J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – Un ecologista de verdad

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

  

“Si realmente quieren saber en qué se inspira la Tierra Media, es aquello que me asombra y maravilla de nuestra tierra, en especial, de la naturaleza.”

 (J.R.R. Tolkien)

  

Es bien cierto y verdad que si hay un aspecto que distinga muy especialmente la obra de un autor como es J.R.R. Tolkien es la naturaleza y, en concreto, el amor que muestra el profesor de Oxford por tal realidad de la Tierra Media. Y tal cosa sólo puede ser porque nuestro autor, en verdad, tenía un amor muy particular por ella.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que Tolkien padre era, por decirlo así, ecologista. Pero ¡ojo!, era ecologista de verdad y no como aquellos que, hoy mismo, posan como tal haciendo bandera política de la naturaleza. Vamos, que se aprovechan de ella todo lo que pueden y sabe…

En realidad, nada de esto debe extrañarnos porque el profesor, al ser católico convencido de lo que eso significa, sabía que Dios todo lo había dejado para el hombre pero para que su semejanza lo cuidara de verdad. Y era consecuente con eso, claro está y eso quedaba reflejado en su obra escrita donde la naturaleza tiene una importancia más que vital.

Sobre esto, nada mejor que repetirse las palabras que encabezan este artículo. Y es que las mismas muestra a qué nos referimos pero, sobre todo, a qué se refería nuestro gran autor. 

Ciertamente, esto son sólo palabras o, mejor dicho, puede ser algo dicho por alguien que mucho estima lo escrito por J.R.R. Tolkien. Y, es cierto, lo son. Sin embargo, lo que dejó dicho en sus páginas escritas afirman esto que, como es lógico, no nos vamos a inventar porque, esencialmente, no hace ninguna falta.

De muchas formas se puede ver que el amor de Tolkien padre por la naturaleza es cierto. Y, empezando por las palabras citadas arriba (en las que afirma y confirma la verdad de todo esto) baste decir, por ejemplo, esto que sigue: 

Las descripciones que hace de los diversos territorios que constituyen y dan forma a la Tierra Media, por sus especiales características, sólo pueden estar hechas por alguien que ama mucho lo que dice porque otra causa no se entendería. Podemos decir, a tal respecto, que son tan descriptivas y maravillosas que hace que uno se crea en medio de la naturaleza y con derecho a gozar, por así decirlo, de todo lo escrito. Y esto es, verdaderamente, impagable, espiritualmente hablando.

Resultado de imagen de Tolkien y la naturaleza

El especial amor que tenía Tolkien padre por los árboles (reflejado, el mismo, en su vida, digamos, “real” con muchas imágenes fotográficas donde, literalmente, muestra el citado amor por esta creación de Dios) lo manifiesta en un personaje, en particular, como Bárbol y, en general, con los muchos bosques cuajados de tal tipo de naturaleza. Es más, sabemos más que bien el papel que tiene este Ent (pastor de árboles) en el hecho de vencer a Saruman y la destrucción “arbórea” de Isengard, ese lugar desde donde el Mal tiende sus tentáculos. Así, la ira de los Ents es la reacción de todo aquel que se da cuenta de que su entorno natural ha sido destruido por intereses bárbaros y antinaturales.

 

Los Elfos, personajes más que principales e importantes de la obra escrita de J.R.R. Tolkien son los que enseñan (en palabras de Bárbol) a hablar a los árboles cosa que, un mundo como el subcreado por nuestro autor, no es nada extraño sino, al contrario, de lo más normal.

 

Resultado de imagen de Radagast

La propia existencia del istari Radagast que era, por así decirlo, amante de lo que crece y amigo de los animales del bosque es un buen ejemplo de hasta dónde se puede amar la naturaleza y en ella vivir y existir y es, en tal sentido, el personaje que más arraigado está en la Tierra Media por su especial condición personal.

 

El amor especial por la naturaleza bien que lo expresa nuestro autor en La Comarca. ¿Puede haber un lugar donde la naturaleza juegue tanto a favor del hombre, aquí del mediano? Seguramente resulta difícil que pueda haberlo porque, precisamente, el profesor de Oxford, amaba mucho tal “ambiente natural” del que mucho había gozado en su Sarehole y eso bien que lo podemos ver en la vida que en aquella tierra se goza.

 

Resultado de imagen de Tolkien y los árboles

Seguramente hay muchos casos que aquí podríamos aportar. Sin embargo, basten estos para darnos cuenta de que el ecologismo de J.R.R. Tolkien era, por decirlo rápidamente y para que se nos entienda, totalmente “radical”. Y era así porque era de raíz o provenía del origen de todo (tal es lo que se entiende por “natural”) que era, nada más y nada menos, que de la creación de la Tierra Media por parte de Eru/Ilúvatar y, sobre todo, de la subcreación del mismo creador citado por parte de J.R.R. Tolkien.

 

Y todo, en origen, era bueno menos, claro, quien ya sabemos…

 

     

 Eleuterio Fernández GuzmánErkenbrand de Edhellond  

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay mundos que, sin duda alguna, nos llevan más lejos del que vivimos, nos movemos y existimos.

………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

3 comentarios

  
Hechos

Gracias, D. Eleuterio, de nuevo por este bello artículo que nos enseña lo que es un ecologista de verdad, el católico auténtico.

Cuando Dios en el Génesis nos dice: Aquí tenéis la Tierra y todas sus criaturas, sometedlas. En realidad nos está legando Su Creación a los hombres, pero no como explotadores sin cabeza, sino como guatdianes y cuidadores de ella, al estilo de los Ents.

Eso sí, que tomemos lo que necesitemos para nuestra existencia, pero siempre de manera racional y pensando en el prójimo presente y futuro.

Al leer su magnífico post me he acordado de un personaje secundario que aparece en el libro, no en las películas, que es Tom Bombadil, quién domina la Naturaleza en el más amplio sentido de la palabra, ya que su propia esposa, reina, obtiene su energía y belleza de Ella.

Tom Bombadil ama la Naturaleza, la protege, la domina y obtiene todos los recursos que necesita de Ella.

Para mí, él, Tom Bombadil, es el modelo de ecologista ideal, cierto que sus poderes élficos no son equiparables a un hombre; pero los "poderes" de los santos, otorgados por Dios a ellos por medio de la oración, sí que lo son.

Gracias, de nuevo, por este post y que tenga un magnífico y provechoso fin de semana, el mío lo será, D.M. con nuestra visita al Santiario de Guadalupe para celebrar y dar gracias a Dios por nuestro décimosexto aniversario de boda.

Saludos cordiales.
20/09/19 9:27 AM
  
María de los Ángeles
¡Magnífico artículo!, como los que siempre acostumbra al hablar de Tolkien.
Dios lo bendiga.


EFG

Muchas gracias por su magnanimidad. Y, claro, que Dios la bendiga también a usted.
21/09/19 4:03 AM
  
Hechos
Espero no haberle ofendido ni molestado en alguna cosa, D. Eleuterio.

Si así hubiera ocurrido hágamelo saber cuanto antes para poder repararlo.

Gracias.


EFG

Ofendido para nada, faltaría más. Muchas gracias por sus atentos comentarios es lo que doy.
22/09/19 11:12 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.