InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Defender la fe

18.04.19

Semana Santa: Salvados a cambio de Su Sangre

 Resultado de imagen de viernes santo

 

Sangre y Luz. Así, dicho, son dos palabras que, a lo mejor, poco tienen que ver. Sin embargo, si las miramos desde el punto de vista de la historia de la salvación, es posible que encontremos más de una relación. 

Digamos para empezar que eso, la historia que llamamos de la salvación lo es, primero, y tiene, un sentido histórico porque se ha desarrollado a lo largo del devenir de la humanidad; y es de salvación porque ha tenido, como fin, que el ser creado por Dios a su imagen y semejanza se salve. Y si necesitaba salvación era, claro, porque estaba perdido, porque se había salido del camino que el Todopoderoso le había trazado para encontrarse con Él en el Cielo y había estado paciendo, cual oveja díscola, en cualquier otro campo donde la hierba no proporcionaba vida eterna sino, como mucho, un sustento mundano y temporal. 

Pero el Plan, así con mayúscula porque es Dios quien lo estableció, debía cumplirse y se iba a cumplir muy a pesar de ciertos comportamientos humanos. Bueno, a lo mejor, por eso mismo… 

Leer más... »

17.04.19

Semana Santa: con los pies lavados

 Resultado de imagen de lavatorio de los pies

 

¿Qué hacemos con la salvación?

 

Esta pregunta, demasiadas veces, no tiene fácil respuesta; a veces, para según qué espíritus, ninguna. De todas formas, vayamos por partes. 

Seguramente no hace falta decir que hoy, además de ser Jueves Santo y, por tanto, podríamos decir en lenguaje moderno, Día Internacional del Amor Fraterno, es el día en el que el Hijo de Dios hizo mucho por sus hermanos los hombres y, en general, por el hombre, creación de Dios hecha a su imagen y semejanza

Cuando decimos esto último, lo de la “imagen y semejanza”, hay quien cree que eso supone que, como nosotros, los seres humanos, somos como somos, digamos, físicamente, que Dios ha de ser así porque si somos hechos a su imagen y semejanza y así somos… En fin, que así solemos pensar nosotros. 

Sin embargo, es más acertado creer que somos imagen y semejanza de Dios no físicamente sino espiritualmente. Y es que como el Creador es espíritu (misterio que ahora ni entendemos ni entenderemos hasta que podamos preguntárselo a Él directamente en el Cielo y se nos expliquen bien las cosas) nosotros somos, sí, imagen y semejanza suya, pero a un nivel no físico sino, más bien, espiritual. Y, entonces, entra en juego, lo que muchas veces no queremos que entre en juego: la Bondad, el Amor, la Misericordia, el Perdón, etc., etc., etc. 

Leer más... »

14.04.19

Semana Santa: Pasión y salvación

Resultado de imagen de Domingo de ramos  Imagen relacionada

Ayer mismo vivimos, y revivimos, un momento más que importante en la historia de la salvación del ser humano creyente en Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra y de todo lo visible e invisible. Y es que ayer domingo lo fue de Ramos, llamado así por aquellos que tendieron, a su paso hacia la Ciudad Santa, los que también creían en Dios. 

Esto lo decimos porque, como ponemos en el título de este artículo, esta Semana, llamada Santa porque lo es, lo es de Pasión pero también es de salvación. Es más, lo primero tiene como fin lo segundo. 

Sabemos que resulta muy difícil sostener una cosa y la otra sin que nos dé un vuelco el corazón. Y es que, así como Dios envío a su Único Hijo engendrado y no creado al mundo, estamos más que seguros de que lo hizo en bien de la humanidad que había creado, nada más y nada menos, que a su imagen y semejanza. 

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que lo que conocemos de aquellos días, aquella semana de siete días completos que van desde aquella entrada hasta la Resurrección de Nuestro Señor, es no terrible sino, como se suele decir, lo siguiente. Y con eso queremos decir que, en este caso, se supera toda aberración que pudiera ser imaginada y todo maltrato que una mente enferma pudiera crear. 

Leer más... »

7.03.19

¿El feminismo radical en el poder?

 Imagen relacionada

 

Resulta curioso, pero cuando uno va a guardar el título de este artículo en la memoria, por ejemplo, del ordenador, no le deja, el sistema, ponerle los signos de interrogación. Y resulta curioso porque de algo que se quiere preguntar resulta una afirmación. Así, pasamos de querer saber si el feminismo radical tiene el poder a afirmar, que sí, que lo tiene. 

En realidad, esto deber una, digamos, manifestación del subconsciente que acaba diciendo lo que, en verdad se cree aunque, para eso, colabore una máquina… 

Esto dicho arriba no es una ocurrencia y, ni siquiera, una broma es.  Y es que, en verdad, pareciera que el feminismo más radical tiene el poder cogido por donde se puede coger el poder: por lo políticamente correcto y por la cobardía de muchos y la conveniencia de otros muchos… 

Al parecer, el ser humano de sexo masculino (nada de género, que es una manipulación propia de la ignorancia con intenciones torcidas, antinaturales y malsanas. Y aplíquese esto todo aquel que eso crea, sea quien sea quien lo crea…) ni vale nada ni nada puede esperar de un mundo donde, al parecer, la mujer (cierto tipo de mujer, digamos, roja) cree que ha llegado su momento de no sabemos qué. 

El caso es que últimamente parece que cierto feminismo se ha subido a la parra y ha dado, desde ella, todos los mandobles que se  le han dejado dar. Y, curiosamente, todos van destinados a lo mismo como si se tratase de una obsesión enfermiza (y, esto, que lo sea, a lo mejor, las disculpa…): el hombre es el enemigo número uno de la mujer. O eso quieren dar a entender. 

Al parecer, el hombre sólo ha hecho daño a la mujer a lo largo de la historia: se ha servido de ella,

la ha manipulado,

la ha aislado del mundo para que no saliera al mismo y demostrara de lo que es capaz,

la ha insultado,

la ha vejado (dicen que todas las mujeres han sufrido, alguna vez, machismo, lo cual es, en sí mismo, una exageración y una generalización propia de mentes estrechas) y, en  fin, que no hay hombre al que no se le pueda zaherir por el mero y simple hecho de serlo. 

Leer más... »

16.01.19

Ahora resulta que esto no ofende. ¡Cosas veredes, Sancho!

Vayamos al grano, sin perder tiempo alguno porque respeto puede haber por las resoluciones judiciales pero no creemos que sea delito no estar de acuerdo con ellas cuando no se está de acuerdo con ellas.

 

Esto dice el artículo del Código Penal español:

 

“1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesen o practiquen.

 

2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.”

 

Por otra parte, la palabra “escarnio” quiere decir:

 

“Burla cruel cuya finalidad es humillar o despreciar a alguien.“

 

Sinónimos suyos son: “afrenta, agravio, burla, mofa, humillación, ofensa, insulto, injuria, vejación, menosprecio.”

 

Y, ya, para terminar, “afrenta” quiere decir:

 

“Hecho o insulto que ofende gravemente a una persona por atentar contra su dignidad, su honor, su credibilidad, etc.”

 

Ahora, miren ustedes esta imagen:

 

Por su parte, al parecer el magistrado que se ha acabado ocupando del caso (después de recursos y demás), ha escrito esto:

“No basta con que se ofendan los sentimientos religiosos de otros, sino que se requiere que esa conducta haga escarnio público de los dogmas, creencias, ritos o ceremonias de una confesión religiosa, y se tiene que hacer con inequívoca e expresa intención de ofender esos sentimientos religiosos". 

Y es que dice el citado magistrado que: “eso no sucedió". 

Leer más... »