello mundo” (por el Cielo o la vida eterna). Es decir, que no todos van a alcanzar la Bienaventuranza sin los que, en efecto, “sean dignos” de alcanzarla.  Es más, que no todos van a resucitar la para la vida eterna sino aquellos que, repetimos, “sean dignos” para gozar de la Visión Beatífica. Y eso quería decir, a contrario, que habría otros que resucitarían para la muerte eterna que es lo que, en más de una ocasión, dijo Jesucristo en su predicación: quien crea y se convierta, vivirá… quien no crea y no se convierta… no vivirá para siempre o, lo que es lo mismo, morirá para siempre. 

Y, sin embargo, el meollo de aquello era lo que será la resurrección o mejor, el momento inmediatamente posterior: cómo será eso. 

Jesús lo dice de forma que se le entiende todo: no se tomará ni marido ni mujer porque los resucitados no serán como hombres y mujeres de carne sino que serán espíritus. Dice Cristo “como ángeles” que son, como sabemos, seres espirituales. Y los seres espirituales no pueden cumplir las mismas características y vivencias que los seres carnales sino otras muy distintas y más gozosas. 

Por eso, además, vivirán para siempre los que, en efecto, vivan para siempre. Y es que Dios, que quiere cabe sí a su descendencia, no podía permitir que sus hijos murieran para siempre. Al contrario es la verdad: hizo todo lo posible, vía muerte de su Único Hijo engendrado y no creado, que la salvación eterna fuese posible. Y lo fue; vamos, lo es.

 
PRECES

Por todos aquellos que no creen en la resurrección de la carne.

Roguemos al Señor. 

Por todos aquellos que  no quieren acaparar para la vida eterna sino sólo para el mundo y en el mundo. 

Roguemos al Señor.

 
ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos  alcanzar la Bienaventuranza.

 
Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

 

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………

Panecillos de meditación


Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Sobre la vida eterna es seguro que hacer chanza de ella no es nada bueno.