InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Muy personal

16.11.12

Un camino empedrado de gozo

Por la libertad de Asia Bibi.
…………………

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.
……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Vas de un lado a otro (espiritualmente hablando) No sabes qué hacer. ¿Por qué no te preguntas qué quiere Dios de ti?

Y, ahora, el artículo de hoy.

El camino que nos lleva al definitivo Reino de Dios puede estar rodeado de todo lo bueno y de todo lo malo porque tanto de uno como de otro nos encontramos a lo largo de la vida.

Lo mejor, sin duda, para un discípulo de Cristo, es comprender y entender que lo bueno para su espíritu y, así, para su vida, es tener, en el camino, un empedrado gozoso donde cada paso sea, en verdad, una iluminación para nuestra vida.

Antes que nada hay que decir que es más que probable que muchos católicos puedan sentir angustia por la situación por la que pasa su fe. Diversas pueden ser las causas de tal situación: no se conoce bien la fe que se tiene, la doctrina de la Santa Madre Iglesia se tiene como algo lejano, no se lleva una vida de piedad profunda, se prefiere actuar de forma políticamente correcta o según el respeto humano, etc.

Sin embargo, algo de razón sí pueden tener en la forma de pensar que tienen porque no es poco cierto que los ataques que sufre nuestra fe hacen muy difícil sentir gozo por aferrarnos a unas creencias que, siglo tras siglo, nos han ido uniendo al Creador.

Sin embargo, tampoco es poco cierto que la esperanza que tenemos en nuestra fe debería erradicar, de nuestro corazón, los pensamientos de pesimismo al respecto de la misma porque, al fin y al cabo, Dios es nuestro Pastor y a nadie ni a nada podemos temer.

Por eso el camino que recorremos ha de ser uno que lo sea gozoso.

En primer lugar siempre surgen, o mejor, deberían surgir, aquellas grandes preguntas que sólo las personas con visión escatológica suelen hacerse: ¿Cuál es el sentido de la vida y de la muerte? O ¿Qué es del más allá?; incluso por todo aquello relacionado con nuestra naturaleza humana creada a imagen y semejanza de Dios o, también, la relación horizontal que debemos mantener con nuestro común Padre.

Pues para responder a estas preguntas no resulta de poca importancia la fe que decimos seguir, que decimos tener y que, de hecho, practicamos.

¿Qué papel juega la fe en todo esto?

Resulta, del todo esencial, porque, a partir de la misma se descubren implicaciones para nuestra vida que, llevadas por la voluntad de Dios, nos sitúan ante nuestra vida, ante nuestros semejantes y, también, ante Dios, de una forma, digamos, mejorada para nuestro espíritu y comportamiento. Y esto lo que, en resumidas cuentas, quiere decir es, que encontramos en la fe cumplida respuestas a las preguntas arriba planteadas y que la respuesta llena nuestro corazón de gozo.

También nos ha de producir gozo saber que tenemos una visión particular de la vida que, como cristianos, hace que la veamos de forma diferente al resto de hijos de Dios que, a lo mejor, no conocen tal filiación o si la conocen no la quieren llevar a la práctica de sus vidas.

Así, tal visión de las cosas nos hace alegrarnos de sentirnos hijos de Dios porque tal situación nos permite administrar nuestra vida de una forma distinta a como lo hace otra persona que no tenga tal fe ni tal visión de la realidad de lo que nos rodea.

Por ejemplo, si sabemos, como cristianos, que es mejor dar que recibir o, en este sentido, servir a ser servido (tal cosa ya la dijo el Maestro Jesucristo) nada mejor para nosotros que llevar, a la vida ordinaria, tal idea y transformarla en comportamientos adecuados a una doctrina que es buena porque es santa.

Y, también, los problemas que nos encontramos en la vida no deberían ser fuente de amarguras aunque es entendible que nos pueden resultar preocupantes. Tal es así porque confiamos en la Providencia de Dios con la que nos reconocemos serenos de cara al presente y seguros de tener un futuro adecuado a la voluntad del Creador.

Leer más... »

29.03.12

Día a día con San Josemaría

Por la libertad de Asia Bibi y Youcef Nadarkhani.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

San Josemaría

Título: 366 textos de San Josemaría Escrivá de Balaguer
Autor: Eleuterio Fernández Guzmán (selección de textos)
Editorial: Edibesa
Páginas: 192
Precio aprox.: 4 €
ISBN: 978-84-8407-421-2
Año edición: 2012
Lo puedes adquirir en Editorial Edibesa

“Nació San Josemaría en 1902 en Barbastro (municipio, en España, de la provincia de Huesca). De seis hijos que tuvieron sus padres, fue el segundo. Trece años después, en 1915, su familia se trasladó a Logroño lugar donde su padre encontró un trabajo después de haber tenido que dejar el negocio que regentaba en el municipio en el que nació Josemaría.

En 1918, viendo Josemaría las huellas que sobre la nieve había dejado un religioso, se preguntó si es que Dios quería algo de su persona. En aquel momento, con tan sólo 16 años, decide hacerse sacerdote y en 1920 se incorpora al seminario diocesano de Zaragoza. Allí mismo lleva a cabo los estudios previos al sacerdocio. En aquella misma ciudad cursa los estudios universitarios de Derecho.

En 1925 recibe el sacramento del Orden y comienza su labor sacerdotal. Esperaba, de Dios, aún, la luz que le hiciera ver para saber, con exactitud, cuál sería su esencial destino. Aquel mismo año se traslada a Madrid para obtener el Doctorado en Derecho. “

Así puede empezar, de hecho empieza el libro aquí traído, una biografía del fundador del Opus Dei. Trata, sin embargo, de lo que el mismo título dice: “366 textos de San Josemaría Escrivá de Balaguer”, a la sazón, fundador de la Obra y santo más que actual. A partir de textos de sus libros “Amigos de Dios”, “Santo Rosario”, “Es Cristo que pasa”, “Vía crucis”, “Amar a la Iglesia”, “Forja”, “Surco”, “Discursos sobre la Universidad” sin olvidar a “Camino” se ha tratado de acercar, en casi 200 páginas, algunos pensamientos (la colección de la editorial Edibesa se titula, precisamente, “Un pensamiento para cada día”) del denominado santo de lo ordinario que nos permitan llevar una vida espiritual acorde a nuestra creencia.

Leer más... »

14.03.12

Ciertas tinieblas del alma a tener en cuenta

Por la libertad de Asia Bibi y Youcef Nadarkhani.

…………..
Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Tinieblas del alma

El tiempo de Cuaresma, en alguna que otra ocasión (dependiendo del estado espiritual en el que nos encontremos) puede ser tiempo de redescubrimiento. Y redescubrirnos suele ser necesidad tras el resultado de habernos perdido.
Algo así es, por decirlo de alguna manera, lo que sentimos cuando nos creemos abandonados por nuestros semejantes y, a lo mejor, tenemos la sensación de que Dios nos ha abandonado:

“Es como cuando, cegados por una causa oscura,
no mencionamos la prudencia,
ni sabemos caminar por otro rumbo que no sea el deseado, esclavos del acierto que pensamos, absorbidos por ese plan.

Leer más... »

1.03.12

Malestares

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Malestares

Si hay algo que caracterice al tiempo de Cuaresma es la conversión. Así, confirmamos que estamos dispuestos a hacer propósito de enmienda y a tratar de ser buenos y mejores. Y esto porque un hombre, hijo de una joven llamada María, se empeñó en morir por todos para que, al menos, se salvara quien en Él creyera y confesara tal verdad espiritual.

Convertirnos es, más que nada, tratar de obviar los malestares que nos aquejan y que son provocados, muchas veces, por nuestra bajeza espiritual y por nuestro modo particular de entender las cosas de Dios, nuestro Padre del Cielo. Andamos a ras de tierra sin darnos cuenta de que valemos, para el Creador, todo lo que creyó que era muy bueno cuando lo creó: hombre y mujer los hizo y pensó, el Misericordioso, que éramos buenos.

Andar sobre las ascuas
de nuestra vida,
quemando el corazón
y entregándolo
al quien lo deshace
con sus mundanidades
y vernos, totales,
ante el vacío de la fosa.

Leer más... »

22.02.12

Como luz en la tiniebla -Desde nuestras propias cenizas

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Hoy es Miércoles de Ceniza. Cuando se nos imponga el resto quemado de las palmas de la anterior Semana Santa, tendremos una obligación contraída con Dios: arrepentirnos y creer en el Evangelio. Así, arrepentidos, debemos resurgir de nuestras propias cenizas para caminar, hacia el definitivo Reino de Dios, en la seguridad de haber cumplido con nuestra obligación de hijos de Dios.

Valga este poema para impelernos, en efecto, a elevarnos sobre las cenizas de nuestro pecado e ir más allá de este mundo que, a veces, nos atrapa en exceso. Y Cristo como testigo y como Salvador.

Como luz en la tiniebla
Desde nuestras propias cenizas

Luz en la tiniebla

“Feliz aquel que, al encontrarme,
no se aleja desilusionado”

(Mt 11,6)

I

Miro, con la luz escasa que tienen
mis ojos mundanos,
el arrebato de tus manos ensangrentadas
y pendentes.

Desde que el cielo se cubrió de espanto
y callaron los ríos
su deambular sereno,
desde que fueron ausencia;
desde que los harapos que vestir te dejaron
cayeron como jirones
de tristeza, desde que supieron de las lágrimas
de tu madre al ser, por sus labios,
besados;
desde que tu cuerpo fatigado y tu espíritu liberado
se fundieron en una sola alma
y caminaste hacia tu definitiva morada;

Leer más... »