InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Defender la fe

1.01.20

Santa María, Madre de Dios... y nuestra

Resultado de imagen de Virgen María

 

Es cierto que hoy no naces,

ni vienes al mundo

ni recordamos tu Asunción

ni que Inmaculada eres.

 

Es cierto que tampoco

has visitado a Isabel,

prima y madre de Juan

ni por tu boca el Magnificat

has orado.

 

Hoy, sin embargo,

y porque Dios lo quiso,

pudo y lo hizo,

te traemos al presente

porque empezamos un año

y nada hay mejor

que amar a quien nos ha amado.

 

Hoy es día solemne

y así lo dice el Calendario

con el que nosotros católicos

caminamos a diario.

 

Solemne es porque recordamos

a María, aquella joven judía

que por esclava se había entregado

y dióse a Dios como Madre que porfía

por haber sido así elegida.

 

María, Madre de Dios…

es expresión tan perfecta

que nada puede haber mejor

que en el corazón ponerla.

 

María, Madre de Dios…

es exactitud tan cierta

que decir cosa distinta

sería mentir a boca abierta.

 

María, Madre de Dios…

y nuestra,

desde que Cristo, Su Hijo,

miró a Juan y se la dio por maestra.

 

María, Madre de Dios,

Madre de todos los hijos del Padre,

de los que quieren que sea

y saben que Cristo, hermano,

la amó sobremanera.

 

María, hoy celebramos

que lo viejo ha pasado,

Virgen e Inmaculada,

portentos que Dios

tuvo a bien entregarlos.

 

María, Madre de Dios y Madre nuestra,

gracias, por eso te damos:

por haber querido ser cumbre

del Enamorado,

por soñar con un mundo incendiado

por el fuego que purifica

y querernos, a todos, cerca,

en el Cielo esperando.

 

María, Madre de Dios y Madre nuestra,

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

María es Madre y María es nuestra Madre.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

27.12.19

Reírse a costa de una matanza de inocentes…

Resultado de imagen de SAntos Inocentes

No puede negar, el que esto escribe, que todo esto, año tras año y década tras década, le produce verdadero asco y no puede, ¡qué menos!, que criticar lo más fuerte que pueda tal situación.

¿Se imaginan ustedes que se celebrara, a risa amplia, el holocausto nazi o las matanzas comunistas que en el mundo han habido?

Sí, queremos decir que, por ejemplo, el 27 de septiembre (por poner una fecha) se pudiesen hacer bromas y reírse a costa de la muerte de muchas personas a manos de asesinos protegidos por el Estado. En fin…

A nadie se le ocurriría hacer eso porque sería de un gusto pésimo y, además, estaría más que alejada, tal celebración, de una mente sana y de un raciocinio medianamente presentable.

Sin embargo, da la impresión de según qué muertes y según qué las han causado no importan nada y, es más, año tras año, como decimos arriba, está bien y muy bien visto, hacer mofa de tal acontecimiento.

Leer más... »

24.12.19

Una noche con fruto bueno

Ver imagen en Twitter

Digamos que la cosa no pintaba nada bien. Y es que, por mucha apariencia de mujer embarazada que tuviera la joven María, esposa de José, el carpintero de Nazaret, no había sitio alguno donde cobijarse en aquella noche (tradicionalmente reconocida como la previa al nacimiento del Hijo de Dios) de diciembre.

El caso es que el censo que había ordenado hacer el invasor romano traía a todos de cabeza. Y, de no haber sido así, a lo mejor el Mesías podría haber nacido en Nazaret aunque, por decirlo todo, las Sagradas Escrituras del pueblo judío decían que el Enviado de Dios habría de nacer, precisamente, en Belén.

Podemos ver, por tanto, que el Plan de Dios no iba a tergiversarse ni alterarse por mucho que el Emperador hubiera querido hacer aquel listado de sometidos suyos con intenciones, seguramente, recaudatorias de impuestos u otras cosas por el estilo… Y, por tanto, su Hijo iba a nacer en el lugar donde se había dejado escrito que iba a nacer.

Se suele hacer ver que aquella noche hacía frío. En realidad, no sabemos si lo hacía y, menos aún, si nevaba o no caía el agua en tal forma transformada. El caso es que la Tradición nos dice cosas que, aunque no estén recogidas, así dichas, en las Sagradas Escrituras que luego se escribirían (llamadas Nuevo Testamento), las tenemos por buenas porque, para eso fueron vividas por los testigos de aquello. Y nos fiamos de ellas o, por decirlo mejor confiamos en ellas, tenemos tal fe.

Pues bien. El pobre José no había encontrado ningún lugar donde poder descansar aunque, bien podemos imaginar, que lo que quería nuestro fiel amigo es que descansara María porque estaba en un estado, sí, de buena esperanza divina pero, al parecer, de poca humana…

Todo, sin embargo, no estaba perdido. Y no podía estarlo porque era Dios quien proveía. Y, al fin, encontraron un sitio, pobre sí, humilde también, pero válido para, al menos, poder pasar aquella noche que, a lo grande, fue llamada Noche Buena porque fue, en efecto, expresión de la Bondad de Dios que quiso que su criatura humana se salvara y que la salvación fuera para siempre, siempre, siempre.

Leer más... »

1.11.19

Santos, todos los que son

Resultado de imagen de Todos los santos

Cada año, cuando llega la fecha del 1 de noviembre, vienen, a nuestra memoria, la vida y hechos de aquellas personas que, por su comportamiento y cumplimiento de la Palabra de Dios son un ejemplo para el resto de los católicos. 

Es cierto que, a lo largo del año celebramos a muchos santos, pero la Iglesia entiende que es importante dedicarles un día para que, al menos, tales 24 horas, sirvan para tener una conciencia, en conjunto, de aquellas personas que son, además, muy amadas por Dios aunque no estén propuestas por la Iglesia como ejemplos de vida cristiana porque, simplemente, eso resulta de todo punto imposible. 

De aquí que San Juan Pablo II, en la Homilía que sobre esta festividad de Todos los Santos del año 1997, dijera que 

“Durante todo el año celebramos la fiesta de muchos santos famosos. Pero la Iglesia ha querido recordar que en el cielo hay innumerables santos que no cabrían en el calendario”.

 

Sin embargo, no deberíamos creer que la fecha del 1 de noviembre es, exclusivamente, para que no olvidemos a los Santos sino que va mucho más allá porque va dirigida, tal fecha, a recordarnos la vocación a la santidad que cada persona creyente tiene. 

Leer más... »

24.10.19

Equivocarse de redil es grave, señores obispos

 

Resultado de imagen de valle de los caídos

 

Es más que conocida la imagen de Jesucristo como Buen Pastor. Y es que, claro, es Bueno pero también es Pastor que lleva a sus ovejas a comer buenos pastos espirituales y, luego, las devuelve al redil de donde no deben escaparse para no acabar perdidas por los montes del mundo.

Esto, nosotros, los católicos, lo tenemos como parte muy importante de nuestra fe. Es decir, sabemos que es básico considerar a nuestro hermano Jesucristo como el Pastor que nos conduce por buenos caminos y no permite (si no queremos, claro está) que nos perdamos.

Es cierto, de todas maneras, que si nos perdemos sale a buscarnos y se alegra mucho por un pecador que se ha convertido. Pero aquí no hablamos de eso sino de otra cosa.

A sabiendas de que todo el mundo conoce el tema que está acaeciendo en el Valle de los Caídos con el cuerpo allí enterrado del Generalísimo Francisco Franco Bahamonde, nos hemos llevado una sorpresa con esto que ha pasado.

Bueno, en realidad, no ha habido sorpresa alguna porque sabemos de qué pie cojea más de uno…

El caso es que nosotros, los católicos, esperamos de nuestros pastores (llamamos así, por ejemplo, a los Obispos aunque también puede hacerse eso con los sacerdotes que no lo son) que sean buenos pastores y que lleven a sus ovejas, nosotros, a pastar en buenos pastos. Es decir, que no nos den de comer malas hierbas espirituales o no nos dejen que nos cause daño en el corazón la ingesta de agua pútrida. Y en esas estamos, al parecer.

Leer más... »