InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Julio 2019, 07

7.07.19

Serie Venerable Marta Robin – Para Jesucristo, por Jesucristo

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

Para Jesucristo, por Jesucristo

 

¡Sí, para Jesús yo quiero mi corazón, yo me quiero muy humilde y pura!… Es su divino deseo.” 

La Venerable Marta Robin, que tan buena relación tuvo en vida (y ahora seguro que tiene en el Cielo) con el Hijo de Dios, no se anda con medias tintas y no quiere decir más que lo que ella cree importante. Y así lo hace al respecto de su relación con Jesucristo.

Nosotros sabemos que Dios envió a su Hijo al mundo para que el mundo se salvase. Y esto lo decimos porque, a veces, pareciera que se nos olvida que sí, que fuimos y hemos sido salvados por la muerte y resurrección del Mesías.

Marta Robin, al contrario que muchos hermanos suyos en la fe, pone las cosas en su sitio. Y hace bien porque, de paso, a nosotros nos viene la mar de bien saber en qué consiste el amor hacia el Enviado de Dios. Y es que nos conviene mucho y muy mucho saberlo.

Lo que Dios quiere de nosotros, por otra parte, no es desconocido por nadie.Es decir, resultaría síntoma de no saber qué fe se tiene, mantener que, en realidad, no estamos muy seguros de lo que Dios quiere de cada uno de sus hijos. Pero no sirve ni vale como excusa porque es más que mala…

Lo que Dios ansía de su descendencia es algo muy elemental que, por eso mismo, no siempre estamos dispuesto a asumir. Quiere, en suma y resumiendo por lo corto, que amenos a su Hijo, el único engendrado y no creado, como somos nosotros.

Leer más... »