Serie “De Ramos a Resurrección” - Las mansiones de Cristo


De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - IV- Una cena conformante y conformadora - Las mansiones de Cristo

 

“No se turbe vuestro corazón. creéis en Dios: creed también en mí. en la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo

(Jn 14, 1-3).

 

 No es de extrañar que los que estaban comiendo la Pascua con Jesús quedaran algo trastornados. ¿alguien iba a entregarlo? entonces… ¿era cierto que iba a morir de una forma tan terrible como les había anunciado?

Jesús, sin embargo, los quería con corazón tranquilo y que- ría quitar del mismo las preocupaciones sobre algo que se debía cumplir porque era la voluntad de Dios. Y los consuela con aquello que mejor pueden entender: la vida eterna. 

El Hijo de Dios se apoya en una realidad espiritual de crucial importancia: la fe en Dios Todopoderoso pues sabe que aquellos que ahora le acompañan creen en Él. Y les pide que den un paso más: que crean, también, en aquel maestro que les hablaba, cara a cara, por última vez.

La tribulación por la que estaban pasando los discípulos más allegados de Cristo es grande. Por fin han comprendido que Jesús los va a dejar y que no va a ser para ir a otro lado del que se pueda regresar como cuando caminaba por la tierra de Israel. no. ahora saben, a ciencia cierta, que va a morir. Y ¿cómo superar tan gran pérdida?

Decimos que Jesús hace acopio de esperanza y abrevia su discurso con algo fundamental que les puede llevar por el buen camino. argumenta acerca de lo que supone que, precisamente, se vaya a la casa del Padre, de su Padre porque, en otro contexto dijo Jesús:

“’Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar’” (Mt 11, 27).

Pero, además, que Jesús se marche, digamos, de una forma tan repentina también tiene ventajas espirituales. Lo dice Él cuando, en un momento determinado, les abre los ojos del corazón al plantearles una verdadera condictio sine qua non o, por decirlo de una forma más sencilla: una, cuyo incumplimiento (su marcha a la casa del Padre) hace imposible la puesta en práctica de la otra parte:

“Pero yo os digo la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré” (Jn 16, 7).

Es claro que eso no quería decir o, mejor, que tales promesas no hacían desaparecer la congoja del corazón de sus discípulos más cercanos pero, al menos, compensarían en algo la zozobra de sus almas.

De todas formas, la principal promesa de Jesús en esta parte de la Última cena tiene mucho que ver con la verdadera esperanza escatológica.

Jesús, cuando dijo que se iba a preparar mansiones en la casa de Dios lo hizo para asegurar que era importante que se fuera. No sólo iba a enviar, como hemos dicho, al espíritu santo sino que, en una visión lejana para muchos, iba a hacer lo necesario para que el creador los llamase a todos a su lado y ellos aceptaran ir. Para eso había enseñado y para eso iba a morir de la forma en la que iba a morir.

Nosotros, como es evidente, ya sabemos cómo murió Jesucristo pero entonces, aquellos que le escuchaban, sólo podían atender a la esperanza que suponía que Jesús cumpliría con su promesa y que, en efecto, les iba a preparar lo que tanto ansiaban y que confirmaría el anhelo que tenía el pueblo elegido por Dios (ahora el que conformaban los discípulos de su Hijo) que consistía en ocupar alguna de las citadas mansiones para gozar, eternamente, de la compañía de Dios.

Y aún había algo más: Jesús habría de volver.

Lo que estaba diciendo el Hijo del hombre, en aquella cena que podemos imaginar trascendental para todos los presentes, es que aunque ahora debía marchar a la casa del Padre… volvería, ya definitivamente, cuando llegara el momento oportuno que que- daba establecido en aquel en el que hubiese preparado todas las mansiones de las que les hablaba. 

Es decir, había un tiempo pero no se sabía cuándo se cumpliría  el  citado  plazo  de  terminación  de  las  mansiones.  sin  embargo, eso delimitaría, también, el tiempo de ausencia de cristo. Y eso era limitar, mucho, el sufrimiento de los allí presentes. De todas formas, si aquellas palabras hubieran sido tomadas por dichas por un simple hombre… de poco habrían servido. sin embargo, si las tomaban como dichas por el señor, lo bien cierto es que todo eso iba a cumplirse. Por eso san Juan nos reveló, en palabras del cristo, lo que era verdad, la Verdad:

“Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. Él puso su mano derecha sobre mí diciendo: ‘no temas, soy yo, ‘el Primero y el ultimo’, el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades” (ap 1, 17-18).

Y ahí se centraba lo que Jesús les pedía: que tuvieran fe en Él y, antes, en Dios. era el Principio y el Final porque

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe. en ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron” (Jn 1, 1-5).

Y todo lo que ha de venir, vendrá por haber vencido Cristo a la muerte y haber ganado, para sus hermanos, la vida eterna. Y eso era lo que Jesús quería que, en aquel momento, sustentase la existencia de sus amigos.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.