Serie “Un selfie con la Virgen María - 5 - Un futuro Buen Pastor que quiere chupar cámara

 

 Un selfie con la Virgen María                         Un selfie con la Virgen María

 

 No podemos negar que muchas veces nos sorprenden los inventos que el hombre, con la ayuda inestimable de los dones de Dios, es capaz de llevar a cabo. Por eso estamos donde estamos en este siglo XXI y no nos hemos quedado quietos en aquellos primeros momentos de nuestra creación. Podemos decir, y no nos equivocaremos, que el Padre nos dio un corazón, además de limpio (aunque luego pasó lo que pasó) muy proclive a hacer rendir las neuronas. 

Haciendo de esto algo de humor negro, hasta el pobre Caín hizo algo impensable con una quijada de animal. Le dio uno uso que, con toda seguridad, no era el que tenía destinado a tener. Y es que el hombre, hasta en esto, es capaz de hacer algo nuevo con lo viejo. 

Esto, de todas formas, lo dejamos escondido (esto sí), bien escondido, debajo de algún celemín para que se vea lo mínimo posible y no dar malas ideas a nadie… 

En fin. El caso es que, como decimos, somos capaces de inventar lo inimaginable. Hasta hay quien dice que algunos tratan de descubrir la inmortalidad. Y es que esto ha sido, desde que el hombre es hombre, el sueño inalcanzable de todo aquel que no sabe dónde tiene su límite y, sobre todo, el de quien ignora, al parecer, que el único que es eterno de toda eternidad es Dios quien, no por casualidad, nos ha creado a cada uno de nosotros con el concurso de nuestros asustados padres terrenos. 

De todas formas, todo lo que, al ser inventado, sirva para el bien de la humanidad ha de tener en refrendo, la aprobación, de todo aquel que se sabe hijo de Dios y quiere, como es lógico, que las cosas vayan mejor si es que eso supone que vayan por el camino trazado por Dios para su descendencia humana. Y es que hay quien, inventando, no hace más que equivocar parte de la senda y se sale de ella con algún que otro mal pretexto de egoísmo personal. Pero a tales personas no va dirigido esto, aunque, bien pensado, a lo mejor podrían cambiar el rumbo y volverse a situar en el camino de ladrillos como si se tratase del mítico Mago de Oz sabiendo, eso sí, que su destino es mucho mejor que la de aquel grupo escaso de amigos bien extraños. 

Cuando en la famosa zarzuela se dice aquella famosa frase de “es que las ciencias avanzan que es una barbaridad” no nos sorprende nada que quisiesen referirse a inventos puramente humanos. Y es que aquellos, en aquellos antiguos tiempos, aún tenían mucho que conocer y cada apertura del conocimiento era como abrir una ventana hacia un futuro que, cada día, se presentaba más sorprendente. Sin embargo, nosotros no nos referimos a eso sino a otro tipo de inventos que tienen todo de espiritual aunque pudiera parecer que no hacemos, sino, uso de algo que está echando su cuarto a espadas en cuanto acercamiento entre personas o, simplemente, acontecimientos en los que queremos estar presentes de una forma tan directa que pareciera que no queremos perdernos ninguno de ellos. 

Nos referimos, claro está, a la utilización de la técnica fotográfica para dejar constancia de nosotros mismos en tal o cual situación. Y sí, nos referimos al palabro inglés que, de uno mismo, un en sí mismo, hace una realidad presente: el selfie. 

Alguien puede decir que estamos algo equivocados porque ¿qué tiene que ver con la fe cristiana, aquí católica, esto de tal tipo de imágenes? 

Sin embargo, no queriendo contrariar tal pensamiento, podemos decir que podemos hacer uso de tal avance de la técnica para hacernos, eso, un selfie, pero con alguien muy especial para nosotros. Y es que si hay alguien que no esté de acuerdo en hacerse uno con la Madre de Dios, digamos, en directo, que levante la mano y lo diga. Y no decimos que tire la primera piedra porque siempre puede haber quien tenga afición a echar, sobre los demás, sus culpas propias… 

Todo lo dicho hasta ahora, ahí arriba, es para animarnos a usar tal técnica pero aplicándola a una hipotética sesión fotográfica que, de improviso, nos pudiera surgir. Y no queremos referirnos a ningún tipo de aparición de la Virgen María (la Madre sabe qué hacer a tal respecto) sino a una imaginaria situación que se nos pudiese presentar sin nosotros haberlo esperado. 

De todas formas, no podemos negar que nuestra Madre del Cielo estaría más que dispuesta a tal tipo de situación pues ¿qué mejor para Ella que siempre nos quiere cerca que tenernos a tan escasa distancia del alma? 

Por cierto, si un selfie, ordinariamente, se hace, digamos, de improviso, casi sin pensarlo (como decimos arriba), aquí vamos a hacer uno que, en esto, es totalmente innovador: vamos a pensar más que bien qué supone el mismo, cómo nos presentamos nosotros ante la cámara del alma y cómo, por fin, se presenta la Virgen María con su Niño en brazos. Y es que en esto, también Ella nos permite hacer cosas distintas…

5  - Un futuro Buen Pastor que quiere chupar cámara

  

Sabemos que no en todas las advocaciones de la Virgen María aparece su hijo con ella. Es decir, que no siempre el niño Jesús está, físicamente, con su Madre. Sin embargo, en esta ocasión, pareciera que no quiere dejar pasar la oportunidad de que se le vea en el selfie. 

A tal respecto, casi podemos escuchar esto:

 

-María: Jesús, quédate ahí, detrás. No ves que este hijo quiere estar muy cerca de mí.

 

-Jesús: Pero mamá, yo siempre salgo contigo…

 

Y María, casi como, pero, al contrario, sucedió en las Bodas de Caná, acaba aceptando que Jesús aparezca en esta imagen que tanto estamos buscando

Sin embargo, ¿por qué nuestro hermano Jesucristo quiere estar junto a nosotros en este selfie? Es seguro que no es por capricho sino porque, de verdad, es lo que quiere porque… nos ama más que mucho incluso, ya, desde aquella tierna infancia en la que suele aparecer junto a su Madre del Cielo y, de aquí, la Tierra.

 

Jesús, aún siendo de corta edad, como decimos, sabe que es alguien importante para la historia de sus hermanos los hombres. Eso, siempre lo ha sabido. Por eso quiere ser mucho para nosotros. 

 

  • Quiere ser, por ejemplo, nuestro amigo.

 

  • Pero también quiere ser nuestro compañero.

 

  • Y camino. Jesús también quiere ser nuestro camino.

 

  • Verdad, Jesús quiere ser nuestra verdad.

 

  • No podemos olvidar que el Hijo de Dios quiere ser nuestra vida.

 

  • Y nuestra resurrección Jesús quiere ser.

 

  • Quiere ser Jesús alegría, nuestra alegría.

 

  • Y también quiere ser Amor, así, con mayúscula.

 

  • Roca. El Hijo de María quiere ser Roca sobre la que construir una vida espiritual segura y bien cierta.

 

  • Jesús quiere ser perdón.

 

  • Pero es que, además, Jesús quiere hacernos nuevas criaturas.

 

  • Quiere, también, el Hijo de María, que heredemos el Reino de los Cielos.

 

  • No podemos olvidar que Jesucristo quiere que seamos un reino de reyes y sacerdotes.

 

  • Jesucristo quiere que heredemos un cielo nuevo y una tierra nueva.

 

  • Jesús quiere ofrecernos, para que la aceptemos, la paz con Dios, Padre Nuestro y Todopoderoso Creador.

 

  • Jesús nos ofrece una vida abundante en espíritu.

 

  • Quiere Jesucristo que invirtamos en lo que no pierde valor por no ser mundano.

 

  • Jesucristo quiere liberarnos del miedo a la muerte.

 

  • Jesús nos libera de las esclavitudes que el mundo nos propone.

 

  • La caridad como forma de vida es lo que quiere Jesucristo para nosotros: dar gratis lo que hemos recibido gratis.

 

  • Quiere el hijo de María que sepamos lo que, verdaderamente, nos conviene como hijos de Dios que somos.

 

  • Jesucristo se nos ofrece como Agua Viva que salta hasta la vida que no termina nunca, nunca, nunca.

 

  • Para nosotros quiere Jesucristo la vida eterna llena de abundancia y felicidad.
  •  

Vemos que el Hijo de Dios quiere, para nosotros, no lo mejor sino lo mucho mejor de lo mejor. Por eso insiste tanto en estar con nosotros en este selfie y, con María, su Madre y la nuestra, darnos todo lo que Dios le ha dado a sí mismo. 

El caso es que todo esto, todo lo que apenas aportamos aquí como expresión del corazón de Jesucristo acerca de sus hermanos, se resume en sola palabra que muy bien entendió y practicó, entiende y practica Aquel que fue enviado al mundo para que el mundo se salvase: amor, el amor o, mejor, Amor, así escrito, con mayúscula. 

Jesús, el niño tierno que insiste a María en aparecer con nosotros en el selfie, no es un niño cualquiera. Como persona lo es pero nosotros sabemos que no es, del todo, así. Es cierto que jugamos con la ventaja del tiempo transcurrido desde que naciera pero eso no impide que estemos en la seguridad de que sabía Aquel Niño que tenía una importante misión que cumplir en su vida. Por eso luego diría que debía estar en las cosas de su Padre… 

Pero, seguramente, Jesús también espera algo de nosotros. Y por eso quiere una cercanía grande en este selfie. Así, por ejemplo,

 

  • Quiere que le demos nuestra ternura.

 

  • Quiere que brille nuestro corazón.

 

  • Quiere que escuchemos en la oración a su Padre Dios.

 

  • Quiere que lo aceptemos en nuestro corazón.

 

  • Quiere que nos acerquemos a Él en la oración.

 

  • Quiere que descansemos en Él.

 

  • Quiere que, como Él lo fue del suyo, seamos la alegría de nuestro hogar.

 

  • Quiere que hagamos efectivo nuestro ocultamiento cuando le sirvamos; que no presumamos de eso porque Él ya ve en lo secreto de nuestro corazón.

 

  • Quiere que le entreguemos nuestro esfuerzo apostólico, que seamos mensajeros de su presencia en el mundo que tanto lo necesita y tantas veces ni lo sabe ni quiere saberlo.

 

  • Quiere que seamos caritativos.

 

  • Quiere que confiemos en Él y no en el mundo.

 

  • Quiere que busquemos almas para Él.

 

  • Quiere que, quien nos encuentre, aprecie que Dios le ama como nos ama a nosotros.

 

  • Quiere que seamos pacientes en nuestras adversidades.

 

  • Quiere que lo arrullemos en nuestros brazos como hizo su Madre María.

 

Nosotros, por nuestra parte, que amamos al Niño que no quiere darnos de lado en el selfie que nos vamos a hacer con su Madre Maríale oramos porque lo queremos siempre a nuestro lado… así, tan pequeño y accesible y le dedicamos las siguientes oraciones:

 

Oración al Niño Jesús para verse libre de peligros.

Señor Dios, rey Omnipotente: en tus manos están puestas todas las cosas. Si quieres salvar a tu pueblo nadie puede resistir a tu voluntad. Tú hiciste el cielo y la Tierra y todo cuanto en ellos se contiene. Tú eres el dueño de todas las cosas. ¿Quién podrá pues resistir a tu Majestad? Señor Dios de nuestros padres: ten misericordia de tu pueblo porque los enemigos del alma quieren perdernos y las dificultades que se nos presentan son muy grandes, tú has dicho: “Pedid y se os dará. El que pide recibe. Pero pedid con fe". Escucha pues nuestras oraciones. Perdona nuestras culpas. Aleja de nosotros los castigos que merecemos y haz que nuestro llanto se convierta en alegría, para que viviendo alabemos tu Santo Nombre y continuemos alabándolo eternamente en el cielo. Amén.

Súplica para tiempos difíciles

Divino Niño Jesús:

Tengo mil dificultades: ayúdame.

De los enemigos del alma: sálvame.

En mis desaciertos: ilumíname.

En mis dudas y penas: confórtame.

En mis soledades: acompáñame.

En mis enfermedades: fortaléceme.

Cuando me desprecien: anímame.

En las tentaciones: defiéndeme.

En las horas difíciles: consuélame.

Con tu corazón paternal: ámame.

Con tu inmenso poder: protégeme.

Y en tus brazos al expirar: recíbeme. Amén.

 

Plegaria para obtener serenidad

Niño Jesús: Tú eres el Rey de la Paz, ayúdame a aceptar sin amarguras las cosas que no puedo cambiar.

 

Tú eres la fortaleza del cristiano; dame valor para transformar aquello que en mí debe mejorar.

 

Tú eres la sabiduría eterna; enséñame en cada instante cómo debo obrar para agradar más a Dios y hacer mayor bien a las demás personas. Te lo suplico, por los méritos de tu infancia a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

Un minuto con el Niño Jesús

Bendíceme, Niño Jesús y ruego por mí sin cesar.

Aleja de mi hoy y siempre el pecado.

Si tropiezo, tiende tu mano hacia mí.

Si cien veces caigo, cien veces levántame.

Si yo te olvido, tú no te olvides de mí.

Si me dejas Niño, ¿Qué será de mí?

En los peligros del mundo asísteme.

Quiero vivir y morir bajo tu manto.

Quiero que mi vida te haga sonreír.

Mírame con compasión, no me dejes Jesús mío.

Y, al fin, sal a recibirme y llévame junto a ti.

Tu bendición me acompañe hoy y siempre. Amén. Aleluya. (Gloria al Padre).

 

Novena de los tres padrenuestros

Oh Jesús: a tu corazón de Amigo yo vengo a confiar (nombre de persona o necesidad).

Me entrego a tu poder…

Confío en tu sabiduría…

Me abandono a tu misericordia…

 

Hijo de Dios, Tú bien puedes socorrerme… Padrenuestro…

Redentor mío: Tú sabes cuánto lo necesito… Padrenuestro…

Descanso en la ternura de tu amor…

Padrenuestro…

 

Oh Jesús: tu Redención todo lo merece.

Tu mediación todo lo alcanza.

Tu amor de Padre, todo lo compadece.

Divino Niño Jesús, en ti confío (cinco veces).

 

Oh Jesús. Tú dijiste: “Si quieres agradarme confía en mí: si quieres agradarme más, confía más.

Si quieres agradarme inmensamente,

confía inmensamente en mí.

Te pido que aumentes mi confianza.

Yo quiero confiar inmensamente en Ti.

En Ti Señor espero. Y no dejaré de amarte eternamente.

 

Divino Niño Jesús: Líbranos de todo mal. Amén.

 

No nos extraña, para nada, que la Virgen María acepte a corazón abierto que Jesús aparezca, con nosotros y Ella, en el selfie.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Seguro que la Virgen María accede a hacerse con nosotros el selfie. Y es que es Madre, no lo podemos negar, muy consentidora con sus hijos.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.