Inesperados apuntes – Las cosas sencillas; la sencillez de las cosas

Las semillas de arce, inspiración para el diseño de un dron de dos alas |  Compañías | Cinco Días

En realidad, son cosas que pueden pasar un día cualquiera. Momentos son que pueden originar una reflexión o algo así como un pensamiento que se alarga más o menos según sean las circunstancias y el pasar y ser de las mismas.

En realidad no se trata, esto, sino de unos inesperados apuntes.

 

Las cosas sencillas; la sencillez de las cosas

No sé si se habrán dado cuenta ustedes pero en demasiadas ocasiones las cosas las hacemos difíciles cuando, a lo mejor, no lo son. 

Seguramente se deba a las circunstancias de la vida por las que pasamos porque las mismas nos hacen ver lo que nos acaece con turbia mente o, en fin, con niebla que no nos deja ver, no ha el bosque sino lo que en realidad son. 

También es verdad que a todos nos gusta, o gustaría, que las cosas fueran sencillas de comprender y de llevar a cabo. Y, aún siendo cierto que eso no siempre pasa… la verdad es que es una buena forma de empezar el camino creyendo que sí, que las cosas son sencillas o, de todas formas, nosotros debemos hacerlas sencillas pues es, además, lo que nos conviene como seres humanos. 

Las cosas han de ser sencillas, sí, pero ¿Entonces como afronta usted un problema que lo sea; vamos, que no es nada sencillo?

El espíritu ante tal problema no puede dejar de ser, también, sencillo. Y es que añadir al mismo la dificultad que nosotros solemos poner a lo que nos pasa no puede ser nada bueno sino que no nos conviene nada de nada. Ante nada, debemos mantener una actitud espiritual positiva. 

¡No!, no hablamos aquí del buenismo que tanto daño está haciendo a la sociedad actual. No se trata de eso. Se trata de algo más sencillo y que tiene que ver con Dios. 

- ¿Con Dios, también usted pone a Dios por testigo de sus cosas? 

No se trata de poner a Dios por testigoEn primer lugar, porque Él todo lo ve y no hace falta que sea testigo a propósito de nuestra voluntad. Y, en segundo lugar, porque no mira para otro lado aunque muchos crean que sí, que mira para otro lado, por según sus propios problemas que no son tan sencillos. 

Seguramente las cosas son más sencillas de lo que solemos creer. Y debería bastarnos para comprender eso que son según, sí, el color del cristal con el que las miremos: si es claro… mejor que mejor pero si está, digamos, ahumado… entonces, la cosa no va a pintar nada bien porque nosotros mismos hemos enturbiado una sencillez que debe ser buscada con ahínco porque nos va mucho en ello. 

En realidad, la sencillez de las cosas no está, como suele pensarse, en las cosas mismas pues ellas nada pueden aportar acerca de su naturaleza porque son trasunto de nuestras circunstancias y nuestro corazón. Y ahí reside el meollo de todo esto aunque muchas veces no seamos capaces de verlo: las cosas son tan sencillas como nosotros queramos verlas. Y sí, hay muchas y más veces que nos empeñamos en no hacerlas sencillas sino complicarlas más y más. 

En esto, al que esto escribe, le viene muy bien una frase que utiliza un periodista de apellido Herrero y de nombre Luis: “hay que amar lo inevitable”. Utilicen la misma a menudo y verán que sencillas son las cosas. 

Y aquí les dejo, hasta otro apunte.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………


Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Es inesperado todo lo que por inspiración nos llega. 

1 comentario

  
providence
blogger

Ante nada, debemos mantener una actitud espiritual positiva.

***

Hablando de una actitud positiva:

Le recomiendo estos audios de la educacion en la virtud del optimismo

https://radiomaria.es/podcast/sexto-continente-2018-09-11-18/




EFG

Gracias por la recomendación.
12/08/22 7:31 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.