InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Febrero 2018

8.02.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - No según yo sino según Tú

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” -No según yo sino según Tú

 

“¿Qué podré yo hacer sin Ti?… Aunque me degüelle vivo a fuerza de penitencias, ¿qué vale si Tú no lo quieres, y yo pongo vanidad y gusto propio en ello?”

 

La pregunta que se hace el hermano Rafael es tan importante que debería ser repetida por cada uno de los hijos de Dios a lo largo de toda su vida y, en ella, en cada día de la misma.

Resulta manifestación de fe preguntar a Dios, dirigirse a nuestro Creador, acerca de qué podemos hace si no lo tenemos en cuenta en nuestra vida.

Ciertamente, podríamos pensar, no es necesario hacer tal pregunta porque tenemos muchas pistas que nos dicen qué es lo que podemos hacer desde Dios y teniendo en cuenta a Dios en lo que hacemos. Sin embargo, nunca estará de más dirigirse a la Fuente de la Vida eterna para beber del Agua que salta hasta tal vida.

Leer más... »

7.02.18

Serie “Los barros y los lodos”- Los barros – 4 - El orgullo, la soberbia y el egoísmo

 

“De aquellos barros vienen estos lodos”. 

Esta expresión de la sabiduría popular nos viene más que bien para el tema que traemos a este libro de temática bíblica. 

Aunque el subtítulo del mismo, “Sobre el pecado original”, debería hacer posible que esto, esta Presentación, terminara aquí mismo (podemos imaginar qué son los barros y qué los lodos) no lo vamos a hacer tan sencillo sino que vamos a presentar lo que fue aquello y lo que es hoy el resultado de tal aquello. 

¿Quién no se ha preguntado alguna vez que sería, ahora, de nosotros, sin “aquello”?

“Aquello” fue, para quienes sus protagonistas fueron, un acontecimiento terrible que les cambió tanto la vida que, bien podemos decir, que hay un antes y un después del pecado original. 

La vida, antes de eso, era bien sencilla. Y es que vivían en el Paraíso terrenal donde Dios los había puesto. Nada debían sufrir porque tenían los dones que Dios les había dado: la inmortalidad, la integridad y la impasibilidad o, lo que es lo mismo, no morían (como entendemos hoy el morir), dominaban completamente sus pasiones y no sufrían nada de nada, ni física ni moralmente. 

A más de una persona que esté leyendo ahora esto se le deben estar poniendo los dientes largos. Y es que ¿todo eso se perdió por el pecado original? 

En efecto. Cuando Dios crea al hombre a su imagen y semejanza, lo dota de una serie de bienes que lo hacen, por decirlo pronto y claro, un ser muy especial. Es más, es el único que tiene dones como los citados arriba. Y de eso gozaron el tiempo que duró la alegría de no querer ser como Dios… 

Lo que no valía era la traición a lo dicho por el Creador. Y es que lo dijo con toda claridad: podéis comer de todo menos de esto. Y tal “esto” ni era una manzana ni sabemos qué era. Lo de la manzana es una atribución natural hecha mucho tiempo después. Sin embargo, no importa lo más mínimo que fuera una fruta, un tubérculo o, simplemente, que Dios hubiera dicho, por ejemplo, “no paséis de este punto del Paraíso” porque, de pasar, será la muerte y el pecado: primero, lo segundo; lo primero, segundo. 

¡La muerte y el pecado! 

Estas dos realidades eran la “promesa negra” que Dios les había hecho si incumplían aquello que no parecía tan difícil de entender. Es decir, no era un castigo que el Creador destinaba a su especial creación pero lo era si no hacían lo que les decía que debían hacer. Si no lo incumplían, el Paraíso terrenal no se cerraría y ellos no serían expulsados del mismo. 

Y se cerró. El Paraíso terrenal se cerró. 

Los barros – 4 - El orgullo, la soberbia y el egoísmo

 

El hombre y la mujer, como hemos dejado dicho arriba, vivían en el mejor de los mundos. El Paraíso, como podemos imaginar, era la parte de la creación de Dios hecha a propósito para que las dos criaturas hechas a imagen y semejanza suya vivieran de la mejor forma posible. 

Como sabemos, allí no podían carecer de nada y nada les faltaba. Pero, al parecer, había algo que no acababa de colmar su corazón. 

Y se dejaron llevar por el orgullo, la soberbia y el egoísmo.

Leer más... »

6.02.18

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Lo que hace Dios por su criatura

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de Mesa redonda con Dios

 

A partir de hoy, y con la ayuda de Dios, vamos a dedicar los próximos artículos referidos al Beato Manuel Lozano Garrido, a traer aquí textos de sus libros. Y vamos a hacerlo empezando por el primero de ellos, de título “Mesa redonda con Dios”. 

 

Durante las próximas semanas, y hasta cuando Dios quiera, vamos a traer aquí un capítulo del libro de título “La verdad de las cosas bonitas” que viene a ser como las palabras dichas por el Creador a sus hijos.

Lo que hace Dios por su criatura

 

“Mi Creación, toda ella, es soberanamente hermosa. Los chafarriones vienen del uso torpe y el abuso de la criatura; pero, aún con todo, yo aprovecho y le doy un giro favorable a vuestras coladuras de pata.”

 

La Creación que, como es obvio por lo que podemos ver, sólo pudo haber sido llevada a cabo por el Todopoderoso, por Dios mismo, es, ciertamente, hermosa. Eso que nos dice, a través de la palabra del Beato Manuel Lozano Garrido, nuestro Creador, es una verdad tan cierta como sea posible alcanzar a imaginar. Es decir, es totalmente verdad por mucho que, tantas veces, no seamos capaces de entender el hecho mismo de haber sido creados por Quien todo lo ha hecho y todo mantiene.

Leer más... »

5.02.18

Serie Venerable Marta Robin – Qué pedir a Cristo

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Qué pedir a Cristo

 

 

 "Encontrar a Jesús. Pedirle a menudo hacer su voluntad".

Cuando un católico, que reconoce que es hijo de Dios y que, por tanto, le debe nada más y nada menos que la vida, se pregunta qué sentido tiene la fe que dice profesar y que, en fin, debe hacer para la misma no sea, sólo, una fachada, sabe que hay a Quien se puede dirigir.

Que Jesucristo fue enviado al mundo para que el mundo, y cada uno de sus hermanos los hombres, se salvase, es una verdad que nadie, que se diga fiel discípulo del Mesías, pone en duda. Es más, es una verdad de fe que nos sostiene por ser lo elemento, lo básico, de aquello de lo que podemos partir para caminar hacia el definitivo Reino de Dios.

Leer más... »

4.02.18

La Palabra del Domingo - 4 de febrero de 2018

Mc 1, 29-39

“29 Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.         30 La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. 31 Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles.          32 Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; 33       la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. 34     Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar  a los demonios, pues le conocían. 35 De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. 36      Simón y sus compañeros fueron en su busca; 37 al encontrarle, le dicen: ‘Todos te buscan.’ 38 El les dice: ‘Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido.’ 39    Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios”.

 

COMENTARIO

 

Cristo salió, vino al mundo, para predicar, sanar y salvar


Una vez, cuando uno que quería ser discípulo de Jesús le planteó seguirle, éste le dijo que tuviera en cuenta que el Hijo del hombre no tenía donde recostar su cabeza (Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza, Lc 9, 58 es la cita concreta) Esto lo dijo para que esa persona, pienso yo, supiese, de antemano, donde se iba a meter, que entendiera que el camino hacia Dios no era, sólo, un camino de rosas, sino que comprendiera que esas rosas también tenían espinas. ¡Y qué espinas!

Así, Cristo, acudía allí donde se le invitaba, donde era acogido. Una buena lección esta la que nos dio el Mesías: acudir donde os acojan, pero no sólo ahí, sino donde quieran conoceros mejor.

Y Jesús va a casa de Simón y Andrés, lugar donde le esperaba una buena obra que hacer. Va y se encuentra, aunque posiblemente sabiendo lo que se iba a encontrar, sabiendo su inmediato destino. No podemos pensar otra cosa. Sabe cuál es su misión y, predispuesto a llevarla a cabo, no deja de cumplirla a pesar de las acechanzas de sus enemigos, más preocupados por su bienestar que por el significado de lo que decía, aunque esto atentara, directamente, contra su forma de vida.

Leer más... »