Serie “De Ramos a Resurrección” - El principal mandato de Cristo

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” -  El Principal mandato de Cristo

 

 

“Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor. si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. os he dicho esto,

para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado. este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que

el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. no os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo;

a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre

os lo he dado a conocer”

 

(Jn 15, 9-15).

 

Como iremos viendo, la Última cena es rica en acontecimientos espirituales. En ella Jesús quiso dejar dicho lo que sería muy importante para sus presentes y futuros discípulos. Y entre lo que entonces dijo hay algo que es, por decirlo de alguna manera, la piedra angular sobre la que debía apoyarse todo el edificio espiritual de quien quisiera seguir, definitivamente, al Hijo de Dios: el amor. 

Digamos que el amor, según nos dice este texto del evangelio de san Juan, tiene un sentido descendente pero busca otro que sea ascendente: parte de Dios y, a través de Jesucristo llega a todo aquel que acepta al maestro como Quien es; al respecto del otro sentido, el discípulo de Cristo ama al Hijo y, a través del mismo el amor recíproco vuelve al Padre.

Sobre el amor como Ley

Tenemos por cierto y verdad que el amor es la principal Ley del Reino de Dios. Por eso san Pablo dirá, en un momento determinado acerca de la misma y de la vida eterna, esto:

 

“Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad” (1 Cor 13,1 3).

Que también viene traducido, en otras versiones, de una manera que clarifica mucho lo que decimos:

 

“Ahora subsisten la fe, la esperanza, el amor, éstas tres”.

 

Pero después sólo subsistirá el amor”. El tal “después” sólo puede referirse, en efecto, a un tiempo que será el que suceda tras esta vida o, lo que es lo mismo, la vida eterna citada arriba. Y no deja de tener sentido pues quien se encuentre en el cielo no tendrá necesidad de tener fe porque verá a Dios, no tendrá necesidad de tener esperanza porque nada más puede esperar que ver a Dios. Por tanto, sólo permanecerá, como mandado principal del creador, el del amor, la caridad. El mismo, o la misma, no depende de alguien exterior a nosotros (en quien creemos sin haber visto, como es la fe, y en quien ponemos nuestra esperanza, que es ella propiamente dicha) sino en la constatación personal de la aceptación definitiva de Dios en nuestro corazón o, por decirlo de otra forma, en la manifestación voluntaria, por nuestra parte concurriendo la gracia antecedente, de la caridad. Y es por eso que, por ejemplo, como tal posibilidad, se pide la intercesión de los santos o beatos pues entendemos que ellos actúan voluntariamente por mor del amor y por la gracia de Dios que en ellos mora y actúa.

 

El mandato principal

Arriba hemos apuntado acerca del sentido del amor que Jesús refleja en este texto. Abundando sobre lo mismo, estableció. En aquel instante, una forma extensiva de entender el amor y que abarca una serie de relaciones que pueden apreciarse aquí mismo: el amor entre el Padre y el Hijo; el amor que tiene el Hijo por el Padre; el amor que tiene el Jesucristo por aquellos que son sus discípulos; el amor que existe entre esto y Cristo y, por último, el amor entre los mismos discípulos. 

En realidad todo se resume, de cara a los que seguían a Jesús, en algo bien sencillo pero que no siempre iba a llevarse a la práctica: amarse unos a otros. Y, es más, no de una forma cual- quiera sino como el Hijo de Dios los había amado cuyo amor, por cierto, estaba a punto de llevar hasta el extremo. Y Jesús, como lo dice Él mismo, amando como el Padre lo había amado a Él.

De todas formas, el amor que Jesús establece como propio de los hijos de Dios tiene un componente práctico. no se trata, por tanto, de algo platónico, ilusorio o que se quede en las nubes del gozo amoroso. No. El amor sobre el que Jesucristo predica tiene todo que ver con la vida propia del creyente que confiesa que el hijo de maría es, a su vez, Hijo de Dios. Por eso hace referencia el maestro al hecho de guardar los mandamientos que él había difundido como verdadera Ley de Dios y como verdadera Palabra divina. 

¿Qué es lo que quería decir Jesús?

 

“No todo el que me diga: ‘señor, señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial’” (Mt 7, 21).

En el momento oportuno, hemos traído aquí este texto (aunque abarcando más versículos de tal capítulo) al referirnos a la necesidad de construir una existencia espiritual sobre la Roca que es Cristo. Por eso Jesucristo dice a los presentes que la mejor manera de guardar sus mandamientos es hacer lo propio con los del Padre porque Él ya los ha cumplido. Y ahí radica la mayor ex- presión de amor que, no obstante, viene refería a “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos” (cf. Mt 22, 37-39) y que, en cuanto a forma perfecta, viene contenida en las palabras de san Pablo de su Primera epístola a los de Corinto (13, 4-7) y que es tenido como un verdadero Himno al amor:

“La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta”.

Tal era el amor que Jesús estaba pidiendo a sus discípulos y por el que iba a morir: un amor de entrega o, al fin y al cabo, uno que no pide sino que da, que se da en tu totalidad.

Al respecto mismo de lo que supone guardar los mandamientos de Dios, el apóstol Juan, en su Primera epístola (2, 1-4) nos dice qué es lo que no se debe entender sobre tal “guardar”:

 

“Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero. en esto sabemos que le conocemos: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: ‘Yo le conozco’ y no guarda sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él”.

 

Y, acto seguido, lo que sí es guardar la Palabra:

 

“Pero quien guarda su Palabra, ciertamente en él el amor de Dios ha llegado a su plenitud. en esto conocemos que estamos en él. Quien dice que permanece en él, debe vivir como vivió él” (1 Jn 2, 5-6).

 

Jesús, además, manifiesta hasta dónde va a llevar su amor. Si nadie tiene más amor que el que tiene en lo máximo a sus amigos, y a ellos así los llama, que su final fuera a ser como está diciendo aquí mismo que va a ser (dando su vida por ellos) era el devenir que todos podían esperar y que, en el corazón de Quien todo lo había dicho y dado por aquellos que le escuchaban, estaba grabado a sangre y luz.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.