InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Junio 2018, 18

18.06.18

Serie Venerable Marta Robin – Una verdad esperanzadora

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Sobre la pasión en sí misma vivida – Una verdad esperanzadora

 

Marta Robin vivió la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo desde 1930. Y es que entre desde el jueves por la noche (21 horas) hasta el mediodía del domingo, pasó por los estados físicos que sufrió el Mesías.

Pues bien, nuestra Venerable francesa describe la íntima comunión con Jesucristo que le permite, como dice el autor del libro aquí traído, “sobrepasar el sufrimiento para encontrar el Corazón de Cristo”:

 

“Nada de dolor allí donde se encuentra la Gloria de Cristo. Y que las pruebas más crueles, los sufrimientos más crucificantes, no sólo no tienen efecto nefasto para el alma sino que son, no sólo, un terrible fracaso para la pérfida serpiente sino, también un gran bien divino para aquellos que aman a Dios y lo sirven por amor y no por miedo, porque ellos vivirán para siempre con Él.” (Cuaderno 9, p. 38)

Se puede pensar, legítimamente se puede pensar eso, que cuando se revive la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en el propio cuerpo, la cosa no puede ser sencilla ni poco dolorosa. Y estamos seguros de que la Venerable Marta Robin lo pasaba tan mal como lo pasó el Hijo de Dios. Y es que si se vuelve a vivir lo mismo es más que probable que se sufra y mucho se sufra.

Las cosas, sin embargo, nos las pinta Marta Robin de forma muy diferente. Y es que ella se fija, más que en el daño físico (al que también hace referencia, claro está) en el beneficio espiritual de unos momentos tales como eran, para ella, pasar por los momentos que pasó su hermano Jesucristo.

Leer más... »