InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Agosto 2018

30.08.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - La glorificación de Cristo – Sexta Palabra

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” -   La glorificación de Cristo – SextaPalabra

 

“Todo está consumado”

(Jn 19, 30)

  

Es de creer, porque es así, que la vida de un ser humano tiene su final cuando le llega la muerte. Entonces sabe que ha llegadotalmomento. Sin embargo, en la vida de Jesucristo no se daba una circunstancia tan común porque sobre Él, como Mesías, como enviado de Dios, como cordero del Padre, se había escrito bastante. 

En aquel momento de su, casi, extinguida vida, Jesús dice que todo se había consumado. Y eso quería decir que había un “todo” y que el mismo había llegado el momento en que se había cumplido. 

Sobre este cumplimento de lo que había sido dicho, lo bien cierto es que Jesús debía cumplir una misión (entre las que tenía) que era crucial para que la salvación de la humanidad pudiese acaecer: beber el cáliz de amargura que sería su Pasión. Y así lo había hecho. en tal sentido, todo, en efecto, se había consumado. Pero, además, ¿qué era lo que se había, del todo, consumado? 

En realidad, nada se dice en este evangelio sobre eso. Sin  embargo, bien sabía Jesús que había mucho referido a él mismo que se había ido cumpliendo a lo largo del tiempo:“He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo” (Is 7, 14).

Leer más... »

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - ¡Humildad, humildad!

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” – ¡Humildad, humildad!

 

“Dios mío, Dios mío, ayúdame a cumplir humildemente tu Voluntad; ayúdame a servirte amando mi propia flaqueza e inutilidad.” (Punto 217)

 

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que conocerse a uno mismo (eso ya lo dijo un filósofo hace muchos siglos) es algo de lo que podemos obtener un fruto no pequeño. Y es que saber si esto o lo otro somos capaces de llevarlo a cabo es algo, sin lo cual, difícilmente se puede vivir.

Pues bien, el hermano Rafael, que tanto sabe de cómo es él mismo, no duda lo más mínimo en dirigirse a Dios para pedir.

Esto de pedir es algo a lo que estamos muy acostumbrados. Es decir, la oración de petición o, simplemente, pedir sin oración ni nada, es propio de los hijos de Dios que, como sabemos que nuestro Creador es un buen Padre, solemos abusar mucho de su Bondad y Misericordia.

Decimos esto de pedir porque San Rafael Arnáiz Barón pide. Y no pide cualquiera cosa o algo que pudiera considerarse baladí. No. Pide, nada más y nada menos, que Dios lo ayude.

Alguien dirá que pedir ayuda a Dios no es nada del otro mundo y que todos lo hacemos. Y, claro, eso es verdad. Pero lo novedoso, aquí, es que el hermano Rafael le pide a Dios que le ayude a ser humilde. Y eso implica mucho y más que mucho.

Leer más... »

29.08.18

Serie “El Bien, Jesucristo, el Cielo” - 4 - Al Cielo se va

Presentación

El Bien, Jesucristo, el Cielo

 No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien.”

 

Epístola a los Romanos 12, 21

 

En estas mismas páginas se ha publicado, en formato serie, el libro de título “El Mal, El Diablo, el Infierno”. Y, como no podía ser menos, la parte buena, la que ha de prevalecer, Cristo mismo y Dios mismo, debían tener su serie. La misma está referida al libro de título “El Bien, Jesucristo, el Cielo” que, fácilmente puede verse es, justo, lo contrario a lo otro. 

El Mal puede vencerse con el Bien. Eso es lo que la cita que hemos puesto como principal de este libro nos dice. Y San Pablo, diciéndonos tal cosa, nos auxilia ante lo que podamos estar pasando. 

No podemos, por tanto, alegar falta de socorro en estos casos pues bien sabemos que Dios nunca nos abandona y pone, en el camino de nuestra vida, a testigos de la fe que nos echan una mano. 

De todas formas, el Bien puede ser, digamos, usado contra el Mal. Y eso porque el Bien existe para mucho más que para eso que, con ser importante, no agota las posibilidades de lo bueno y mejor. 

No podemos negar, al respecto del Bien, que, para espíritus no perjudicados por el Mal, es más atractivo el primero que el segundo. Y es que no puede considerarse sana, espiritualmente hablando, la persona que esté a favor de las asechanzas del Maligno y/o de los frutos que de las mismas puedan derivarse. No. Es más seguro esperar que el común de los creyentes esté más por el Bien que por el Mal. Y eso se apoya en algo esencial: el Bien proviene de Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra en quien no hay falsedad ni mentira. 

No podemos negar, en beneficio nuestro, que a lo largo de la historia de la cristiandad ha habido hermanos nuestros en la fe que han considerado este tema, el del Bien, como uno que lo era muy importante, a tener en cuenta y a destacar. 

Así, por ejemplo, para los Santos Padres, era mayor la preocupación de señalar que Dios es el Bien Supremo y que, por tanto, toda criatura deriva de su Bondad. Pero también San Agustín, Boecio o la propia doctrina escolástica, con Santo Tomás de Aquino a la cabeza, han tenido a bien considerar el Bien entre sus temas básicos de conocimiento y estudio. 

Y ya, digamos que recientemente, en el Concilio habido en el seno de la Iglesia Católica (Vaticano I), la Constitución De Fide Catholica, en su capítulo I, dice esto que sigue:

 

“Éste único, solo, Dios verdadero, de su propia bondad y omnipotencia, no para el aumento de su propia felicidad, no para adquirir sino para manifestar su perfección por las bendiciones que Él otorga a las criaturas, con absoluta libertad de consejo creó desde el principio de los tiempos a la criatura tanto la espiritual como la corporal, a saber, la angélica y la mundana; y después la criatura humana.”

 

Vemos, por tanto, que el Bien no es, sólo, necesario en la vida del creyente católico (creemos que también en la de cualquier ser humano, en general y por ser especie creada por Dios) sino que es lo único que puede anhelar quien se sabe hijo del Todopoderoso. 

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que por el bien se va al Bien mayor que es Dios mismo.

4  -  Al Cielo se va

 

Harto gran misericordia hace a quien da gracia y ánimo para determinarse a procurar con todas sus fuerzas este bien. Porque si persevera, no se niega Dios a nadie. Poco a poco va habilitando él el ánimo para que salga con esta victoria. Digo ánimo, porque son tantas las cosas que el demonio pone delante a los principios para que no comiencen este camino de hecho, como quien sabe el daño que de aquí le viene, no sólo en perder aquella alma sino muchas. Si el que comienza se esfuerza con el fervor de Dios a llegar a la cumbre de la perfección, creo jamás va solo al cielo; siempre lleva mucha gente tras sí. Como a buen capitán, le da Dios quien vaya en su compañía.”

 

Santa Teresa de Jesús,

El libro de la vida, Capítulo 11, 4

 

 

La santa andariega nos lo dice con toda claridad: “se esfuerza con fervor de Dios a llegar a la cumbre”. Y tal “cumbre” no puede ser otra que el Cielo. Es decir, que al definitivo Reino de Dios no se va de cualquier manera sino que hay que hacer para llegar a la Casa del Padre. Por eso decimos que el Cielo… se va. Y es que no se nos lleva Dios (por mucho que nos quiera a su lado) a la fuerza. Como máximo, nos propone el Cielo. Luego, cada cual hace lo que cree oportuno siendo, a veces, poco oportuno lo que se hace… 

Que el Cielo existe es un dogma de fe para un católico. Aquí lo hemos escrito muchas veces porque muchas veces debe ser recordado. Así, si acudimos, por ejemplo, a la Sagrada Escritura son muchas las referencias que se nos hacen acerca de la existencia del Cielo. Así, por ejemplo, las siguientes:

  

Mt 6, 9 

“Padre nuestro que estás en los cielos…”

 

Mt 18, 10

“No despreciéis a uno de estos pequeños, porque en verdad os digo que sus ángeles ven de continuo en el cielo la faz de mi Padre que están en los cielos”.

 

Mt 25, 46 

“E irán los justos a una vida eterna”.

 

Lc 23, 43 

“Hoy estarás conmigo en el paraíso”.

 

Jn 6, 51 

“Yo soy el pan vivo bajado del cielo”.

 

2 Co 5, 1 

“Pues sabemos que, si la tienda de nuestra mansión terrena se deshace, tenemos de Dios una sólida casa, no hecha por mano de hombres, eterna en los cielos.”

El caso es que sabemos, por cierto, que la Iglesia católica define como dogma de fe la existencia y, además, la eternidad del Cielo. Esto se recoge, por ejemplo, en el Concilio II de Lyon:

“Las almas que, después de recibido el sacro bautismo, no incurrieron en mancha alguna de pecado, y también aquellas que, después de contraída, se han purificado mientras permanecían en sus cuerpos o después de desprenderse de ellos, son recibidas inmediatamente en el cielo”. 

Abunda en esto el número 1023 del Catecismo de la Iglesia Católica al referirse a Benedicto XII (Benedictus Deus) del que se hace eco Lumen gentium, 49:

“Definimos con la autoridad apostólica: que, según la disposición general de Dios, las almas de todos los santos […] y de todos los demás fieles muertos después de recibir el Bautismo de Cristo en los que no había nada que purificar cuando murieron […]; o en caso de que tuvieran o tengan algo que purificar, una vez que estén purificadas después de la muerte […] aun antes de la reasunción de sus cuerpos y del juicio final, después de la Ascensión al cielo del Salvador, Jesucristo Nuestro Señor, estuvieron, están y estarán en el cielo, en el Reino de los cielos y paraíso celestial con Cristo, admitidos en la compañía de los ángeles. Y después de la muerte y pasión de nuestro Señor Jesucristo vieron y ven la divina esencia con una visión intuitiva y cara a cara, sin mediación de ninguna criatura”.

 

El Cielo, pues, existe. De otra manera, sería absolutamente vana nuestra fe que no se sostendría sin la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y la consiguiente apertura de la puerta del Cielo. 

Arriba, sobre esto, hemos dicho que al Cielo se va. Y esto ha de querer decir algo pues, de otra manera, no tendría sentido sostener que algo hay que hacer para alcanzar las praderas del definitivo Reino de Dios. 

¿Qué, pues, debemos hacer para ir al Cielo? 

Es posible, a este respecto, que se pueda pensar que hablamos, por decirlo así, de forma en exceso materialista. ¿Es que debemos hacer algo para eso, para ir al Cielo?, ¿No está puesto por Dios para acoger a sus hijos los hombres?, ¿Acaso el Padre Eterno no va a hacer nada para que estemos a su lado? 

Bueno, en realidad, tales preguntas manifiestan que la cosa no es tan sencilla como si nos dejáramos arrebatar por Dios y nos llevase donde es su Casa así, sin más. Y no, eso ni puede ser así ni es así. 

Digamos, para empezar, que lo mismo que al Infierno ser va recogiendo lo que se ha sembrado a lo largo de una vida más o menos larga, lo mismo pasa con el caso del Cielo: también se va según hayamos sembrado en ella. 

La siembra está más que definida por Jesucristo. Y lo dice cuando cree necesario dejar claro qué es lo que se ha podido hacer en la vida a su respecto y qué no se ha hecho (Mt 25, 34-36):

 

“Entonces dirá el Rey a los de su derecha: ‘Venid, benditos de mi Padre, recibir la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.’“

 

Ciertamente, el Hijo de Dios pone sobre la mesa una realidad insoslayable para un hermano suyo: al Cielo se va no permaneciendo impasible ante las necesidades del prójimo sino amándolo como a nosotros mismos nos amamos. 

Tenemos, pues, una pista: al Cielo se va teniendo un corazón tierno, de carne y haciendo real aquello dicho por Dios acerca de que (Ez 11, 19-20):

 

“Yo les daré un solo corazón y pondré en ellos un espíritu nuevo: quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que caminen según mis preceptos observen mis normas y las pongan en práctica, y así sean mi pueblo y yo sea su Dios.”

 

Aquí lo vemos todo con bastante claridad: quiere Dios que el hombre camine según su Ley, según sus normas y, no sólo eso, sino que las practique y no las guarde debajo de ningún celemín. Es más, sólo así, los hijos de Dios que eso hagan podrán ser considerados parte del pueblo del Creador y, en fin, podrán alcanzar su Casa, el Cielo. 

Nuestro hacer o, lo que es lo mismo, nuestro ser o cómo somos, es lo que determinará, tras nuestro Juicio particular, si somos merecedores, si hemos merecido, que se nos abran las puertas del Cielo o, por el contrario, sean las del Infierno o las del Purgatorio-Purificatorio las que prevalezcan. Y para nosotros, los hijos de Dios conscientes de serlo, sólo pueden haber unas puertas que nos interesen: las del Cielo, al que se va, según decimos, por hacer y no por no hacer. 

También es cierto que, como dijo Jesucristo (Jn 17, 14: “Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como yo no soy del mundo”) nosotros, aunque estemos en el mundo, no somos del mundo. Pero eso, sostener eso y, acto seguido, nada hacer a la hora de poner en práctica nuestra fe católica y la Ley de Dios, es hacernos no un flaco favor sino un flaquísimo y nigérrimo favor que sólo puede terminar en algo más que malo para nosotros. 

Debemos, pues, hacer. Por ejemplo:

 

1. Mirar a Dios con todo amor para ver qué quiere de nosotros.

 

2. Tener por bueno y mejor lo dicho por Jesucristo y recogido en las Sagradas Escrituras.

 

3. No despreciar al Padre y a sus santos Mandamientos.

 

4. No olvidar nunca que debemos creer: “El que crea y sea bautizado, se salvará” (Mc 16, 16).

 

5. Buscar siempre la limpieza de nuestra alma.

 

6. Acumular para la vida eterna y no hacer lo propio para este mundo que perecerá para nosotros.

 

7. No olvidar nunca esto recogido por San Pablo en la Epístola a los Gálatas (6,7):

 

“No os engañéis; de Dios nadie se burla. Pues lo que uno siembre, eso cosechará”.

 

En realidad, unas palabras tan escasas (en cuanto a número no son un gran discurso, podríamos decir) deberíamos clavarlas a sangre y fuego (la de Cristo y el del Espíritu Santo) en nuestro corazón. Y tal es así porque resumen más que bien todo esto de lo que aquí hablamos al enmarcar dos principios espirituales de primer orden:

 

1º Dios todo lo sabe de nosotros y de nuestros quehaceres o no quehaceres.

 

2º Nunca se va a recoger lo que no se haya sembrado.

 

Esto segundo, lo dicho en segundo lugar de esta muy escueta relación, tiene una importancia tal que nadie debería llevarse a engaño si, llegado su particular Juicio: quien no siembre-haga-actúe-entienda-sea piadoso-de de sí mismo, etc. que no espere recoger nada. Ni aquí ni, lo que es peor, en el Cielo donde, a lo mejor, tarda mucho tiempo en llegar en caso de que tenga que hacer una parada en el Purgatorio-Purificatorio. Imaginemos qué le pasará si donde le ha llevado su falta de actuar-sembrar-hacer-actuar-entender-no ser piadoso, etc., es el Infierno. 

Hagamos, pues; actuemos, pues, según quiere Dios de nosotros, sus hijos. 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Cristo es el Bien y es el Cielo. ¿Qué más podemos pedir?

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

 

28.08.18

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Virtudes de la sencillez

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Durante unas semanas, si Dios quiere, vamos a dedicar el comentario de los textos de Lolo a un apartado particular del libro citado arriba de título “Recuento de beneficios” donde hace indicación de los beneficios de la relación del Beato con el Todopoderoso.

Virtudes de la sencillez

 

“A veces valoramos un ejercicio de adoración simplemente por sus añadidos de postura, fervores y palabras, y puede que algún día sorprenda hallar la conformidad de Dios y nuestra fecundidad en un gesto simple tal vez trivial, pero sincero.”

 

Es cierto y verdad que no son pocas las veces que caemos en la trampa que nos tienen el Maligno acerca de la oración y, claro, de la adoración. Y nos explicamos.

Sabemos muy bien que orar y adorar son actitudes que, en un creyente, son la mar de positivas. Es decir, no se puede entender que alguien que se diga tal pueda caminar por la vida sin orar y sin adorar: sin dirigirse a Dios o a quien tenga que dirigirse en tal tipo de materia o, en fin, sin hacer lo propio con quien lo merece y puede ser adorado.

El Beato Manuel Lozano Garrido nos lleva, en esto (y en tantas otras cosas) una ventaja tan notable que pareciera que nosotros fuéramos los impedidos para caminar y él quien acaba de batir el récord del mundo de 100 m. lisos o de la carrera que a ustedes bien les parezca, a quien admiraríamos muy grandemente sabiendo que, sólo en sueños, nosotros haríamos otro tanto…

En fin… Lo que aquí pasa es que solemos estar equivocados en cuanto al fondo de ciertas realidades espirituales pero lo estamos, aún más, en cuanto a la forma en las que las llevamos a cabo.

Estamos, pues, ante dos situaciones que, en cuanto a la adoración (pensemos que, también, en cuanto a la oración) nos pueden causar equivocación. Y es que ¿lo hacemos bien?

El Beato Lolo, que tanto en una como en otra práctica religiosa católica tenía mucha experiencia, nos echa una mano bien grande.

Leer más... »

27.08.18

Serie Venerable Marta Robin – Lo que nos conviene

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Sobre la pasión en sí misma vivida – Lo que nos conviene

 

Marta Robin vivió la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo desde 1930. Y es que entre desde el jueves por la noche (21 horas) hasta el mediodía del domingo, pasó por los estados físicos que sufrió el Mesías.

Pues bien, nuestra Venerable francesa describe la íntima comunión con Jesucristo que le permite, como dice el autor del libro aquí traído, “sobrepasar el sufrimiento para encontrar el Corazón de Cristo”:

  

Lo que nos conviene

 

“Unámonos a Jesús en toda su Pasión y gozaremos de todos los sentimientos más puros y alcanzaremos la inmensa alegría del perdón que conviene a los verdaderos hijos del Buen Dios”. (Cuaderno 13, p. 65)

 

Realmente, cuando meditamos en la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, humanamente, no podemos entenderla. Y queremos decir con esto que pudiera parecernos que una crueldad tan grande estaba fuera de lugar.

Sin embargo, conociendo cómo eran aquellos tiempos, en realidad nada extraño se le estaba haciendo al Hijo de Dios sino que, por desgracia, recibía un tratamiento “común” para la pena que se le había impuesto. Eso debemos saberlo y tenerlo muy en cuenta: en eso no fue un “privilegiado” Jesucristo.

Pues bien, a pesar de todo aquello o mejor, por todo aquello, los discípulos de Cristo sabemos que aquel tratamiento cruel, aquel no entender a Quién se lo estaba infiriendo y, en fin, aquel cumplir con lo que estaba escrito (casi seguro que con ignorancia de eso por parte de muchos), tenía un fin: la salvación del creyente en Dios Todopoderoso y en enviado Jesucristo.

La Venerable Marta Robin, tan unida a su hermano Cristo, no puede sino recomendarnos algo que, si espiritualmente es muy acertado no siempre estamos dispuesto a hacerlo. Ella sí lo hizo y, de aquella unión, salen cosas como las que hoy traemos aquí.

Leer más... »