Serie “De Ramos a Resurrección” - Entregar al Hijo del hombre

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo    

                       

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” -  Entregar al Hijo del hombre

 

Satanáhabíconseguidspropósito: se había adueñado del corazón de Judas y el mismo, con pocas ganas de corregir tan gran error por su parte de dejarse vencer por la tentación, acude donde había quedado con sus cómplices.

Arriba dijimos que, una vez Judas acordó entregar a Jesúsa cambio de las 30 monedas que le fueron entregadas, sólo quedabael momento para cumplir con su parte del trato. Y había llegado entonces, tras la cena en la que tuvo que salir precipitadamente porque, como le dijera Jesús, debía hacer lo que debía hacer (cf. Jn 13, 27) “’¡Levantaos! ¡vámonos! mirad, el que me va a  entregar está cerca.’ Todavía estaba hablando, cuando de pronto se presenta Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo con espadas y palos, de parte de los sumos sacerdotes, de los escribas  y de los ancianos. el que le iba a entregar les había dado esta contraseña: ‘aquel a quien yo dé un beso, ése es, prendedle y llevadle con cautela.’ nada más llegar, se acerca a él y le dice: ‘Rabbí’, y le dio un beso’” (Mc 14, 42-45). Y “Jesús le dijo: ‘¡Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!’” (Lc 22, 48).

Estos dos textos, que muestran la situación previa a la entrega de Cristo por parte de Judas y la que sucede luego, muestran muchas cosas.

 

Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir

Podemos decir que el Hijo del hombre estaba al cabo de la calle de lo que iba a pasar. No sólo les había dicho muchas veces que iba a ser entregado y las circunstancias de su muerte sino que, precisamente ahora, ve venir lo que viene.

“Judas, pues, llega allí con la cohorte y los guardias enviados por los sumos sacerdotes y fariseos, con linternas, antorchas y armas” (Jn 18,3).

“Entonces la cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, le ataron” (Jn 18, 12).

Fuese como fuese el acuerdo al que Judas había llegado con los que perseguían a Jesús, el caso es que le acompañaba un buen número de hombres. Quizá porque Judas, aún sabiendo que Jesús era un hombre pacífico, reconocía que había discípulos que podían resistirse y que, incluso, podían llevar armas escondidas (como luego se demuestra). El caso es que se hace acompañar por un grupo numeroso de personas que, en circunstancias ordinarias no habrían ido juntas a sitio alguno: judíos (lo propio de aquella situación) y también soldados romanos, los invasores de la tierra de Israel. Y es que seguramente el grupo de soldados que vigilaba la fiesta de Pascua desde la torre Antonia acompañaba, por lo que pudiera pasar, a aquellos nativos que querían apresar a alguien llamado Jesús y al que, seguramente, ni conocían.

Entonces Judas, cumpliendo con lo dicho, dio el beso a Jesús.

Digamos que dar un beso a una persona, en la cultura judía, tenía muchos significados. En general, se puede decir que tenía un amplio sentido de amistad y encuentro entre dos personas, a modo de saludo. Así, por ejemplo, Jesús se queja al fariseo que lo ha invitado a comer porque este, a su vez, le molesta que una mujer (que considera pecadora) le esté besando los pies: 

“No me diste el beso. ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies” (Lc 7, 45).

El beso, pues, era síntoma de buena relación entre las personas que lo daban o, en el caso del fariseo, de respeto por la persona a la que había invitado a comer o, por decirlo de otra forma, de cortesía.

Aquel beso era la señal requerida para que los que perseguían a Jesús, acompañados por soldados del ejército invasor, apresasen al Hijo de Dios y aquello, que podía parecer una simple acción de alguien que ha perdido el norte y ha caído en el abismo, supuso mucho para Jesús. era, en verdad, el colmo del abandono amistoso.

 

La terrible tristeza del Maestro

Hay una frase que dice Jesús que muestra la situación por la que estaba pasando el MaestroCuando Judas le da el beso y, a lo mejor aliviado —en un primer momento— deja paso a los en- cargados de coger al galileo, este dice —como hemos dicho arriba:

 “‘¡Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!’”.

¿Qué pasaría, entonces, en el corazón del Maestro? Lo que es síntoma de amistad se ha convertido en efecto propio de la traición; lo que debía mostrar amor ha devenido negra victoria de Satanás; lo que, en circunstancias naturales mostraría la estrecha relación entre Judas y Jesús era, ahora, muestra de un alejamiento total y, casi, definitivo. 

Lo bien cierto es que aquellos que acompañaban a Jesús en el Huerto de los Olivos ataron cabos sueltos y se dieron cuenta, de repente, de que aquello que había dicho el Maestro en la cena acerca de que uno de los que allí estaba lo iba a entregar se había cumplido ante sus ojos y que, por tanto, lo otro (las manos de los que le iban a juzgar, condenar a muerte y, al fin al cabo, matar) acabaría por cumplirse. 

Pero lo peor de aquella triste circunstancia era lo que debía estar pasando, decimos, por el corazón de Jesús. Si es bien cierto que conocía perfectamente lo que iba a producirse, no por eso iba a sufrir menos por el alejamiento de uno de sus amigos. Por eso, una tristeza sin parangón posible llenaría cada hueco de su alma y constataba, ciertamente, que se encontraba más solo, humanamente hablando, que nunca lo había estado. Y lo bien cierto es que, por voluntad propia de Dios y aceptación de Cristo, todo aquello era, ya, irreversible.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.