Serie “De Ramos a Resurrección” - Idas y venidas de una condena ilegal e injusta

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” -  Idas y venidas de una condena ilegal e injusta

  

“Entonces la cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, le ataron y le llevaron primero a casa de Anás, pues era suegro de Caifás,

el sumo sacerdote de aquel año. Caifás era el que aconsejó a los judíos que convenía que muriera un solo hombre por el pueblo. el sumo sacerdote interrogó a Jesús sobre sus discípulos y su doctrina. Jesús le respondió: ‘He hablado abiertamente ante todo el mundo; he enseñado siempre en la sinagoga y en el Templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he hablado nada a ocultas. ¿Por qué me preguntas?

Pregunta a los que me han oído lo que les he hablado; ellos saben lo que he dicho.’ apenas dijo esto, uno de los guardias que allí estaba, dio una bofetada a Jesús, diciendo: ‘¿así contestas al Sumo Sacerdote? Jesús le respondió:

‘Si he hablado mal, declara lo que está mal; pero si he hablado bien, ¿por qué me pegas?’ Anás entonces le envió atado al Sumo Sacerdote Caifás. De la casa de Caifás llevan a Jesús al pretorio. Era de madrugada.

Ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y poder así comer la Pascua. Salió entonces Pilato fuera donde ellos y dijo: ‘¿Qué acusación traéis contra este hombre?’ ellos le respondieron: ‘Si éste no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado.’ Pilato replicó: ‘Tomadle vosotros y

juzgadle según vuestra Ley.’ Los judíos replicaron: ‘nosotros no podemos dar muerte a nadie.’ Así se cumpliría

lo que había dicho Jesús cuando indicó de qué muerte iba a morir. entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo:

‘¿Eres tú el Rey de los judíos?’ Respondió Jesús: ‘¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?’ Pilato respondió:

‘¿es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí.

¿Qué has hecho?’ Respondió Jesús: ‘mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido

para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.’

Entonces Pilato le dijo: ‘¿Luego tú eres Rey?’ Respondió Jesús: ‘Sí, como dices, soy Rey.

Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo:

para dar testimonio de la verdad” (Jn 18, 12-14.19-24.28-37).

 “Al oír esto, Pilato preguntó si aquel hombre era galileo. Y, al saber que era de la jurisdicción de Herodes, le remitió a Herodes, que por aquellos días estaba también en Jerusalén. Cuando Herodes vio a Jesús se alegró mucho, pues hacía largo tiempo que deseaba verle, por las cosas que oía de él, y esperaba   presenciar alguna señal que él hiciera. Le preguntó con mucha palabrería, pero él no respondió nada. 

Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándole con insistencia. Pero Herodes, con su guardia, después de despreciarle y burlarse de él, le puso un espléndido vestido y le remitió a Pilato. Aquel día Herodes y Pilato se hicieron amigos, pues antes estaban enemistados. Pilato convocó a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo y les dijo: ‘Me habéis traído a este hombre como alborotador del pueblo, pero yo le he interrogado delante de vosotros y no he hallado en este hombre ninguno de los delitos de que le acusáis. Ni tampoco Herodes, porque nos lo ha remitido. Nada ha hecho, pues, que merezca la muerte. Así que le castigaré y le soltaré.

Toda la muchedumbre se puso a gritar a una: ‘¡Fuera ése, suéltanos a Barrabás!” (Lc 23, 6-16. 18).

“Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Volvió a salir Pilato y les dijo: ‘Mirad, os lo traigo fuera para que sepáis que no encuentro ningún delito en  él.’ Salió entonces Jesús fuera llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Díceles Pilato: ‘Aquí tenéis al hombre.’ cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias, gritaron: ‘¡crucifícalo, crucifícalo!’ Les dice Pilato: ‘Tomadlo vosotros y crucificadle, porque yo ningún delito encuentro en él.’ Los judíos le replicaron: ‘nosotros tenemos una Ley y según esa Ley debe morir, porque se tiene por Hijo de Dios.’ Cuando oyó Pilato estas palabras, se atemorizó aún más. Volvió a entrar en el pretorio y dijo a Jesús: ‘¿De dónde eres tú?’ Pero Jesús no le dio respuesta.

Dícele Pilato: ‘¿a mí no me hablas? ¿no sabes que tengo poder para soltarte y poder para crucificarte?’ Respondió Jesús: ‘no tendrías contra mí ningún poder, si no se te hubiera dado de arriba; por eso, el que me ha entregado a ti tiene mayor pecado.’ Desde entonces Pilato trataba de librarle. Pero los judíos gritaron:

‘Si sueltas a ése, no eres amigo del césar; todo el que se hace rey se enfrenta al césar.’ Al oír Pilato estas palabras, hizo salir a Jesús y se sentó en el tribunal, en el lugar llamado enlosado, en hebreo Gabbatá. Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia la hora sexta. Dice Pilato a los judíos: ‘Aquí tenéis a vuestro Rey.’ ellos gritaron: ‘¡Fuera, fuera! ¡crucifícale!’ Les dice Pilato: ‘¿a vuestro Rey voy a crucificar?’ Replicaron los sumos sacerdotes: ‘No tenemos más rey que el césar.’ entonces se lo entregó para que fuera crucificado” (Jn 19, 1.4-16).

Hemos querido traer aquí todo el proceso, digamos, judicial, al que se sometió Jesucristo sin decir algo así como “esto es ilegal” o “no está bien lo que estáis haciendo”. No podemos negar que hizo ver lo extraño de la conducta de los que le querían detener (cf. Jn 18, 20) porque no era fácil entender cómo acudían a detenerlo de noche cuando habían tenido muchas otras oportunidades cuando predicaba, sin ir más lejos, en el mismo Templo de Jerusalén. La cosa, en cuanto a sus derechos personales, no empezaba demasiado bien.

No resulta nada difícil defender que la condena que recayó sobre Jesús era totalmente injusta porque no era justo que un hombre como Él que había curado a ciegos, resucitado a muertos o quitado la lepra a leprosos tuviera un trato como el que estaba empezando a tener e iba a seguir soportando. en realidad, aquello era algo verdaderamente nefasto por ser contrario (ne) a lo justo desde el punto de vista religioso (fas).

Pero, además y sobre todo, aquella condena era completamente ilegal o, lo que es lo mismo, contraria a toda norma aplicable en el imperio romano aunque estuviese el mismo en un rincón del mundo tan alejado de Roma como era Israel.

Todo el proceso al que es sometido Jesús está plagado de circunstanciasnoadmisibles. sin embargo, lo que más nos importa, quizá, es la actitud que tienen los personajes que intervienen en el mismo porque muestran, exactamente, el estado de sus corazones.

Anáhabísido Sumo Sacerdote pero habiendo perdido el cargo quedó como presidente del sanedrín y se le profesaba un gran seguimiento en Jerusalén. Por eso los captores de Jesús lo llevan a su presencia y en el patio de su palacio Pedro niega al maestro tres veces. allí mismo se siguió una especie de interroga- torio preliminar aunque no con carácter oficial porque correspondía a su suegro, Caifás, llevarlo a cabo.

Aquel hombre, Caifás, había dicho, en un momento determinado, y refiriéndose a Jesús que:

“Vosotros no sabéis nada, ni caéis en la cuenta que os con- viene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación” (Jn 11, 49-50).

Ahora lo tenía ante sí y haría todo lo posible para que aquella predicción tomara cuerpo en aquel que decía ser el mesías y enviado de Dios.

Cuando llevan a Jesús ante Pilato muestran una actitud típicamente hipócrita. el maestro muchas veces había criticado tal tipo de comportamiento. Y es que ahora, mientras van tergiversando las cosas todo lo que pueden, mintiendo y habiendo pagado testigos falsos no quieren entrar en el pretorio “para no contaminarse y poder comer la pascua”. ¡Con qué razón los llamó Jesús “sepulcros blanqueados”!

Pilato, por su parte, era buen conocedor del derecho romano pero era una persona que tenía al pueblo judío por uno que lo era supersticioso y lo tenía en muy poca estima. Podríamos decir que lo odiaba y que hacía su trabajo de la forma más expeditiva posible. Por eso debió molestarse cuando en la madrugada le llamaron para que interviniera en aquel caso por el que no podía mostrar mucho interés.

Pero aquellos que allí estaban querían utilizar a Pilato como chivo expiatorio. Su intención era que condenara a muerte a Jesús y que sobre él recayeran las culpas de aquel proceso injusto e ilegal. Pero Pilato, que no era un indocumentado, sabe que, en efecto, lo quieren manipular. Y pregunta a Jesús. Quiere cerciorarse de que las acusaciones que recaen sobre él son  verdaderas. 

La pregunta a Jesús acerca de si es rey es hacérsela a quien iba a responder la verdad. Y le dice que sí, que lo es y que para reinar había venido al mundo.

Pilato, que se da cuenta del problema al que quieren abocarlo aquellos miembros del sanedrín y los doctores de la ley que les acompañan, elude su responsabilidad y acude al derecho. Siendo Jesús Galileo lo mejor sería que lo juzgara Herodes que, por cierto, tenía muchas ganas de conocer a aquel de quien tanto le habían hablado y que, para más señas, estaba bajo su jurisdicción. Él, además, no encontraba a Jesús culpable porque ¿a qué temer a alguien cuyo reino no era de este mundo?

Hay, por tanto, y por decirlo así, otro juicio ante Herodes. Quiere saber si, de verdad, puede hacer milagros como los que le han contado hace. Y le pide, al menos, uno. así demostraría que es quien dice ser. Pero Jesús, ante un gobernante tan ridículo y ridículo como el que había ordenado cortar la cabeza a Juan el Bautista por problemas de escrúpulos sociales, no tenía nada que hacer ni que decir. 

Herodes debió pensar que el llamado Mesías no era más que un loco. no hablaba ni hacía nada y era incapaz de hacer, siquiera, un milagro para él, un gran mandatario de Galilea…

Y Jesús vuelve de Herodes a Pilato.

Podemos imaginar el semblante del Gobernador cuando ve que le devuelven al reo. Si ya le había costado mantenerse firme ante Él la primera ocasión en la que le habló, ahora no sabía, a ciencia cierta, qué hacer.

Jesús, entonces y para Pilato, no merecía la muerte pedida por sus captores. Intenta, de todas formas, liberarlo haciendo uso de la costumbre de liberar a un preso en Pascua. Pero el pueblo, convenientemente manipulado, pide la liberación de Barrabás, un asesino confeso. Y la obtiene pues Pilato no podía hacer otra cosa ante su promesa.

SóllquedabJesús… ¿Y qué hacer con Él? ellos insistían en que debían crucificarlo. Pero a Pilato eso le parecía un tanto exagerado y manda castigarlo mediante azotes. Luego le soltaría.

Podemos decir que la flagelación de nuestro señor no fue cosa baladí. Sus verdugos se emplearon a fondo (como luego quedaría  constancia  en  la  Sabana  Santa)  y  no  lo  mataron  por  bien poco.

Jesús, luego, es llevado de nuevo al pretorio. Y Pilato lo presenta al pueblo. es posible que viendo la forma en la que se le había aplicado el castigo se vinieran atrás en su demanda de crucifixión. Pero aquellos que querían la definitiva desaparición de Jesús el Galileo no iban a volverse atrás de ninguna de las mane- ras. Y le piden, de nuevo y a gritos, la crucifixión: ¡crucifícalo!

En aquel momento vuelve a manifestarse el comporta- miento hipócrita de los que persiguen a Jesús. Y es que bien es conocido el odio que el pueblo judío tenía al invasor romano: ni les gustaban sus formas, ni su religión (o su falta de ella) ni los impuestos que debían pagarle ni nada de nada. Pues bien, cuando exclaman a voz en grito que no tienen más rey que el césar algo como una daga debió atravesar el corazón de Pilato. Ahora ya estaba perdido pues liberar a Jesús habría sido ponerse en contra del mismísimo César. Y hasta ahí no iba a llegar ni siquiera por defender a alguien a quien consideraba inocente. Y, como bien dice el texto bíblico, lo entregó “para que fuera crucificado”.

En realidad, lo que buscaban los que perseguían a Jesús era acusarlo doblemente: de blasfemia —delito religioso— por haber dicho que era Hijo de Dios y de sedición contra el imperio — delitopolítico. sin embargo, se le arrestó por la comisión de unos delitos de los que no se demostró su ejecución. Para más abunda- miento se trató de un juicio sumarísimo cuando no había sido sorprendido in fraganti en la comisión de delito alguno.

Hay, además, otra curiosa realidad. Lo prescrito en el Pentateuco era el apedreamiento para los  blasfemos:

“Saca al blasfemo fuera del campamento; todos los que lo oyeron pongan las manos sobre su cabeza, y que lo lapide toda la comunidad” (Lv 24, 14).

Sin embargo, para Jesús piden la crucifixión pues es pena, además de terrible, infamante y la fama del crucificado era enterrada y olvidada para siempre.

Pero es que, para más señas de ilegalidad, a Jesús se le sometió a un proceso, como hemos dicho, sumarísimo y en horas nocturnas (de madrugada) cuando el mismo debía haberse llevado a cabo de día y con la presencia de todos los miembros del sanedrín. Así, se ha calculado que fue detenido en la medianoche del 14 de Nisán (jueves) habiendo comenzado el juicio ante Caifás a la una de la madrugada; posteriormente, a eso de las 6 de la mañana fue llevado ante Plato y ante Herodes dos horas después. Luego, como hemos dicho, volvería a ser enviado al palacio del Gobernador donde se consumaría la detención sumaria e ilegal y los juicios no acordes con, por lo aquí dicho y en aplicación, del derecho vigente.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.