Serie “De Ramos a Resurrección” - VI- Cuando se cumple lo escrito - La voluntad de Dios

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - VI- Cuando se cumple lo   escrito -La voluntad de Dios

 

En el Huerto de los olivos

 

“Salió y, como de costumbre, fue al monte de los olivos, y los discípulos le siguieron. Llegado al lugar les dijo: ‘Pedid que no caigáis en tentación.’ Y se apartó de ellos como un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: ‘Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.’

Entonces, se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Levantándose de la oración, vino donde los discípulos y los encontró dormidos por la tristeza; y les dijo: ‘¿cómo es que estáis dormidos? Levantaos y orad para que no caigáis en tentación.’Todavía estaba hablando, cuando se presentó un grupo; el llamado Judas, uno de los Doce, iba el primero, y se acercó a Jesús para darle un beso. Jesús le dijo: ‘¡Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!’ Viendo los que estaban con él lo que iba a suceder, dijeron: ‘señor, ¿herimos a espada?’ y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote y le llevó la oreja derecha. Pero Jesús dijo: ’¡Dejad! ¡Basta ya!’ Y tocando la oreja le curó. Dijo Jesús a los sumos sacerdotes, jefes de la guardia del Templo y ancianos que habían venido contra él: ‘¿como contra un salteador habéis salido con espadas y palos? estando yo todos los días en el Templo con vosotros, no me pusisteis las manos encima; pero esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas.’ Entonces le prendieron, se lo llevaron y le hicieron entrar en la casa del sumo sacerdote; Pedro le iba siguiendo de lejos”

(Lc 22, 39-54). 

 

Podemos decir que Jesús no estuvo muchas horas en el Huerto de los olivos. Nos dice San Lucas que tenía la costumbre de ir a orar a tal sitio. Seguramente, era propiedad del padre del que sería apóstol suyo, de nombre Marcos, pues se reconoce, tradicionalmente, a tal discípulo de Cristo en estos versículos escritos, precisamente y no por casualidad, por San Marcos (14, 51-52):

 

“Un joven le seguía cubierto sólo de un lienzo; y le detienen. Pero él, dejando el lienzo, se escapó desnudo”.

Resulta, a este respecto, imaginable que si marcos, un joven discípulo de Cristo, estaba en su casa (también atribuida  a propiedad de su padre) en el momento de la cena, es de esperar que llevara ropas ligeras como, por cierto, refiere su texto. Y es que podemos imaginar al joven seguir a Jesús, acompañado por Pedro, Juan y santiago, a cierta distancia, hacia el huerto de su padre donde acudía a orar Jesús buscando silencio.

 

La voluntad de Dios

 

Sabemos que Jesús había amado a sus amigos hasta el extremo y que tal extremo iba a suponer su muerte en una cruz. También conocemos que, a lo largo de su predicación, no ocultó que debía cumplir la voluntad de Dios, su Padre. Y ahora iba a hacer constar que no se trataba de una expresión dicha para convencer a los que no se dejaban convencer con sus acciones sino que, en efecto, la iba a seguir a rajatabla.

En muchas ocasiones Jesús se había referido a la voluntad de Dios:

“Y no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado” (Jn 5, 30).

“Porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado” (Jn 6, 38).

“Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día” (Jn 6, 40).

“Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo” (Mt 6, 9-10).

“No todo el que me diga: “Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial” (Mt 7, 21).

“Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mt 12, 50).

El caso es que la voluntad de Dios, lo que significaba, ya había sido acogida, como no podía ser de otra forma, en el antiguo Testamento:

 

“…más el plan de Yahvéh subsiste para siempre, los proyectos de su corazón por todas las edades” (Sal 33, 11).

 

“Muchos proyectos en el corazón del hombre, pero sólo el plan de Yahvéh se realiza” (Prov. 19, 21).

 

“Por eso ha de enlutarse la tierra, y se obscurecerán los cielos arriba; pues tengo resuelta mi decisión y no me pasará ni me envolverá atrás de ella” (Jer 4, 28).

 

“Si Yahvéh Sebaot toma una decisión, ¿quién la frustrará? Si él extiende su mano, ¿quién se la hará retirar?” (Is 14, 27).

 

“Yo soy Yahvéh, no hay ningún otro; yo modelo la luz y creo la tiniebla, yo hago la dicha y creo la desgracia, yo soy Yahvéh, el que hago todo esto” (Is 45, 6-7).

 

Pues bien, en aquella ocasión tan especial como era la que estaba pasando Jesús, con la muerte agazapada para dar el zarpazo, sabe el Hijo de Dios que hay una diferencia grande entre la voluntad de un hombre y la de su creador. 

Al respecto de la importancia que tiene la voluntad de Dios en Jesucristo da muestras el hecho acaecido en Jerusalén cuando Jesús cumplió los doce años. Aquel joven que acudía en peregrinación a la ciudad santa se quedó en el Templo cuando sus padres tomaron el camino de vuelta a Nazaret con el resto de su familia. 

Podemos imaginar qué pasaría por los corazones de José y María cuando se dieron cuenta de que Jesús no estaba con nadie de la caravana de familiares que volvían a casa.

Luego, cuando lo encuentran en el Templo se sucede la conversación que muestra perfectamente el sentido que tenía para Jesús la voluntad de Dios:

 

“Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: ‘Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando. Él les dijo: ‘Y ¿por qué    me buscabais? ¿no sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?’” (Lc 2, 48-49).

Jesús, como él mismo dice, ha de estar en la casa de su Padre porque ha de cumplir la voluntad del creador. Y eso, en aquel momento, no es entendido ni por José ni por maría aunque la madre, como bien dice el texto de San Lucas, “Conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón” (Lc 2, 51). 

Luego, años más tarde, cuando sale del río Jordán una vez recibido el bautismo de penitencia de parte de Juan, sigue cumpliendo la voluntad de Dios. en este caso es el espíritu del creador el que “Lo empuja al desierto” (Mc 1, 12) donde se ha de enfrentar a una voluntad muy contraria a la de su Padre: la de Satanás y sus tentaciones.

Seríadespués,cuandopasapor Samaria y se encuentra con la mujer en el pozo de Jacob, momento en el que vuelve a hacer notar la importancia que tiene para él, lo que supone, la voluntad de Dios:

“Entretanto, los discípulos le insistían diciendo: Rabbí, come.’ Pero él les dijo: ‘Yo tengo para comer un alimento que vosotros no sabéis.’ Los discípulos se decían unos a otros: ‘¿Le habrá traído alguien de comer?’ Les dice Jesús: ‘Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra” (Jn 4, 31-34).

Jesús, se alimenta, vive, de hacer cumplir lo que Dios quierequehagacumplir. Por eso cuando dice, en el sermón de la montaña, que son bienaventurados aquellos que tienen “hambre y sed de justicia” (Mt 5,6) se está definiendo a él mismo porque también tiene hambre de la Palabra de Dios y sed de la justicia divina del corazón del Padre o, por decirlo de otra forma, hambre y sed de cumplir, de ver cumplir, la voluntad de su Padre.

Por eso, una vez que andaba por Cafarnaúm, se presentan allí a buscarlo María y algunos de sus familiares. Los presentes, como es lógico, le hacen ver que, en efecto, están fuera buscándolo. Entonces:

 

“Él les responde: ‘¿Quién es mi madre y mis hermanos?’. Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: ‘estos son mi madre y mis hermanos. Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre’” (Mc 3, 32-35).

 

El caso es que cualquiera de los allí presentes podíahaber pensado que, diciendo eso, hacía de menos a su misma madre. Sin  embargo,  bien  sabía  Jesús  que,  precisamente  su madre era “su” madre por haber cumplido a la perfección la voluntad de Dios, su Padre.

Sindudaalguna,tododependelavoluntaddeDios,dessanta Providencia. Por eso Jesús enseña, desde el primer momento de su predicación, que hay que cumplirla aunque con eso nos desviemos del camino trazado por el mundo; es más, mucho mejor si lo que sucede con tal cumplimiento es caminar por la senda recta que lleva al definitivo Reino de Dios. Por tanto, Jesús siempre trata de hacer comprender qué significado tiene la voluntad del Padre y, por tanto, hacia qué deben, sus discípulos, apuntar con su conducta diaria. Por eso enseña, en el Padre nuestro, “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (Mt 6,10) (como hemos dicho arriba) pues reconoce, en tal cumplimiento, la adecuación gozosa de la de un hijo con la de su Padre, en este caso, Dios mismo.

En otra ocasión, envió Jesús a 72 de sus discípulos a predicar. Lo hizo de dos en dos (cf. Lc 10, 1-10). Cuando regresaron, el mismo evangelista recoge una expresión exacta de lo que supone la voluntad de Dios… de que se cumpla la misma:

“En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el espíritu santo, y dijo: ‘Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito’” (Lc 10, 21).

Se había cumplido la voluntad del creador al haber enviado Jesús a sus discípulos a transmitir la Buena Noticia y pidiéndoles que rogaran al dueño de la mies que enviara obreros a su mies (cf. Lc 10, 2) y el maestro, agradecido al Padre por haber hecho que los más sencillos en la fe conociesen las verdades fundamentales de la misma, se dirige a Dios lleno del Espíritu Santo. 

De todas formas, en la Última Cena en la que Jesús manifestaría hasta dónde se debe cumplir la voluntad de Dios. A este respecto, ya hemos hecho referencia (en “el principal mandato de Cristo”) a un texto del evangelio de San Juan que muestra claramente el contenido de la voluntad de Dios. Lo repetimos porque resulta bastante clarificador:

“Si  guardáis  mis  mandamientos,  permaneceréis  en  mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Jn 15, 10).

Guardar, pues, los mandamientos de Dios es cumplir la voluntad de aquel que los entregó a Moisés. Es más, permanecen en el amor de Dios aquellos que los cumplen. Y, como sabemos también dice entonces, es el amor la principal obligación: tenerlo y no guardarlo para sí es lo que se debe llevar a cabo porque Dios, sin duda, es amor (cf. Jn 4, 8)

Podemos preguntarnos, al respecto de la voluntad de Dios, cómo se manifestaría mejor la misma en la vida del discípulo de Jesús. Y, para dar respuesta a esta importante pregunta (crucial si se quería llevar una vida de la que pudiera predicarse la propia de un Hijo de Dios) acudimos a la llamada “oración sacerdotal” que Jesús, en aquella Última Cena, proclama:

“Yo he manifestado tu gloria en la tierra llevando a cabo la obra que me encargaste; ahora, Padre, glorifícame tú a tu lado dándome la gloria que tenía junto a ti antes que existiera el mundo. Te he manifestado a los hombres que me confiaste, sacándolos del mundo. Eran tuyos; tú me los confiaste, y ellos han hecho caso de tu mensaje… conságratelos con la verdad; tu palabra es la verdad. como tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo. Por ellos me consagro a ti, para que también ellos te queden consagrados de verdad. No te pido sólo por éstos; te pido también por los que van a creer en mí, mediante su mensaje. Que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti; que también ellos sean uno en nosotros” (Jn 17, 4-21).

Dice Jesús que llevó a cabo la obra que le encargó Dios. cumplió, así, su voluntad; también que aquellos que le confío su Padre hicieron caso del mensaje que les llevó por lo que también la cumplieron.

El caso es que la voluntad de Dios, a lo largo de la vida de su Hijo, se le había ido revelando con el paso del tiempo. Queremos decir que no se trataba de un plan predeterminado en el que para nada contara la voluntad del propio Jesús. Es por eso que a lo que es verdadero querer del Padre llama el Cristo “su hora” que no entiende llegada, por ejemplo, al principio, en las bodas de Caná (cf. Jn 2.-14). También vemos el sentido que aquella “hora” (verdadera voluntad de Dios) tenía para Jesús en este pasaje del evangelio de san Juan 7, 1-6:

“Después de esto, Jesús andaba por Galilea, y no podía andar por Judea, porque los judíos buscaban matarle. Pero se acercaba la fiesta judía de las Tiendas. Y le dijeron sus hermanos: ‘Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces, pues nadie actúa en secreto cuando quiere ser conocido. Si haces estas cosas, muéstrate al mundo.’ Es que ni siquiera sus hermanos creían en él. entonces les dice Jesús: ‘Todavía no ha llegado mi tiempo, en cambio vuestro tiempo siempre está a mano’”.

Aún, por tanto, la voluntad de Dios no se le había revelado de forma perfecta o, lo que es lo mismo, aún no era tiempo de sufrir su Pasión.

Por tanto, todo, como decimos, había sido cumplir la voluntad de Diosal principio, en el Jordán; luego, yendo al desierto; volviendo a la vida entre los hombres; escogiendo a sus discípulos (habiendo antes orado como recoge San Lucas en 6, 12) y, en fin, en toda la vida que hemos dado en llamar “pública” para diferenciarla de los muchos años en los que vivió sometido a sus padres en Nazaret. 

Y, llegado el momento excelso de entregarse por sus amigos, todo aquello se iba a confirmar. Había llegado el momento culmen de su vida material y espiritual. Entonces, allí, en el Huerto de los Olivos se encontró frente por frente con una situación muy delicada. Luchaba, en su interior, entre lo que, como hombre, como ser que sufría y lloraba, sabía le venía encima y lo que, como Hijo de Dios sabía debía cumplir. Pero aquel hombre, perfecto y perfecto Dios, sabía a qué atenerse. Ni podía fallar en aquel momento decisivo para sí y para la humanidad ni estaba en su mente hacerlo. Por eso, acaece lo que hemos dicho arriba:

“Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: ‘Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú’” (Mt 26, 39).

Se podría pensar que era posible una quiebra en la unidad que existía entre Cristo y Dios que, a la postre, tenía prioridad porque con libertad escogía Jesús la voluntad del Todopoderoso. A Jesús no le quedaba otra porque sabía que otra cosa no debía hacer: era la culminación de un cumplimiento exacto y certero de lo que Dios quería que hiciese. Así se confirma aquel “celo de tu casa me devora” (Jn 2, 17)

“Sus  discípulos  se  acordaron  de  que  estaba  escrito:  ‘el celo por tu casa me devorará’ –pues les recordaba el Salmo 69,10 donde se decía exactamente “pues el celo por tu casa me devora, y si te insultan sufro el insulto.”

Entonces, en aquel momento crucial de la humanidad, confirma en aquel particular fiat, aquel “hágase” sangriento y de luz, lo que había sido una vida entregada a la verdadera y exacta voluntad de Dios.

No debemos olvidar, por otra parte, la situación espiritual y física por la que estaba pasando Jesús. En aquel momento, según escribe san Lucas (cf. 22, 44) “Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”. Aquello, sin embargo, no hay que atribuirlo a ningún tipo o forma de situación extraordinaria o milagrosa. No es que Jesús, acuciado por su situación, provocase en sí mismo algo inaudito o que nunca hubiera pasado antes. Y eso es así porque lo que recoge el evangelista que, no por casualidad, era médico, es algo que, si bien no ocurre todos los días a todo el mundo, según la situación por la que pasaba Jesús era, ciertamente, una posibilidad. Y es que en momentos muy extremos de la vida de una persona, como era aquel por el que pasaba Jesús los capilares que se encuentran bajo la piel pueden llegar a dilatarse tanto que es posible acaben reventando. Entonces, al ponerse en contacto con las glándulas que producen el sudor en el cuerpo humano se mezclan con ellas y salen a la superficie de la piel y aparecen, al unísono, sudor y sangre. Podemos, pues, imaginar, la situación de extrema tensión por la que estaba pasando Jesús para que acaeciera aquel poco habitual fenómeno físico. 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.