InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Noviembre 2019, 11

11.11.19

Venerable Marta Robin – Ofrecer el sufrimiento

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Ofrecer el sufrimiento

 

“De todas formas, así suframos poco o mucho, no suframos por nada: es muy triste, inmensamente. Suframos por Dios y por las almas… Suframos en par y por amor.” (Diario íntimo, 7 de enero de 1939)

 

Es francamente cierto que para decir según qué cosas en materia espiritual hay que ser un alma no turbada o venida a menos sino, al contrario, conviene tener un alma, llamada, de criterio o, lo que es lo mismo, un alma como debe tener todo aquel que cree en Dios Todopoderoso y se sabe hijo suyo.

A este respecto, hemos escrito aquí muchas veces acerca del sufrimiento, de sufrir, de cómo sufrir y, en fin, de cómo hacer para que note Dios que sí, que entendemos muchas cosas…

La Venerable Marta Robin era una, digámoslo así, una experta en sufrimiento. Es decir, que a lo largo de su vida pasó por muy malo momentos físicos.

Ella, sin embargo, no parece que se viniera abajo con facilidad o, lo que es lo mismo, que cayera en la desesperanza. Y eso la hizo más que fuerte y, sobre todo, ejemplo para todos aquellos que, a lo mejor no sufriendo tanto como ella, también pasamos por momentos no demasiado bueno o, en todo caso, es posible que pasemos por ellos.

En cuanto a la manera de sufrir, es evidente que hay, por lo general, dos formas: bien o mal.

Decimos que se sufre mal cuando se avinagra el espíritu y el alma se vuelve negra; se sufre bien, al contrario, cuando se sabe que tal sufrimiento no es en balde y, podemos decir, está puesto ahí para que aprendemos algo, para que alimentemos nuestro corazón de lo bueno que eso puede tener.

Sí, es cierto que pudiera parecer masoquismo querer aprender algo del sufrimiento. Sin embargo, no puede serlo cuando hay muchos hermanos nuestros en la fe (como, precisamente, Marta Robin) han obtenido mucho provecho espiritual de lo que han pasado. Por tanto, si lo pueden hacer tales creyentes católicos… ¿no vamos a poder nosotros?

Vayamos, pues, a la cosa porque tiene su importancia. Y mucha que la tiene.

Sufrir, sí, es verdad que se puede sufrir mucho o poco. Y también e cierto que a uno le puede parecer que sufrimiento es insufrible cuando, a lo mejor, es algo de poca importancia. Pero ya sabemos que, a este respecto, cada cual es cada cual.

Leer más... »