InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Defender la fe

13.10.08

Rouco lo ha bordado

Rouco Varela

El Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, celebró, el pasado domingo 12 de octubre, la Santa Misa que se llevó a cabo en la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Era un día bastante señalado: día de la Hispanidad y fiesta de su Patrona, la Virgen del Pilar. Un momento, por tanto, muy indicado para poner los puntos sobre las íes y los acentos sobre muchas palabras que definen la situación por la que pasa España.

Buena oportunidad que, lógicamente, no desaprovechó.

Ante el Sí “pleno” que, como hijos de Dios, hemos de dar, y que, como consecuencia, ha de afectar a nuestros “pensamientos, palabras y obras” (¡Vamos, que no actuemos de forma farisaica!), Rouco Varela entiende que se produce esto:

Reto inevitable ante la constatación de la creciente impregnación de sectores muy considerables de nuestra sociedad por una mentalidad militantemente laicista, alejada de la fe cristiana; más aún, de la misma fe en Dios. O se le niega explícitamente o se le desconoce intelectual y culturalmente o se vive como si Dios no existiese. Esta forma de pensar, de vivir y de comportarse en la vida privada y en la vida pública sin referencia alguna a Dios, ni explícita ni implícita, ha llegado también a los más variados ambientes donde transcurren la vida y la educación de nuestras jóvenes generaciones: la familia, la escuela, la Universidad, lugares y tiempos de las ofertas culturales, del deporte y de las diversiones en general”.

Leer más... »

8.10.08

Pío XII y, como ejemplo, un judío que dejó de serlo

Pío XII

Mañana, 9 de octubre de 2008, hará medio siglo que Eugenio Pacelli, más conocido como Pío XII, subió a la Casa del Padre.

El Gran Rabino de Roma (a partir de 1940), Israel Anton Zoller, había muerto el 2 de marzo de 1956 (justo el mismo día que Pío XII cumplía 80 años) Por tanto, lo hizo 2 años antes que lo hiciera el Papa que, con su actitud, le hiciera cambiar, ni más ni menos, que de religión: se convirtió al catolicismo y fue bautizado (junto con su esposa, el 13 de febrero de 1945), pasándose a llamar Eugenio Pío Zolli.

Es de suponer que aquel judío, bien formado en la Palabra de Dios y conocedor de todo lo relacionado con el Antiguo Testamento, no era una persona poco docta ni incapaz de comprender lo que había pasado: se había encontrado con Jesucristo viendo, en el comportamiento de Pío XII, la encarnación de la doctrina del Hijo de Dios.

Ya dejó escrito Eugenio Zolli, en su libro “Antisemitismo” que “El judaísmo mundial tiene una gran deuda hacia Pío XII por los repetidos y urgentes llamamientos a la justicia y, cuando éstos no sirvieron, por las enérgicas protestas contra leyes y procedimientos inicuos“.

Leer más... »

3.10.08

Opus Dei: 80 años y un día

S.Josemaría

(Fíjense en la imagen de San Josemaría porque es clave en todo este artículo)

Los movimientos que, en el seno de la Iglesia católica hay y viven tienen, cada cual, una forma de ser y un comportamiento que, a lo largo de su historia, los determina a ser más o menos beneficiosos para la Esposa de Cristo y, así, para la sociedad en la que viven.

Este es el caso particular de la Obra de Dios, conocida como Opus Dei.

Era Josemaría Escrivá un joven sacerdote cuando, estando en Madrid en un retiro espiritual, el Espíritu Santo encendió, en su corazón, una llama del alma que, hasta hoy mismo, quema en todo el mundo y enciende los corazones de millones de personas que reconocen, en el carisma del Opus Dei, una adecuada y católica forma de conducirse.

Aquel día era un 2 de octubre de 1928. Por lo tanto, ayer mismo se cumplieron, exactamente, 80 años desde que Dios encomendó a aquel joven sacerdote que, independientemente de lo que tuviera previsto hacer con su vida de persona entregada a los demás, tenía que construir, por así decirlo, una obra que era, más que suya, de Dios.

Recibí la iluminación sobre toda la Obra, mientras leía aquellos papeles. Conmovido me arrodillé –estaba solo en mi cuarto, entre plática y plática- di gracias al Señor, y recuerdo con emoción el tocar de las campanas de la parroquia de N. Sra. de los Ángeles”, contaría el mismo Josemaría.

Leer más... »

15.09.08

Neuquén de nuestros ahoras

El pasado 13 de septiembre, Luis Fernando Pérez Bustamante nos regaló un vídeo sobre la defensa de la catedral de Neuquén (En Argentina) por un grupo de jóvenes de aquella nación ante los insultos de toda clase que proferían desde una manifestación de mujeres de, digamos, dudoso sentimiento humano.

Sobre la forma de actuar de las personas hay mucho escrito; también sobre el comportamiento que se puede llegar a tener si, antes de hacer nada, no se piensa lo que se hace.

El caso particular al que ahora me refiero está, creo yo, fuera de todo lugar y, por cierto, presagia malos tiempos, ya olvidados, para la Iglesia católica. Pero el presagio no se refiere a Argentina, donde, al parecer, pasan cosas de tal jaez sino para España, donde la vesania de una gobernantes y el apoyo incondicional de ciertos sectores progres dela Iglesia católica española, están haciéndonos recordar tiempos ya muy pasados.

En muchas ocasiones no se trata de nada grave, en principio. Al contrario, se trata de un menosprecio pequeño a Dios (que siempre es grande y grave) que se hace en tal circunstancia; se trata de que, por ejemplo, se hace de menos la cruz, símbolo por antonomasia del cristiano, y se hace lo posible para que no aparezca en actos públicos sin darse cuenta que se increpa, con tal actuación, no sólo a la Iglesia católica (y también a otros cristianos) y a sus fieles sino, nada más y nada menos, a Aquel que fue inmolado en aquellos maderos que trataban de infamar a Quien no podía ser infamado.

Por eso el Maligno, a través de manos espurias, trata de hacer daño a Dios, a su Iglesia (católica) y a todo lo que puede representar a uno y a otro.

Leer más... »

22.08.08

¿Qué relaciones entre el Estado y la Iglesia?

Dad al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios” (Mt 22:21)

Esto, dicho por Jesucristo cuando le mostraron una moneda para ver si lo cogían en un renuncio o expresaba alguna reticencia a pagar los impuestos a Roma, indica, muy bien, el sentido que la separación que ha de existir entre la Iglesia y el Estado ha de tener.

Quizá pueda parecer mentira para algunas personas pero, desde que Jesús dijera aquello de “Dad al César… ” ya sabía la Iglesia que entre ella misma y lo que era el poder civil establecido había una línea de separación que no era conveniente cruzar para invadir el terreno de la otra parte.

Cierto es, también, que a lo largo de la historia de la Iglesia y del Estado, muchas veces, no se ha producido tal separación pero es que, mirándolo bien, las circunstancias históricas eran, verdaderamente, muy otras. Sin embargo, el principio fue bien establecido por Jesucristo y, claro, otra cosa es lo que el hombre haya hecho con él.

El Cardenal Rouco Varela, en la disertación que llevó a cabo en la ceremonia de ingreso en la Real Academia de Doctores, el 25 de junio pasado, dijo, al respecto de la expresión de Cristo recogida en Evangelio de Mateo, que “Desde ese momento se iniciaba, con la Iglesia por Él fundada, la historia de una fórmula de vida religiosa y social en la que se rechaza y supera simultáneamente el modelo del monismo antropológico, cultural y jurídico en el que lo “religioso” es absorbido por lo “político” y/o viceversa, monismo vigente en todas las culturas y constelaciones jurídico-políticas conocidas hasta entonces, sin excluir la del pueblo de Israel, pueblo portador de una experiencia religiosa singular, expresada en el reconocimiento de un solo Dios verdadero, Creador y Señor del universo y el único Santo

Leer más... »