InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Un amigo de Lolo

15.11.21

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - Que nos libre Dios del Mal

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Que nos libre Dios del Mal

  

“Líbranos, Señor, de los sufrimientos. Pero, en último caso, sálvanos de la víbora de la desesperanza que aniquila, que si hasta del estiércol puede nacer una flor, tenemos en el martirio una rosa de redención.” (Mesa redonda con Dios, p. 225)

 

Sigue desgranando el Beato Lolo, en esta parte de su libro “Mesa redonda con Dios” el Padre Nuestro. Y ha llegado, digamos, al final de la oración que Jesucristo enseñó a sus Apóstoles a requerimiento de los mismos. 

El caso es que este capítulo lo titula “Fauna” y no es porque vaya a hablarnos de la parte animal irracional de la Creación, así, en general sino que lo hace (como veremos en otros días, si Dios quiere) para hacer referencia a lo malo que, de la misma, puede haber en la vida de la criatura de Dios, el hombre. Pero ahora vayamos con lo que corresponde al día de hoy. 

Se subtitula el capítulo, lógicamente, “Líbranos del Mal” pues eso es lo que quiere tanto Lolo como cualquiera de nosotros. Pero… 

Decimos pero… porque, como podemos imaginar, el Beato de Linares (Jaén, España) h ca muy fino cuando habla de esta parte de la oración que tan conocida es y tan repetida ha sido, es y será desde que Jesucristo quiso que la tuviéramos como instrumento espiritual de primer orden. Y ya sabemos que cuando decimos que Lolo hila fina es que hila fino y más que fino para llegar a profundidades con las que también nos ayuda a nosotros, sus lectores y amigos. 

Pues bien, lo primero que dice Lolo puede resultar sorprendente para quien no conozca bien al creyente del que estamos hablando. Y es que dice, le pide a Dios, que nos libre de los sufrimientos. Lo que pasa es que eso no quiere decir que no diga nada más sino que lo que importa, además de que eso quiera (¡Quién no lo querría!) es lo que viene después pues nos ayuda a darnos cuenta, como tantas veces nos pasa, que las apariencias engañan muchas veces. 

Esto lo decimos porque, de hacer lo propio Lolo con sus palabras y no pedir a Dios que le libre de los sufrimientos pudiera parecer que es algo masoquista. Y, en realidad, nada de eso tiene que ver con la realidad. Lolo quiere ser librado de los sufrimientos pero… 

Leer más... »

8.11.21

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - No caer en la tentación

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

No caer en la tentación

  

“La tentación no es un mal, como tampoco lo son algunas consecuencias de los males de otros. Es más: como ante una señal de peligro en la carretera se renueva la atención y se asegura el volante, así también de una encrucijada espiritual se reactiva la fe y se tonifica el amor de un corazón. Con la tentación de un hombre fiel pasa como con los órganos que injertan uno en otro que ponen en actividad todo el poder de rechace del cuerpo.” (Mesa redonda con Dios. pp. 223-224)

 

 

La verdad es que el título de este pequeño capítulo de donde entresacamos el texto de hoy es bien curioso y nos informa a la perfección de qué va la cosa, por así decirlo. Y es que se titula “La zancadilla” pues viene referido a la parte del Padre Nuestro en la que decimos “no nos dejes caer”… en la tentación. 

La verdad es que cuando alguien va caminando y hay quien le pone una zancadilla (aunque sea de broma) el resultado de tal acción va a ser, seguramente, que dará de bruces con el suelo y, claro, deberá levantarse. Aunque es posible que no llegue a pasar eso si quien es zancadilleado es capaz de mantener el equilibro aunque sea mucho el esfuerzo que tenga que hacer para eso. 

Esto lo decimos porque el texto de arriba tiene que ver, exactamente con eso: no caer en la tentación. Y es que bien sabemos que las hay y que, incluso, nosotros mismos nos las podemos poner… 

Pues bien. El Beato de Linares (Jaén, España) empieza bien aclarando (el que da primero, da dos veces podríamos decir) lo que importa: “la tentación no es un mal”. Y alguien podrá decir que eso es discutible. Sin embargo, no es tanto pues aquí el problema está en caer en ella y no en que se nos proponga. Y es que por eso decimos en la oración que Cristo enseñó a sus Apóstoles “no nos dejes caer en la tentación” pues lo que pedimos es, eso, que no caigamos en ella. Y eso es bueno que diga nada más empezar para que nadie se lleve a engaño. 

Y luego nos pone un símil que puede clarificar mucho para quien no entienda eso de que la tentación, ella misma, no es el problema. El problema somos, precisamente, nosotros mismos y cómo somos, a tal respecto. 

Lo que nos dice acerca de las señales de peligro es que cuando nos encontramos con una de ellas no seguimos adelante como si nada porque, de hacerlo así, el peligro dejará de ser un aviso en forma de señal y pasará a ser una situación bien difícil con las malas consecuencias que eso puede tener en nuestro devenir particular.

Leer más... »

3.11.21

Beato Manuel Lozano Garrido: de Linares al Cielo o su Dies Natalis

Dies Natalis del beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Textos litúrgicos |  Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo

Es cierto y verdad que los seres humanos, en cuanto a fechas se refiere, hay algunas que las tenemos más en cuenta que otras porque representan, son, una cifra redonda. Así, por ejemplo, cuando alguien cumple 10 años o 20 o se cumplen las bodas de plata (25 años) de la celebración de un matrimonio o las de oro (50 años) y qué decir de las de platino (75 años) 

Ciertamente, eso no quiere decir que no tenga importancia cumplir 9 años o 19 o que el año en el que se llevó a cabo el matrimonio haga ahora 24, 49 o 74 años. Lo que quiere decir es que, simplemente, otorgamos a un número “simbólico” lo crucial que tiene para el ser humano y que manifiesta y afirma determinado acontecimiento. 

Pues bien. Eso es lo que nos pasa con el Beato Manuel Lozano Garrido porque hoy hace, exactamente, ¡50! años que Dios lo quiso tener cerca y se lo llevó a su Casa. Y eso es lo que creemos por la fama de santidad que, cuando fue llamado, tenía en vida y por lo que luego pasó cuando Manuel pasó a ser, el 12 de junio de 2010, como decimos arriba, “Beato” de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Ahí es nada. Y aunque estemos seguros (por lo que dicen los que le conocieron) que Lolo le daría poca importancia a eso (él mismo dijo una vez que ni era Beato ni creía que lo fuera nunca…) e, incluso, hasta sonreiría con la situación, lo bien cierto es que nosotros le damos mucha pues, para empezar, no andamos tan sobrados de verdadera humildad como la que manifestó en vida don Manuel, más conocido por Lolo y, luego, porque como diría otro santo, San Josemaría, nos da la santa gana dársela, ¡hala! 

Y en eso estamos, en darle las gracias a Lolo por ser como fue y por haber ascendido al Cielo con billete de primera que es el que obtienen aquellos creyentes católicos que a lo largo de su vida (no muy larga, la verdad, pero más que suficiente para el caso) han mostrado y demostrado que todo lo que Dios y su Hijo Jesucristo han dicho a lo largo de la historia es posible llevarlo a cabo y subir, así, de Linares (Jaén, España) al Cielo. 

Agradecemos, pues que, para eso queremos ser bien nacidos. Y lo hacemos con el conocimiento que tenemos de Lolo que no es por haberlo visto en vida sino por lo que ha venido después de que hace 50 años descansara en el Cielo de una vida de sufrimiento y dolor que, por mucho que él quisiera que no lo notara el prójimo, lo bien cierto que él sufrió y más que mucho sufrió como, sin ir más lejos, se refleja en muchos párrafos de los libros que, a modo de “diario”, dejó para la posteridad. Y él, que quería que su dolor fuera algo así como “con escafandra” para que quedara dentro de sí lo que padecía y nadie acabase sufriendo con él… en fin, que las cosas son como son y el dolor es como es. 

Lolo, queremos decirte que en el Cielo hagas todo lo que puedas para que los que sufren, lo hagan sabiendo sobrenadar el sufrimiento; que intercedas por los que padecen dolor y no saben sobrenadar el mismo, no conocen a Dios y no pueden refugiarse en un porvenir mejor en la Bienaventuranza y la Visión Beatífica; que pidas al Todopoderoso por los que creemos que el Cielo no es una promesa sino una realidad al alcance de muchos (quizá Purgatorio mediando); que sepas, sobre todo que sepas, que nosotros te tenemos como ejemplo de vida espiritual y que, por eso mismo, agradecemos poder ser llamados amigos tuyos, como te decimos, nosotros que tan sólo te conocemos por la referencia de una vida plena muy a pesar de tantos alfileritos como te asaeteaban diariamente y tú hacías tuyos con la avaricia de quien ama al prójimo y no lo quiere ver sufrir con lo ajeno; que lo sepas Lolo, que lo sepas y lo pongas ante los pies de Dios como ofrenda de quienes, en el mundo, caminamos hacia el Cielo donde tú ya moras, habitas, estás.

 

Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, Lolillo, ruega por nosotros.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

     

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Demos gracias a Dios por suscitar, entre sus hijos, a lo mejor de lo mejor.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna. 

25.10.21

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” – Perdónalos; perdónanos

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Perdónalos; perdónanos

  

“¡Si Dios no pide nada difícil! Si con el vaso de agua ofrecido a un pobre se gana el Cielo. ¿No lo vas a conseguir tú más por un impulso de caridad? 

Perdónanos, perdonando, es lógico y necesario, pero que Tú nos perdones sin vales o visitas del cobrador, por caridad, a secas, madura, jugosa y dulcemente, como es la bondad con que consideras, ¿cómo hacerlo justo? 

Olvídalo todo, Señor, y perdónalos con los brazos abiertos en lo poco de amor que hacen, incluso cuando no saben lo que hacen. “ (Mesa redonda con Dios, p. 221)

  

El apartado que contiene este texto de titula “Cuando pasa el cobrador” y lleva entre paréntesis la expresión “Perdónanos” pues sigue el Beato de Linares (Jaén, España) escribiendo sobre la realidad misma del Padre Nuestro en la vida de su prójimo y, claro, también en la suya. Y ahora le corresponde a un apartado tan especial como es el del perdón. 

Ciertamente que, como dice Lolo, lo que Dios pide a su descendencia no son grandes cosas en el sentido de algo así como actuaciones grandilocuentes. Al contrario es la verdad: en lo sencillo de un acto de amor se encuentra la mismísima salvación eterna. Y por eso habla sobre el vaso de agua que se le puede ofrecer a quien lo necesita. Ahí radica una voluntad misericordiosa y buena que es la que fomenta Dios en sus hijos y la que transmitió su Hijo engendrado y no creado cuando fue enviado al mundo para que el mundo se salvase y no para juzgar al mundo… 

Además, aquí juega mucho la fe que tenemos y que nos impulsa, por caridad (como dice Lolo) a llevar a cabo las acciones mejores en beneficio de aquellos que las necesitan. Y así es como Dios, que conoce todo lo que hacemos, nos acepta como hijos que saben lo que deben hacer y no se dejan dominar por el egoísmo. Y por eso creemos que nuestro amigo de Linares nos dice eso de “por un impulso de caridad” pues esta virtud cardinal nos lleva a hacer lo bueno y mejor que nuestro corazón sabe que hay que hacer. 

Y entonces Lolo se dirige directamente a Dios a quien le pide perdón. Sí, quiere que nuestro Padre del Cielo perdone a todos los que necesitan ser perdonados por aquello que no deberían hacer o pensar en hacer. Pero quiere que su perdón lo sea por caridad, por Amor del Todopoderoso y no a cambio de pedirnos cuentas… 

El caso es que Lolo se pregunta cómo es posible hacer justo el perdón si es por puro Amor de Dios. Y nosotros creemos que lo es por aplicación de la Justicia divina condicionada por el Amor, por la Caridad, que es lo que mejor muestra cómo es el Padre Eterno. 

Es cierto y verdad que, sobre esto, sobre aquello que debe ser perdonado, hay mucho sobre lo que hablar. Es decir, muchas veces caemos en tantas y tantas tentaciones pero hay otras muchas veces en las que no hace falta que nada ni nadie nos tiente porque somos nosotros mismos quienes nos fabricamos las caídas. Y por eso dice el linarense universal, se lo dice y pide a Dios, que nos perdone a pesar de tales comportamientos e, incluso, si es el caso de no saber qué se hace (que también es posible que suceda eso) 

Lolo quiere que se nos perdone por lo mal que tantas veces lo hacemos. Pero estamos seguros (aunque esto nos pueda parecer extraño) que también se refiere a él mismo por lo que pudiera él tener por algo contrario a la Voluntad de Dios. Por eso dice, claro, “perdónanos” y, aunque nosotros creamos que a Lolo poco podía perdonarle Dios por según cómo era y hacía también creemos que él se sabía dentro de una humanidad pecadora y, a lo mejor, en lo muy poco, también caía según pudiera pensar nuestro amigo.

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

18.10.21

Un amigo de Lolo - “Lolo, libro a libro” - Dios-pan

Presentación

Beato Manuel Lozano Garrido, beato Lolo sonriendo

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Dios-pan

  

“Pan de justicia diaria, de amistad diaria, de caridad diaria, de concordancia diaria y, con el pan, esa hogaza tuya, amasada en un Cielo caliente de verdades, esponjada de ternuras, olorosa de gracia, que es tu vida entre nosotros: Padre de Hostia que Yo soy, la harina que me hago cada mañana en la carne de ellos, antes incluso de que nazca el sol, para que se nutran de caridad, para que se fortalezcan en la esperanza. Pan de vocación en el trabajo, de ilusiones en el amor, de ensueños de santidad, de aliento para el futuro. Pan del Pan que eres en todo lo hermoso, en todo lo noble, en todo lo eterno. “ (Mesa redonda con Dios, p. 219)

 

 

Con este extenso texto terminamos este apartado de título “De qué se amasa el pan” que lleva el subtítulo “Dánosle hoy” y que, en sí mismo, no es que ocupe muchas páginas (sólo una) pero que, en su conjunto muestra más que bien la intención que tiene Lolo de mostrarnos Quién es Dios. 

Entre Lolo está Dios. Y queremos decir con esto que en este texto de su libro Mesa redonda con Dios vemos como se expresa su autor en dos momentos determinados (al principio y al final) para dejar que intervenga el Creador entre tales momentos que es algo así como decir que Dios está en nuestro propio corazón. 

Lo vemos con toda claridad: 

Nos dice el Beato de Linares (Jaén, España) o, mejor, dice de Dios una serie de realidades con las que estamos totalmente de acuerdo y debe estarlo quien sepa las cosas cómo son. Y es dice que, como pan o, lo que es lo mismo, como alimento, Dios es

Justicia diaria,

amistad diaria,

caridad diaria y, en fin,

concordancia diaria. 

Por tanto, como es la verdad, Dios es justo siempre, nos tiene como hijos pero, también como amigos y con nosotros muestra su amor siempre y, por fin, acuerda con nuestro corazón siempre que queramos que eso sea así. Y todo eso siempre y sin alejarse para nada de su descendencia. Dios, por tanto, pan que nos alimenta, también, el alma. 

No deja, de todas formas, de recordarnos Manuel Lozano Garrido que Dios es la Verdad, que es tierno sobremanera y que su Gracia está con nosotros.  

Pero es que, como si respondiera, Dios confirma lo que nos dice Lolo dirigiéndose a su Creador. Así, por ejemplo, dice Dios que: 

Se hace harina, cada día, para que, como tal, el hombre pueda amasar su caridad y hacer uso de la misma a espuertas, sin límite y sin medida. Y eso lo que Dios quiere que se haga,

Se añade a nosotros para que sepamos lo que hacemos, para tengamos ilusión en el amor que amamos, para que, al menos, soñemos con la santidad y, en fin, para que sepamos que lo que de venir está sometido a su Voluntad pero que a nosotros nos toca dar con el mazo además de rogar que así sea…

Y ya, para finalizar, Lolo añade algo que debemos tener por verdad porque lo es. Y es que Dios, como pan, como alimento que nutre nuestra alma y nuestro corazón, es en todo hermoso, en todo noble y, como no puede ser de otra forma es, en todo eterno pues es la eternidad misma. 

Dios, por tanto, es alimento nuestro pues nuestra corazón es su templo. Así de sencillo y así de verdad.

Eleuterio Fernández Guzmán

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.