InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Muy personal

21.11.13

En acción de gracias a María, Virgen y Madre - "Agradecido afán"

50

Como de bien nacidos es ser bien agradecidos, el que esto escribe, que cumple hoy mismo 50 años (¡sí, medio siglo!) tiene el gozo de hacer lo propio con la Madre de Dios y madre mía/nuestra, María, Virgen Inmaculada y Mediadora. Seguramente es poca cosa pero, ¡qué quieren que les diga!, cada uno da lo que puede y sabe.

Virgen María

AGRADECIDO AFÁN
(Poesía y Prosa marianas)

Sub tuum praesidium confugimus,
sancta Dei Genetrix

(Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios)

Alba nuestra

Avizor el pensamiento, clarificado el destino,
vemos, en nuestro particular anhelo,
una luz que ilumina, con su rostro,
el quehacer, ligero el corazón de penas
entonces.

Miramos, desde aquí, ahora, el horizonte
que quisiéramos tener, y encontramos,
el amanecer de nuestro corazón
cuando sabemos que, allí,
su cálida mirada, María Virgen,
se entrega sin la limitación de la tibieza,
sin querer más de lo que queramos darle,
ni menos de lo que merece.

Alba y llegada, nuevo día de nuestra fe
que regenera del pecado,
caminar seguros porque su mano es suave
como el yugo de su Hijo, Cristo, Hermano.

Alba nuestra, ser, estar siempre aquí,
presente el aroma de eternidad,
lista para ser ayuda y auxilio,
para ser canto de amor,
para tenerla como Madre nuestra, también.

Luz del camino

Entenebrecido nuestro presente,
encallecida el alma por olvidos del amor,
y tergiversado el corazón por lo mundano,
nos disponemos a caminar, al frente la fe,
hacia donde el Padre conduzca
nuestra lucha,
hacia esa meta de entrega que, con obras,
identifica nuestra imagen
y nos hace hijos suyos.
Y tenemos, aquí y ahora, desde ese siempre
de su victoria sobre su ayer,
la luminaria que, con su vida,
nos sale al paso de nuestro paso,
a la demanda de auxilio y necesario ser,
a la raíz que soporta nuestras manos;
y tenemos, mirando su rostro,
el faro que conduce hacia Dios y es guía,
su nombre de esposa amada ,
elegida desde el alba de los tiempos,
María, dulces las sílabas que forman
tu dedicación, de tu pasar, valle nuestro,
es la lágrima que dedicamos al mirarte,
ejemplo de cansancio entregado,
agradable música a los oídos de Dios.
Contigo conocemos nuestro fin,
contigo no nos perdemos en la bruma
de lo mundano,
contigo, luz del Padre, hoguera ardiente de fe,
sabemos que, cuando Él quiera,
trazarás, con tu mano, el camino cierto
para llegar a su Reino, como augurio de eternidad.

Leer más... »

Páginas: 1 · 2 · 3 · 4 · 5 · 6 · 7

14.11.13

El reloj de Dios

Dios llama

El mes de noviembre, casi llegado el final de año y muy cercano el tiempo de Adviento, es un tiempo muy especial reservado para meditar acerca de nuestra realidad espiritual y, por eso mismo, material pues cuerpo y alma, alma y cuerpo, forman una realidad no separable aunque lo sea al final de esta vida de peregrinos.

Quien diga que nunca se ha preguntado cuándo será el momento en el que será llamado por Dios y qué supondrá eso, seguramente, se está engañando a sí mismo o, lo que es peor, querrá escapar de tan trascendente y trascendental pregunta cuya respuesta encierra el misterio más grande que un ser humano puede plantearse.

Así, morir, dejar de ser, olvidar el mundo por el que una vez caminamos es una realidad insoslayable o, lo que es lo mismo, todos los hijos de Dios debemos pasar por el momento en el que demos el testigo a nuestra alma para que lo lleve a los pies del Creador y se defienda, Ángel custodio mediando, ante el Tribunal más justo que jamás haya podido soñar un ser humano y que tiene como Juez Supremo al Todopoderoso.

Y es que, en realidad, por mucho que intentemos obviar tal realidad, Dios tiene un poder sobre nuestra existencia que no es que sea menguado, medio o grande sino que es total y absoluto: Él nos creó, él nos llamará. Así de sencillo y así de difícil de soportar por determinados espíritus en exceso liberados de la potestad y autoridad que tiene el Creador sobre toda su Creación. Por eso hay que estar preparados, como muy bien nos dice el Hijo, engendrado y no creado, que, como hombre, se llamó Jesús y que, como Dios, es Perfecto como lo era al encarnarse y vivir como uno de nosotros, en todo igual menos en el pecado.

Estar preparados para el momento exacto en el que Dios haga sonar su gloriosa trompeta y ponga sobre nosotros la señal inequívoca de ser llamados. Preparada el alma, limpia tanto como hayamos sido capaces de limpiar y listo el corazón para dar el paso último hacia su definitivo Reino. Y saber que habremos cumplido con la misión que se nos encargó y que tantas veces se nos hizo difícil de comprender y, sobre todo, de llevar a cabo pues somos seres humanos y privados, muchas veces, de tesón y perseverancia o, mejor, escondidas tales virtudes bajo cualquier celemín de egoísmo y falta de amor hacia Dios.

Leer más... »

23.05.13

Darse cuenta de quiénes somos

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Los hijos de Dios se deben caracterizar por tener siempre en cuenta que lo son.

Y, ahora, el artículo de hoy.

Andar por el mundo de una forma mecánica o como si no tuviéramos en cuenta la situación por la que estamos pasando nos puede hacer perder muchas oportunidades de ser lo que somos. Así, es posible que nos creamos, algunas veces, superiores en algún sentido a los demás. Hemos perdido, entonces, el sentido primero de la humildad y, con casi toda seguridad, siempre habrá alguien que nos demuestre, con palabras o hechos, que deberíamos darnos cuenta de lo que, en realidad, somos.

Para ser católico, por tanto, se requiere algo que no muchas veces ponemos en práctica y que tiene mucho que ver con el sentido profundo de nuestra fe. Consiste en situarnos, de verdad, donde debemos estar pues, en la cadena de creencia en la que estamos inmersos, cada uno de nosotros es un eslabón y, como tal, no debe querer ir por libre sino formar parte de la cadena que nos une a Dios. Es una unión que, además, nos conviene mantener unida pues en juego está, nada más y nada menos, que la vida eterna.

No cabe, sin embargo, la desesperanza pues es más que probable que, apreciando la situación verdadera en la que estamos, más de uno crea que no vale nada o que su labor, en el seno de la Esposa de Cristo, no vale la pena seguirla haciendo. Entonces, de caer en la trampa, espiritualmente mortal, que nos tiende el Maligno, podemos estar seguros que nuestra situación aún será peor porque, sabiéndonos hijos de Dios quizá nos pueda dar la impresión de que no se tiene en cuenta nada de lo que somos o hacemos.

Leer más... »

9.05.13

Servir, en InfoCatólica, también está bien

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Conforme pasa el tiempo nos deberíamos dar cuenta de que el definitivo Reino de Dios está más cerca. Y eso debería afectar a nuestro hacer y a nuestro orar.

Y, ahora, el artículo de hoy.

InfoCatólica

Hace pocos días se han cumplido cuatro años, cuatro, de la milagrosa salida a escena internáutica (el servicio técnico fue capaz de hacerlo en una semana) de InfoCatólica. Y está más que bien celebrar tal aniversario, el cuarto, diciendo que lo que aquí importa es cumplir con la voluntad de Dios que tiene por bueno y benéfico el servicio al prójimo; servir, pues, servir.

Conviene, pues, decir que eso es muy importante. Por ejemplo, como sigue.

“El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos”.

Estas palabras dichas por Cristo y recogidas en el evangelio de san Mateo (20, 28) marcan un camino diáfano que debe seguir quien se considera discípulo del Hijo de Dios. Por eso, quien no opta por servir en vez de ser servido, está haciendo dejación de lo que es uno de los mandatos, sino expresos sí claramente tácitos, que dejó, en su primera venida, Jesucristo.

Cuando Benedicto XVI estuvo en IFEMA para encontrarse con los voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Madrid, les dijo que “Amar es servir y el servicio acrecienta el amor”.

Por lo tanto servir es manifestar el amor y, por eso mismo, cuanto más servicio se lleve a cabo, más aumentará el amor. Digamos que son realidades que se alimentan una a otra y que, entonces, también, si hay poco servicio el amor que se manifiesta es pequeño, rácano, venido a menos.

Servir, entonces, en el mundo de hoy, para un católico, ha de tener un sentido doble porque así es nuestro amor por Cristo. Así se sirve a la Esposa de Cristo sirviendo al prójimo y de tal manera se demuestra que el amor a Dios no es una vana proclamación sino que tiene efectos en nuestra vida porque, al fin y al cabo la que lo es del creyente ha de estar fundamentada en el pilar de la Fe y en el pilar de las Obras (Santiago 2, 18).

Leer más... »

21.11.12

¡Felicidades!

Por la libertad de Asia Bibi.
…………………
Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..
Enlace a Libros y otros textos.
……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Propón, a los demás, que perseveren en su vida cristiana. Habrás ganado, para Dios, algún alma que iba camino de la fosa que tanto menciona el salmista y a la que tanto debemos temer

Y, ahora, el artículo de hoy.

Felicidades

El artículo de hoy va ser algo especial porque quiero felicitar a las personas que creo deben ser felicitadas.

Felicito, por lo tanto:

A las personas que ponen su fe católica por encima de todas las mundanidades que puedan recaer sobre su corazón o sobre su mente y no se dejan marcar por la Bestia.

A los creyentes católicos que han descubierto que son amados por Dios y eso les sirve, ya, siempre y siempre.

A los creyentes católicos que hacen posible que la fe arraigue en sus corazones con raíces profundas.

A los creyentes católicos que no se dejan arrebatar el corazón por lo políticamente correcto y los respetos humanos.

A los creyentes católicos que son, en verdad, pobres de espíritu, mansos y humildes.

A los creyentes católicos que se saben en un mundo pagano y procuran reaccionar espiritualmente dirigiéndose al Padre en demanda de auxilio para sus almas y la de sus prójimos.

A los creyentes católicos que se ven en la obligación de corregir fraternalmente al hermano que se ha equivocado para que no se salga del camino recto que lleva al definitivo Reino de Dios.

A los creyentes católicos que, ante la situación económica por la que pasa el mundo, no se arredra y pone sus manos al servicio de quien está necesitado.

A los creyentes católicos que no transigen con la falsedad y hacen uso de su fe para contraponer la Verdad a la mentira que niega su propia fe.

Leer más... »