Meditaciones de Cuaresma – Huir del pecado

Resultado de imagen de Cuaresma

 

Seguramente Dios podía haber hecho las cosas de otra manera. Es más, si hubiera querido la historia del ser humano habría sido de otra manera. Pero quiso que fuera así y, a tal respecto, nada podemos (ni queremos) hacer. Su santa Voluntad ha de prevalecer sobre nuestros más que reconocibles egoísmos.

Desde que nuestros primeros padres Adán y Eva quisieron ser como Dios muchas cosas cambiaron para la humanidad que debía venir tras ellos. Queremos decir que, cuando pecaron hicieron mucho daño a la creatura que Dios había sacado de su corazón y había puesto en el Paraíso. Y, como tal, aquel daño iba a ser irreversible aunque, al menos, tendría el hombre el consuelo de, primero ignorar y luego saber, que, cuando Dios quisiera, iba a enviar al Mesías para que muchos comportamientos cambiaran y muchos corazones vinieran a ser de carne.

Pero, para eso, aun faltaba mucho tiempo. Mientras tanto el ser humano debía cargar con un peso nada liviano: el pecado y la muerte.

Sobre el pecado, lo que supuso y supone para el hombre, sus consecuencias son más que conocidas: nos separa de nuestro Creador y nos hace espiritualmente infelices, incapaces de mantener una relación fluida con Quien creyó que sería muy bueno crear un ser que fuera semejanza suya. 

Pero lo peor de todo es que nadie se libra del pecado. Y decimos esto porque por aquel pecado original de Adán y Eva, todo ser humano nace con la huella impresa en su alma de aquel primer olvido de Dios. Nacemos, pues, con el pecado llamado original porque fue el origen de muchas y más desgracias para el hombre. 

Pero es que, además, nacer con el pecado manchando nuestra alma nos lastra para toda la vida. Es decir, para empezar, debemos limpiarlo y, luego, debemos procurar no caer más en otros que ya no serán originales sino, por desgracia, sucesivos. Y es que bien sabemos, constatamos diariamente, que pecados más veces de las que quisiéramos y, ¡Ay!, tantas veces queriendo…

Vemos, por tanto, que no podemos decir que nosotros no pecamos porque, por muy virtuosos que seamos habrá siempre ocasión (buscada o no) para caer en la trampa del Maligno o, simplemente, para proporcionarnos nosotros mismos la misma.

De todas formas, no podemos proceder de forma tal que, sabiendo que somos pecadores, nada hagamos al respecto de nuestro pecado.

El caso es que debemos huir del pecado porque nos es de vital importancia tener el alma limpia. Y sí, es bien cierto que no siempre lo vamos a conseguir pero no ha de querer decir que el intento sea inútil o que no debemos hacer todo lo posible para no caer en según qué acciones u omisiones.

Nos conviene, en efecto, huir del pecado. Y nos conviene porque ya sabemos que la santa Voluntad de Dios no es que, precisamente, que seamos taimados o pecadores sino que, al contrario, seamos santos e irreprochables como bien nos recomienda el Apóstol de los gentiles en Filipenses 2, 15 porque, además (como dice más adelante, en el mismo versículo) así brillaremos “como antorchas en el mundo” en una generación “tortuosa y perversa” pues, al parecer, desde entonces, nada ha cambiado en el mundo y todo sigue, en materia de pecado y alejamiento de Dios, como entonces estaba…

Al respecto de la necesidad de huir del pecado que tiene todo hijo de Dios, escribe San Pablo, en la Segunda Epístola a Timoteo (2, 22) lo siguiente:

“Huye de las pasiones juveniles. Vete al alcance de la justicia, de la fe, de la caridad, de la paz, en unión de los que invocan al Señor con corazón puro.”

En este texto, que es, verdaderamente, oportuno, podemos ver que hay un horizonte mucho mejor que caer en el pecado. Y que el mismo tiene que ver con verdades más que importantes para un discípulo de Cristo.

Con esto queremos decir que tanto la fe, como la caridad o la paz son mucho más convenientes que las huidas hacia adelante (mejor hacia atrás por lo que suponen de recular en la fe) en las que solemos caer.

Debemos, pues, huir del pecado. Y debemos hacer tal cosa porque en tiempo de Cuaresma se nos propone (siempre, claro, pero ahora con más intensidad espiritual) un ejemplo a seguir que es crucial en esto. Y nos referimos a Jesucristo que mantuvo siempre muy alto el sentido de la justicia, que nunca se alejó de la Voluntad de Dios, que manifestó un amor sin límite ni limitación alguna y que, por fin, con sus manos y corazón implantó la paz allí donde estaba.

Nosotros, es bien cierto eso, ni siquiera le llegamos a la suela de la sandalia aquella que Juan el Bautista no podía desatar. Pero, sin embargo, al menos, deberíamos no mirar para otro lado y, en esto y en otras tantas cosas relacionadas con nuestro espíritu, estar lo más acertados posibles y ya sabemos con Quién tiene que ver tal acierto y gozo.

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Tiempo de espera y de esperanza es la Cuaresma.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.