InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Mayo 2020, 11

11.05.20

Venerable Marta Robin – Tenerlo así de claro

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Tenerlo así de claro

 

“Yo vivo para servir durante tanto tiempo como mi Dios quiera y de tantas maneras como le plazca.” (Diario íntimo, 22 de enero de 1930)

 

Es bien cierto y verdad que, en materia de fe católica, los creyentes, en general, sabemos que hay realidades espirituales, verdades, que debemos respetar. También sabemos que hay, entre las mismas, algunas que, por ser consideradas “dogmas” deben ser respetadas, si eso es posible, más aún que las primeras.

Con esto queremos decir que sí, que sabemos que ni estamos escasos de qué respetar ni podemos ignorar qué es lo que debemos respetar.

Sobre todo esto está, como bien sabemos, Dios. Es decir, que amar a Dios sobre todas las cosas no es una expresión muy bien dicha (que también) sino que es la base sobre la que debe conducirse nuestra existencia y algo que nunca deberíamos olvidar.

Pues bien, a veces, como es experiencia de cualquiera de nosotros, hay ocasiones en las nos cuesta más de la cuenta aceptar lo que supone, eso, amar a Dios sobre todas las cosas.

Amar a Dios sobre todas las cosas implica, primero, que tengamos tal expresión de fe como algo real; luego, que lo llevemos a nuestra vida sea cual sea la circunstancia por la que pasemos.

Sí. Las circunstancias de nuestra vida son muchas y más que muchas y no todas ellas son un camino de rosas sino, al contrario, uno plagado de espinas que se clavan y de piedras en las que tropezar.

Pues bien, entonces, en tales momentos (en los buenos ya sabemos que agradecemos a Dios los mismos, si es el caso…) es cuando entra en vigor, por así decirlo, la aceptación, la confianza o, en fin, lo que es eso de amar a Dios sobre todas las cosas.

Nuestra hermana, la Venerable Marta Robin nos muestra que tiene, los principios, bastante bien asentados en su corazón y, luego, que lo tiene más que claro…

No es que nos diga, por ejemplo: “podría aceptar la verdad como Dios quiere…”. No. Ella “vive”, literalmente lo dice para hacer algo que es poner en práctica el amar a Dios sobre todas las cosas.

En cuanto al límite temporal de un hacer así, de un actuar así, no podemos decir que Marta Robin racanee con el mismo. Al contrario es la verdad: ella vive de la manera que vive, directamente, para siempre. Y es que otra cosa no se puede entender al someterse totalmente a la Voluntad de Dios.

Lo que ella quiere no es actuar de cualquier forma, según su gusto, sino que lo hace para “servir” o, lo que es lo mismo, para estar a lo que Dios quiera al respecto de su vida y existencia que, entonces, en aquel tiempo en el que escribe su Diario íntimo, es tiempo ya metido en enfermedad y sufrimiento. Por tanto, hasta que Dios quiera es el límite de tiempo que da nuestra hermana en la fe para servir, además, según quiera Dios.

El caso es que eso de “servir”… en fin, debería tener un cómo. Pues Marta lo circunscribe a lo que Dios, exactamente, quiera. Es decir, de la forma como Dios quiera… así será su servicio. Y tal será su manera de actuar a lo largo de su vida desde que esto escribió y, suponemos, que también antes de eso.

En realidad, la Venerable Marta Robin, como podemos ver, tenía más que ganada su fama de santidad: en palabras y en acciones… como debe ser, como es la única manera que debe ser.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.