Su madre, testigo de Jehová, murió por falta de sangre, y va a los tribunales

Para entender por qué Enrique Estévez ha denunciado a un hospital de Pamplona es necesario sumergirse en la historia de su familia, que entró en los testigos de Jehová a finales de la década de los 70. Una decisión que continuamente ha impuesto los límites del mundo que ellos tenían permiso para conocer y que, cuando su madre Rafaela enfermó, también vetó los cuidados médicos que la mantenían con vida. Lo cuenta Guillem Sànchez en El Periódico.

Rafaela Bueno (Córdoba, 1951) dejó el colegio a los 8 años para trabajar en el campo. Emigró a Cataluña, donde alternó el oficio de costurera con el de ama de casa. Se casó y tuvo tres hijos. A los 24 años comenzó a frecuentar la Congregación Oeste de los Testigos en Terrassa. “Era una mujer humilde, muy divertida y que nos quería con locura”, recuerda Enrique. “Ella no era una fanática. Iba los fines de semana a la congregación porque quería ver a sus amigas y porque le gustaba escuchar cómo hablaban de Dios.

“Lo que voy a hacer ahora no lo hago por dinero. Y tengo pocas esperanzas de que sirva de algo. Sé que no me va a compensar. Pero es de justicia. Porque mi madre, por enferma que estuviera, tenía derecho a decidir qué quería hacer con su vida. Y los testigos de Jehová le arrebataron ese derecho, explica Enrique.

Rafela falleció el 9 de noviembre de 2014, después de que se “interrumpieran las transfusiones de sangre” y se “apagara la máquina de diálisis”. El problema es que cuando se tomó esa decisión, a las 13 horas del 7 de noviembre, Rafaela estaba sedada y nadie avisó a su hijo, que cuando regresó al hospital descubrió que su madre había muerto y que su cuerpo, además, ya había sido incinerado. “Mi hermana y su marido habían revelado en la congregación que mi madre estaba recibiendo sangre. Al contarlo, impidieron que eso se hubiera quedado dentro de la familia y activaron una maquinaria que ya nadie podía detener”.

Los testigos de Jehová y la sangre

Con más de ocho millones de seguidores, las sucursales de los testigos de Jehová existentes en países de todo el mundo obedecen escrupulosamente las órdenes que llegan desde la WatchTower Society, la corporación empresarial que dirige la secta desde Nueva York.

El portavoz de la sede nacional española, Aníbal Matos, explica que para cualquier miembro “la sangre es la vida” y recibir una transfusión de otra persona implicaría apartarse de los designios de Jehová (Dios) porque así lo dice la Biblia“Levítico 17:11. Porque el alma de la carne está en la sangre, y yo mismo la he puesto sobre el altar para ustedes para hacer expiación por sus almas” y “Hechos 15:20. Dios ha ordenado a los cristianos ‘que se abstengan […] de la sangre’, el mismo mandato que le dio a Noé”.

Para un testigo recibir una transfusión de sangre es exponerse a ser expulsado de su congregación. Según el libro Pastoreen el rebaño, si el comité judicial –la justicia interna y paralela a la regular que rige a sus miembros– considera que se ha arrepentido, sólo será castigado y recibirá ayuda espiritual pero podrá seguir dentro de la comunidad.

El drama de la “desasociación”

Pero si el tribunal estima lo contrario, “debe anunciar su desasociación”. Esta palabra es un “eufemismo”, aclaran anónimamente otros testigos, que usa la organización desde que tomó consciencia de que “expulsar por transfusiones de sangre les daba mala prensa”. En 1994 llegó a los tribunales españoles el caso de un menor de 15 años fallecido en Huesca al rechazar sus padres, testigos de Jehová, una transfusión.

Ser expulsado –o desasociado– de los Testigos implica ser condenado a la soledad más estricta. Porque supone que cónyuges, padres, hermanos o hijos han de cortar la relación con el expulsado. Este mecanismo funciona como una fuerza coactiva que provoca que cualquier testigo acate las normas para evitar la expulsión, porque entonces –según sus creencias– ya no resucitará en el paraíso y, además, tendrá que empezar desde cero, y en solitario, una nueva vida en el mundo exterior, “con los mundanos”, con quienes hasta entonces apenas ha mantenido relación. Por eso, aunque en España es una confesión religiosa de notorio arraigo, diversos expertos la consideran una secta y ha sido prohibida en algunos países como Rusia.

Juan Bourgon, ex testigo de Santander, presentó en abril de 2017 en Inspección Sanitaria de Cantabria un informe para denunciar la existencia de los Comités de Enlace con los Hospitales, representantes de la secta que entregan en los centros médicos una lista con los nombres de los miembros que no deben ser tratados con sangre, para que valorasen si vulneraba la Ley Orgánica de Protección de Datos. Todavía no ha recibido ninguna respuesta.  

Así murió Rafaela

El tratamiento de Rafaela se interrumpió el 7 de noviembre a las 13 horas. Una hora antes, Enrique había insistido a la doctora que la atendía en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que las transfusiones debían mantenerse en su ausencia –estaría fuera unos días–. Sin embargo, su hermana, en compañía de dos ancianos –nombre que reciben los dirigentes de las congregaciones–, “se personaron en el hospital y presionaron a la médico”, que cedió e interrumpió el tratamiento con sangre. “Por eso murió”.

“Los testigos no querían matar a mi madre, pero son fanáticos que prefieren morir antes que pecar ante Jehová y que creen que así salvaron su alma”, lamenta Enrique, que asume que tras la publicación de esta noticia será expulsado.

De nuevo en los tribunales

Enrique, en 2017, denunció a su hermana por estos hechos en el juzgado de instrucción 1 de Pamplona, que archivó el caso. Sin embargo, ayer, 17 de enero, el abogado Carlos Bardavío Antón ha redactado una nueva querella contra la doctora que interrumpió el tratamiento. Experto en organizaciones como los testigos –defendió en la Universidad de Sevilla la tesis doctoral Las sectas en derecho penal. Estudio dogmático de los delitos sectarios (Bosch Editor, Barcelona, 2018)– Bardavío aclara que el objetivo es reabrir el caso porque no se actuó correctamente.

Se ha encontrado un testigo que revela que estuvo presente cuando Enrique afirmó a la médico responsable que consentía que se siguieran con las trasfusiones de sangre y de hemoderivados a su madre, a pesar de la negativa de la hermana, por lo que dicha médico debió actuar en “beneficio de la vida”, y en todo caso, “acudir a la autoridad judicial al existir una discrepancia de tratamiento de los familiares directos de la paciente”, aclara el letrado.

Rafaela no había firmado el documento de “instrucciones previas” que especifica cómo deben actuar los médicos en caso de atenderla estando inconsciente. No lo había hecho a pesar de que la mayoría de los testigos, instados por los dirigentes de sus congregaciones, sí lo hacen. Bardavío pone la lupa sobre el hospital porque entiende que se ignoraron evidencias de que la mujer quería esa sangre, dado que meses antes –en el mismo hospital– había recibido hemoderivados y años atrás –en otro centro– transfusiones de sangre.

Contactados por este medio, los responsables del centro médico han declinado hacer ninguna valoración porque “desconocen el caso” y todavía no tienen constancia de la querella. Por parte de los testigos de Jehová, su portavoz, Aníbal Matos, niega que la organización presione a las familias y cuestiona que se interrumpiera un tratamiento ya comenzado.

Una organización hermética

La organización de los testigos de Jehová fue investigada hace dos años por la Guardia Civil a raíz del trabajo de El Periódico sobre la ocultación de abusos sexuales a menores. El caso se judicializó y archivó por la prescripción de los delitos. También fue objeto de interés de los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana) a raíz del caso publicado por este diario sobre Miguel García, testigo que denunció públicamente la existencia del sistema judicial paralelo que oprime a sus miembros

La expulsión de sus miembros por estos comités judiciales internos, y por razones como el adulterio o ser homosexual, es una forma de control cargada de “violencia emocional”, en palabras del periodista americano Trey Bundy, que lleva años ahondando en el hermetismo de una secta condenada en Estados Unidos por negarse a entregar la base de datos en la que guardan bajo llave todos los casos de pederastia.

14 comentarios

  
Templario
Yo en este caso, y siendo adulta, aplico la libertad religiosa. Otra cosa es si fuera menor de edad o con una edad adulta (legalmente) pero sin suficiencia de criterio para discernir. Y de esa libertad religiosa ha sido partícipe su hijo. Conocía perfectamente la situación de su madre y no entiendo para nada su postura.
18/01/19 11:41 AM
  
maru
Los testigos de Jehová son, literalmente, una secta y bastante peligrosa. No me explico el proceder de la médico.
18/01/19 1:43 PM
  
Carlos
Hoy estaba leyendo un pasaje de la biblia, despues que el Apostol Pablo se convirtio al cristianismo los judios queria matarlo y lo acusaban falsamente. Pero me llama la atencio una palabra que usaban sus acusadores para referirse al la adoracion nueva que practicava. Esto dijo el Apostol Pablo en su defenza ante el gobernador Romano Felix:
"«En cambio te confieso que según el Camino, que ellos llaman secta, doy culto al Dios de mis padres, creo en todo lo que se encuentra en la Ley y está escrito en los Profetas"
Hechos, 24 - Bíblia Católica Online

Leia mais em: https://www.bibliacatolica.com.br/la-biblia-de-jerusalen/hechos/24/
18/01/19 4:17 PM
  
Víctor
Tranquilos que se ha ido con Jehová. ¿Existe acaso Jehová? los pertenecientes a esta secta ni creen en Dios, ni reconocen al Hijo de Dios como Dios y Salvador y como viven en un mundo de auténtica locura, se dan estos casos tan lamentables como este y si se creen que lo están haciendo muy bien, pues adelante. Pero resulta penoso, que un profesional que tiene el sacrosanto deber de salvar vidas humanas: haga todo lo contrario a la razón.
18/01/19 5:39 PM
  
CristhianP
Yo soy un exTestigo de Jehová y puedo decirles que así como esta señora que estaba entre ellos por que su único entorno era la secta (si, es una SECTA con todas las letras) están muchísimas personas. Incapaces de romper los lazos con un grupo de creencias completamente fuera de la realidad pero que por la misma presión sectaria han roto los lazos con todos sus demás amigos y familiares obligándoles a elegir entre seguir, aunque ya no creen, o vivir en la soledad mas absoluta.

De mas esta decir que cuando decidí dejar la secta perdí toda mi parentela y a todos los que conocí desde que era un niño pero no podía seguir en algo que ya no creía. Por eso yo le creo a este hijo cuando dice que si su mamá hubiese estado consciente si se deja hacer la transfusión.

Las sectas como los TJ al tener leyes que los restringen usan eso como mecanismo de intensificar el grado de fanatismo: "Como somos los únicos que tenemos la verdad por eso nos persiguen". Es de locos pero las sectas son así.
18/01/19 5:57 PM
  
Tulkas
La gente quiere que se le hable de Dios.
18/01/19 6:06 PM
  
María de las Nieves
Si ella estaba consciente lo aceptaba.
18/01/19 7:12 PM
  
Pablo
Pues yo, como templario, tengo mis reservas en estos casos.
Como católico, considero que mi fe debe ser respetada. Y por ello, respeto la ajena.
Para mí es una tontería lo de las transfusiones, pero si permito que se pase por encima de esas creencias, quizá mañana pasarán por encima de las mías... También por ahí hay gente que dice que darle una charla sobre sexualidad (con la visión de la sexualidad que "ellos" tienen) a nuestros hijos, no debe impedirse etc...
Si existe la libertad religiosa es de todos. ¿no?.
Y si los testigos, de verdad son una secta peligrosa etc...que sea prohibida como tal.
18/01/19 7:15 PM
  
Eiztarigorri
El planteamiento me parece lógico. Si el Estado reconoce la eutanasia o el suicidio asistido fundándose en el carácter absoluto de la libertad humana ¿Cómo va a negarse al planteamiento de los testigos de Jeováh? Y que conste que me parece una barbaridad, pero las cosas como son.
18/01/19 8:22 PM
  
Lulita
Es muy lamentable que en pleno siglo 21siga muriendo gente por ignorancia y fanatismo...La secta testigos de jehova es altamente peligrosa y destructiva con sus políticas de prohibición de transfuciones de sangre a matado a miles de personas por todo el mundo
Y la prohibición de denunciar a las autoridades los casos de abuso sexual a menores es otra patraña de esta secta ,el ocultamiento y protección de pedófilos y pederastasa en sus filas. como el ostracismo a aquellas personas que no quieren pertenecer a sus filas.
18/01/19 8:56 PM
  
Spes
Con todo respeto, pero si su señora madre ocupaba transfusiónes, lo más seguro es que ya no tenía mucho tiempo por vivir, es una pena, pero por otro lado, ésta desgracia salva a su propio hijo de que siga en ésa secta, que le dé gracias a Dios porque de un mal, sobrevino un bien. Ahí es como un campo de concentración con alambrado virtual, lo se por varios vecinos, que son buenos y se ven tristes,. No salen los niños a jugar ni se relacionan, ! Cómo somos los contaminados!, Pues, si, somos malos, pero hay que torearnos unos a otros, no todo es malo, ni todo bueno
19/01/19 3:37 AM
  
MARIELA
Es triste que alguien pierda la vida por una mala interpretación de las Escrituras.
En el Antiguo Testamento tenían prohibido comer la sangre animal porque en ella se encontraba la vida y la vida estaba perdida por el pecado original.
Jesús viene a devolvernos la vida. Por eso nos pide beber Su Sangre. Esto era escandaloso para los judíos y a día de hoy lo sigue siendo para los testigos de jehová que no creen en la salvación por la Sangre de Cristo.
Por otro lado, nadie tiene derecho a imponer un tratamiento que el paciente no quiere.
19/01/19 10:28 AM
  
Marco
Que lástima que una secta se apodera de tu soberanía personal y llega a decidir por ti!! Y tienen un terrorismo de culto, a sus miembros! Porque le estan aplicando terrorismo psicológico cuando le dicen q “si te sales vas a quedar solo en el mundo”. Que solo nos salvamos 140.000 (puestos solo para los jefes) , que te vamos a expulsar, y lo lamentable que ponen ante la familias y lazos de sangre y amor, a unas ordenes dadas por un hereje de la WTS, bajo pena del exilio y abandono, Donde esta la misericordia aqui?? Donde esta el amor al prójimo aqui?
Donde estan los valores de la familia aqui?? Hay que orar muchos por esas ovejas que tienen a un lobo disfrazo como pastor!! Muchos de los testigos de NADIE, porque de ni su jehova son!!
Son los propios anticristos tal como lo dice San Juan en 1ra Juan 2,18 “ Hijitos, ésta es la hora última. Ustedes han oído que viene el Anticristo; pues bien, ahora han aparecido muchos anticristos. Por eso sabemos que es la hora última.
19 Ellos salieron de entre nosotros; pero en realidad no eran de los nuestros, porque si lo hubieran sido se habrían quedado con nosotros“

Y es muy delicado absndonar la Fe y la Verdad Plena, que es Jesús (Juan 14,6), el que abandona el ser Cristiano Catolico, es abandonar a Jesús y la Iglesia misma,, abandonar a Jesús es estar en la oscuridad eterna! Y ponen en peligro su alma tal como lo dice San Pablo en Galatas 1,6” Estoy muy sorprendido de que ustedes se hayan alejado tan pronto de Dios, que los llamó mostrando en Cristo su bondad, y se hayan pasado a otro evangelio (a una secta a lo que dicen la Atalaya).
7 En realidad no es que haya otro evangelio. Lo que pasa es que hay algunos que los perturban a ustedes (los falsos pastores, lobos con piel de oveja), y que quieren trastornar el evangelio de Cristo.
8 Pero si alguien les anuncia un evangelio distinto del que ya les hemos anunciado, que caiga sobre él la maldición de Dios, no importa si se trata de mí mismo o de un ángel venido del cielo.Lo he dicho antes y ahora lo repito: Si alguien les anuncia un evangelio diferente del que ya recibieron, que caiga sobre él la maldición de Dios.
19/01/19 12:01 PM
  
Palas Atenea
Si aprueban la ley de la eutanasia se acabó el problema de los testigos de Jehová. Si otras personas piden la muerte por otras causas no hay razón legal para hacerles transfusiones a los que no las quieren. Así de simple
25/01/19 7:22 PM

Esta publicación tiene 4 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.