Camino a Nochebuena y Navidad – Cuarto paso: Dios quiere que...

Resultado de imagen de Adviento 2018

 

Cuarto paso: Dios quiere que…

 

Casi a punto de terminar la primera semana de este gozoso   y nuevo Adviento; antes, justo, de que María, aquella joven de Nazaret que diría sí al Ángel enviado por Dios, nos recuerde que nació Inmaculada porque su Padre del Cielo sólo podía querer eso para su Madre; justo antes de que lo misterioso se adueñe de nuestro corazón y nos haga decir “Amén”, así sea y, en fin, justo antes de que el Hijo de Dios nos prevenga, en el primer domingo de Adviento, de qué será lo que pasará cuando vuelva el Hijo del hombre… es, decimos, justamente ahora, cuando nos preguntamos qué es lo que puede querer Dios de sus hijos. 

En primer lugar: quiere lo mejor para nosotros. De eso no puede caber duda alguna porque, a lo largo de los siglos lo ha ido demostrando desde que Abrahán comenzara su camino por el desierto y desde que Moisés guiara a su pueblo elegido. En fin que, no ha habido momento alguno de la historia de la salvación que no se pueda demostrar que Dios ha estado ahí. 

Ahora, sin embargo, es un tiempo especial. Litúrgicamente se destaca por la espera del Hijo de Dios. Pero es que, por eso mismo, nuestro Creador, Padre Nuestro como decimos tantas veces en la oración que nos enseñó el Maestro, ha de querer algo de nosotros. Vamos, que ahora también exige ciertos qués y ciertos cómos (si se puede decir así) 

En segundo lugar, quiere de nosotros la esperanza. 

La esperanza, en cuanto a que puede sostener una existencia humana, se renueva cuando sabe que, de nuevo, el Cristo ha de venir al mundo y, por tanto, nuestros quehaceres ordinarios pueden volver a tener el sentido que tiene que ver con la misión que debemos cumplir en nuestra vida y que ha de tener relación directa con nuestra fe y, por tanto, nuestra confianza puesta en Quien todo lo ha creado y mantiene y, claro está, en el Hijo que engendró y no creó. 

La esperanza, pues, es una virtud que nos viene la mar de bien para no caer en la fosa de la que tanto habla el salmista. Y es que con la misma no nos dejamos dominar por la pesadumbre (como Dios es nuestro Señor ¿qué, a quién, podemos temer?) sino, al contrario, es un destino claro, bien definido (nuestra salvación y, en suma, la vida eterna) que nos auxilia y nos da la mano para acompañarnos por este, tan especial, camino que nos lleva hasta uno santo destino. 

También podemos decir que Dios ansía de sus hijos que, mientras esperan no se queden quietos sino que, al contrario, caminen. Que no se trate de una espera vacía de contenido sino que se nutra de la fe que supone amarlo y tener a su Hijo como hermano y, claro, como Dios mismo. 

Dios ha de querer de nosotros, fieles que formamos parte de la Esposa de Cristo, llamada desde muy pronto Iglesia católica que mostremos que la Luz va a venir y que no hagamos como tantas veces hacemos al esconderla debajo del celemín de lo políticamente correcto y del respeto humano. No. Nosotros sabemos a Quien esperamos y lo hacemos patente con una vida alegre, sencilla y humilde pero repleta de un corazón de carne, que perdona, que sabe que el de su hermano Cristo será pequeño cuando nazca pero será el de Dios. 

No podemos negar que el Todopoderoso ha de querer que nos sometamos, dulcemente, a su santísima Voluntad. Y la misma, en este tiempo de Adviento, no ha de ser otra que la de mantenernos alejados de las tentaciones del Maligno que, sí, quiere estropear este gozoso momento de espera introduciendo en nuestra vida distorsiones que hagan daño a nuestro corazón y, si es posible, hacernos pensar que, al fin y al cabo, es “otra Nochebuena y otra Navidad” más cuando bien sabemos (debemos saber) que no es así sino que cada una de tales noches suponen un empezar de nuevo y una posibilidad más que cierta de poder ser buenos hijos que tienen un tal Padre. 

Dios quiere de nosotros, podemos decir, aquello que nuestro bien requiere para nuestro corazón. Y eso sólo puede pasar por creer, confiar y, en fin, mirar al Cielo sabiéndolo nuestro destino. Y que todo eso empezó, y empieza, en una noche que, por ser eterna, es Buena y un día en el que la Natividad se hace Niño.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica 

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

……………………….

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Caminar sabiendo que Quien viene es el Hijo de Dios da alas a nuestro corazón, para que camine, sabiendo lo que supone la Venida.

…………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.