InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Mayo 2019, 27

27.05.19

Serie Venerable Marta Robin – Limar imperfecciones

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

Limar imperfecciones

 

 

Se puede concluir que toda imperfección, incluso la menor, obscurece la pureza del alma y retarda, si no impide, su perfecta unión con Dios.” (Consejo 27)

 

Es lógico que la Venerable Marta Robin diga, en este consejo para alcanzar la perfección espiritual, eso de que “se puede concluir”. Y es que, después de más de 20 consejos, el que hoy traemos aquí es el penúltimo de ellos (tiene 28, digamos, esta relación) y eso le viene muy bien para trazar algo que pudiera considerarse, por decirlo así, un resumen de todo.

Es bien cierto y verdad que aquí se ha dicho mucho acerca de lo que nuestra hermana en la fe entiende acerca de cómo se alcanza la perfección espiritual. Pero, sobre todo, se ha hablado más que mucho de qué es la misma. Por eso, no está nada mal que haya una conclusión, como decimos arriba, un a modo de resumen de todo esto que bueno y mejor de lo que pudiera parecer.

Pareciera que Marta Robin pone antes el carro que los bueyes. Es decir que, ya, desde el principio de este punto hable de “imperfección” antes de decir lo que sería, claro, la perfección. Sin embargo, nosotros creemos que lo hacer porque nos avisa de qué es lo que debemos olvidar y, en fin, de qué es aquello en lo que no debemos caer.

Leer más... »